domingo, 18 de septiembre de 2022

Stefan Zweig, Diarios

 


Estos Diarios, que abarcan un periodo de unos treinta años de la vida del autor, recogen su vida cotidiana en periodos diferentes. Hay una gran diferencia entre la alegría y despreocupación inicial (1912-1914) y el horror que le provocó la Iª Guerra Mundial o el temor del nazismo, antisemitismo e inicio de la IIª Guerra Mundial.

Por los Diarios pasan desde vivencias cotidianas de sus viajes, de su trabajo o de sus amistades, hasta opiniones más centradas en la vida colectiva, en los acontecimientos que le tocó vivir (quizás, en algunos momentos, resulte repetitivo). La parte final de estos escritos muestran el pánico que le produjo el avance alemán primero en Polonia y unos meses después en Países Bajos, Bélgica y la propia Francia.

Para Zweig, el nazismo y el inicio de la guerra era una gran hecatombe, el derrumbe de la civilización europea y, más específicamente, de la cultura mitteleuropea. Presagiaba lo peor, y pese a ello seguro que no llegó a imaginar el holocausto, por lo que intento huir de Inglaterra, país en el que se había instalado a vivir. Los Diarios concluyen cuando consiguen cumplir todos los tramites y tener los billetes para marchar a Brasil, país que Zweig había visitado en 1936.

Estos Diarios pueden ser el complemento a su magnífica autobiografía: El mundo de ayer.

 

5 comentarios:

  1. Una buena reseña de un autor que me gusta leer, gracias por ella.

    ResponderEliminar
  2. Por fin llego a entrar aquí. Mi blog había inutilizado poder entrar en el tuyo a través de mi listado de blogs.
    Soy un apasionado de Zweig y de El Mundo de Ayer. Anoto lo de sus memorias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que tu blog no publica mis comentarios. Es algo comun en estos ultimos tiempos en los blogs. Considera muchos comentarios como spam. No se el motivo...

    ResponderEliminar
  4. Bueno, alegra saber que en lo de la destrucción de la cultura europea anduvo errado, aunque para los de su generación la subida del nazismo y la guerra fueran una hecatombe.

    ResponderEliminar
  5. No tengo el gusto y el privilegio de haber leido a Stefan Zweig pero su vida es una verdadera historia en sí , espero algun momento leerlo , empezaría con la biografía que hace sobre María Antonieta su coterranea austriaca. Buen Post muy sugerente . Un abrazo

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...