lunes, 17 de enero de 2011

SIMONE DE BEAUVOIR, ANAÏS NIN, VIRGINIA WOOLF



Simone de Beauvoir (1908-1986). “El secreto de la felicidad en el amor consiste menos en ser ciego que en cerrar los ojos cuando hace falta”.

Anaïs Nin (1903-1977). “Me niego a vivir en el mundo ordinario como una mujer ordinaria. A establecer relaciones ordinarias. Necesito el éxtasis. Soy una neurótica, en el sentido de que vivo en mi mundo. No me adaptaré de mi mundo. Me adapto a mí misma”.

Virginia Woolf (1882-1941). “La vida. Es un halo luminoso, una envoltura semitransparente que nos envuelve desde que tenemos una conciencia hasta el final”.

Cada una de estas tres mujeres merecería que le dedicara mi reconocimiento por separado, sin embargo las uno a las tres porque en mi imaginario juvenil van unidas. Tan unidas que en mi biblioteca siguen juntas, nunca me he planteado separarlas aunque no es un criterio literario el que las mantiene unidas sino mi querencia a las tres juntas.




Me paro a pensar porque las he unido siempre. Las conocí por los mismos años, cuando yo era una joven universitaria y estaba descubriendo el mundo, la literatura, la política. Las tres son mujeres valientes que decidieron vivir su vida como mujeres afrontando los retos que su sexo les deparaba si salían de los estereotipos femeninos. Las tres tomaron la palabra, escribieron y vivieron en el espacio público del que estaban postergadas por su sexo. No aceptaron limitaciones ni discriminaciones y se arriesgaron mucho en su vida personal, dos de ellas mantuvieron relaciones lesbianas aunque tuvieron compañeros. Las tres fueron consideradas feministas aunque no actuaron colectivamente sino individualmente.



VIRGINIA WOOLF es la mayor de las tres ya que nació en el siglo XIX. Fue novelista, ensayista, escritora de cartas y editora, ha sido considerada como una de las más destacadas figuras del modernismo literario del siglo XX. Durante el período de entreguerras, Woolf fue una figura significativa en la sociedad literaria de Londres y un miembro del grupo de Bloomsbury.



Sus obras más famosas incluyen las novelas La señora Dalloway (1925), Al faro (1927) y Orlando: una biografía (1928), y su ensayo Una habitación propia (1929), con su famosa sentencia «Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción». Fue redescubierta durante la década de 1970 (y por ese motivo llegó a mi unos años después), gracias a este ensayo, uno de los textos más citados del movimiento feminista.
Libro una habitación



Virginia Woolf padeció desde los 13 años, cuando murió su madre, episodios depresivos. Se ha sugerido (incluido su sobrino y biógrafo, Quentin Bell) que ella y su hermana Vanessa padecieron abusos sexuales a manos de sus medio hermanos George y Gerald Duckworth, y que dichos abusos contribuyeron al problema psicológico que sufrió la autora, un trastorno bipolar. En su texto autobiográfico A Sketch of the Past, la propia Virginia Woolf solo aludió a estas desdichadas experiencias de forma velada, de acuerdo con la rígida moral de la época victoriana.
En 1912, cuando contaba treinta años, se casó con el escritor Leonard Woolf, economista y miembro también del grupo de Bloomsbury. A pesar de su bajo rango social y económico - Woolf se refirió a Leonard durante su compromiso como un "judío sin un céntimo" - la pareja compartió un lazo muy fuerte. La ética del grupo de Bloomsbury estaba en contra de la exclusividad sexual, y en 1922, Virginia conoció a la escritora y jardinera Vita Sackville-West, y comenzaron una relación sexual que duró la mayor parte de los años 1920. Después de que acabara su romance, las dos mujeres siguieron siendo amigas hasta el suicidio que acabó con la muerte de Woolf en 1941. El día 28 de marzo Virginia Woolf se puso su abrigo, llenó sus bolsillos con piedras y se lanzó al río Ouse cerca de su casa y se ahogó. Su cuerpo no fue encontrado hasta el 18 de abril.



