miércoles, 2 de abril de 2014

ULISES DE JAMES JOYCE

OPINIONES...


No pretendo recoger las opiniones de todos los que han opinado en positivo y/o en negativo sobre esta obra en la que ando enroscada. Solo quiero recoger opiniones de otros escritores a los que he leído y admiro.


Parece que para el mundo de Bloomsbury entre quienes está T. S. Eliot y especialmente mi admirada Virginia Woolf, Ulises constituía un grave problema. Woolf llamó a esta obra un libro underbred, es decir, inadecuado o de clase baja, el libro de “un trabajador que se ha instruido a sí mismo”, el entretenimiento de un estudiantillo “que se rasca con grima sus sarpullidos”. Pero no las debía tener todas consigo porque en 1920 anotó en su diario: “Lo que hago yo probablemente lo está haciendo mejor mister Joyce”.

Cuando murió Joyce, pocas semanas antes que ella se suicidara, anota en el Diario (enero 1941):

Me acuerdo de Mrs Weaver, con guantes de lana, trayendo ‘Ulises’ copiado a máquina a nuestra mesa de té de Hogarth House. ¿Dedicaríamos nuestras vidas a imprimirlo? Las indecentes páginas tenían un aire incongruente: ella era muy solterona, abotonada hasta arriba. Y las páginas rezumaban indecencia. Lo metí en un cajón (…) Luego recuerdo a Tom (T. S. Eliot) diciendo –se publicó entonces- ¿cómo podía volver a escribir nadie después del inmenso prodigio del último capítulo? Por primera vez, que supiera yo, estaba arrebatado, entusiástico. Compré el libro azul y lo leí aquí un verano, creo, con espasmos de maravilla, de descubrimiento, y luego también con largos trechos de intenso aburrimiento (…)


George Orwell, un novelista que he leído con gusto, especialmente 1984 y Homenaje a Cataluña, y que es poco joyceano dijo:

Lo verdaderamente notable de ‘Ulises’ (…) es lo corriente de su material. Claro que en ‘Ulises’ hay mucho más que esto, porque Joyce es una especie de poeta y también un poeta elefantino, pero su auténtico logro ha sido poner en el papel lo conocido. Se atrevió –pues es asunto de atrevimiento tanto como de técnica- a poner al descubierto las imbecilidades de la mente interior, y al hacerlo así descubrió una América que todo el mundo tenía delante de sus narices. Ahí hay todo un mundo de materia que uno creía incomunicable por naturaleza, y alguien se las ha arreglado para comunicarla. El efecto es disolver, al menos momentáneamente, la soledad en que vive el ser humano. Cuando se leen cierto pasajes de ‘Ulises’, uno nota que la mente de Joyce y la de uno mismo están identificados, que él lo sabe todo sobre uno, aunque jamás haya oído nuestro nombre, que existe algún mundo fuera del tiempo y del espacio donde estamos juntos con él.


Y, por último, uno de los varios poemas que Jorge Luis Borges le dedicó al autor de Ulises:

Qué importa nuestra cobardía si hay en la tierra
un solo hombre valiente,
qué importa la tristeza si hubo en el tiempo
alguien que se dijo feliz,
qué importa mi perdida generación,
ese vago espejo,
si tus libros la justifican.


Yo sigo avanzando en la lectura de la obra (voy ya por el segundo volumen) esforzadamente unas veces, con sonrisas en otras ocasiones, con admiración muchas veces, perdida y, por ello, aburrida otras veces, pero en esta ocasión sé que voy a acabar de leerla porque en conjunto me interesa lo que leo. He utilizado el prólogo que escribe J.M. Valverde en el Ulises para elaborar este texto.

46 comentarios:

  1. Algún día me atreveré con él, me lo he prometido y espero cumplirlo. Me alegra que avances con ritmo seguro, gracias por compartir lo que pensaron algunos escritores respecto a la obra, la opinión de Virginia me parece muy curiosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clave está en encontrarle el quid y no obsesionarse por entender todo, si se logra, la lectura fluye sola. Pero requiere esfuerzo por parte del lector.

      Un beso!!

      Eliminar
  2. Veo que eres valiente y tenaz, después de lo que te está costando su lectura. Lo importante es que el resultado sea positivo y eso parece que lo va a ser. A ver si soy capaz de enfrentarme a este libro porque curiosidad no me falta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedan unas 300 páginas y la considero una lectura rica que me abre mil y un interrogantes sobre muchos aspectos. El resultado por ahora es positivo.
      Ten cuidado, fue la curiosidad la que me llevó a embarcarme en esta aventura.

      Salud!

