viernes, 14 de septiembre de 2012

DAVID VANN, Sukkwan Island



El libro lo compré por recomendación de alguien a quien aprecio mucho y con quien comento algunas novelas a través del correo cuando nos ponemos de acuerdo. En este caso así fue y, con su consentimiento, el comentario de la novela de VANN será el diálogo reproducido literalmente.


La novela tiene 210 páginas y la he leído en pocos días. El título hace referencia a la isla a la que se trasladan un padre y su hijo para pasar un año alejados de la civilización. 

David Vann nació en la isla de Adak, Alaska, en 1966. En la actualidad vive en California y da clases en la Universidad de San Francisco. Sukkwan Island es su primera novela (2008), ha cosechado diversos premios y ha recibido muy buenas críticas. 


La novela está dividida en dos partes pero no puedo desvelar la razón sin revelar algo importante de la novela. La trama se basa en la decisión de Jim, un hombre con dos matrimonios fracasados, y con una obsesión, confesada por él mismo, por las mujeres, de trasladarse, con su hijo de trece años, Roy, a vivir en una isla salvaje y solitaria de Alaska durante un año.  Desde el principio de llegar a la isla las cosas salen mal y la relación con una naturaleza dura y agreste se desvela complicada. La relación entre padre e hijo tampoco se revela fácil. 

Ante la propuesta de comentar la novela se estableció el diálogo siguiente...

ignasi


Sugiero:
- Fragmentar los comentarios, máximo un par de párrafos breves, para mantener el dinamismo. 
- Esperar a la respuesta del otro para no tener varias líneas abiertas. 
- A las 12.00h lo dejamos esté como esté. 

 Empiezas tú. 

UVE


El lugar al que se trasladaban era una pequeña cabaña de cedro, con un tejado muy inclinado a dos aguas. Estaba metida en un fiordo, una pequeña ensenada en forma de dedo al sureste de Alaska, cerca del estrecho de de Tlevak, al noreste del Área Salvaje del Sur de la isla Príncipe de Gales, y a unos setenta y cinco kilómetros de Ketchikan. Solo se podía llegar por el agua, en hidroavión o en barco. No había vecinos. Una montaña de seiscientos metros de alto se alzaba justo detrás de ellos en forma de un gran túmulo y se unía a través de bajos collados a otras que había en la boca de la ensenada y más allá. La isla en la que estaban, Sukkwan, se extendía varios kilómetros por detrás… 


 La razón del título... ¿te recordó Alaska a Groenlandia por los paisajes? Yo veo un paralelismo entre la novela de PETER HOEG, La señorita Smila y su especial percepción de la nieve, y éste. 

ignasi


Mmmmmmh poco, no las asocié en su momento y ahora tampoco. 
Smila, pese a sus depresiones, tiene motivos para luchar e incluso amar. Aquí... no recuerdo otro libro que me haya impregnado tan hondamente de un sentimiento de desolación humana como este. 

Utopía


La prosa, no la historia, de Vann es arisca, pura, fría. Me recuerda a la de Hoeg. 
En el caso de Sukkwan, la historia también se va construyendo de forma afilada, seca y sin concesiones. 

ignasi

Es mucho más parca. Hay frialdad, pero no los símiles ni la riqueza descriptiva y llena de inteligencia de Hoeg.
Pese a ello... te lanza dos puñetazos en el estómago (a mitad de libro y al final) que me dejaron sin aliento. 
No recuerdo dos muertes más tristes y más inútiles que las de los dos personajes.
La segunda es especialmente siniestra, sin compasión, lo tiran como si fuera pesca desechada... y tiene ese momento de lucidez en su perturbada mente para darse cuenta de su irremediable muerte... angustioso. 

