miércoles, 18 de mayo de 2022

Marta Sanz, Farándula



Es la primera novela que leo de esta autora y me ha sorprendido la visión tan irónica e incisiva que ofrece del mundo de la farándula (el mundo del espectáculo, especialmente el teatro). Tanto es así que uno de los personajes que pueblan esta novela: la actriz Ana Urrutia, afirma que farándula es «la síntesis de faralaes y tarántula».

La novela parte de los ensayos para la representación de la película Eva al desnudo. Estos son una excusa para presentarnos la precariedad actual del mundo del teatro (no se cobran los ensayos, se cobra en función de la taquilla, la fragilidad e inseguridad de actores y, especialmente, actrices cuando llegan a una determinada edad, etc.), las envidias, intrigas y celos que lo pueblan.

A un ritmo muy rápido se van desgranando capítulos que se centran en diversos personajes (actores y actrices) que nos sitúan en ese mundo de contrastes entre el espectáculo, la alfombra roja de los premios y el éxito por un lado y la frustración, la precariedad laboral, la vida de la mayoría de quienes viven en ese mundo y nunca serán famosos, por otro lado.

Quizás esa variedad de personajes sumado a la rapidez trepidante de los capítulos provoca en algunos momentos cierto caos y confusión. No obstante, hay capítulos extraordinarios que nos compensan por su riqueza narrativa y por esa crítica, en parte social (la pareja Adolfo-Mariana sería un ejemplo), que Marta Sanz realiza a un mundillo del que solo acostumbramos a ver y conocer lo más brillante y espectacular.

domingo, 8 de mayo de 2022

Donna Leon, La chica de sus sueños


Es sorprendente, siendo lectora entusiasta de «novela negra», que esta sea la primera novela que leo de Donna León. No es por desconocimiento ya que es sobradamente conocida, sin embargo, no me he sentido atraída hasta ahora por sus novelas. 

La chica de sus sueños entra en la categoría de «negra» en el amplio sentido de la palabra: tema, trasfondo político y social, el policía que la protagoniza, y, especialmente el final. De ninguna manera puedo revelar el final, pero sí diré que no es un final feliz en el que triunfan los «buenos», la policía, sobre los «malos», los delincuentes. El binomio: bueno/malo, blanco/negro, no entra en la «novela negra», esta se caracteriza precisamente por mostrar toda la escala de grises que hay en cualquier caso criminal. 

Muy interesante es el trasfondo local: Venecia. La autora conoce muy bien lo que ocurre en ese espacio pequeño pero de gran riqueza cultural (las hordas de turistas aparecen más de una vez), económica y social. También hay referencias que nos hacen entender la idiosincrasia de un país lleno de contrastes como es Italia. 

Su personaje principal, el comisario Brunetti es también un policía peculiar, modesto pero listo, contradictorio, obstinado pese a las limitaciones que la política impone a su trabajo y con una mujer que parece ser un pozo de sabiduría y de humor no siempre fácil. 

El tema también es complejo: una niña gitana aparece muerta en los canales de Venecia. La investigación le conducirá a un campamento en el que diversas familias de esa etnia malviven excluidas de la sociedad en los lindes de la ilegalidad. Luces y sombras sobre el racismo siempre presente en los países europeos que empapa las actuaciones policiales y políticas: no todas las vidas valen lo mismo, es más hay vidas que no valen nada. Bien mantenido el misterio del caso hasta el final y bien escrito.

jueves, 28 de abril de 2022

Marcel Schwob, Vidas imaginarias




Este es uno de esos libros que tengo en las estanterías de libros comprados y pendientes de leer. No recuerdo cómo fui a parar a este libro de un autor francés que me resulta desconocido y que escribió en el último tercio del siglo XIX. Como estoy decidida a ir despejando estas estanterías y a no nutrirlas con nuevas adquisiciones (salvo excepciones muy justificadas) voy eligiendo libros para leer que compré hace años y que no siempre recuerdo porqué lo hice, como es el caso de este libro. 

Vidas imaginarias recoge veintitrés minibiografías singulares (solo cuatro de ellas corresponden a mujeres: Séptima, Clodia, Katherine la Encajera y Pocahontas). Entre estas pequeñas biografías (el libro tiene 164 páginas) encontramos personajes históricos conocidos de la época clásica y del Renacimiento junto con personajes desconocidos, quizás inventados o imaginados. 

