miércoles, 28 de septiembre de 2022

Fred Vargas, Un lugar incierto

 


Alguien me recomendó a esta autora cuyo nombre conocía, pero no había leído. Resultó que tenía un libro suyo en las interminables estanterías de libros pendientes y me puse manos a la obra. Pero no debí elegir buen momento porque no me atrajo la historia y no me cautivó su personaje principal, el comisario Adamsberg. Así que deambulé por la novela despistada hasta que su viaje a la Serbia rural logró captar mi atención. Una cuarta parte de la novela me ha gustado, un saldo corto que me deja bastante indecisa sobre leer algo más de Vargas.

Un comisario francés lento que no recuerda palabras hasta que llega a Serbia, pies cercenados que aparecen frente al cementerio londinense de Highgate, un asesino que descuartiza y machaca literalmente a sus víctimas, leyendas y miedos ancestrales, vampiros… una historia complicada y enrevesada. Una parte final interesante que no sé si es suficiente.

domingo, 18 de septiembre de 2022

Stefan Zweig, Diarios

 


Estos Diarios, que abarcan un periodo de unos treinta años de la vida del autor, recogen su vida cotidiana en periodos diferentes. Hay una gran diferencia entre la alegría y despreocupación inicial (1912-1914) y el horror que le provocó la Iª Guerra Mundial o el temor del nazismo, antisemitismo e inicio de la IIª Guerra Mundial.

Por los Diarios pasan desde vivencias cotidianas de sus viajes, de su trabajo o de sus amistades, hasta opiniones más centradas en la vida colectiva, en los acontecimientos que le tocó vivir (quizás, en algunos momentos, resulte repetitivo). La parte final de estos escritos muestran el pánico que le produjo el avance alemán primero en Polonia y unos meses después en Países Bajos, Bélgica y la propia Francia.

Para Zweig, el nazismo y el inicio de la guerra era una gran hecatombe, el derrumbe de la civilización europea y, más específicamente, de la cultura mitteleuropea. Presagiaba lo peor, y pese a ello seguro que no llegó a imaginar el holocausto, por lo que intento huir de Inglaterra, país en el que se había instalado a vivir. Los Diarios concluyen cuando consiguen cumplir todos los tramites y tener los billetes para marchar a Brasil, país que Zweig había visitado en 1936.

Estos Diarios pueden ser el complemento a su magnífica autobiografía: El mundo de ayer.

 

jueves, 8 de septiembre de 2022

Herbjørg Wassmo, Un espíritu rebelde

 


PASADO EL VERANO (EN REALIDAD FALTAN UNOS DÍAS) 

VUELVO DE NUEVO CON ESTE LIBRO

Hace tiempo que tengo claro cuánto me gustan los países nórdicos y esta novela me ha proporcionado maravillosas descripciones de una Noruega decimonónica con fríos invernales y esplendorosas primaveras y veranos. Solo por eso ya estaría satisfecha con su lectura.

Wassmo es una escritora muy popular en su país de la que he leído varias de sus novelas. Suele haber mujeres poderosas, independientes y rebeldes en sus historias y esta no es una excepción. Dina fuma, monta a caballo a horcajadas y sin silla, sabe de números, si un hombre le gusta lo consigue y gobierna la granja que heredó de su marido con solvencia.

Pero Dina arrastra una culpa desde la infancia (su madre muere cuando ella por accidente vuelca una pila con agua hirviendo con legía) que trastoca su percepción de las cosas especialmente con los hombres. La furia y la frialdad se convierten en rasgos que definen su carácter y que parecen una traducción del clima de su país.

Pero con Dina hay muchos personajes inolvidables, especialmente mujeres: su suegra Madre Karen, viajera y voraz lectora poseedora de una bien nutrida biblioteca; la cocinera Oline, la letona Stine que amamanta a Benjamín, el único hijo de Dina, y algún hombre como Anders que no parece caer bajo la influencia de Dina.

