viernes, 27 de mayo de 2011

MARIO VARGAS LLOSA, El sueño del celta.



El libro es, de nuevo, de gtb. Mi amiga ya lo ha leído y me dijo que le había gustado, espero que ahora añada alguna cosa más en su comentario.

La novela tiene 451 páginas y el título hace referencia al sueño del protagonista, Roger Casement, a quien la historiadora y amiga Alice Stopford Green, comenzó a llamarlo El celta cuando se convirtió en un nacionalista irlandés radical (p. 32-33). El sueño del celta fue, además, un poema épico sobre el pasado mítico de Irlanda que escribió en 1906. Por tanto, el sueño del celta era que Irlanda se emancipara de Gran Bretaña y fuera independiente.







Sobre Vargas Llosa hice una entrada larga cuando le concedieron el premio Nobel de Literatura el año pasado, así que no insistiré demasiado. Nació en Arequipa, Perú, en 1936. Aunque había publicado un libro de relatos anterior, cobró notoriedad con la publicación de La ciudad y los perros ,por la que recibió varios premios en 1962 y 1963. A partir de esta primera novela, su carrera literaria no hizo sino crecer hasta la concesión del Nobel en 2010.

Al igual que otros autores latinoamericanos, ha participado en política, siendo defensor de las políticas neoliberales implantadas en América Latina. Fue candidato a la presidencia del Perú en 1990 por la coalición de centroderecha Frente Democrático (Fredemo). Durante gran parte de la campaña electoral, fue el candidato favorito. El súbito crecimiento de la popularidad de Alberto Fujimori, quien hasta 15 días antes de la elección aparecía con menos del 10% de las preferencias, forzó una segunda vuelta electoral en la cual Vargas Llosa fue derrotado. Después de las elecciones, se instaló en Madrid. El gobierno de Alberto Fujimori amenazó con quitarle la nacionalidad peruana, por lo que para evitar convertirse en un apátrida, a petición del escritor, el Gobierno español le concedió la nacionalidad española en 1993, sin que tuviera que renunciar a la peruana en virtud al convenio de doble nacionalidad vigente entre ambos países.

A pesar de su ideología liberal y de derechas ha sido un crítico implacable de cualquier dictadura a través de sus novelas y de sus artículos periodísticos.
La novela se basa en la historia de un personaje real, Roger Casement (1864-1916), diplomático británico que militó activamente en la causa del nacionalismo irlandés. Famoso por su actividad contra los abusos del sistema colonial en el Congo y en el Perú.



La novela está estructurada en tres grandes capítulos: El Congo, La Amazonía e Irlanda y, por último, un breve Epílogo. A través de los tres temas principales, Vargas Llosa, va construyendo la trama de la novela y va definiendo a su protagonista y a otros muchos personajes que le rodearon a lo largo de su vida. A través de sus vivencias del duro colonialismo belga en el Congo y la explotación de los indígenas de la Amazonía, el protagonista va tomando conciencia de la opresión de Irlanda y se va decantando por la lucha con las armas para lograr la independencia.

Conforme el protagonista evoluciona hacia posiciones nacionalistas radicales, va evolucionando hacia el catolicismo y se va haciendo más incompatible con su escondida homosexualidad, provocándole crisis y culpas que trata de manejar a través de sus escritos en sus Black Diaries.

El autor se ha documentado en profundidad sobre la crudeza y dureza de la explotación colonial en África, así habla de la Force Publique belga:

---“… se enquistó, como un parásito en un organismo vivo, en la maraña de aldeas diseminadas en una región del tamaño de una Europa que iría desde España hasta las fronteras de Rusia para ser mantenida por esa comunidad africana que no entendía lo que ocurría, salvo que la invasión que caía sobre ella era una plaga más depredadora que los cazadores de esclavos, las langostas, las hormigas rojas y los conjuros que traían el sueño de la muerte. Porque soldados y milicianos de la Fuerza Pública eran codiciosos, brutales e insaciables tratándose de comida, bebida, mujeres, animales, pieles, marfil y, en suma, de todo lo que pudiera ser robado, comido, bebido, vendido o fornicado” (p. 51).