Utopía


Quizás porque en el caso que hablamos se suma prosa e historia.
La historia te atrapa, te amilana, te acongoja... y te estalla en la cara sin posibilidad de amparo. No te puedes agarrar a nada, es cierto, son muertes inútiles, especialmente la del niño, llevado a un lugar tan inhóspito por la decisión del padre que pretende salir de sus problemas con una aventura tan insólita.
Seleccioné pocos fragmentos, éste es uno, es una reflexión de Roy, el hijo, nada más quedarse solo en la isla:

 …percibió lo largo que podía ser el tiempo, como si pudiera hacerse de aire y se pudiera comprimir y detener” Ese final es terrorífico. 

ignasi


Pocas vidas más patéticas que la de ese padre errático y fracasado que solloza cada noche perturbando a su hijo.
Pero el autor narra tan lógicamente, tan limpio de adjetivos, tan sin artificio que te arrastra del cuello hasta hundirte en la cenagosa experiencia de desamparo y desolación que contiene.
En eso se parece a La carretera de Cormac McCarthy, pero con un final sin resquicio a la esperanza, implacable para con esos seres humanos. 

Utopía


Sí, se me hizo odioso... ese llorar nocturno y luego parece que no pasaba nada. El hijo hubiera entendido algo si el padre le hubiera hablado de sus problemas emocionales.
Para ser su primera novela, tiene una prosa escalofriante. También me llamó la atención la relación con la desolada naturaleza de Alaska. Deja la naturaleza y la naturaleza humana al descubierto sin adornos, pura y dura. 

ignasi 

Cerré el libro en un estado de estupor que me duró minutos. Sentía una pesadumbre anímica, pero hasta físicamente me sentí extraño.
Es malsano.
Luego llegó la consciencia. 
La consciencia  de que mi situación, con todas las tristezas pasadas y preocupaciones por el futuro, era infinitamente mejor que la de esos dos seres humanos que ven derivar su existencia hacia un infierno en la tierra.
Empecé a recomendarlo, sólo a algunas personas, nada de estómagos delicados o amantes de la literatura histórica o de evasión (aunque me transportó a Alaska). 
No creo que guste a todo el mundo, como no gusta el boxeo, los toros o un borracho vomitando en tu portal. Pero es un libro tre-men-do que me "alegro" haber leído. 

Utopía


Es la hora.
Tengo en la mente alguna escena malsana, enfermiza... cuando acarrea a su hijo muerto... 
No me alteró tanto, pero es como una bofetada... te deja noqueada. Que esté dividida en dos partes también es llamativo. En al segunda parte ya no hay esperanza alguna, ninguna posibilidad para Jim... y eso pesa cuando lees la novela. 

ignasi


Es la hora.
Hemos comentado como si bebiéramos bourbon, tragos cortos, duros y secos. Lo que la novela merecía. Pese a lo desolador del argumento, me alegro de haberla comentado.
Y hacerlo contigo aún más.
Cuando leí esa novela reflexioné qué tal padre era...
Bueno, lo dejamos aquí. 
Un beso!

- - - -

Y ahí se quedó el diálogo entre ambos porque era la hora y lo esencial estaba dicho. 

62 comentarios:

  1. Pues después de leer vuestro diálogo, tengo que leerla. Aunque sea tre-men-do.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una obra especial...
      Me alegro de haberte motivado a la lectura con nuestro diálogo, gran lectora.

      Besos!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Creo que su dureza será de tu gusto... creo...

      Besos.

      Eliminar
  3. Buenos días:

    Muy original e interesante... y como véis, abrís el apetito aunque el bocado sea duro de digerir...

    En cuanto pille un ratito, vuelvo y lo leo con más calma.

    Un fuerte abrazo y un beso mañaneros... me marcho al curro...

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrir apetitos siempre está bien ¿o no?

      Abrazos!!

      Eliminar
  4. Buen día. La leí el año pasado y me sorprendió, animé a leerla. Como todos los textos que tienen una trama interesante a veces te desconciertas un poco, incluso te parece en una primera parte advertir cierta lentitud. Pero es sorpresiva, no conviene contarle a nadie nada del argumento. Una novela debe tener, entre otras características, una dosis de sorpresa suficiente.

    Gracias por permitirme opinar.

    Fackel: http://laantorchadekraus.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es una novela que te va sorprendiendo con hechos absolutamente inesperados que te dejan noqueado. Mejor no decir mucho.

