viernes, 10 de junio de 2016

FERNANDO PESSOA, Aforismos


Su pequeña historia
Cuando visité Lisboa en febrero tenía un objetivo: seguir la pista a Pessoa. Cuando viaje a esta ciudad la primera vez no había leído a este autor y, por tanto, no pude apreciar la ciudad desde la mirada de Pessoa. Esta vez seguí sus pasos y miré con sus palabras. En el museo dedicado a su persona y a su obra compré algunos recuerdos y me llevé este libro. Lo he ido leyendo desde entonces a sorbitos, los aforismos siempre son de mucha intensidad, como un café solo breve y fuerte (como a mí me gusta).

Los aforismos
Tras leer Libro del desasosiego me quedó claro que su escritura tiende al aforismo, tiende a las declaraciones concisas y coherentes que se derivan de la experiencia vivida. Pese a ello, Pessoa no publico ningún libro de aforismos y este libro que comento está construido con fragmentos y frases de sus otros libros.

Hoy, en la época de las redes sociales con palabras limitadas, el aforismo está viviendo un renacimiento. A mí me gusta cuando de pronto una línea da en la diana de algo que siento o pienso con exactitud meridiana. Los aforismos son tan intensos que me resulta difícil leerlos seguidos porque quedo sobresaturada con unos pocos, así que los voy leyendo en pequeñas dosis.

Pessoa centra su escritura en pocos temas y muchas veces se contradice, algo tan humano como él mismo. Un hombre solitario que hizo siempre lo que quiso, que fue infeliz pero que nunca culpo de ello a nadie:
No soy nada. Nunca seré nada. No puedo querer ser nada. Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo (121).
Me gustan especialmente aquellas declaraciones en las que afirma que somos muchos en uno, así me veo en muchas ocasiones y así he aprendido a aceptarme:
Soy una multitud. Cuando pienso o siento, ignoro quién piensa o siente (95).
Cada uno es mucha gente (110).


Pessoa, y yo con él, valora mucho la libertad:
Primero sé libre; después exige libertad (75).
No el placer, no la gloria, no el poder: la libertad, únicamente la libertad (84).
Quiero solo que no me recuerden. Ser libre, sin dicha ni desdicha, como el viento que es la vida del aire que no es nada (97).
Puesto que ama la libertad, el pesimista Pessoa tiene ideales:
Un ideal debe ser al mismo tiempo que impracticable en su plenitud, practicable en sus métodos (38).
Y le da muchas vueltas al saber, la inteligencia, el conocimiento…
Cultura no es leer mucho, ni saber mucho; es conocer mucho (78).
La inteligencia nos cura del vicio de la convicción, de la manía de la sinceridad, de la estupidez de tomar en serio un mundo que los dioses que lo dirigen no toman nunca en serio (36).


El solitario Pessoa nos salva cuando nos dice:
¿Dios, Dios, Dios?, dice el anarquista. Hace siglos que Dios murió; pero ha llevado tanto tiempo construirle el ataúd que ya infecta el aire con su podredumbre (83).
Siéntate al sol. Abdica y sé rey de ti mismo (86).
Nada le falta a quien nada es (86).
He dejado otros temas en el tintero para no alargarme: amor y emociones, viajes, escritura, locura, religión… Siempre encontrareis en sus palabras a un hombre que piensa y siente…
Si de mí no me acuerdo, ¿cómo me acordaré de ti? 


47 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada de hoy especialmente, sabes que soy una admiradora de Pessoa y tuya y me gustaría que en sucesivas entradas, completes ésta con esos temas que has dejado atrás , como dices tú, para no alargarte.
    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe, igual lo hago (o quizás en el lateral), de momento, esta frase de Pessoa me dejó meditabunda, no sé cómo interpretarla pero intuyo que tiene razón:

      No el amor, sino los alrededores del amor, es lo que vale la pena.

      Gracias Tracy. Un abrazo!!

      Eliminar
  2. ¿Has utilizado la guía de Lisboa que escribió Pessoa? A mí me gustaría hacerlo la próxima vez que vaya. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La leí, anote lugares y me acompañó en el viaje. Curiosamente se mantienen la mayoría de los nombres de las calles, aquí sería imposible.

      Salud-os!!