      Eliminar
  3. Me estás motivando.
    Creo que voy a empezar a leerme la guía telefónica de Barcelona.
    Si la acabo igual me decido por intentar leerlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) QUÉ C. !!

      Cuando la acabes te envío a la mafia para que te ayude en el intento.

      Besos.

      Eliminar
  4. Venga venga que tu puedes!!!

    La verdad es que yo cuando leí esta obra quedé completamente exhausta y eso que la leímos tres amigas a la vez y teníamos con quien compartir la lectura, las dudas que surgen, las cosas que no entendíamos y, sobre todo, para animarnos porque si no yo creo que no lo habría terminado. Es muy denso. Quizás ahora en la madurez se me daría mejor su lectura.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estoy leyendo acompañada con Carlos, pero ni yo ni él pretendemos entender todo. también es cierto que, a veces, nos hemos enroscado alrededor de algún tema que parece insustancial como el tema de la masonería. Sigo pensando que es una explicación a su rechazo del catolicismo.

      La edad, sin duda, influye en la manera de leer.

      Besos!!

      Eliminar
  5. Ni viendo a Marilyn leyendo el libro me anima a leerlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) ¿Te has dado cuenta, ehh?

      Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Me ha gustado la información que nos traes, no he podido evitar sonreír con la cambiante Woolf. Creo que has descrito muy bien lo que está siendo tu proceso de lectura de Ulises, porque posiblemente en él caban todas esas sensaciones:admiración, aburrimiento, disfrute, esfuerzo... Al final pasarás a formar parte del selecto club de "yo SÍ he leído Ulises" ;)

    Un abrazo animoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Woolf perdió una gran oportunidad de editar el Ulises.

      Es una lectura estimulante que, a veces, se convierte en una batalla por seguir adelante.

      :))

      Un beso!!

      Eliminar
  7. Como uno duda de su propia historia no le cabe más que reconocer la originalidad de esa obra. De momento un relato muy original sobre escenas habituales, pequeñas miserias, encuentros casuales y pensamientos sobrevenidos, pero también el retrato de una sociedad que, pasado más de un siglo, siempre resultará ajena. En efecto parece que resulta ese Bloom un poco cochino y bastante calenturiento. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se enfrento a una triada dura dura: SEXO, CATOLICISMO, NACIONALISMO... ahí es ná!!!
      Destacaría la necesidad de acostumbrarse a esa manera tan peculiar de escribir para avanzar y sí, no deja de ser el relato de un día de un hombre de clase media deambulando por el Dublin de principios del siglo XX.

      Un beso, compañero de lecturas!!

      Eliminar
  8. No sé si me animaré yo alguna vez a leer este libro. Aunque estas opiniones despiertan mi curiosidad, pero me parece una lectura tan densa...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe. Nunca me lo propuse como objetivo, una cosa me llevo a otra y aquí ando enfrascada en su lectura.

      Besos!!

      Eliminar
  9. Ahí voy yo ya arrastrándome por el libro, la verdad es que al ser relectura voy menos estresado que la primera vez. Woolf es para mí todo por lo que me dice y por cómo me lo dice. Que Joyce es mejor autor ¡pues claro! No, no le gustaba el Ulises a Virginia, sin embargo, sí sentía mucha admiración por el irlandés, de hecho, Mrs. Dalloway se considera una respuesta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día que pasa le profeso más admiración a Joyce, como escritor y como persona irreverente, y ello pese a sus dosis de misoginia. Ya sabes cuanto admiro y leído a Woolf. Tendré que volver a leer Mrs Dalloway ahora que sé el sentido que tiene.

      Besos!!

      Eliminar

  10. Me alegra que el cómputo resultante esté siendo positivo, después del esfuerzo...
    De todas formas, por si acaso... no, yo (como otros) tampoco lo intento!
    No vaya a ser que me dé un mal o se terminen de atrofiar las pocas neuronas que me quedan... ;)

    Por cierto, debe ser cierto que 'Marilyn M.' leyó el "Ulysses", especialmente por orgullo propio, pero le debió costar varios años por lo que he leído por ahí... Y en el momento concreto que recoge esa foto (pose) no creo que realmente lo estuviera haciendo porque no lleva gafas y era muy miope. Creo más bien que quería dejar constancia/una prueba del mérito o delito, no fuera a ser que nadie la creyera...
    Ya sabes... rubia, de bote, pero rubia y... los dichosos prejuicios!!!
    Aunque me caía/e bien, eh? Que conste... :P

    Besos 'Sra. de/l Ulises'!!!!