Igualmente conoce, y reflexiona, sobre la explotación de los indígenas de la Amazonía y la incapacidad para rebelarse:

---“… cuando el sistema de explotación era tan extremo, destruía los espíritus antes todavía que los cuerpos. La violencia de que eran víctimas aniquilaba la voluntad de resistencia, el instinto para sobrevivir, convertía a los indígenas en autómatas paralizados por la confusión y el terror” (p. 220-221).

Vargas Llosa es capaz de transmitir la maldad del ser humano a través del uso de la violencia, el terror y el racismo, con el único objetivo de la codicia y el enriquecimiento por la explotación de una materia prima importantísima en la IIª Revolución Industrial: el látex del caucho.

Cualquiera que haya leído a Vargas Llosa conoce su rechazo a los nacionalismos, sin embargo, me ha asombrado lo distante y equilibrado que se mantiene respecto al tema del nacionalismo irlandés en la novela. Se nota que tiene empatía respecto a Casement, que el personaje le ha encandilado, que le atrajo de él que, siendo un héroe y mártir, fue un ser humano, “hecho de contradicciones y contrastes, debilidades y grandezas, ya que un hombre (…) <>, lo que quiere decir que ángeles y demonios se mezclan en su personalidad de manera inextricable” (p. 449).

Por ello la figura de Roger Casement, por cuestiones personales, “se proyecta, se apaga y renace después de su muerte como esos fuegos de artificio que, luego de remontarse y estallar en la noche en una lluvia de estrellas y truenos, se apagan, callan y, momentos después, resucitan en una trompetería que llena el cielo de incendios” (p. 447).

Sólo le pondría una pega a la novela, en sus descripciones de la explotación colonial y amazónica es excesivamente insistente y, en ocasiones, repetitivo, alargando la novela innecesariamente.

RECOMENDACIÓN: una novela muy recomendable por cómo está escrita y por el tema, a pesar de la dureza de algunos capítulos debería ser de lectura obligada para que no olvidemos de dónde viene la pobreza actual de los territorios que fueron colonizados y la maldad a la que el ser humano es capaz de llegar.

42 comentarios:

  1. No he comprado el libro aún, lo he encargado porque aunque parezca mentira, en ningún país te sale tan costoso como en Perú, cosa insólita.

    Pero al margen de ello, me muero de ganas por leerlo, ya que a Vargas Llosa lo respeto mucho como autor y generalmente sus libros son excelentes.

    Te deseo un lindo fin de semana, besos.

    ResponderEliminar
  2. Tenía ganas de leérmelo, pero después de tu entrada creo que será el próximo que lea y ya te contaré. ¿Sabías que días antes de que le concedieran el Nobel me encontré a Vargas Llosa en una exposición? Me hizo mucha ilusión verlo en persona.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. El argumento del libro me parece muy interesante. También he pensado al principio que la novela se decantaría por la crítica al nacionalismo irlandés (por lo que sé del autor), pero me alegro que no sea así.
    Vaya palo con lo de bloguer, ¿no? Me alegro que lo hayas arreglado.
    Ánimo con las manis por esos lares!
    Estamos con vosotros!
    Petonssss

    ResponderEliminar
  4. Me gusta Vargas Llosa y creo que no he leido nada suyo desde La Fiesta del Chivo.
    No es que me vuelva loco el tema de los nacionalismos en general pero el personaje si que parece muy interesante.

    Un abrazo
    (yo también he arreglado lo mío con blogger)

    ResponderEliminar
  5. Vargas Llosa me parece un personaje tela de raro.
    Pero he leído algunos relatos suyos y me gustaron mucho; y su discurso me atrapó.
    Pero no me termina de encajar del todo,no sabría decirte por qué.
    Es igual, hablábamos de literatura , verdad?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No se si te lo he dicho en algún otro comentario.

