viernes, 2 de septiembre de 2016

ISRAEL YEHOSHUA SINGER, La familia Karnowsky

Si  no recuerdo mal fue Gilles Rozier quien recomendaba la lectura de este autor en De un país sin amor. Israel Yehoshua pertenecía a una familia cuyo padre era un rabino jasídico y su madre hija de rabino, nacido en Polonia en 1893. El jasidismo es un movimiento religioso ortodoxo y místico dentro del judaísmo, surgido en Bielorrusia y Ucrania en el siglo XVIII tras las persecuciones sufridas por las comunidades judías.


Los tres hermanos Singer (Esther, Israel e Isaac) se dedicaron a la literatura, siendo el menor, Isaac Bashevis, premiado con el Nobel. Israel empezó a escribir a los dieciocho años y sus primeros escritos aparecieron en 1916 en la prensa europea en yiddish. En 1921 empezó a trabajar como corresponsal para el diario norteamericano Forverts y en 1934 emigró a EUA. La familia Karnowsky fue publicada en 1943.

Formidable sentido narrativo

Si por algo destaca esta novela es por su sentido narrativo, Israel Y. Singer relaciona y encadena los hechos con una gran maestría. La sucesión de hechos que se desarrollan en esta novela viene determinada por el principio de causalidad, todo tiene un  “antes” del que provienen los hechos y un “después” al que se dirigen. Dicen que la novela judía, tanto en yiddish como en otras lenguas, se caracteriza por dicho sentido narrativo porque deriva de la oralidad de la cultura judía ligada a la diáspora. No sé si es cierto o no, pero en este caso la narración en torno a la familia Karnowsky es extraordinaria.
Esta novela se extiende a lo largo de finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX y está dividida en tres partes que reciben el nombre del abuelo David, el hijo Georg y el nieto Yegor. Las dos primeras partes transcurren en Berlín, con una parte inicial en Melnitz (en la Gran Polonia), hasta la ascensión de los nazis al poder en 1933 y la tercera se sitúa en Nueva York, ciudad que los acoge cuando salen huyendo de Alemania, como a miles de personas judías.
El relato sigue el curso de la historia familiar y desde el punto de vista de las peripecias de la familia Karnowsky es magnífica. Sin embargo la novela va mucho más lejos…


¿De qué trata en realidad esta novela?

Trata de la identidad judía pintando, además, un cuadro del trasfondo social muy interesante. La clave de la novela es el conflicto de las personas judías que trataban de asimilarse a las sociedades en las que estaban asentadas desde hacía cientos de años, por ejemplo en Alemania que es el caso de esta novela, y que en su afán por hacerlo van abandonando rasgos importantes de su cultura. Este intento de asimilación, que ha sido descrito por muchos escritores/as, provocó incluso que  rechazaran a otras personas judías recién llegadas de la Europa oriental y no percibieran el creciente antisemitismo que se estaba desarrollando. O en una última vuelta de tuerca que negaran incluso ser judíos como ocurre con Yegor cuya madre era gentil. Este fragmento es muy clarificador:
La vida es como un bromista, rabí Karnowsky; disfruta jugando malas pasadas. Los judíos querían ser judíos en sus casas y gentiles fuera de ellas. Llegó la vida y volvió las tornas: somos gentiles en nuestras casas y judíos fuera de ellas (213).
El cuadro que pinta Israel Y. Singer sobre el trasfondo social en el que vive la familia Karnowsky a través de las relaciones familiares, de vecindad y de amistad, consigue meternos en la época y trasciende el tema del judaísmo para ir mucho más lejos y llegar a valores universales. El papel de las mujeres, del matrimonio, de la relación paterno-filial, de la identidad nacional y cultural, todos son temas que se van imbricando para construir un edificio de gran solidez que impresiona conforme transcurre la lectura. Y al compás de todas estas relaciones van emergiendo personas de todo tipo: generosas y mezquinas, sabias y prepotentes, gentes que odian y gentes que aman. En esta línea, el final de la novela es impresionante, conmovedor y tierno.

Un párrafo que hace referencia a uno de los personajes más nobles y generosos de la novela, el Doctor Fritz Landau

El párrafo se refiere al rechazo de Landau a la I Guerra Mundial y al rechazo que le causa que el Partido Socialdemócrata Alemán, al que pertenecía, la apoyara:
¡Diré la verdad al propio Emperador!Como una llama se inflamaba en la cervecería de Petersile contra los líderes del partido, unos líderes que dejándose arrastrar por sentimientos patrióticos habían dado su apoyo al presupuesto de guerra.(…) Eran unos incultos patanes que no conocían otra cosa más que la sucia política y la reverencia ante las coronas y las charreteras. Por esta razón se convertían tan fácilmente en asesinos y carniceros (150).
Y en la misma línea, cuando los nazis ganan las elecciones:
Desde vehículos abiertos, los nuevos líderes de la nación uniformados arengaban a los que allí estaban congregados. Las masas coreaban, respondían con alzamiento de brazos, y gritaban como presas de histeria. Yegor sintió que la sangre le subía a la cabeza y le transmitía una fuerza interior que nunca había tenido. Quería realizar grandes hazañas, excepcionales y heroicas. Se encontró a sí mismo alzando el brazo, vociferando y repitiendo las consignas, al unísono con los miles de entusiastas (289).
El autor supo intuir, antes de que ocurriera, puesto que la novela se publicó en 1943, el horror que se estaba preparando en Alemania.