    :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida, querida X, que el esfuerzo lector tiene como efecto reactivar las neuronas y llevarlas a sus máximos. Me parece que, a veces, las dejamos deambular demasiado en la modorra y me incluyo, naturalmente.

      No tengo ni idea del tema Marilyn, encontré la foto y me pareció tan bella y atractiva leyendo el matroteto del Ulises (yo lo leo en la edición de dos tomos) que no me pude reprimir de traerla aquí. Me gusta mucho la Monroe, además de ser insultantemente bella.

      Besos!! (no me digas eso que Joyce era un guarrillo de la hostia :))

      Eliminar
  11. "No fui escritor porque no alcancé a llegar a tiempo para que Marilyn Monroe me leyera" escrito en una de las paredes de la Bodeguita del Medio, ja ja ja.
    Hay un fragmento de una carta que circula por la red escrita por Joyce sobre su Ulises para su amigo Carlo Linati: "Es una epopeya de dos razas (la israelita y la irlandesa) y al mismo tiempo el ciclo del cuerpo humano, así como una pequeña historia de un día (la vida). El personaje de Ulises siempre me fascinó. He estado trabajando en este libro durante siete años. ¡Maldición! Es una especie de enciclopedia. Mi intención es transponer el mito sub specie temporis nostri. Cada aventura no solo debe condicionar sino además crear su propia técnica: es decir que cada hora del día, cada órgano del cuerpo, cada forma de arte estará interconectada e interrelacionada en el esquema estructural total. Cada aventura es por así decirlo, una sola persona, a pesar de estar compuesta de muchas. Ningún editor inglés quería imprimir ni una sola palabra. En Estados Unidos, la reseña fue sacada de circulación cuatro veces. Ahora, según escucho se esta preparando un gran movimiento contra la novela, iniciado por puritanos, imperialistas ingleses, republicanos irlandeses, católicos. .¡Que alianza! ¡Por Dios que me deberían dar el Premio Novel de la Paz!"
    Uno de los obstáculos de esta obra es que se desprende totalmente de las costumbres narrativas y experimente con técnicas muy novedosas, los sentidos pasan a ser protagonistas casi a manera de personajes que hablan desde el interior de los órganos y las glándulas sustituyendo las formas lógicas del pensamiento, incluso trascendiendo el apego a las mismas formas oníricas del inconsciente para trascender las del consciente, a todo esto se agrega que esta obra fue escrita luego de la gran epifanía de Joyce, luego de su gran metamorfosis de dublinense y de irlandés, tal vez, ya que en esta cita se encuentra Borges, no está por demás para que nos ayude a acercarnos a esta nueva forma de acercarnos al mundo oír su poema Nubes:

    Jorge Luis Borges

    NUBES (I)

    No habrá una sola cosa que no sea
    una nube. Lo son las catedrales
    de vasta piedra y bíblicos cristales
    que el tiempo allanará. Lo es la Odisea.
    que cambia como el mar. Algo hay destino
    cada vez que la abrimos. El reflejo
    de tu cara ya es otro en el espejo
    y el día es un dudoso laberinto.
    Somos los que se van. La numerosa
    nube que se deshace en el poniente
    es nuestra imagem. Incesantemente
    la rosa se convierte en otra rosa.
    Eres nube. Eres mar, eres olvido.
    Eres tambien aquello que has perdido.

    ...aquello que has perdido... a propósito la hermosa que lee en la foto lee el último capítulo, el monólogo de Molly, no diré más pues la lectura apenas empieza, esta epifanía apenas se abre en su Odisea, justo allá donde llegó Marilyn y Virginia, a esa mágica cita que la pluma de Joyce pusiera a la nueva apertura del mundo.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído también esta carta. Cuando aterricé en el capítulo 14 casi me dio un "chungo", como mínimo imita los siguientes estilos: Salustio-Tácito; la manera del anglosajón y el inglés antiguo aliterativo y monosilábico; el estilo a lo Mandeville; Malory; el estilo de crónicas elisabetiano; paisaje solemne a lo Milton; estilo Burton-Browne; una pasaje a lo Bunyan... y más y más. Y todo ello en relación con el el ciclo del cuerpo humano desde que es un óvulo. Qué dominio de toda la literatura y qué gamberro.

      La publicación de la obra, en efecto, fue su odisea particular. Me parece que fue en Inglaterra e Irlanda donde más tarde se publicó. Las indecencias de Joyce debían ser insuperables para el puritanismo anglosajón. Su posición contraría al nacionalismo en pleno proceso de revolución para separarse de Inglaterra tampoco debió ayudar por no hablar de su posición furibunda contra el catolicismo.