ANAÏS NIN fue una escritora francesa, nacida de padres cubanos. Después de haber pasado gran parte de su temprana infancia con sus familiares cubanos, se naturalizó como ciudadana norteamericana, vivió y trabajó en París, Nueva York y Los Ángeles. Autora de novelas avant-garde en el estilo surrealista francés, es mejor conocida por los escritos sobre su vida y su tiempo recopilados en los llamados Diarios de Anaïs Nin.



A los 19 años consigue un trabajo como modelo y bailarina de flamenco y se casa en La Habana con el banquero Hugo Guiler, con el que se marcha a París. Una vida aburrida y la lectura de D.H. Lawrence la convencen para hacerse artista.
En 1930 publica un ensayo sobre Lawrence y un año después conoce a Henry Miller, quedando ambos mutuamente admirados e iniciando una correspondencia apasionada. Se convierten en amantes y ella llega a mantener relaciones incestuosas con su padre, Joaquín Nin, tras reencontrarse con él en París. Al tiempo, la mujer de Miller, June, antigua prostituta, la iniciará en el voyeurismo y el safismo.



Se inicia también en el psicoanálisis y, tras ser psicoanalizada por Otto Rank, éste le sugiere la escritura como una forma de eludir la obsesión que tiene con su padre. Escribe Invierno de artificio y publica La casa del incesto. En 1939 emigra a Estados Unidos y allí se convierte en la primera mujer que publica relatos eróticos, Delta de Venus, que denota una fuerte influencia del Kamasutra.
El éxito definitivo le llega en 1966 con la publicación de su Diario, aunque al tiempo su salud se resquebraja por causa de un tumor de ovarios. Se la reconoce como pionera de la liberación de la mujer.



SIMONE DE BEAUVOIR es la más joven de la “triada santa”, fue novelista y filósofa francesa. Escribió novelas, ensayos, biografías y monográficos sobre temas políticos, sociales y filosóficos. Su pensamiento se enmarca dentro del existencialismo y obras como "El segundo sexo" son elementos fundacionales del feminismo. Fue pareja del también filósofo Jean Paul Sartre.
Nacida en una familia burguesa, Simone de Beauvoir fue educada según la sólida moral cristiana vigente en la época. En 1929, después de conocer a Jean Paul Sartre en la Sorbona, donde ambos estudiaban filosofía, se unió estrechamente al filósofo y a su círculo. Con el tiempo, crearon entre ambos una relación que les permitía compatibilizar su libertad individual con la vida en común.



Simone de Beauvoir fue profesora de filosofía hasta 1943. Durante la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana de París vivió en la ciudad tomada escribiendo su primera novela, La invitada (1943), donde explora los dilemas existencialistas de la libertad, la acción y la responsabilidad individual, temas que aborda igualmente en novelas posteriores como La sangre de los otros (1944) y Los mandarines (1954).



Las tesis existencialistas, según las cuales cada uno es responsable de sí mismo, se introducen también en una serie de obras autobiográficas, cuatro en total, entre las que destacan Memorias de una joven de buena familia (también conocida como Memorias de una joven formal) (1958) y Final de cuentas (1972).
Entre sus ensayos escritos cabe destacar El segundo sexo (1949), un profundo análisis sobre el papel de las mujeres en la sociedad y la construcción del rol y la figura de la mujer; La vejez (1970), centrada en la situación de la ancianidad en el imaginario occidental y en donde critica apasionadamente la marginación y el ocultamiento, y La ceremonia del adiós (1981), polémica obra que evoca la figura de su compañero de vida, Jean Paul Sartre.



Todas las obras mencionadas en esta hagiografía las he leído y dispongo de los libros (en algún caso como los Diarios de Nin, parece que es muy difícil encontrarlos). Estas tres mujeres con sus grandes defectos, sus contradicciones y sus problemas, fueron para mí un modelo de referencia de autonomía femenina, de liberación sexual y de creatividad, que ejercieron una gran influencia sobre mi manera de ver la vida, por eso las venero y las sigo admirando.