El autor se recrea en la construcción de estas biografías con una escritura notable y con una percepción de los personajes clara e interesante. La imaginación ronda estas historias que parecen reales y que quizás lo sean, por lo menos en la mente de Schwob. Adentrarse en ellas es un placer porque cada una de ellas te maravilla y te adentra en mundos del pasado con lirismo y mucha creatividad. Un hallazgo que me ha complacido y que demuestra que algún criterio debí tener para encontrar esta joya.

lunes, 18 de abril de 2022

Petros Márkaris, Con el agua al cuello

Es la segunda novela que leo de Márkaris, la anterior (y que había olvidado) fue Muerte en Estambul que leí en 2009 (escrita el año anterior). Con la crisis económica se puso muy de moda hace unos diez años y como hago siempre, o casi siempre, dejo pasar esas lecturas. Pero en casa se compraron dos novelas y ahora he encontrado el momento para acercarme a este autor de novela negra y a su serie del comisario Kostas Jaritos (esta novela está por la mitad de la serie que está compuesta por quince títulos). 



Mi primera sorpresa fue recordar que Márkaris es turco, nació en Estambul en 1937 aunque debe hacer tiempo que reside en Atenas. Desde luego conoce muy bien la ciudad y la realidad griega. 

Kostas Jaritos es un comisario que no es ambicioso, un hombre común que, como le dice un personaje de la novela, no parece muy listo, pero lo es, digamos que es una inteligencia sin brillo pero que sabe buscar datos y encajarlos para resolver los casos. Está casado con Adrianí, una mujer también lista por sus reflexiones que se dedica a los «cuidados», tiene una hija abogada que se acaba de casar con un médico y ambos tienen una situación de precariedad por la situación económica por la que atraviesa el país (la novela se publicó en 2011). 

El caso para resolver tiene contenido social porque los asesinatos se dirigen contra personas relacionadas con la banca, causante principal de la crisis financiera y de la intervención de la Unión Europea. La crisis y la intervención de la troika (grupo de decisión formado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) provocaron recortes sociales muy severos que son el trasfondo de la novela. 

La trama de los asesinatos está bien, pero me parece más interesante la problemática social que se entrelaza con el caso que Jaritos resolverá y con el constante malestar de la sociedad griega (la propia policía, los atascos por las manifestaciones de todo tipo que inundan siempre la ciudad, etc.) que está presente en la novela.

viernes, 8 de abril de 2022

Imre Kertész, Liquidación



Liquidación
es la primera obra que Kertész escribe tras la caída del Estado comunista. Se trata de una novela sobre la vida, pero también sobre la muerte. Liquidación es también el título de una obra de teatro que escribe Bé, huérfano en Auschwitz, en la que se recoge el trasfondo histórico de la caída del comunismo y cómo afecta a un grupo de personas en Budapest. 

Keserü es el narrador de la novela y el personaje de la obra teatral. Quiere liquidar su pasado y no sabe cómo hacerlo, no es fácil pasar página y olvidar todo lo ocurrido, especialmente el suicido de su amigo, Bé. Busca la novela que su amigo dejó antes de suicidarse. Esa novela no aparece, no está entre sus papeles.

Auschwitz es una presencia fantasmal que condicionó a Bé y a quienes lo rodearon. ¿Cómo vivir después de Auschwitz? Ese es el tema de la novela, ¿se puede llevar una vida «normal» tras vivir lo que sucedió en ese campo de exterminio y sobrevivir? 

«El mundo es un mundo de asesinos» le dice Bé a Judit, la mujer con la que convivió durante unos años y que acabó abandonándolo para poder vivir. Liquidación es una novela breve pero intensa y desoladora que deja pocas esperanzas a la posibilidad de asimilar el Holocausto, especialmente para quienes lo vivieron en primera persona (ahora muertos ya).

lunes, 28 de marzo de 2022

Doris Lessing, Memorias de una superviviente




Empecé a leer este libro, que llevaba muchos años esperando en la estantería, pensando que era una especie de autobiografía de la autora. Craso error. Lessing construye una inquietante distopia sin explicarnos cómo se llega a ella, qué clase de desastre, guerra o colapso conduce a la humanidad a un tiempo de descontrol y caos en el que los servicios básicos no funcionan. El Estado parece que se ha derrumbado, aunque parece funcionar para una minoría privilegiada que sigue disfrutando de una situación de «normalidad». 