      Sobre ese diálogo interior que genera un estilo tan peculiar y tan difícil de aceptar estoy de acuerdo.

      Borges y Joyce, dos potentes autores. Ese poema es muy hermoso y acertado: somos lo que tenemos y lo que hemos perdido, sí. Y lo que soñamos y lo que imaginamos y...

      No me queda mucho para llegar a ese último capítulo.

      Besos!!

      Eliminar
    2. Una de las aversiones que suscita Joyce es su exploración en la función de los órganos y diferentes aparatos y sistemas humanos de su biología en especial el aparato digestivo desde su asimilación, digestión y excresión, espiritual, visual, de tacto, olfativa, gustativa y como no auditiva. Tengamos en cuenta que todos estos procesos tienen diferentes concepciones y son relativos, por ejemplo no es lo mismo el tratamiento a estas funciones de una madre que quiere a su bebé al de una nana o de alguna otra persona que se obligue por cualquier motivo a enfrentar este tipo de tareas y si se trata de un anciano que no se puede valer por sí mismo los casos empeoran. En el plano de los amantes tiene igualmente una connotación y un contexto totalmente diferente y eso sí que ejemplifica Joyce al detalle, lo que causa reacciones muy adversas dentro de sus lectores, pero una cosa es recibir un palmo de narices en nuestro desliz de voyeurs y otra vivirlo, son experiencias totalmente diferentes. Pero esta exploración para nada es gratuita o caprichosa, te dejo dos enlaces que dan cuenta de ello y de los alcances que esta obra puede tocar en tantos aspectos de lo humano que de alguna forma se revela contra el poder...

      http://numero-13.blogspot.com/search?updated-max=2011-03-24T11:44:00-06:00&max-results=13&start=18&by-date=false

      http://hacedordetrampas.blogspot.com/2011/04/hunderwatssersus-manifiestos-y-teorias.html

      Eliminar
    3. Ese concepto de ósmosis tratado por el arquitecto y pintor contrapuesto al canibalismo todo un drama a abrir e interpretar también en la obra de Joyce...
      Osmóticos besos ja ja ja

      Eliminar
    4. Me da más repelungo esas comidas que se hace con los despojos de los animales: riñones especialmente que ese recorrido literario por los órganos humanos. Me parece que no hay nada que sobre en esta obra, diferente que podamos entenderla en toda su dimensión por las referencias tan locales y del momento que realiza Joyce.

      Miraré con calma esos enlaces, me interesa todo de Joyce ahora mismo.

      ¿¿¿Intercambio de líquidos??? :)))

      Besos!!

      Eliminar
  12. Cuánto se ha dicho de este libro y yo todavía no puedo decir nada... UN abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de tantos libros que... no se puede (y, a veces, no se quiere) llegar a todo. Seguro que encontraras el momento si te pica la curiosidad.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. No se que decirte Laura...cuando la lectura de un libro se convierte en una battalla por seguir adelante...según leo en algún comentario...pues no se...
    Por otra parte a mi eso de que se atrevió a poner al descubierto las imbecilidades de la mente inferior...traducido es lo que decía una abuela sabia de mi pueblo...reirse de un tonto es muy fácil y no tiene mérito alguno, es propio de simples.
    De todas formas...no pienso quitarle mérito al empeño. Por cierto, la maquinaria de publicidad de Hollywood era la repera...muy buena foto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. V, me he debido explicar mal. Mi percepción no es el de una batalla a brazo partido con el Ulises, pero sí que es una novela que exige un esfuerzo (no ocurre igual con el cine? ¿O solo ves películas que entran como un jarabe sin tropiezos?). La mayoría de las novelas se pueden leer con el 50% de la atención y la concentración dedicadas a ellas, puedes parar ir a por un café, volver y seguir sin problema, atender una llamada de teléfono, un whasapp y seguir leyendo. Con el Ulises (y otras obras) no se puede, necesitas concentración y atención al cien por cien, pero su recompensa es inmensa. La lectura del Ulises me ha planteado más preguntas que diez novelas fáciles que olvido al instante.

      ¿Mente inferior la de Bloom? Pues no, precisamente he leído que no acaba de encajar un personaje tan anodino y vulgar (de la clase media dublinesa, que por cierto estaba encabezando la revolución que les llevó a la independencia) con ese pensamiento interior tan rico y que tanto revela.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Desde luego, para bien o para mal es una novela que no te deja indiferente. Y es verdad que tiene fragmentos que te dejan sin respiración, aunque después pases al bostezo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, hay fragmentos imposibles de entender su intención, noventa años después de publicada la obra. No deja indiferente desde luego, a mi me tiene absorbida de una manera que no había pensado cuando empecé su lectura.