      Esas dos partes son diferentes y en la segunda, la angustia y el fin es evidente.

      Salud!!

      Eliminar
  5. Al igual que tu, aunque de forma personal, lo hago dos veces al mes en un centro-club de lectura. Realizar esta actividad por el sistema que habéis utilizado es más complejo en tanto que puede haber inflexiones o alguna frase que la otra persona interprete de otra manera. Como dice el refrán "a falta de pan, buenas son tortas".

    Me quedo con el título; llevo desde antes del verano leyendo auténticos "coñazos", en sentido metafórico, son libros de filosofía, geología, biología, paleontología, antropología, etc..., digamos que hecho de menos un buen libro de ficción y sobre todo de novela negra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jamás he participado en un club de lectura, no así Ignasi.

      El correo siempre tiene sus limitaciones, es cierto.

      Jajajaja.... pero en verano parece que toca lo contrario... Venga que con la antropología seguro que disfrutas...

      Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Que atrayente el dialogo entre ambos, casi cautivador, la vida en el campo a veces se comprime entre un paréntesis de miradas al cielo, para adivinar el clima de mañana y tacto con la tierra para conocer su tempero, además en una latitud como la de Alaska, supongo que la lucha por la supervivencia sera un trabajo a tiempo completo a base de recolectar leña, caza, pesca, frutos y las constantes reparaciones de casa y menaje, un horror vaya. Y además, la constante soledad contra uno mismo. Besosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, me alegra que te haya gustado.

      El campo proporciona otras muchas posibilidades como bien sabes (mejor que yo que soy rata de alcantarilla.

      Así es, la dureza de Alaska pone en un brete al padre... esa parte resulta interesante: la dureza de la naturaleza del frío. Y la tremenda soledad, ahí reflexiona más el hijo.

      Besos!!

      Eliminar
  7. Has inventado un nuevo tipo de reseña literaria. Enhorabuena.
    Además de a ti quiero alabar al diseñador de la portada de la novela que me encanta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias...

      Estoy de acuerdo en lo que dices de la portada... pero tú sabes mucho más de eso.

      Abrazo!!

      Eliminar
  8. Es una delicia tener a alguien con quien poder comentar un libro, una película, una música. Se establece una conexión especial y única, mágica. Y lo más bonito es que con vuestro diálogo habéis contagiado esa magia. Al menos a mí me habéis envuento en ella.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todo un privilegio.

      Gracias... es mucho más de lo que pretendíamos... Magia, hermosa palabra.

      Un beso!!

      Pdt: un día lo intentamos con una peli :))

      Eliminar
  9. Prosa escalofriante...lo tengo escrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Fíjate que visto desde fuera la historia puede parecer atrayente, me refiero a lo bucólico de vivir un año en Alaska con tu hijo, sin embargo leyendo vuestro dialogo me doy cuenta que no hay nada de bucólico, te confieso que me asusta leer la novela en este momento tan complejo, es muy interesante, desde luego, pero al tiempo debe de ser, especialmente, dura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos paisajes desoladores, fríos, agrestes... me atraen mucho... pero entiendo que son duros y deben surgir tantos problemas y tensiones que lo pueden estropear.
      En esta novela nos vamos al límite.

      Besos!!

      Eliminar
  11. Ignasi, si deseas intervenir, estás invitado a hacerlo con total libertad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. La novela parece tener algo de la película La costa de los mosquitos, de Peter Weir. Sólo que en vez de abandonar la civilización toda la familia, e irse a vivir en plena naturaleza, lo hace un padre y su hijo. En eso de la lucha contra el entorno, las condiciones del medio ambiente y demás, me recuerda a la misma peli de Weir o a otros films tipo Dersu Uzala o Jeremiah Johnson. También me viene a la cabeza otra peli al leer tu entrada: Hacia rutas salvajes. También, como cometáis vosotros, tiene aspectos de La carretera, de McCarthy, en el pesimismo, la desesperanza, lo errático de unas vidas sin futuro, en éste caso parece que por la forma de encarar la existencia el padre.

    Me ha gustado mucho el diálogo que mantenéis Ignasi y tú. Sencillamente: expléndido.