A una mujer de mediana edad, un desconocido le da la responsabilidad de cuidar de una adolescente (Emily) y su gato que parece un perro. Ambas establecen una relación de cierta cordialidad y convivencia en un mundo en que la civilización se hunde retrocediendo en el tiempo a las tribus y hordas nómadas.

La sociedad distópica que describe me parece factible hoy y eso hace a esta narración mucho más inquietante. Los «otros» se convierten en un peligro, es posible sufrir ataques violentos, las calles son ocupadas por niños/as y personas jóvenes mucho más adaptados al cambio que las personas de más edad que recuerdan cómo era la sociedad antes.

Quizás por lo tenebroso de la nueva sociedad, la narradora descubre un mundo paralelo al otro lado de la pared que le explica el pasado de Emily, que le muestra la desolación con habitaciones destruidas, sucias y caóticas o todo lo contrario, espacios armoniosos, en calma y llenos de luz y paz.

La autora apela a la sensibilidad de quien la lee, muestra que el ser humano es capaz de lo peor, pero también es capaz de amar, ser solidario, responsable y empático incluso en las peores condiciones. Una novela cuya lectura ha sido una agradable sorpresa.

viernes, 18 de marzo de 2022

Leonardo Padura, Herejes




Es el primer libro de Padura que leo, tenía esta novela desde hacía años y no me decidía a leerla, no me «llamaba». Sus seiscientas páginas seguro que eran un motivo, pero no el único. Por fin me decidí a leerla y el resultado ha sido muy grato.

Herejes es una novela que cuenta con gran acierto varias historias. Está dividida en cuatro capítulos: Libro de Daniel, Libro de Elías, Libro de Judith y Génesis. Los tres primeros son muy extensos a diferencia del último que, sin serlo, es importante para comprender algunos acontecimientos sucedidos en el resto de la novela. El Libro de Daniel empieza en La Habana en 1939, su protagonista Daniel Kaminsky es un niño nacido en Cracovia que hace poco ha llegado a Cuba y espera reunirse con el resto de su familia. El capítulo acaba en La Habana en 2007, el hijo de Daniel, Elías, ha acudido buscando explicaciones para resolver el misterio de un pequeño cuadro de Rembrandt que poseía su familia. 

En este primer capítulo aparece Mario Conde, un expolicía que tendrá gran protagonismo en la historia que se desarrolla en Cuba en el siglo XXI. Según tengo entendido es un personaje que ha protagonizado diversas novelas de Padura. 

El Libro de Elías nos traslada a Ámsterdam y al siglo XVII, en este capítulo conoceremos la historia de Elías Ambrosius Montalbo de Ávila, un joven judío empeñado en pintar pese a la prohibición que su religión había establecido sobre esa posibilidad. Quiere aprender a pintar con Rembrandt. Es en este capítulo donde el título de la novela tiene pleno sentido. 

El Libro de Judith nos traslada de nuevo a La Habana y al año 2008. Una joven llamada Judith quiere alcanzar una libertad que parece misión imposible en la Cuba socialista. La joven desaparece y Mario Conde la buscará. La historia parece no tener relación con los otros dos capítulos, pero hay un hilo sutil que enlazará esta historia con las otras. Génesis es un capítulo breve que cierra los hilos sueltos de los anteriores «Libros», se desarrolla en La Habana en el año 2009. 

Sin duda hay un tema central en esta novela: las ansias de libertad de sus personajes, eso es lo que les une. Libertad entendida como una actitud ante la existencia que se obstina en el ardiente deseo de elegir el camino que desean al margen de las normas (sean políticas, étnicas, religiosas o vitales). El tema es ese, las historias y los personajes nos cuentan épocas diferentes, situaciones variadas y prohibiciones múltiples. 

Una buena novela, muy bien escrita y con una enorme capacidad para tejer historias diferentes dotándolas de un sentido que vas descubriendo a medida que la novela avanza.

martes, 8 de marzo de 2022

Ursula K. Le Guin, Las niñas salvajes


Este relato largo de Le Guin forma parte de las narraciones de ciencia-ficción en las que destacó. La historia nos describe una sociedad distópica en la que existe un sistema de dominación claramente jerarquizado y patriarcal. Existen tres clases: Copas, que tienen la categoría de dioses y son los más poderosos (propietarios de tierras y casas); Raíces, que pueden ser ricos, pero no tienen propiedades; y la gente de la Tierra que son esclavos. Las mujeres pertenecen a las tres categorías por matrimonio y están bajo el poder de los hombres que pueden tener mujeres y concubinas. 

