jueves, 18 de febrero de 2021

Jhumpa Lahiri, Donde me encuentro

 


La novela pasea por la vida de una mujer en la cincuentena que vive sola y que se siente extraña en muchos momentos de su vida. Lahiri nos muestra a esta mujer en su cotidianidad. La autora desvela pocos datos de la protagonista, la vamos conociendo a través de los breves capítulos que la sitúan en espacios de su vida diaria: cuando pasea, entra en un bar, se va a la playa, al campo, toma un tren o visita a su madre. Cotidianidad y cosas pequeñas, aparentemente intrascendentes, nos van mostrando las emociones de la protagonista de esta novela.

La soledad elegida por esta mujer que se ha desviado de lo que su madre quería para ella (lo normativo: casarse, tener hijos/as, etc.) es un sentimiento que advierte a la protagonista de alguna carencia que relaciona con una familia distante y frustrada que la ha condicionado más de lo que ella quisiera.

Parece que la relación con su madre fue (y es) negativa por el poco apego que parece sentir por la hija y por cómo va limitando o anulando sus deseos. A su padre le achaca la falta de compromiso con ella, en que no la protegió y tomó partido por ella para compensar la actitud de su madre. Sobre ese trasfondo vamos conociendo las emociones y expectativas de esta mujer.

Su escritura es delicada y refinada pero, a la vez, distante (quizás sea el resultado de que haya decidido utilizar en esta novela por primera vez el italiano, no el inglés).

8 comentarios:

  1. ¡Hola! Me gustan las novelas intimistas, que hablan de sentimientos y de las complicadas relaciones familiares. Al leerte me venía a la cabeza la escritura oriental, un poco de ese tipo, que cuenta la cotidianidad del día a día, una forma de narrar pausada, lenta. ¿Lo que dices sobre los idiomas quieres decir que el idioma original de la novela es el italiano, cuando suele hacerlo en inglés? Ella es india ¿no?
    En fin, una autora que no descarto para nada descubrir algún día
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la cotidianidad, esas cositas pequeñas... No me importaría nada disfrutar de esta lectura. Veo que estás leyendo Carta a mi mujer. Tengo ganas de ver tus impresiones.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. A mi tampoco me importaria echarle una miradita! gracias, saludosbuhos!

    ResponderEliminar
  4. Una novela intimista que, sin duda, se merece una lectura reposada...
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  5. Por alguna razón se me vino a la mente las "Memorias de una joven formal" de Simone de Beauvoir, debe ser por la intención de romper con lo establecido en la relación parental que no rinde frutos.

    Gracias por esta propuesta , me parece muy interesante lectura , un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy leyendo bastante en italiano, pero es que igual me acerco demasiado a la descripción de esa mujer, pero sin hijos y sin sentirme muy sola.

    ResponderEliminar
  7. Algo está pasando hoy con la soledad, incluso la elegida, y la necesidad de independencia de ciertos vínculos familiares asfixiantes pero quizás consoladores. Es un conflicto permanente y al que no veo solución por el constante fomento del individualismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. De esta autora solo he leído 'El buen nombre', aunque algunos otros títulos suyos aún esperan su ocasión. Los vínculos entre hijos y progenitores parecen estar en el tapete del debate.
    Esa escritura 'distante' que señalas, creo que se debe a su estilo, no a la traducción; también estaba presente en el libro que cito.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...