      Eliminar
  3. Con el primer aforismo que citas ya me has dejado estremecido... Leí hace años El libro del desasosiego y me atrapó... Tomo nota de esta obra, amiga... Tomo nota

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tremendo ¿verdad? Es lo que más me gusta de él, esa especie de latigazos que da y que le dejan a una sin aliento. Pero luego... sueña ¿desde la nada? Sí, lo veo factible :)

      A mi también me atrapó y me hizo pensar mucho. me identifiqué con muchas de sus reflexiones y afirmaciones.

      Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Amiga, en relación con lo que me comentas de la fotografía HDR decirte que es una manera de editar las imágenes (algo compleja) con la que se consigue una luz y unos colores con los que uno pretende conseguir que sean similares a como los ve el ojo humano.

      La maquina digital capta las imagenes de una forma que no es como las ve el ojo humano.

      El retoque fotografico, que yo intento que sea lo justito, es decir, sin exagerar, se hace ahora con el ordenador de modo similar a como antiguamente lo hacian los fotografos en la camara oscura.

      Como mera curiosidad te dejo un enlace

      https://es.wikipedia.org/wiki/High_dynamic_range

      Del calor de Córdoba, mejor ni hablar... Ja,ja,ja...

      Hoy tenemos 37 grados, pero hace dos dias llegamos a 41... Mejor no hablar

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Ah, otra cosa... Yo no edito todas las fotos como HDR sino solo cuando veo que con ello pueden "dar juego". En un 50 % de los casos no las edito así.

      Cuando lo hago, lo pongo en la etiqueta de la entrada (salvo que se me olvide)

      Ja,ja,ja...

      Eliminar
    4. AHHH!!! Ahora lo entiendo, es un lenguaje de quienes hacéis fotografías... Y como soy curiosa por naturaleza no he podido evitar preguntar. Ahora me fijaré :))

      Gracias por tu paciencia al darme la explicación.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Me ha gustado tanto tu entrada que le voy a meter mano a un libro de este autor del que no he leído nada.

    En cuanto a los aforismos, si todos son del estilo, voy a creer que soy una reencarnación de Pessoa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reencarnación de Pessoa y aspectos en los que ambos coincidimos, aunque también tenemos aspectos de discrepancia. Puesto que, como dice Pessoa, somos muchos, algunos de los muchos que somos coinciden y otros de los muchos discrepan (vaya lío, pero creo que me has entendido ¿verdad?).

      Espero que te guste la obra que elijas de este irredento pesimista.

      Salud-os!!

      Eliminar

  5. Me ha encantado este post (y los demás). Me gusta la realidad descarnada que encierran sus aforismos. En ellos, podemos encontrarnos, o encontrar parte de nuestra esencia.
    Debo recuperar un libro de él que tengo perdido en cualquier estante. Me lo regalaron cuando ni tenía idea de su existencia, de Pessoa, digo.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una detecta en Pessoa verdad. No LA verdad, sino su verdad. Es un ácrata individualistas (con más de un rasgo reaccionario, pero también de un profundo sentido de la libertad). Y eso me encanta de él.

      Me alegra que te gusten los posts.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Es que somos muchos en uno, y a la vez no dejaremos de interrogarnos sobre si somos algo o no somos nada....un maestro Pessoa a la hora de poner en activo las neuronas, buceando sobre la existencia y todas nuestras contradicciones, que no son pocas...nunca he leido el libro completo, si que conozco algún aforismo suelto, pero definitivamente no es lo mismo. La memoria y lo que aquel otro dijo, el ser y la nada...que bien me viene venir x aqui, como dice el lateral, volando x encima de las rutinas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pessoa es un hombre contradictorio lleno de humanidad. No pretende aleccionar, ni convencer, la mayoría de sus textos, que estaban inéditos a su muerte, eran fragmentos recogidos en papelitos sueltos y guardados. Muchos de ellos escritos con heterónimos (el gran fingidor).

      Un solitario, casi un misántropo, un hombre gris que escondía tras su máscara de oficinista, de hombre de orden, un rebelde, un soñador que despreciaba los sueños. ¿Un destructor de rutinas?

      Lo admiro mucho.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Un libro, o “concentrado” de Pessoa, con fragmentos y frases de toda su obra, debe de ser un festín literario, y lo digo sin haber leído sus libros pero deduciéndolo de tus impresiones, que son una garantía para mí.