    Un bico, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mucho más tremenda que las películas que mencionas He visto todas menos La costa de los mosquitos, la próxima lectura que haré es justamente La carretera y podré comparar.

      Gracias, me alegra que te haya gustado el diálogo.

      Abrazo.

      Eliminar
  13. Me sonaba el título, pero no sabía de qué iba esta novela. Ahora lo tengo más claro gracias a ti y a Ignasi. Y desde luego me habéis dejado con ganas de leer el libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre disfruto cuando provoco ganas de leer un libro... y más en grandes lectoras como tú.

      Abrazo!!

      Eliminar
  14. El mito y práctica del infanticidio a lo largo de la historia es evidente y claro.
    La intención de la reseña a cuatro manos es mencionar algunos datos de la novela y no mencionar otros. Así que hay que leerse la novela o buscar mas datos en la red para dar una opinión más completa ja ja ja.
    Como toda obra de arte esta novela está hecha bajo la estructura y materiales de los sueños, y todo sueño en su sustrato arrastra por necesidad arquetipos que cimentan todas las culturas.
    Se me ocurre entonces que esta pesadilla es una clara advertencia a esa carga de culpa que arrastran todas las sociedades ya sea por pusilanimidad espiritual, de entendimiento, física, de voluntad o decisión de no sortear los obstáculos para reproducir la especie.
    La ciencia advierte que quedan ya pocas décadas para el gran colapso donde los recursos alimentarios y energéticos no alcanzarán a cubrir las demandas para todo el planeta. Las crisis que se viven ya en muchos países muestran a las claras que las primeras víctimas son los menores de edad y entonces queda en el ambiente ese si yo, tu, el, nosotros, vosotros, ellos hubiéramos hecho las cosas de diferente manera...esto no estaría pasando.
    Se deduce en este caso que el padre en la novela sacrifica al hijo a sus problemas de espíritu y luego se sacrifica él mismo. No hay mucha diferencia con lo presente, las causas mas directas de todas estas calamidades que hoy nos afectan son primariamente emocionales y espirituales puestas a satisfacer básicamente caprichos de competencia y a los juegos de la incertidumbre en las bolsas financieras, antes que a una eficiente administración y gobierno de los recursos. Y todo esto a pesar que los recursos aún podrían alcanzar para todos y planificarse justamente en su uso futuro que es el de los niños de hoy.
    La prosa cruda que mencionan los reseñadores en esta publicación no es mas que el espejo de esa prosa de vida diaria que millones de infanticidas están viviendo día a día en este presente.
    Felicitaciones a los dos lectores que nos alcanzan esta advertencia novelada y descarnada del comportamiento humano víctima de sus yerros egoístas y de ignorancia que lo apresan en la misma impotencia hasta cortar el hilo del fluir de la vida y con ello al sacrificio mismo.
    Un abrazo Laura Uve!!! (las damas primero ja ja ja) Mis saludos Ignasi!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos procurado no desvelar la trama para no romper las sorpresas que depara la novela.

      Tu interpretación podría ajustarse en parte a la trama de la novela aunque no la había visto desde ese punto de vista.

      Precisamente hoy escuchaba en la radio que la pobreza en España afecta más a los menores que a los adultos... y hablaba de más de dos millones de niñ@s pobres en España. Me ha dejado bien tocada lo que he escuchado.

      Tu planteamiento me ha llevado a pensar en el sacrificio de Isaac, exigido por dios... en fin, esto nos llevaría muy lejos.

      Abrazo!!

      Eliminar
  15. El término mas preciso en el caso de la novela sería felicidio y suicidio. Cada quien tiene todo el derecho a decidir como debe morir el mismo, lo que no tiene derecho es a decidir como van a morir los demás. Aunque haciendo generalidades todos en alguna forma somos homicidas involuntarios, pero la clave está hasta qué punto estamos contribuyendo para que los nuestros y los demás lleguen a dominar el arte de morir, a escoger su propio y necesario final y hasta qué punto contribuímos a fortalecer ese lapso de vida para sí, para los nuestros y los demás mientras llega el turno.
    Parece que los existencialistas están pidiendo de nuevo la palabra en este tramo de la historia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, sólo deberíamos decidir sobre nosotros mismos... cuantas personas matan a sus hij@s para dañar a terceros... me da escalofríos.