Una novela entretenida con la que las horas del verano pasan veloces.

domingo, 3 de julio de 2022

BIBLIOTECA CENTRAL OODI. HELSINKI


ESTUVE EN HELSINKI HACE UNOS DÍAS.

 CON ESTA ESPECTACULAR

 BIBLIOTECA ME DESPIDO HASTA SEPTIEMBRE.

QUE TENGÁIS UN BUEN VERANO LLENO DE LECTURAS Y DE VIAJES.

NOS VEMOS... ABRAZOS.

martes, 28 de junio de 2022

Donna Leon, Muerte y juicio

 


Si sumamos que, el libro que leí hace poco de Donna Leon me gustó, y que me he ido de viaje unos días, se entenderá que repita con esta autora. Quizás pueda parecer una suma ilógica, sin embargo, para mi tiene lógica. Los viajes son pesados en el tránsito del aeropuerto al destino, así que lo mejor es leer. Pero los viajes son agitados e intensos, así que conviene relajarse, para mi la «novela negra» es la mejor guía.

En este caso, el comisario Brunetti, se tiene que enfrentar a un nuevo caso difícil: en pocos días se suceden tres asesinatos de personas de negocios, o vinculadas con ellos, cuya motivación no parece fácil de esclarecer. Las investigaciones que encabeza Brunetti señalan que algunas de las ganancias de estos tres hombres pueden no ser demasiado legales.

De forma casual Brunetti llega hasta la Sra. Ceroni que regenta una agencia de viajes, esta resulta ser una tapadera para ganar dinero a través de la prostitución. Ese hallazgo acelerará los acontecimientos para que todo se esclarezca al fin.

Igual que en el anterior libro que leí, el trasfondo político y social resulta tan interesante como la trama. En todo caso, es importante que niños y niñas tengan claro lo que piensan respecto los temas principales de esta novela. La corrupción, la intervención de la mafia, la prostitución, la trata de mujeres, etc. es un buen paso para conseguir nuevas pruebas y a la larga solucionar los crímenes cometidos.

La novela está ambientada en los canales de la ciudad de Venecia, otro atractivo más para leer a Donna Leon que parece conocer muy bien este espacio tan abarrotado siempre por el turismo. Bien escrita, la novela resulta bastante entretenida.

sábado, 18 de junio de 2022

Petros Márkaris, Suicidio perfecto





Y con esta acabo la segunda de las novelas que tenía en casa pendientes de lectura, siendo la tercera novela que leo de este autor. Como la anterior novela forma parte de la seria del comisario Kostas Jaritos (y me temo que esta es anterior a Con el agua al cuello). La verdad es que Jaritos es un buen personaje literario y no queda más remedio que empatizar con su cotidiano combate para circular, en su viejo Mirafiori, por las atestadas calles de Atenas (es un auténtico placer leer los nombres de las calles con las que puedes recorrer la mitología y la Grecia clásica, entre otras posibilidades).

En este caso, Jaritos se recupera de las graves heridas por disparos sufridas y está más que harto de los cuidados controladores de Adrianí (lo cierto es que su mujer no sale muy bien parada, peor en esta que en Con el agua al cuello). Por ese motivo, el comisario enseguida que puede decide volver a trabajar para evitar que le quiten el puesto de trabajo que ha ocupado un sustituto. 

El suicidio en un programa de TV del constructor Iásonas Favieros le da la oportunidad de volver a investigar extraoficialmente un suceso tan extraño. Dos suicidios más complicaran el caso que nos mantiene en vilo a lo largo de toda la novela. 

Como en el caso de las otras novelas hay un trasfondo histórico muy interesante que, al final, será decisivo para resolver el caso. Por un lado, la trama transcurre en la Grecia preolímpica (las últimas Olimpiadas en este país se celebraron en 2004) en la que se produjeron grandes negocios relacionados con dicha celebración deportiva. Por otro lado, se recuerda un pasado difícil de olvidar que es la etapa de la Dictadura de los coroneles (1967-1974) en la que gobernaron militares de extrema derecha. 