    Anteriormente fue Estambul, ahora Lisboa, dos ciudades exquisitas que la buena literatura siempre ha reclamado como escenarios, incluso puede que como protagonistas, porque si las ciudades tienen alma, éstas dos van sobradas de él, y eso no lo ignora la sensibilidad de un escritor o escritora.

    Pessoa, y también Lobo Antunes, son dos “fados” que tengo pendientes. Por cierto, éste último admite no ser admirador de Pessoa, a quien considera aburrido, te dejo el enlace para quien le interese:

    http://cultura.elpais.com/cultura/2015/09/18/actualidad/1442599830_647238.html

    Así me parece que hay que leer los aforismos, como tú lo haces, degustando cada uno en el paladar sin mezclar aromas, así es también como los leo.

    Precisamente tengo aquí, en el escritorio “Ese maldito yo”, aforismos aciagos donde los haya, de Cioran, ese eterno aspirante a suicida que sin embargo murió a los 84 años, enfermo.

    Después de apuntarme la excelente selección que tú nos dejas de Pessoa, me despido con uno de Cioran:

    “Las religiones, al igual que las ideologías, que han heredado sus vicios, no son en el fondo más que cruzadas contra el humor”

    Buen finde, amiga Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lisboa me gusta mucho, pero hay gente que le parece una ciudad triste y decadente, y esto enlaza con la opinión de Lobo Antunes sobre Pessoa. Yo entiendo que la lectura, como todo en la vida, es subjetivo, no existe la verdad en cuanto a calidad literaria o que aunque la haya tenga que gustarle a una.

      He leído la entrevista y su tono es peculiar, por decirlo de alguna manera, Pessoa copió todo según él... muy curioso, sí. Luego coincido con su gusto por algunos escritores como Cormac McCarthy, pero algunos de los extraordinarios a mi no me han captado (Proust en concreto, que pese a ello voy a seguir intentando encontrar su belleza este verano con el IV volumen de En busca del tiempo perdido).
      También comparto con él a esos saxofonistas extraordinarios del jazz: John Coltrane o Charlie Parker.

      Yo adoro a Pessoa, su Libro del desasosiego me parece una maravilla, hay tanta verdad en esa obra que te deja desarmada.

      No he leído nada de Cioran, otro vacío lector que tengo. Esa frase es acertadísima y muy apropiada para el momento actual.

      Buena semana y un abrazo!!

      Eliminar
  8. Hola Laura

    Te confesaré una cosa, hasta que he leído lo que ha puesto Paco sobre Lobo Antunes y Pessoa -gracias Paco ,)- no iba a escribir nada en este comentario tuyo, porque sentía que iba a meter la pata, o meterme donde no me llaman, o haría rebrotar ese complejo que tengo de pasearme como elefante en cacharrería ajena muy a menudo.... ¿Por qué? Pues porque tengo un problema con Pessoa: Y todo viene porque sentí algo raro cuando leí una antología poética, y luego, hace unos meses, leí “El libro del desasosiego”; lo cierto es que no supe descifrar qué era hasta la mitad de este último y es que... Pessoa me irrita. Sí, me irrita mucho. Y leyendo lo que opina al que ahora tengo en los altares como es Lobo Antunes -el alucinante Lobo Antunes :)-me siento reconfortado en mi soledad, Pessoa resulta -a mí, recalco- exasperante..:)
    Perdón Laura por este comentario discordante en tu hermosa entrada, pero tenía que decirlo...:)
    Cuídate... un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wineruda, no pidas perdón por decir lo que piensas. Pido sinceridad y doy sinceridad en mi opinión sobre los libros cuando los he leído. Si algo de lo que tú comentas no me gusta a mi, te lo diré sin rodeos también.

      Hace mucho que entiendo que una novela no es la misma obra en cuanto entra en acción quien los lee. Cada lector/a es única puesto que parte con un bagaje personal, intelectual y circunstancial diferente, por tanto las conexiones con la novela se producen desde realidades diferentes aunque la novela sea la misma para todos/as.

      Yo leí el Libro del desasosiego a lo largo de un año más o menos, incluso, a veces, me saltaba el orden y leía sus textos en desorden, sólo las 150 últimas páginas las leí de un tirón. Leí tan despacio, que cada texto breve lo degustaba con calma hasta que lo desentrañaba. Algunos no necesitaba más que una lectura rápida y los captaba enseguida. Conecto con Pessoa en que soy inquieta, intranquila, inadaptada en muchos aspectos internos más que externos, todo eso me conduce a él. No soy depresiva sin embargo, al contrario, por tanto puedo leer un libro tan desasogante como ese sin verme afectada en la línea de flotación.