      No sé que enlaces dices... ahora miraré a ver si lo encuentro.

      Eliminar
  16. Qué bueno dialogar sobre la marcha al ritmo de la lectura. Hoy, milagro, resulta que leí el libro no hace demasiado. Reconozco que tiene sus méritos literarios en esa prosa realista, austera y fría. Reconozco que la historia tiene su brutalidad e impacta. Pero en lineas generales se me hizo bastante insoportable, tanto por la historia en sí, demasiado patetismo para mi gusto, como en ese exceso descriptico de la trama, que terminó por no interesarme demasiado. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...yo no diría patetismo, porque, aunque si que busca impresionar, a mi no me mueve a compasión el padre, la verdad. ¿A ti sí?

      Un beso.

      Eliminar
    2. Bueno no. Pero yo entiendo que el término patetismo justo incluye la no compasión del receptor. Si el personaje fuese triste o desgraciado, movería a la compasión, pero un personaje patético no. Y ahí es donde quizás me desengancho. Al no tener a nada ni nadie con quien identificarme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Laura Uve te sugiero cambies el color para los enlaces que se hacen como citas una ves los hayan presionado, el color blanco actual evita ver que allí hay un enlace.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se trataba del enlace a Wikipedia sobre el infanticidio, ahora si que se ve y bien azulito!!! ja ja ja. La indagación mitológica y su riqueza existencial no pierde vigencia, y una de las tareas de la novela, de la poesía y del arte en general es mantener fresca y actualizada esa herencia sin la cual lo humano sería un imposible, que fue una de las conclusiones existencialistas: "Lo humano es un sueño imposible". En la medida que más consciencia hagamos de ese legado mitológico más consciencia haremos de aquello que "nunca llegaremos a saber más de lo que ya sabemos" de ahí la importancia fundamental de los profesores de historia ja ja ja.
      ¿Estaremos obligados a repetirnos de generación en generación sin saber nunca que nos gastamos y nos sacrificamos siempre orbitando en un único y mismo error? Parece ser que nos queda poco tiempo para saberlo...

      Eliminar
    2. Pues menos mal que lo has dicho, no había visto el enlace, claro.

      Bueno, otro motivo para justificar nuestra existencia (la de las historiadoras/es), de todas formas no veo claro el papel de la mitología desde esta perspectiva, sí la veo desde la novela, el arte, etc.

      Si no recuerdo mal este tema había salido en otra ocasión... y también mi escepticismo en su relación con la historia.

      ¿Un único error? ¿Tan fácil?...

      Eliminar
    3. Solo ten paciencia ya lo estarás viendo y bien claro ja ja ja.
      Así es, tan fácil como el mismo "Huevo de Colón"

      Eliminar
  18. La vida sería diferente sin los especuladores, los banqueros y los gobiernos y ejércitos que los mantienen, seguro. El capitalismo es lo peor que existe. ¿Qué sentido tiene la vida en un panorama semejante en el que nos tienen cogidos por los c... bien fuerte y en el que somos explotados como exclavos o si no nos morimos de hambre poco menos? Es como para desilusionarse. La cosa lejos de mejorar creo que va a empeorar. Seguro que el padre de la novela que comentas no veía demasiado futuro para su hijo. Pero bueno, sólo es una pequeña reflexión que no sé si vendrá mucho a cuento…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería diferente y mucho mejor sin tanto parásito como hay en esos estamentos que mencionas....

      El padre de la novela tiene un desequilibrio emocional que no presagiaba nada bueno... No digo más para no desvelar la trama...

      Eliminar
  19. Una música para Sukkwan...

    http://www.youtube.com/watch?v=DcJbg1MMKXA&feature=related

    Sukkwan, Smila, La carretera... libros para viajar a Tristán da Cunha... un placer compartirlos contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda música... esa letra me ha dejado conmocionada...