    Es cierto que Vargas Llosa es un buen escritor, pero el que esté al lado de la derecha (y mira que no soy ninguna radical) me cirspa, no puedo menos. Desde que se situó con Aznar a favor de la guerra de Irak, se me atragantó. Quizá algún día pueda superarlo y volver a leerle.

    Un abrazo
    Mercedes

    ResponderEliminar
  7. No he leído nada de Vargas Llosa y desde que le escuché en su discurso del premio Nobel, me dije que esto no podía seguir así. A ver si se me pasa un poco este momento anglófilo y me dedico a autores de mi misma lengua. Hay muchos y muchas que quiero leer...los iré intercalando.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Discrepo de que él haya sido crítico con todas las dictaduras del mundo. Contra la tiranía del capital, que tan bien les da de comer a él y a su puñetero hijo, no tiene absolutamente nada. Este tipo es un anticomunista patológico, que ni para alcalde lo quieren en su Perú natal.

    El Vargas Llosa que un día fue un izquierdista comprometido murió mucho tiempo ha. Hoy es un plumífero, mercenario de la palabra hablada y escrita, estómago agradecido de un sistema fascistoide que le engorda el bolsillo hasta llevarlo a la obesidad mórbida.

    Por mi don Mario se puede ir a hacer gárgaras. Soy de los que piensan que si el autor es canalla, canalla es la obra.

    A buen entendedor...

    ¡Salud, Laura Uve! Y no te creas casi nada de lo que te cuenta Falsimedia. Lo digo ahora por lo que dices en algún que otro blog acerca de la falsa y tramposa "Revolución Española".

    Que todo te vaya bien. De verdad lo deseo.

    ResponderEliminar
  9. No me gusta la faceta pública de Vargas Llosa y eso me condiciona, injustamente, a la hora de valorarlo como escritor.
    Está en contra de los nacionalismos "pequeños", como el catalán por ejemplo.
    Pero a favor de los grandes.
    Tonto no es.
    Sabe donde pedir favores y luego los devuelve en prensa, especialmente en el periódico del régimen.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Aglaia,

    Desde luego son cosas incomprensibles, me refiero al precio de la novela en Perú.

    Espero que te guste, disfrutar es difícil, trata un tema duro, la explotación colonial.

    Te deseo lo mismo, disfruta del fin de semana... un abrazo cálido.

    ResponderEliminar
  11. Enrique,

    Comentamos, pues, cuando lo leas, me interesa tu opinión.

    Seguro que yo no lo hubiera visto, ando siempre despistada... jejeje. Sí hace ilusión ver a autores célebres.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Dona Invisible,

    La verdad es que se nota que se ha documentado y que el personaje le ha gustado. Un hombre contradictorio y poco reconocido por el nacionalismo por su homosexualidad y los famosos diarios.... pero no digo más.

    En el reciente viaje de la reina inglesa a Irlanda visitó un monumento a Casement.

    Ahí estamos... placeando.

    Un abrazo y molts ptnsssss

    ResponderEliminar
  13. Uno,

    La fiesta del chivo es la novela que más me gusta de él.

    Me parece que ésta puede gustarte. Su tratamiento de la figura de Casement es excelente, como persona contradictoria 8como lo somos todos, claro) desde mi punto de vista.

    Tu seguidora es muuu lista ehhh!!

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. Reyes,

    Es un autor muy controvertido por su giro a la derecha, supongo que la cosa va por ahí.

    De ésto se ha hablado en mi casa en otras ocasiones, hay escritores de derechas que son excelentes y de izquierdas que son una merdeta. La ideología no da la calidad literaria. Hace años que decidí dejar aparte ese asunto y valorar la obra, así pude leer a Borges, Vargas Llosa o Cela. No siempre un escritor puede responder a todas nuestras espectativas: literarias, ideológicas, personales...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Meredes,

    Acabo de comentarle a Reyes lo que pienso al respecto. Te entiendo porque a mi me pasaba igual hace un tiempo... pero, decidí enfrentarme al tema e intentar valorar las obras.