      Bueno, he intentado explicar porqué me gusta a mi. Pero entiendo que no te guste a ti porque a mi me ha ocurrido lo mismo con obras literarias fundamentales. No le doy muchas vueltas a ello, no me siento obligada a que algo me guste por su fama y calidad literaria.

      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  9. Que cerca estás de la casa de Pessoa, de Estambul,de Italia, de Francia, de Grecia de tantos lugares que ojalá pueda ir antes de dejar éste mundo.el tiempo es tirano, pero no pierdo las esperanzas...

    Soy una multitud. Cuando pienso o siento, ignoro quién piensa o siente (95).
    Cada uno es mucha gente (110).

    Somos una multitud, somos aqui y allí somos un microcosmos dentro de un macrocosmos.

    Besos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Grecia aún no lo conozco. Y todo por el calor, pero ya lo tengo in mente. Tú vives cerca de lugares para mi muy deseables, la propia Argentina, que no desisto de visitar tampoco.

      Me siento totalmente identificada con esa imagen poliédrica y multitudinaria que somos.

      Besos!!

      Eliminar

  10. Lo que he ido leyendo por ahí de 'Pessoa' (fragmentos sueltos) me gusta mucho.
    Resuena en mí...

    Este lo contemplo como uno de esos libros a degustar poco a poco, picoteando sus páginas mientras lo compagino con otros... y la vida... ;)

    Besos, petons, muxus y un fuerte y cálido abrazo de un pálido (hoy) sol de junio.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, por los comentarios, que no hay unanimidad ni mucho menos, pero yo soy una devota de Pessoa, fui muy feliz siguiendo sus pasos en Lisboa con su guía encima todo el viaje, con fragmentos sobre la Baixa al apuntar el día, busqué una de sus casas... en fin, cosas de lectora pirada :))

      Hoy aprieta aquí el calor (te diré que antes de las nueve de la mañana me estaba bañando en un mar liso, en calma total).

      Un gran abrazo y besos que caen como lluvia fina :)))

      Eliminar
  11. La selección he visto que no fue realizada por el autor, eso implica un riesgo. Supongo que el antólogo habrá tratado de ofrecer un visión lo más completa posible o a lo mejor ha cargado más las tintas en ciertos rasgos de su obra que en otros, es tan difícil de saber.

    Leí "El libro del desasosiego" en la edición de Acantilado en su día, me fascinó, es un libro para pensarlo. Ahora, entiendo que haya quien tenga sus reservas. En mi caso recuerdo que me dejaba un poso de tristeza, pesimismo, casi angustia y de hecho no lo acabé. Es curioso, me gustaba pero al mismo tiempo sabía que no me hacía bien. Fue una época que leía menos, pero me involucraba más en lectura. Quizá, como dices, Pessoa es para degustar a pequeños sorbos. O depende del momento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, él no escribió un libro de aforismos, pero si no recuerdo mal tampoco compuso el Libro del desasosiego. En vida solo público un libro (hablo de memoria). Como he dicho la variedad de temas es grande y por lo que conozco de leerlo, trata los temas fundamentales de Pessoa.

      Es un libro duro, casi imposible de leer seguido de una sentada. Yo ya digo que lo leí a lo largo de un año y que solo las últimas 150 páginas las leí seguidas. Y me atrapó, decía en la reseña que me poseyó, le daba vueltas a lo largo del día a lo leído y trataba de desentrañar fragmentos releyéndolos varias veces... Una experiencia lectora inolvidable para mi.

      Me involucro lo justo en los libros, eso lo he aprendido con el paso del tiempo, hay que poner distancia para no dejarte acaparar por ellos pero a la vez preservar la sensibilidad suficiente para vivirlo. Pero vaya, esa es mi fórmula, no es LA fórmula, claro.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  12. Leí “El banquero anarquista” hace mucho tiempo, lo releí también, más de una vez. Es un prodigioso ejercicio de argumentación además de ser narrativa. Es enorme.

    Su poesía no me parece gran cosa con alguna excepción.