      No sabía de tu querencia por ese archipiélago pequeño y que está lejos de todo y de todos. Un lugar remoto en el sentido más puro de la palabra, en medio del Océano Atlántico, pero bastante más amable que Sukkwan.



      Eliminar
  20. Abrazos para Laura e Ignasi, excelente propuesta chicos!

    ResponderEliminar
  21. Buenos días de sábado:

    He vuelto a leer el post.
    Y no sé si tiene mucho que ver pero me ha venido a la cabeza esa relación de proyección que se establece muchas veces entre padres e hijos... y he recordado un pensamiento de 'José Saramago' que leí hace unos días:

    "Hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.
    Sí, es eso! Ser padre o madre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente al de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo de perder algo tan amado.
    Perder? cómo? No es nuestro, recuerdan?
    Fue apenas un préstamo!!!!"

    Buen fin de semana "Utopi-Laura" y más besos, petons y muxus...

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con Saramago... pero que difícil es llevarla a la práctica, hay que hacer un constante ejercicio de contención para abandonar la idea que son nuestros y, a la vez, amarlos con toda la generosidad y, sí, el coraje, de que es capaz una madre o un padre.

      Gracias por esa aportación tan interesante.

      Bon dia de diumenge i molts petonssss...

      Eliminar
  22. Buen diálogo, lo que veo que están de acuerdo y rescato es que es un libro fuerte, me gusta eso de vez en cuando, a veces bastante suave, romántico y otras implacable, frío, no sé, duro, aunque al final parece que terminan medios fatigados con tanto padecimiento, creo que es normal, aburren esos optimistas que ven todo perfecto pero también deprimen los que todo lo encuentran terrible, y de escoger los optimistas están mejor. Un beso, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, el pesimismo pude ser letal y anulador... tampoco me gustan los optimistas irreflexivos... El realismo es lo más ajustado ¿no? Pero difícil, claro.

      Un beso!!

      Eliminar
  23. Qué original y divertido, comentar un libro así, no? Tomo nota del título para siguientes lecturas. Abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Ya sólo con el hecho de que dos personas; padre e hijo, establezcan una relación en una isla de Alaska, me han cautivado. Intentaré hacer un hueco y leerla.
    Suena muy interesante.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un intento, por desgracia, que no llegará a producirse...

      Un abrazo!!

      Eliminar
  25. Había visto algunas reseñas del libro y ahora me amplías la curiosidad, a ver si lo trinco, que estoy acabando un par de cosas en estos días. Aunque parece bastante fuerte, esa gente del norte tienen una forma particular de enfrentarse a la vida y sus dramas.
    Besos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí son peculiares, esas condiciones climáticas por fuerza han de imprimir carácter...a ver si te gusta.

      Besos!!

      Eliminar
  26. Huuummm, por lo que leo Laura, me apetece leerlo, pero tengo una lista tan larga que no sé ni por cual comenzar,de momento continuaré con el que estoy. Pero apetece leerlo.
    Un besito Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo... cada vez que veo los que ya tengo comprados, me desespero..., un poco :))

      Besos!!

      Eliminar
  27. Me resultó muy interesante el diálogo que tuviste con tu amigo.
    Gracias por compartirlo.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  28. Laura,
    La novela así ,tal cual la habéis comentado, no parece apta para cualquier momento,diría que poco indicada para días de ánimo bajo.
    Este intercambio de impresiones desde luego,suma y es enriquecedor.
    bsts

    ResponderEliminar
  29. Así es, mejor no leerla si una tiene mal día.

    Me gusta hablar de libros, esa la razón por la que abrí este espacio..., luego ha habido más.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  30. Un diálogo super instructivo.

    Pero no creo que la lea, no por su crudeza sino porque las relaciones filiales/familiares me tienen saturada...

    Un beso, Laura.

    ResponderEliminar
  31. Un modo altamente original de comentar un libro en éste espacio, es que nos sentimos participes aunque no apuntemos el libro a la lista de próximas lecturas. por lo obvio. Estamos de "bajón ".

    Un beso querida Laura :-)

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...