    Un abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  16. María,

    Siempre digo que cada libro tiene su momento y su lugar, es como si los libros me eligieran a mi y no al contrario. Si disfrutas con la literatura inglesa... ya llegará otro momento para el resto.

    Te recomiendo La fiesta del chivo de Vargas Llosa, cuando llegue el momento.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Rafael Ángel,

    ¿Solo lees literatura de los que denuncian TODO TIPO DE DICTADURAS? Pues debes tener una lista de autores bastante reducida...

    He hablado en el post sobre su ideología de derechas, liberal creo que sería más exacta, pero siempre le he oído ser crítico con las dictaduras políticas. Su novela "La fiesta del chivo" es letal con la dictadura de la República Dominicana y del dictador Rafael Leónidas Trujillo.

    Ésta misma que comento es devastadora con el colonialismo europeo.

    Pero vamos, entiendo perfectamente lo que dices y cada cual es muy libre de pensar lo que le brote.

    No tengo ni idea de qué me hablas cuando dices que no me deje engañar y no sé qué de la revolución española.... Creo que tengo un criterio propio forjado a lo largo de los años y que no se basa ni en la TV, que no veo, ni en la prensa que apenas hojeo y menos en internet.

    Salud!! Y a seguir con las ideas tan claras...

    ResponderEliminar
  18. Toro salvaje,

    Soy consciente de su vertiente pública e ideológica y ya he comentado que dejé de leerlo cuando se decantó por la derecha en su país... pero su obra me gusta y estoy convencida que merece leerse.

    Eso sí, soy muy respetuosa con lo que cada cula piensa y lee.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  19. Mira que me gusta en general Vargas Llosa, un gran escritor. Pero empecé esta novela y la tengo ahí, en la mesilla, sin muchas ganas de seguir adelante. Quizás es que la primera parte (donde me he quedado), la del Congo, me parece muy previsible: ya sé que me va a explicar lo malo que es colonialismo y lo brutos que son los colonos con los indígenas. Y no puedo evitar que me suene a cosa sabida, no estimula mi curiosidad. El protagonista que va perdiendo la incencia a medida que se da cuenta de cómo son en realidad las cosas tampoco me parece novedoso. No sé, a lo mejor me animo más adelante a continuar. Por lo que dices, quizás en la segunda y tercera parte encuentre mayor aliciente.

    ResponderEliminar
  20. Tenía ganas de leer una reseña sobre esta novela! Gracias! La apuntaré en mi lista, aunque de Vargas Llosa primero me toca "Travesuras de la niña mala", que lo tengo en espera para este verano. Abrazos!!

    ResponderEliminar
  21. No me apetece demasiado leer a Vargas Llosa a pesar de que me han recomendado muy bien Travesuras de la niña mala y La tía Julia... Quizá dentro de un tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Elena Rius,

    A veces se nos atragantan los libros... y es cierto que alarga mucho, y acaba siendo repetitivp, las descripciones sobre la explotación colonial en el Congo.

    Me está pasando con "Los enamoramientos" de Marias, y mira que tenía ganas de leerla...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  23. Zamarat,

    No he leído Travesuras de la niña mala, lo tengo en espera pero aún no me ha llamado la atención... jajaja... ya digo, los libros me encuentran a mi, no yo a ellos...

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  24. littleEmily,

    Espero seguir en contacto contigo cuando lo leas, me interesa tu opinión.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  25. Toro Salvaje,

    Pues estoy segura de haberte leído un segundo mensaje y no está aquí ni lo encuentro en la papelera... ¿será posible?

    ¿Verdad que había segundo comentario?