    El “Libro del desasosiego” es una obra monumental que desconcierta, vivifica, aburre, deslumbra, inquieta, ilumina y… ¿en qué rincón “temático”, desnutrido y olvidado lo tendré?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído El banquero anarquista (pero tengo la impresión de que lo leí de muy joven; obstinada en que tengo ese libro, no lo he comprado). En todo caso lo leeré (o releeré) cuando sea. Poesía he leído poca, tengo unos sonetos por ahí que tengo que leer.

      Concuerdo bastante con lo que dices de el Libro del desasosiego, tiene todas esas caras y más (no me aburrí por la manera en que lo leí, casi como si fuera poesía, muy poco a poco).

      Pues no se me ocurre cómo darte una pista de dónde lo puedes tener (¿cuál será el criterio para ordenar tus libros?)...

      Eliminar
  13. Creo que fue Whitman quien escribió: '¿Me contradigo?, pues bien, me contradigo. Soy multitudes.', muy en consonancia con tu apertura.
    Me gustan las reflexiones que dispara Pessoa, pero admito que algunas veces se vuelve depresivo. No obstante, le he cobrado mucho cariño.
    Gracias por este nuevo aporte. No tenía idea de su existencia.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de Whitman. Es una de mis frases favoritas para expresar esa multiplicidad que somos.
      ¿Algunas veces? Suele ser depresivo con algunas explosiones de vida. Yo le tengo devoción, me encanta , la verdad. Tengo pendiente la lectura de El banquero anarquista como prioridad y después el resto de sus obras irán cayendo poco a poco.

      Un gran abrazo!!

      Eliminar
  14. Tienes toda la razón, los aforismos de Pessoa, no he leído ese libro en concreto pero sí en parte el Libro de Desasosiego, son como ese café solo y sólido que alcanza su culmen en el mítico local de A Brasileira en Lisboa.
    Es curioso y parece contradictorio que el hombre de las mil caras, de los mucho heterónimos, sea capaz de alcanzar una suerte de unicidad en sus aforismos.
    ¿Pero quién habla en sus aforismos? ¿Es el propio Pessoa o alguno de sus personajes? ¿Es Bernardo Soares? Como decía Nietzsche: "Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente estuve en el café A Brasileira y me hice la foto de rigor en la puerta con la escultura de Pessoa (esas cosas no las perdono). El café estaba a rebosar, llovía y era difícil esperar mojándose por tomar algo allí, así que me conformé con verlo por fuera y por dentro.

      No diría que alcance unicidad en los aforismos, hay tropecientas contradicciones, incluso en una frase misma.

      Esa frase de Nietzsche es muy acertada, con lo que me gusta mirar en los abismos humanos... Lo tendré en cuenta.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  15. Tienes razón, lo de Pessoa es el apunte lírico, la reflexión breve como nota a pie de página, la tristeza revestida de dignidad y elegancia, el misterio de su prosa, una ciudad decadente hecha a su medida, sus versos paganos y los paisajes con nubosidad variable.
    Vamos, que es el puto amo.

    ResponderEliminar
  16. No conozco lo suficiente a Pessoa, apenas unos pocos versos y "El libro del desasosiego", que me empezó a desasosegar por el título y terminó de hacerlo en sus páginas, erráticas, hondas y hermosas.

    He ido un par de veces a Lisboa. Entiendo que Pessoa esté enterrado en el Monasterio de los Jerónimos, ahí con los reyes, como le corresponde. También lo he leído con mucho placer mientras el atardecer se derramaba sobre el Tajo y yo tomaba una copa de vino en una terraza de Alfama.

    Pessoa es más que un poeta, es un arquetipo. Por eso probablemente quiso ser tantos, para ser múltiple sin dejar de ser uno. (Parece que me estoy poniendo más filosófico que poético, casi lo dejo, que me dan ganas de presocráticos, mejor me pongo un fado).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título incorporando la palabra desasosiego es un total acierto. Es intranquilidad lo que genera su lectura, como si te sentaras en un avispero, no te permite el sosiego su lectura.

      Lisboa es la ciudad de Pessoa, nunca quiso salir de ella desde que regresó de Sudáfrica cuando su madre quedo viuda y lo llevó a ese país de adolescente. está totalmente intrincado con la esencia de esa ciudad, con su cierta decadencia, su melancolía, su lluvia y sus nubes, su luz esplendorosa cuando emerge de pronto...