39 comentarios:

  1. He leído muy poco de ellas, si no recuerdo mal, sólo Memorias de una joven formal, de Simone de Beauvoir, pero tomo nota de los libros que mencionas, me parecen muy interesantes.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Al igual que Nuria,sólo he leído de Simon de Beauvoir "Memorias de una joven formal" que disfruté mucho al igual que también tuve ocasión de disfrutar con algunas de las cartas también publicadas que se enviaban ella y Sartre.Su relación como pareja me parece un modelo a seguir,juntos pero respetando sus respectivas libertades individuales.Desconozco si la suya era una relación excluyente o no.
    En cuanto a Virginia Woolf,a nivel cinematográfico,vi "Las horas" que está basada en su vida,interpretada por Nicole Kidman,tan caracterizada que apenas se le llega a reconocer y la película "Orlando" de Sally Potter,que es una adaptación de la novela homónima de Virginia Woolf.
    Ambas recomendables.
    Y de Anaïs Nin,no tenía conocimiento,así que gracias por el descubrimiento.
    Las tres,sin duda,mujeres pioneras,libres y luchadoras que no permitieron pese a la época que les tocó vivir,que nadie dictara el guión de su propia vida.
    1 abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho buscar la palabra "hagiografía" y descubrir las biografías impresionantes de estas tres mujeres escritoras.

    Lo único que he leido de ellas es "Al faro" de Virginia Woolf y no me gusto especialmente. Ahora ya tengo el gusanillo de leer al menos una obra de cada una de ellas.

    Hace mucho tiempo, en un ciclo de cine de la universidad, visionamos la película Henry y June (El diario íntimo de Anaïs Nin) que trata de la relación de Anaïs con Henry Miller y su mujer June. Recuerdo que íbamos a verla con expectación y morbo. Esta basada en algunos pasajes de los diarios que comentas en esta entrada. Si no la has visto aún es bastante recomendable.

    La gripe me mantiene en casa y hoy no he podido ir a trabajar, estoy aprovechando para avanzar en algunas lecturas desde la cama. Como sigas instruyéndonos con tantos escritores nos va a faltar tiempo para leer todo. :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No conocía a la escritora francesa Anaïs Nin y me ha encantado su frase sobre "no ser una mujer ordinaria"...parece que no quería ser una sombra pululando por el mundo. Me ha gustado y pienso leer algo de ella.
    Besos Laura.

    ResponderEliminar
  5. Nuria, si tuviera que recomendar alguna, desde el punto de vista literario sería Virgina Woolf y "La habitación propia", que es un ensayo, está muy bien para empezar. Los diarios de Nin son entretenidos y tiene novela erótica también. De Beauvoir... las últimas obras son letales...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. De Anaïs leí un libro que tiene mi madre; Una pasión literaria, correspondencia entre Anaïs y Miller. Y también leí "incesto, un diario amoroso". Era bisexual e innovadora en pensamientos. Aunque era novelista los relatos cortos los bordaba. Mi madre siente pasión por este personaje y me transmitió esa pasión. Por cierto Laura, en lo del chándal he salido a mi madre. Déjame darle un beso a mi mami que es seguidora del club negro y tuya y le gustas mucho Laura y feliz cumpleaños mamá. Quiere hacerse un perfil para comentarte.
    Muack.

    ResponderEliminar
  7. troyana, las memorías de Beauvoir están bien, son un reflejo de la época muy interesantes, las últimas sobre la vejez y su relación con Sartre, son tremendas.
    Aparentemente eran unas relaciones libres y abiertas, nunca vivieron juntos a pesar de compartir media vida. Pero como en toda relación, y más entre dos personalidades fuertes como ambos, siempre hay conflictos, claro. De eso va La ceremonia del adios.

