domingo, 28 de febrero de 2021

Andrés Trapiello, Locuras sin fundamento. Salón de pasos perdidos (2).

 


Este es el segundo de los libros que componen la serie del «Salón de pasos perdidos. Una novela en marcha». Leí hace un año y medio «El gato encerrado» 

Y me hice el propósito de seguir leyendo esta serie aunque será difícil que lea los más de 20 títulos que la componen.

Esta Locuras sin fundamento sigue la línea del primer libro de la serie, el autor con aparente espontaneidad y naturalidad compone unos Diarios que recogen lo cotidiano. No esperéis encontrar anotaciones diarias o mensuales, estos Diarios son una suerte de río que fluye sin más. En sus páginas aparecen referencias a los pensamientos, acontecimientos, viajes, vacaciones, paseos y otros hechos que Trapiello realiza a lo largo de un año que transcurre más por estaciones que por días o meses. Por eso, podemos encontrar pequeñas frases que el autor compone, noticias que encuentra en diarios antiguos, sucesos que ocurren en el vecindario, entrevistas relacionadas con su trabajo o referencias a sus hijos y a su mujer.

«Tengo la sensación de que estos diarios míos van a ser un barullo. En primer lugar no pongo días. ¿Para qué? ¿Qué más me da a mí que las cosas me sucedan un martes o un lunes, un 3 o un 97? Que sucedan ya es bastante, no pido más. Vivir es ver pasar, decía Campoamor, y Azorín lo corrigió: Vivir es ver volver. Pues eso. Y uno, que tiene también sus pujos de filósofo pobre, añade: Vivir es verlas pasar, verlas venir» (p. 176).

Aparecen pocas referencias a la vida política pero algunas cosas se cuelan y nos aproximan a su manera de entenderla. Mucho más aparece la vida de su barrio en el centro de Madrid. Me gustan especialmente las referencias literarias que van ilustrando sus páginas y sus toques de humor. El tono acostumbra a ser amable y no da nombres de personas que puedan disgustarse por aparecer en estos libros.

Su lectura es, ya lo he dicho, como un río que fluye con parsimonia y que va dejando un limo a su paso que regenera por donde pasa.

 

14 comentarios:

  1. ¡Hola! ¡Madre mía! 20 títulos..., si consigues leerlos todos te pongo un monumento, jeje.
    Bromas aparte, creo que ya me conocerás un poco para saber que no es un libro que en principio pueda elegir para la lectura, que me atraiga demasiado, pero entiendo que te llamen la atención, porque además Trapiello tiene mucho éxito, es buen escritor, de hecho siempre he pensado leerme algo suyo, quizás otro de sus libros. En principio, lo de que no ponga días, y ese estilo como desordenado de contar, hasta me resulta más atractivo que si fuera en plan diario puro y duro con los días, etc
    Muy chula tu última frase del río que fluye
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va Marian, ni me lo planteo como objetivo, es más estoy segura que no leeré los 20 títulos. Me encanta este diario atípico, me recuerda a otros escritores que me gustan y que he comentado por aquí. Lo que no me gustaría es un diario convencional.
      Gracias
      Un beso!!

      Eliminar
  2. Un tanto anarquico parece el libro, y su estilo me deja frío, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anárquico no, quizás quieres decir caótico ¿no? No lo es, simplemente no hace entradas en su diario periódicamente y es más de pensamientos y reflexiones que de acontecimientos.

      Eliminar
  3. Pues no se que decirte... 20 libros me parece una pasada. Aunque lo cierto es que ver la vida, sin mas, no es poca cosa...
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho a Marian, no pienso leerme los 20 títulos, cuando me apetece compro el siguiente y no me planteo cuántos leeré.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La primera vez que vi a Trapiello fue en un maravilloso programa de la Segunda Cadena de televisión que se llamaba Encuentros con las letras y con el que me aficioné a la literatura siendo un quinceañero. Allí estaban entrevistando y debatiendo sobre libros Sánchez Dragó, Tornado, Sueiro etc.. y este que era muy joven.
    Décadas después he leído sus dos libros sobre la Generación del 98 y sobre los escritores en la Segunda República y la guerra. A mayores he leído su estupendo libro sobre Cervantes. Siempre he pensado adentrarme en sus conocidos diarios pero me echa para atrás mis experiencias con los diarios de Bioy Casares sobre Borges, ahora mismo Don Jorge se me hace insufrible y los muy laureados de Ricardo Piglia de los que me aburrí y dejé.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo considero como un divertimento de Trapiello pero con buenas reflexiones y bien escrito. Yo en cambio no he leído ninguno de sus libros dedicados a la literatura.
      La cosa es probar si te llaman la atención, yo no pienso leer los 20 títulos ni jarta vino, pero de vez en cuando necesito este tipo de libros.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Adoro los libros con referencias literaria, es como leer un metalibro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Ses, te gustarán estos diarios de Trapiello.

      Eliminar
  6. Este diario me suena a una terapia, a dejar que corra la pluma por donde quiera ir .
    Considero que es un acto muy de escritores hacerlo, y cada quien lo hace a su manera. Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aciertas en lo que dices, ellos o ellas lo hacen con esa perspectiva y quienes los leemos disfrutamos de su buen hacer.

      Otro abrazo!!

      Eliminar
  7. Me gustan los escritos de Trapiello y su carácter autocritico. Reconoce que se equivocó al no votar la Constitución

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos Luis Antonio en Trapiello, pero no coincido con él en ese arrepentimiento. Yo tampoco la vote y creo que era lo que había que hacer en ese momento para buscar una ruptura con el franquismo. La Constitución es como cualquier otra de nuestro entorno.

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...