    En fín, creo que estábamos de acuerdo en el respeto a los gustos literarios de cada cual, reconociendo que las tomas de postura políticas de los autores condicionan (yo no estoy libre de ello, he comentado por aquí que pase mucho tiempo sin leerlo... hasta que lo indulté).

    Un abrazo inquieto por la desaparición de tu comentario.

    ResponderEliminar
  26. Gracias por tu respuesta inteligente, Laura Uve. Yo me estaba refiriendo a la "Spanish Revolution".

    Pero me vuelvo a centrar en Vargas Llosa. El discurso de gente como él y su "niño" consiste en hacernos creer a todos/as que fascismo y comunismo son la misma cosa; y que el liberalismo económico y el político constituyen el "summum" de la democracia.

    El peruano admirador de Aznar, anticubano, antichavista, y anti todo lo que signifique dignidad antiimperialista de los pueblos, disimula (muy mal, por cierto) que la dictadura del capital es contraria al "kratos" del "demos". Y omite aclarar, a diferencia del gran Brecht, que no hay fascismo que no sea careta del capitalismo que lo engendra.

    La calidad literaria de la obra de Mr. Mario es irregular, mas en opinión de muchos (no sólo de mi persona) la Academia Sueca se cubrió de "gloria" el año pasado.

    Nuevamente, un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Rafael Ángel,

    Me temo que no nos pondremos de acuerdo, pero soy de la opinión que confrontar ideas en libertad es muy sano.

    Sigo diciéndote que no entiendo a qué comentario mío en otro blog te refieres, lo que sí tengo claro es que yo no he hablado nunca de "revolución", referida supongo al movimiento de las plazas.

    He dicho en muchas ocasiones, pero no me importa volverlo a repetir, que no comparto la ideología de Vargas Llosa, por tanto no seré yo quien le defienda. Como liberal que es, defiende un sistema capitalista y de clases, pero también hace una defensa clara de las libertades y los derechos de un sistema político democrático (y desde ahí critica las dictaduras).

    Las revoluciones burguesas y liberales hicieron compatible el capitalismo, y todo lo que ha conllevado, con un sistema político liberal y en el siglo XX, democrático. Cierto es que cuando les ha interesado, sobre todo en los países pobres, no han tenido problema en potenciar y defender dictaduras. Creo que en España sabemos algo de eso.

    Los Castro en Cuba han generado una dictadura, jamás aceptaré que el pago de la igualdad y el cambio social, sea una dictadura y la falta de libertad. Esa es la razón por la que nunca he sido marxista y sus derivados y sí, libertaria.

    Sobre la literatura de Vargas Llosa, es opinable como cualquier obra creativa. Entiendo que no guste.

    ¡¡Salud!!

    ResponderEliminar
  28. Me temo, Laura, que una cosa es ser libertaria (también yo tengo un pasado anarquista)y otra cosa es faltar a la verdad, aunque no se haga esto de mala fe.

    Por más que ahondo en el Derecho comparado y en las estructuras políticas de países enriquecidos (que no ricos) y empobrecidos (que no pobres)apenas encuentro en este planeta que tenemos una nación tan democrática como la República de Cuba, que no es de los Castro sino del pueblo cubano, orgulloso de su independencia, de su soberanía y de su necesario socialismo. No hace falta ser marxista para hablar con justicia de Cuba; sólo hay que moverse y buscar.

    Otra cosa es lo que se opine de la Revolución Cubana, pero siempre recuerdo que sobre un argumento falaz no se puede emitir un juicio de valor aceptable, porque en ese caso dicha valoración estaría viciada. Es lógica pura y dura.

    Como yo sé que tú, por tu formación acedémica, similar a la mía, has estudiado a Rousseau, quien ni siquiera era marxista "avant la lettre", te recuerdo que este pensador ilustrado dejó bien claro en su obra que no podía haber un genuino gobierno del pueblo donde reinaba la desigualdad social.