    Vi Orlando que me gustó mucho y no he visto Las horas. Por cierto, esa película está basada en una muy buena novela de Michael Cunningham, titulado Las horas, que gira en torno al libro de Virginia Woolf titulado La señora Dalloway.

    Anaïs Nin es muyyy peculiar...

    Son mujeres especiales, luchadoras, como tú dices se salieron del guión marcado y diseñaron el suyo propio y personal. debe ser que me gustan por eso, jejeje

    Un abrazo y gracias por tu aportaciín cinematográfica.

    ResponderEliminar
  8. Jajaja...JL... es una broma mía, como soy historiadora, pensé en hacer esta sección pero con biografías sui géneris de la gente que admiro y me ha influido... cuando meditaba sobre eso, pensé que sería una especie de vida de santos, y ya está!!!!
    Creo que he visto esa película,que por cierto no comenta troyana, no sé si la conoce....
    Poer esa época y por mi admiración por Nin, empecé a leer a H. Miller.... buffff...tiene el record de abandonos a media lectura(los "trópicos" no conseguí leerlos), yo que no abandono nunca un libro ni jarta vino...

    Uyssss.... cuídate mucho y cuida no contagies a tus niños, suele ocurrir que al final la casa acaba convertida en una especie de hospital de campaña que decía yo...

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Lía, era una mujer tremenda, desde luego la antítesis de la vulgaridad y de la rutina. Sus diarios son una lectura entretenida. YY las novelas eróticas.... buffff... están muy bien ehhhh.... son trilita (las hacía para subsistir).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Emma, ni te imaginas como me gusta encontrar otra conocedora de Anaïs Nin, en realidad a dos, a ti y a tu madre.

    ¡¡¡¡¡FELICIDADES, MADRE DE EMMA!!!!! Que el nuevo año te sea propicio y que me encanta compartir la admiración por Nin contigo (por cierto, le pusiste un nombre que me gusta muchísimoooo a tu hija...).

    Pues a ver si podemos comentar por estos mundos virtuales.

    Un abrazo grande grande para las dos.

    ResponderEliminar
  11. troyana, ¿conoces la peli que comenta JL?

    ResponderEliminar
  12. Yo también he leído muy poco de ellas. De Anaïs Nin, no tenía conocimiento pero ya que la has presentado me gustaría leer algo de ella. Recomiéndame.
    A Simone de Beauvoir y Virginia Woolf las conocía y he leído algo pero en mi etapa universitaria, así que recuerdo poco. Tendría que releerlo.
    De Virginia Woolf ví "Las horas" y, como dice Troyana, la interpretó una Nicole Kidman irreconocible. ¡Vaya trabajo de caracterización!.
    Una magnífica presentación de "tu trinidad santa". Mujeres interesantes y muy especiales.
    Bssss

    ResponderEliminar
  13. gtb, ya hablaremos... puedes leer los diarios............ o los relatos eróticos.....jejeje... a ver que veo y te llevo algo.

    Yo estaba enloquecida con las tres, fueron un descubrimiento y un referente de mujeres valientes y rompedoras.... ya sabes como era yo..............................

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. A los 20 años llegó Anaïs Nin a mi vida como un huracán. Lo leí todo y por si acaso me había perdido algo, los volví a leer. Me curaron, descubrí la palabra neurosis y me dije: a mi me pasa eso mismo. Y supe que la rebeldía significaba ejercer la libertad para ser yo misma. Estan en la zona de libros joya.
    Simone de Beauvoir y Virginia Wolf llegaron más tarde.
    Guau¡!¡ Que gozada de entrada.
    Estoy pensando que quizás vuelva a leer los diarios otra vez.