      Eliminar
  15. Ánimo con la lectura,ya irás contando.

    Sería su marido Henry Miller quien propuso a Marilyn leer el Ulises?
    En esa foto,desde luego no está leyendo.
    Es curioso,me encuentro montones de fotos de ella leyendo.Muchísimas que de cualquier otra actriz.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé decirte, la verdad. La elegí porque me gustó y para incentivar a su lectura:)) que seguro que ella tiene capacidades que yo no tengo.

      Besos!!

      Eliminar
    2. No te hagas Luna no te hagas ja ja ja

      Eliminar
    3. Me permito incluir dos aclaraciones. El marido de Marilyn fue Arthur Miller, no Henry. Respecto de la foto, Marilyn lee el último capítulo, en el que Molly Bloom cuenta su propia historia, en ocho párrafos sucesivos, sin separación -el 'inmenso prodigio' del que habla T. S. Eliot, en el párrafo citado-. Es posible que eso -la mirada femenina de la historia- haya despertado su curiosidad.

      Eliminar
    4. Ayyy, ¿por qué me dices eso Aristos?

      Muy bien aclarado, a mi se me pasó, en efecto es Arthur, seguro que le pasó igual a Carmen. Tengo unas ganas inmensas de llegar a la siempre presente Molly que nunca aparece. Cuando llegué opinaré sobre si comparto el interés con la Monroe.

      Un beso a ambos!!

      Eliminar
  16. Estoy de acuerdo con V, la verdad es que no sé si sería capaz de abordar en plan batalla la lectura de ningún libro, pero en fin...os voy a imaginar mejor al estilo de los que hacen el camino de Santiago, se les llenan de ampollas los pies, a veces sufren lo indecible ateridos de frío o calados hasta los huesos pero todos... absolutamente todos los que lo hace, desean repetir :-)


    Ánimo y muchos besos para todos l@s lectores... y si necesitáis coche escoba ¡¡avisaad!! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, como ya he contestado esto con detalle a V, no me repito. Siento haber dado esa idea de "batalla" porque no es el caso.

      Un abrazo y gracias, me voy apañando con la lectura de versos para relajar músculo neuronal, jajaja!!

      Eliminar
  17. Reconozco la gran dificultad de la lectura del Ulises. Me costó y, como se dice en la entrada, hubo momentos, bastantes, en los que me aburrí, aunque, no sé por qué diablos, pasado un tiempo me terminó dejando una sensación de grandeza que no sabría cómo justificarla. Novela especial como pocas. Creo que terminaré por volver a leerla.
    Un abrazo, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero repetirme pero su lectura me esta generando tal cantidad de preguntas sobre temas diversos que, solo por eso, ya es fructífera mi lectura de esta obra.
      Como decía en otro comentario su lectura requiere esfuerzo, eso desde luego, pero no me parece una cuota tan elevada por sus compensaciones.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  18. He leído con mucho interés la entrada y los comentarios, que nunca leo (los comentarios, digo), sin que cambie un ápice mi opinión sobre el Ulises y sí abriendo nuevos horizontes a mi criterio sobre él. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quiere decir que en este debate encuentras aspectos que ya has pensado cuando hiciste la lectura de la obra y que no vamos desencaminados unos y otras.
      Gracias a ti!!

      Eliminar
  19. Todos los que lo hemos leído, hemos pasado por la secuencia que resumes al final. Incluye un montón de temas de diverso origen, carácter, planos y miradas. Eso ha sido lo arduo, para mi, de enfrentar. La sensación, una vez concluida la lectura, es que quedan muchas cosas para debatir y develar. Por aquí hay o hubo una sociedad que se encarga/ó de discutirlo, convocando a reunión una vez por semana durante un año entero. Lamentablemente, no pude participar por razones de horario, pero reconozco que debe haber sido muy interesante. Besos, y buen final!

    ResponderEliminar
  20. Es verdad lo que dices, se abren un montón de interrogantes y de líneas de interés que me tienen absorbida en parte. Compartimos, me parece, esa búsqueda de preguntas en la lectura y el Ulises es muy rico en ellas.

    ¿Sabes? ahora me apuntaría sin dudarlo a esa sociedad, aunque no sé de dónde sacaría el tiempo.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  21. es uno de los clásicos que me dan miedo. Te admiro por estarlo leyendo. Espero que poco a poco sean más las sonrisas que el sentimiento de vagar perdida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mañana he acabado su lectura. El balance es muy positivo pese a fragmentos caóticos o aburridos. Ahora toca hacer la reseña, bufff!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...