No me queda sino recomendaros esta obra maestra. Una de las mejores lecturas de este año sin duda. 

26 comentarios:

  1. Una etapa tan fascinante como tremendamente dramatica de la historia del siglo pasado. Tomo nota, amiga, para tener en cuenta esta obra...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el siglo XX es dramático, los grandes terrores políticos homicidas y la vuelta a la mentira, tortura e intimidación, especialmente en la II Guerra Mundial, mostraron que el contrato humanista liberal había quedado roto con los campos de concentración. Hoy no me parece que ese sistema político se esté ganando la confianza de la gente y eso es muy muy peligroso.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. La vida está llena de coincidencias. Precisamente ahora mismo está celebrándose el Singer Festival en Varsovia. Te mando el link: http://www.festiwalsingera.pl/
    El 4 de septiembre se hablará del libro de la hermana de los Singer, Ester Kreitman, "El linaje", en el que estarán presentes Hazel Karr, la nieta de Ester Kreitman, y Meirav Hen, la nieta de Isaac Bashevis Singer. Además hay conciertos y teatro por toda la ciudad. A lo mejor deberías verlo.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto el enlace y lo que he entendido me ha parecido muy interesante. Soy una entusiasta del jazz y el teatro me sigue emocionando como el primer día.

      Ciertamente la vida esta llena de coincidencias y casualidades. Muchas gracias por la información (me gustaría estar presente en esas conferencias).

      Saludos.

      Eliminar
  3. Me suelen gustar estas sagas familiares que se prolongan en varias generaciones por el análisis de las distintas épocas y mentalidades. Si además están escritas con la maestría que cuentas seguro que la disfrutaré. Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy muy recomendable esta novela, te gustará si terminas leyéndola.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Interesante la propuesta, tengo bastante desconocimiento sobre el tema judío y me gustará leer esa trama a través de tres generaciones, sobre todo esas incongruencias que destacas entre lo que se quiere ser y lo que se es y lo que uno siente y lo que otros le otorgan.
    Me apunto la recomendación, no podía ser menos después de tu excelente reseña.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela te dará una parte del ese conocimiento sobe la comunidad judía y además te engancharás a esa familia.
      Gracias y un saludo!!

      Eliminar

  5. No dudo de la maestría narrativa del autor ni de la calidad del libro, pero no me atrae... por lo menos, en este momento.
    Quién sabe más adelante...

    Que el inicio del curso te sea leve y propicio!! ;)

    Besos, petons, muxus y un fuerte y cálido abrazo en este primer fin de semana de septiembre!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que así sea, aunque la pesadilla de empezar con "ola de calor" se cierne sobre mi con su mal rollo...

      Muchos besos y abrazos!!

      Eliminar
  6. Te veo muy entusiasta y eso es un buen referente. Hace muchos años leí una novela de Isaac Bashevis y la recuerdo muy judía, muy yiddish.
    Del jasidismo leí algo en la biografía de Freud ya que creo que su padre era de ese grupo y a Sigmund que siempre fue de armas tomar no le gustaba mucho la cosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué quiere decir "muy judía, muy yiddish"?

      No tengo mucha idea de lo que supuso el jasidismo, pero la ortodoxia religiosa (y no religiosa) me repele mucho y el misticismo tampoco me llama la atención.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Esta historia de una saga familiar en tiempos tan convulsos, con el tema de la identidad judía de fondo seguro que me gusta. Creo que he leído algún relato corto del autor, pero no estoy seguro.

    Por cierto, me encanta la nueva foto de cabecera del blog. Espero que las vacaciones de verano hayan sido provechosas, ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una excelente novela con muchas virtudes como he tratado de explicar en la reseña. Espero que te animes a leerla.

      Esa imagen de la zona de los lagos de Austria me resulta ahora muy refrescante. Las vacaciones han sido muy provechosas y el viaje enriquecedor. Espero que las tuyas lo hayan sido también.

      Salud-os!!

      Eliminar
  8. Los dos últimos fragmentos que citas motivan para leer esa obra. Gracias, una vez más, por tus atinadas recomendaciones...

    Un abrazo y feliz retorno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tenerlas en cuenta. Es una excelente novela.

      Abrazos y feliz retorno, querido Luis Antonio.