    Un abrazo agradecido***

    ResponderEliminar
  15. Estupendo homenaje, Laura. Me sumo a él. Reconozco que de las tres escritoras que citas, sin embargo, tengo debilidad por Simone de Bouvoir, creo que el feminismo le debe mucho y suya es la famosa frase "Una mujer no nace, se hace". La admiro muchísimo por cómo consiguió vivir una vida tan plena y apasionada, siguiendo sus propios principios y eludiendo la moral imperante. En casa tengo "El segundo sexo", pendiente de repasar y reconozco que tuve una fase en que me obsesioné un poco por el Existencialismo (también con Sartre, sí) y quise hasta escribir mi tesis de doctorado sobre ese tema (en relació a la lit. catalana). Pero esa fase pasó y ni tesis ni nada. Mi admiración por S. de Beavoir, por eso, sigue.
    De Anaís Nin tengo ganas de leer sus diarios. Y sobre Virginia Wolf, recuerdo la película "Las horas", bastante recomendable, en que aparece la figura de la escritora y su trágica muerte.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. *Ahora veo que Troyana también ha mencionado la peli, perdón por repetirme ;-)

    ResponderEliminar
  17. Ofelia, estamos hablando de experiencias, vivencias e influencias compartidas. Yo no recuerdo quien llegó antes a mi vida, las asocio a las tres juntas pero supongo que debió aparecer alguna en primer lugar.

    Síii, yo también las tengo en libros joya. ¿Releer? Hummm, sería curioso, sí.

    Un abrazo encantado por compartir.

    ResponderEliminar
  18. Dona invisible, de las tres, creo que es de Simone de Beauvoir de quien tengo todo (?) lo publicado. Encima esa edición del Segundo sexo la compré en París, tengo alguna de sus obras en francés (que leo con cierta dignidad).

    Yo no me obsesioné pero sí me sedujo suavemente. Pues hubiera sido una buena tesis doctoral... ¿y ya has descartado hacerla (con otro tema)?

    Virginia Woolf merece ser leída, desde luego. Ayssss... tendré que ver la peli de Las horas (la novela de Michael Cunningham la leí hace tiempo, creo que en el 2000)y me gustó.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Que lindo recibirte....estás en un espacio inexistente, UTOPÍA, pero, sin embargo, parece más real que algunas realidades.

    Un abrazo y bienvenido.

    ResponderEliminar
  20. Al igual que tú, mi admiración por las tres. He leído un poco de cada pero la que más me impactó fue Nin por su liberalismo. Los diarios son complicadísimos de encontrar pero la madre de Emma los tiene, casi una reliquia. Leí un articulo muy bueno que hablaba de ella que decía que se consideraba una mujer neurótica y que se adaptaba a si misma y no al mundo. Revolucionó la escritura, por su estilo y su manera de expresarse. Supongo que cuando te sientes distinta a las demás buscas referentes que se asemejen a ti, un apoyo a tu sentimiento de estar perdida, en mi caso sexualmente en mi adolescencia,y es cuando encuentras estas mujeres rompedoras. Es una percepción mía.
    Saludos Laura.

    ResponderEliminar
  21. Mantengo mi esperanza en las mujeres
    que rompen con las normas represoras
    de una sociedad convencional...

    Y un beso interesado en tres autoras

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado tu comentario, en tu blog siempre aprendo tu saber no ocupa lugar!

    He leído poco de ellas..me animo que en un mes podré leer otra vez y tengo varios blogs que me van a servir de buena guia literaria

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Martina, que acertado lo que dices. Leer y conocer mujeres tan rompedoras nos aporta mucho, a veces, nos aporta conocimiento vital para comprendernos a nosotras mismas y no sentirnos tan raras.
    Es verdad que los diarios son muy difíciles de encontrar, yo también los tengo (aunque de dos editoriales distintas) como se puede ver en mi estantería...

    Un abrazo, chula rechula... ¿cómo van los efectos colaterales de la dieta? jajaja

    ResponderEliminar
  24. Compartimos esperanza, Enric, en las personas rompedoras, valientes, arriesgadas... que quieren ser ellas mismas y ver el mundo con ojos propios... a pesar de los peligros que siempre conlleva esta actitud.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por lo que me toca Arlette. Ya te queda poquito, a ver si tienes suerte y logras aprobar las oposiciones... después tendrás tiempo para dedicarlo a lo que te gusta.