    El caso del Estado capitalista español es más complejo: tras la muerte de Franco advino el pos o neofranquismo que aún padecemos. Cambiamos aparentemente de régimen, mas no realmente de sistema. Somos un caso anómalo en la historia contemporánea más reciente.

    Respecto a Vargas Llosa, ha escrito algunas obras magníficas y muchas otras más bien mediocres. Eso sí, sobre gustos...

    Es bueno debatir en libertad, Laura, por supuesto. Pero la capacidad de análisis nunca debe perderse, pues sin ella nos la seguirán dando con queso los abanderados del pensamiento único y del mundo unipolar.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  29. Un país, Rafael Ángel, con unipartidismo y persecucción de cualquier otro movimiento o idea discrepante; un país en el que Fidel Castro primero, y su hermano Raúl después, llevan en el poder más de 50 años sin solución de continuidad (en 2008, ambos fueron elegidos por un sospechoso 98% de los votos); un país en el que un millón de personas ha emigrado como ha podido; un país con una base electoral asamblearia, que defiende una "democracia sin partidos" pero en la que casualmente sí existe un partido, que es omnipresente y al que pertenecen, casualmente, la mayoría de los dirigentes;... y así podría seguir dando muchos más ejemplos que responden a la "verdad" de la que me hablas.

    Los logros existen en el campo económico y social... desde luego no en el político... pero claro, es mi manera de entender la libertad y la democracia directa.

    Si tienes pasado anarquista, sabras qué es democracia directa y autogestión.

    Rousseau dice que es la necesidad de proteger la PROPIEDAD lo que da nacimiento a la sociedad. Y añade, buscad los motivos que llevaron a los hombres, unidos por sus mutuas necesidades en la gran sociedad, a estrechar su unión mediante sociedades civiles: no encontraréis otro que el de asegurar los BIENES, la vida y la libertad de cada miembro mediante la protección de todos".

    Con propiedad privada siempre habrá desigualdad social.

    Rousseau consideraba que el pueblo soberano no puede estar representado, que no puede delegar su autoridad ni sus derechos a gobernarse y que el pueblo debe gobernar por sí mismo y directamente... pero, a la vez, defendía la existencia del Estado.

    Hay tantos casos anómalos en la historia que, más bien, lo raro es que haya casos de manual... Pero este es otro capítulo que mejor dejamos aparcado para otra ocasión.

    Ni mucho menos he leído toda la obra de Vargas Llosa, y alguna de sus novelas no me entusiasmo, por ejemplo, La guerra del fin del mundo.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  30. Laura, no tengo palabras. Entrar aquí en tu blog, es casi como asistir a una prestigiosa y estupenda clase de Literatura y/o de Historia y que al final, uno sale lleno, lleno, con una sonrisa dentro, y estimulado para la lectura.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Es un buen libro, gracias por compartir.
    Te dejo mi saludo y deseo que tengas
    una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Isaura,

    No puedo sino agradecer tus estupendas palabras hacia este blog.
    Siempre me ha gustado hablar y compartir lecturas, de hecho creé el blog, sobre todo con, ese objetivo.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  33. Ricardo,

    Te deseo lo mismo para ti, buena semana. Un placer compartir lecturas.

    ResponderEliminar
  34. Vargas Llosa es un mercenario del neoliberalismo más brutal. Su palabra tramposa (en gran medida)se merecía unas cuantas collejas más que un Premio Nobel.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. ¡Claro que seguiremos en contacto! Hay que ser optimista ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Otro saludo par ti, Anónimo.

    La palabra tramposa, ¿en las novelas?

    ResponderEliminar
  37. littleEmily,

    Hmmm... este mundo virtual es tan volatil...

    Confiemos que así sea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Rafael Ángel,

    Vale. Seguimos hablando... espero.

    Confio en el debate y en la libertad de pensamiento y opinión.

    ResponderEliminar
  39. Cuba es una tiranía y los gorriones maman.
    Saludo.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...