      Eliminar
  17. Hoy han vuelto.
    Por todos los costados de agua
    han venido a llorar en silencio.
    Cabezas coronadas de espinas,
    lirios y lanzas.
    Han querido matar
    a la emperatriz dorada.
    No saben que ella es inmortal,
    y se levantará una y otra vez
    como el sol cada mañana.


    A. Alba


    Es lo que he sentido luego de los acontecimientos nefastos y deplorables de Orlando.

    El agua como respresentación de los sentimientos, como elemento primordial de vida.La metáfora de las espinas en tantas cabezas que no piensan ni sienten siguiendo patrones impuestos. Podrán matar cuerpos pero jamás almas.
    La Emperatriz en éste caso como fuerza vital eterna que se manifestará de vida en vida.

    Pero cada lector puede interpretar la poesía libremente, lo importante es que las palabras vuelen.

    Besos y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que no lo había entendido. En ningún momento pensé que estaba relacionado con el atentado de Orlando. Mientras te leía era consciente de que se me escapaba el trasfondo y así era.
      Gracias por tu explicación y un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Mucho!! Como dice una de ellas, deberían hacérselo todas las personas que creen ser superiores por razones étnicas.

      Eliminar
  19. Con Pessoa siempre se tiene compañía.

    Libertad, anarquía y sabiduría.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres palabras para sintetizar la esencia de Pessoa. Muy acertado, Ignacio.

      Besos!!

      Eliminar
  20. Te imagino sentada al lado de su estatua en una de las mesas de “A Brasileira” ¡qué bonito es Lisboa! Y qué maravilloso universo interior el de Pessoa por más que fuera solo pareciera un oficinista gris, medio borrachín. A veces me pregunto cómo es posible que con mentes tan lúcidas y brillantes algunas personas no parezcan saber o querer exprimir la vida que les tocó vivir… o a lo mejor porque su mente era tan extensa y rica ni siquiera necesitaban salir de ella para vivir. No lo sé, lo cierto es que como bien dices sus aforismos hay que disfrutarlos a sorbos porque saturan a parte de que es verdad que dicen y se contradicen. Recuerdo un aforismo que a mi meencanta aunque despierte reticencias en le mundo de las letras... “La luz del sol vale más que los pensamientos de todos los filósofos y de todos los poetas “ ;)

    Grande y múltiple, o grande precisamente por múltiple, Fernando Pessoa.

    Un beso grande LAURA .. a ti, de mi parte y al tú de ti misma que siempre está entre nosotros ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta Lisboa, ciudad atlántica y mediterránea (o esa es mi sensación), me siento como en casa... ¿Y cuál es mi casa? No creo que sea solo la península, me siento igual de ubicada en Italia, Irlanda, Polonia o Bosnia. No he salido casi de Europa y no sé si me sentiría en casa en otros continentes. Desde luego en Lisboa estoy muy bien, siento afinidades por todos los lados y me gustan sus escritores/as.

      Me parece que Pessoa vivió intensamente la vida, solo que igual no es la concepción que podemos tener de vivir intensamente la vida (que tampoco es la mía). Y lo digo porque él pensaba y mucho, leía, escribía, paseaba, amaba intensamente su ciudad (como para hacer una guía de ella, algo que parece que le pega poco ¿no?).

      Esa frase que señalas es muy pessosiana ;)

      Un gran abrazo que acoja a todos mis yos y a todos tus tús, jajajaja

      Eliminar
  21. Madre mía... me llevo un montón de aforismos anotados :) Mi estado de Whatsapp va a estar entretenido ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado ese recorrido de la mano del autor. Es cierto que cuando alguien te gusta parece que acercarte a los lugares que describe y sabes que ha vivido hace de esas experiencias algo mucho más emocionante.
    Me gustan algunas de las frases que nos destacas, "Cultura no es leer mucho, ni saber mucho; es conocer mucho". Totalmente de acuerdo y te diría más, en tu blog y en los comentarios hay mucho conocimiento, es un gusto leeros.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás eso de seguir la huella de un escritor en sus ciudades sea muy friki pero a mi me encanta.

      Tiene auténticas perlas breves este libro.

      Siempre que tengo oportunidad, lo digo, este blog tiene unos comentaristas magníficos, tú entre ellos/as.

      Saludos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...