    Muacssss

    ResponderEliminar
  26. Tres modernas con mentalidades muy avanzadas para su época. Y en algunas cosas incluso para la nuestra.
    Era yo un jovenzuelo en Inglaterra cuando un amigo me regaló Orlando porque decía que el personaje se parecía a mi. En inglés me resultó muy dificil leerlo así que no supe de que iba la cosa hasta que llegó la película. Todavía me pregunto qué vió en mi aquel amigo.
    Supe de la existencia de Anais Nin por una poetisa erótica mexicana que conocí en Puebla pero nunca leí nada de ella. De Simone leí El segundo sexo en mi juventud mas por moda que por convicción como muchas otras cosas en aquel momento. Mas recientemente escarbé un poco en su correspondencia con Sartre.
    Como ves, las tenía a las tres un poco pilladas por los pelos así que me ha venido muy bien tu entrada, como siempre.

    ResponderEliminar
  27. Tres figuras inmensas y tres mujeres polémicas referentes para el feminismo. Los grupos triples de divinidades femeninas suelen ser comunes en la mitología occidental. ¿Casualidad o causalidad?

    Saludos, compañera.

    ResponderEliminar
  28. Me habéis picado con Nin y estoy dispuesta a leer algo de ella. Creo que tus Hagiografías no tiene nada de irreverentes.
    Besos Laura.

    ResponderEliminar
  29. Uno, me encanta esa palabra, MODERNAS, la encuentro acertada (y me da una idea para otra entrada...jejeje). Incluso ahora serían mal miradas y criticadas, es cierto.
    De lo que recuerdo, en esta novela se tratan temas considerados tabúes en su época tales como la homosexualidad, la sexualidad femenina, además del rol de la mujer dentro de una sociedad y como creadora literaria. Todo ello a lo largo de varios siglos. Seguro que eras rebelde en el tema sexual (o quizás en el aspecto creativo) y tu amigo estableció la relación con tu persona.

    Amoreee... los cuentos eróticos de Nin, son estupendos (aunque hace mucho que los leí), así que no me extraña esa conexión.

    Jajaja... me encanta tu sinceridad... pero te diré algo, aunque fuera por moda, cuantos libros leíamos que quizás ahora ni les daríamos la oportunidad y cuanto aprendimos con ellos...

    Sus últimos libros son muy polémicos e interesantes: La vejez y La ceremonia del adios.

    Hace mucho que no las releo... hummm... igual te imito y empiezo a releer.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  30. Aysss... garito, no había pensado en lo que dices de las trinidades en la mitología... quien sabe por donde va el subconsciente ¿no?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Lía, como diversión, las novelas eróticas, yo tengo dos: Delta de Venus y Pájaros de Fuego.

    Pero para adentrarse en el personaje, empieza los Diarios a ver qué te parecen...

    Gracias por leerme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola,bellísimo blog, lindísimas entradas,si te gusta la palabra en el tiempo,la palabra en el tiempo,la poesía,te invito al mio,será un placer,es
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen miércoles, besos dispersos.

    ResponderEliminar
  33. ...estoy ante el dilema de como incluir en una entrada literaria de estas características...unas livianas notas de lugares gastronómicos de Cádiz...

    ResponderEliminar
  34. Hola don vito... sin duda te visitaré... gracias por tus palabras y abrazo fugaz

    ResponderEliminar
  35. Jajajaja anónimo de la piedra, adelante... no te cortes, recuerda que mi blog es un cajón de sastre y de ello presume....

    Queda raro..., pero que más da...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. para mi simone de beauvoir y florence thomas han sido mis idolas y esas mujeres a seguir al igual que inolvidable frida kahlo.
    genial encontrar este post tu blog es genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Florence Thomas apenas la conozco, tendré que recuperarla si la unes a Beauvoir. Frida Kahlo me encanta y tienes razón, son mujeres que iluminan y guían.

      Gracias!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...