      Eliminar
  9. Hola Laura
    Muchas gracias por esta entrada.
    Este tipo de libros me hacen de espejo. La historia del pueblo judío (que no es el mío, pero podría perfectamente serlo) me hacen pensar que sus dilemas son los míos y tal vez los de muchos, sino de todos si somos lo suficientemente sinceros. Esas dicotomías tradición-modernidad, pertenencia a un grupo vs globalización, o cuáles son los elementos esenciales de la propia identidad (y cuáles hojarasca). Y cuánto es aceptable que sea fluido y cambiante, y qué cosas son no-negociables.

    Todo eso se reactiva en mí cuando leo un libro de esta índoles (en mi caso mucho Saul Bellow, que si bien utiliza mucho la ironía mordaz, no deja de ser un pensador enorme).
    Muchas gracias por esta reseña.

    Déjeme poner esto y no te sonrojes: cuando la (fuerte) corriente de banalidad y estupidez en la que chapoteamos (o yo chapoteo) amenaza con taparnos, una vueltecilla por tu blog nos ayuda a mantenernos a flote. Gracias por velar por nosotros (je)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo que tan generosamente me dices (y sí, me sonrojo :)).

      Ya sabes cuanto me interesa la historia de la población judía, especialmente en el periodo de entreguerras y la II GM. Fue un periodo crucial para Europa (y para el mundo) por los comportamientos, actitudes y dilemas puestos sobre la mesa.

      He leído poco a Bellow, lo voy a tener en cuenta.

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  10. ¡Hola, Laura, saludos! Volvemos al septiembre anual (caluroso, según corresponde a la tierra soleada).

    El último libro que he leído de Singer es "Enemigos. Una historia de amor". Me resulta un autor genial, lleno de humor y de situaciones "naturales" que cuesta asumir.

    Un abrazo (renovado).

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado caluroso para mi gusto que soporta poco el calor.

      Ese libro es del hermano menor Isaac, lo apunto. ¿Cómo es posible que se de en una familia tres hermanos escritores tan buenos? me falta leer algo de la hermana.

      Otro abrazo renovado y renovador :))

      Eliminar
  11. Hola Laura

    Es parte de la estúpida forma humana de vivir el rechazar quien es, el querer olvidar donde están tus raíces, y es obligación de la gente de la cultura ser, por un lado vigías del pasado, y por otros los que otean el futuro. Filósofos, escritores, maestros, son parte de ese contingente de personas que hablan de dónde venimos y hacía dónde vamos...Lastimosamente se van perdiendo las llaves de los faros, ya nadie sabe o quiere ser farero, y repetimos los mismos pasos porno saber que los caminos eran otros, y no aceptamos a los refugiados, a los emigrantes cuando nosotros lo fuimos, y dejamos morir por lo que hace años murieron otros, y dejamos subir al poder a los neonazis de nuevo... Y, mientras tantos, el mundo juega al pokemon go. ¿por qué no? Hace poco leía a una niña de quince años en twitter que decía “odio a la gente que lee libros” supongo que es lo que se merece este mundo : personas que vean mujeres hombres y viceversa o gran hermano, algunos pensaran que “1984” se basa en el programa... Y volverán los viejos tiempos, de nuevo...

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi acuerdo con tu comentario es total, tanto en lo que se refiere a la importancia de la memoria histórica como a su proyección hacia el futuro. La memoria no es algo muerto que se mete en una vitrina para mirarlo, recordarlo y conmemorarlo; la memoria nos ha de aportar esa genealogía, esa continuidad en la andadura del ser humano que nos haga no tropezar siempre en las mismas piedras.

      Sin embargo vivimos en un mundo amnésico y anestesiado, perdidos en el caos de los mundos virtuales o presenciales (la búsqueda del pokemon go es un ejemplo de la mezcla de ambos mundos), en el enjambre virtual que dice Byung-Chul Han.

      La adolescente odia la rareza de quienes leen(leemos), de quienes somos portadores del misterio de las letras, de quienes encontramos gotas de felicidad en ellos, de quienes seguimos huellas... (prefiero ponerme poética).

      Un abrazo y gracias por tu comentario tan atinado.

      Eliminar
  12. Saludos de nuevo.
    Vuelves sobre uno de tus temas preferidos, el gran cataclismo europeo de mediados del siglo XX. A mí tanta barbarie me supera, pero la verdad es que hace tiempo que no leo sobre el tema, y esta novela ha despertado mi curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, chafardero, es uno de mis temas preferidos... busco comprender, seguramente un objetivo demasiado presuntuoso.
      En todo caso estamos ante una narración que no se centra en la barbarie exactamente.

      Eliminar
  13. Nuevamente nos paseas por esa zona denominada Mitteleuropa y por los años que considero 'difíciles': el surgimiento del nazismo alemán, la descomposición del Imperio Austrohúngaro, etc.
    Suscribo cada palabra de tu devolución al comentario de Wineruda.
    Lo apunto; creo poder encontrar un ejemplar por aquí.
    Gracias por descubrirnos tamaña obra.
    Recibe un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me reitero en que me parece una novela extraordinaria, te gustará seguro :))

      Otro gran abrazo para ti!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...