Los Copas son guerreros y salen a raptar niñas de sus tribus empobrecidas y las llevan a su ciudad, donde se convierten en esclavas. Allí, las mujeres de los Copas las educan en la cultura de la Ciudad y las mantiene a salvo de violaciones hasta que llegan a la edad en que pueden pasar a ser esposas de sus captores para dar a luz a dioses. 

Las niñas salvajes son dos de estas niñas raptadas: Modh y Mal de once y cinco años de edad que son criadas en la misma casa y asumen con normalidad este nuevo sistema en el que las personas no son capaces de imaginar otra posibilidad. Las mujeres, sin poder por si mismas, crean un mundo de gineceo en el que intentan hacerse la vida más fácil, pero en el que la rebelión no tiene cabida ¿O sí? Eso no lo puedo desvelar.

lunes, 28 de febrero de 2022

David Foenkinos, La biblioteca dels libres rebutjats


De este autor leí y me sorprendió positivamente Charlotte  El mismo año que la leí compré este que hoy comento y que no me ha gustado tanto por diversos motivos. En la contraportada del libro se afirma que se trata de una comedia-thriller. Siendo cierto que se intenta desarrollar una trama con cierto misterio, no encuentro el sentido de la comedia por ningún lado, más bien me parece una historia absurda en muchos momentos. 

Resulta interesante, aunque no del todo lograda, la propuesta de desviarse del tema central con la historia de diversos personajes que van apareciendo. ¿Cuál es el tema central? La existencia de una biblioteca en la Bretaña francesa de una biblioteca en la que, por iniciativa de su bibliotecario, quedan recogidos todos los libros rechazados por las editoriales. Una editora descubre esta biblioteca en unas vacaciones y mirando estas copias de libros rechazados descubre uno que le parece publicable pero que corresponde a un autor muerto hace dos años. Cuando se pone en contacto con su familia resulta ser un pizzero que aparentemente nunca había escrito ni leído un libro. A partir de aquí, se desarrolla una trama absurda alrededor del autor por el éxito que alcanza el libro. 

También podríamos decir que el tema central son los libros y la escritura, pero tratado de forma superficial desde mi punto de vista. Me parece que la novela va sobrada de sentimentalismo y es otro de los motivos por lo que el libro no me acaba de cuajar. El libro se deja leer pero nada más.

viernes, 18 de febrero de 2022

BIBIANA CANDÍA, Azucre


No sé qué esperaba de esta novela. Lo cierto es que tenía grandes expectativas tras leer algunos comentarios sobre ella en redes sociales. Era una lección aprendida: es mejor no tener ideas preconcebidas, no levantar grandes expectativas sobre un libro. Sin embargo, periódicamente lo hago y, casi siempre, la lectura es decepcionante respecto a lo que esperaba.

No digo que la novela esté mal, no lo está. El contenido es interesante porque da la voz a los más pobres, a los más vulnerables. A los invisibles y, por ello, descartados. La historia se refiere a un hecho acaecido a mediados del siglo XIX: unos mil setecientos jóvenes gallegos fueron llevados voluntariamente a Cuba esperando encontrar un trabajo en la caña de azúcar (o azucre). Es la pobreza la que impulsó un viaje duro y de resultados dudosos hasta llegar a las Américas.

Tras el duro viaje, llegan a puerto y muy pronto se dan cuenta que estaban que no son trabajadores libres sin esclavos. El autor de tamaño engaño parece que fue otro gallego que trabajó como mediador en Cuba, Urbano, Feijoo de Sotomayor.

La historia está bien entrelazada con momentos de tensión intercalados sabiamente. Está bien escrito, con una introducción inicial que nos sitúa en el contexto sin extralimitarse en el número de páginas. 

Pese a todo, no he logrado que el libro me apasionara, pese a los hechos terribles que describe, no he podido empatizar con sus personajes y he acabado la novela sin lograr conectar con la historia y frustrada porque mi plan era otro al iniciar su lectura.