Todos estos componentes muy bien combinados convierten estas novelas en una lectura interesante, entretenida y que te mantiene pegada a la trama que construye con habilidad Márkaris.

miércoles, 8 de junio de 2022

Franz Werfel, Reunión de bachilleres


Una novela que en apariencia cuenta algo trivial e insignificante: el reencuentro con compañeros de estudios de bachiller veinticinco años después. El protagonista, al que iremos «siguiendo» en sus reflexiones interiores, es el juez de instrucción E. Sebastian. 

Tras interrogar a F. Adler, acusado de asesinar a una prostituta, Sebastian va a la celebración de exalumnos y cree recordar algo que le había pasado desapercibido sobre el detenido. 

Una historia particular: la actividad que despliega un grupo de alumnos para acabar con el más brillante de la clase resulta verdaderamente inquietante. Sin embargo, hay una historia más social que muestra brevemente el periodo de entreguerras (la novela data de 1928). Una sociedad clasista, racista y excluyente que anunciaba el final nazi. 

Muy bien narrada la adolescencia de los jóvenes, sus rencores, sus sospechas, sus pasiones y su crueldad hacia su brillante amigo. Sebastian lo irá recordando todo y lo querrá anotar para recordarlo bien puesto que existe un sentimiento de culpa por lo sucedido. Toda esta historia personal es el reflejo de la etapa de entreguerras y de la crueldad que recorrerá Europa en esos años; son los últimos años de la vieja Europa que pronto se sumirá en la catástrofe. Esa reunión de exalumnos parece presagiar este derrumbe de Europa.

sábado, 28 de mayo de 2022

Ramiro Pinilla, Las ciegas hormigas


Hacía mucho tiempo que no leía a Ramiro Pinilla, pero como estoy intentando reducir mi biblioteca de libros no leídos, acabo recalando en autores que me habían gustado pero había aparcado dejándome llevar por las novedades. Está siendo muy enriquecedor este repaso por las baldas de libros no leídos. 

Las ciegas hormigas fue el primer libro de este autor, recibió en 1961 el Premio Nadal y el Premio de la Crítica, no está nada mal para una primera novela. La historia arranca cuando un padre y su hijo miran un barco de cinco mil toneladas cargado de carbón que se iba a hundir irremediablemente un día de furiosa tempestad en los acantilados de Getxo. 

El padre Sabas Jaurégui y, el hijo y narrador de la historia, Ismael saben de la importancia de ir a recoger ese carbón para pasar un mejor invierno. Como ellos, lo sabe todo el pueblo y los caseríos que lo forman, así que por la noche todos van al acantilado para acceder a las rocas. Sabas se lleva a sus cuatro hijos y a su cuñado, el trabajo es peligroso y se hace en malas condiciones, la tragedia estalla cuando uno de sus hijos muere. 

Ese es el punto de partida de la historia y de las consecuencias que provocarán los acontecimientos que se desarrollan en los acantilados. Además de la tragedia, o mejor las tragedias familiares que se desencadenan, Las ciegas hormigas es una historia de tenacidad, fuerza y, en cierta manera, libertad del protagonista de la historia que con su posición ante la adversidad arrastra a toda su familia. 

Cuando una lee esta historia la empatía hacia Sabas discurre en paralelo al deseo de que los carabineros no descubran el carbón que tan bien saben proteger de su vigilancia. No serán los carabineros, sino los recelos, necesidades, envidias y diversos sentimientos los que harán inútil los sacrificios de esa noche trágica. Algunos lectores/as sitúan la historia en el franquismo, pero hay que recordar que el cuerpo de carabineros, que tiene importancia en el desarrollo de la novela, fue integrado en la Guardia Civil en 1940. Por ello la historia transcurre en algún momento entre 1829 y 1940. Tiendo a pensar que la historia pudo transcurrir a finales del siglo XIX (había fábricas de siderurgia) o principios del siglo XX.

Estamos ante un libro que sabe de la dura tarea diaria que espera a quienes viven de su trabajo, además de la «contención de la mente y de la carne y, sobre todo, de [la] inútil lucha feroz por mantener incólumes tus convicciones». De un mundo que ya entonces trataba de destruir la individualidad y «empotrarte en la gran bola masiva que en su loco giro acabará absorbiéndote hacia su interior y despojándote de lo único digno» (p. 307). 

Una buena novela, bien escrita y, aunque contenga algún pequeño fallo, bien narrada, una historia que te absorbe de forma fascinante.

miércoles, 18 de mayo de 2022

Marta Sanz, Farándula



Es la primera novela que leo de esta autora y me ha sorprendido la visión tan irónica e incisiva que ofrece del mundo de la farándula (el mundo del espectáculo, especialmente el teatro). Tanto es así que uno de los personajes que pueblan esta novela: la actriz Ana Urrutia, afirma que farándula es «la síntesis de faralaes y tarántula».

La novela parte de los ensayos para la representación de la película Eva al desnudo. Estos son una excusa para presentarnos la precariedad actual del mundo del teatro (no se cobran los ensayos, se cobra en función de la taquilla, la fragilidad e inseguridad de actores y, especialmente, actrices cuando llegan a una determinada edad, etc.), las envidias, intrigas y celos que lo pueblan.

A un ritmo muy rápido se van desgranando capítulos que se centran en diversos personajes (actores y actrices) que nos sitúan en ese mundo de contrastes entre el espectáculo, la alfombra roja de los premios y el éxito por un lado y la frustración, la precariedad laboral, la vida de la mayoría de quienes viven en ese mundo y nunca serán famosos, por otro lado.

Quizás esa variedad de personajes sumado a la rapidez trepidante de los capítulos provoca en algunos momentos cierto caos y confusión. No obstante, hay capítulos extraordinarios que nos compensan por su riqueza narrativa y por esa crítica, en parte social (la pareja Adolfo-Mariana sería un ejemplo), que Marta Sanz realiza a un mundillo del que solo acostumbramos a ver y conocer lo más brillante y espectacular.

domingo, 8 de mayo de 2022

Donna Leon, La chica de sus sueños


Es sorprendente, siendo lectora entusiasta de «novela negra», que esta sea la primera novela que leo de Donna León. No es por desconocimiento ya que es sobradamente conocida, sin embargo, no me he sentido atraída hasta ahora por sus novelas. 

La chica de sus sueños entra en la categoría de «negra» en el amplio sentido de la palabra: tema, trasfondo político y social, el policía que la protagoniza, y, especialmente el final. De ninguna manera puedo revelar el final, pero sí diré que no es un final feliz en el que triunfan los «buenos», la policía, sobre los «malos», los delincuentes. El binomio: bueno/malo, blanco/negro, no entra en la «novela negra», esta se caracteriza precisamente por mostrar toda la escala de grises que hay en cualquier caso criminal. 

Muy interesante es el trasfondo local: Venecia. La autora conoce muy bien lo que ocurre en ese espacio pequeño pero de gran riqueza cultural (las hordas de turistas aparecen más de una vez), económica y social. También hay referencias que nos hacen entender la idiosincrasia de un país lleno de contrastes como es Italia. 

Su personaje principal, el comisario Brunetti es también un policía peculiar, modesto pero listo, contradictorio, obstinado pese a las limitaciones que la política impone a su trabajo y con una mujer que parece ser un pozo de sabiduría y de humor no siempre fácil. 

El tema también es complejo: una niña gitana aparece muerta en los canales de Venecia. La investigación le conducirá a un campamento en el que diversas familias de esa etnia malviven excluidas de la sociedad en los lindes de la ilegalidad. Luces y sombras sobre el racismo siempre presente en los países europeos que empapa las actuaciones policiales y políticas: no todas las vidas valen lo mismo, es más hay vidas que no valen nada. Bien mantenido el misterio del caso hasta el final y bien escrito.