sábado, 13 de septiembre de 2014

JEANETTE WINTERSON, La niña del faro.

El entusiasmo de Ana, del blog Blasfuemia, me condujo a esta novela. Los faros y las historias narradas oralmente fueron otros incentivos que me motivaron a buscarlo. La niña del faro tiene 199 páginas y su título habla de una niña huérfana que es adoptada por el farero, el señor Pew, de un remoto pueblo de Escocia. La portada del libro es un caballito de mar que, en la novela, simboliza al frágil héroe del tiempo


Jeanette Winterson (Manchester, 1959) es considerada una de las mejores escritoras anglosajonas de la época contemporánea. Trata con frecuencia el tema de la homosexualidad femenina por su opción sexual personal que nunca ha ocultado desde los 16 años. La niña del faro fue publicada en 2004 y un año después en castellano. 

Esta novela tiene muchos ingredientes para gustarme: un faro situado en un lugar agreste y solitario en un remoto pueblo de Escocia; un farero que cuenta historias que parecen saltar en el tiempo, o mejor, historias eternas sin tiempo; personajes atractivos por su trágico destino; y, sobre todo, historias y más historias contadas por el farero y luego por Silver, la niña del faro.



Silver es una niña especial, eso ya se lo decía su madre cuando era muy pequeña: Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. Y de esta forma Silver se acostumbra a que el farero le cuente historias para no sentirse sola. Y en esas historias contadas por el farero, el señor Pew, aparece Babel, un hombre atormentado con una doble vida al estilo del doctor Jekyll y el señor Hyde. El amor, o el desamor, es el leit motiv de las historias que se cuentan en esta obra. 

Mejor pensar en mi vida así: parte milagro, parte locura. Mejor aceptar que no puedo controlar nada de lo que realmente importa. Mi vida es una estela de naufragios y de partidas a toda vela. No hay llegadas ni destinos. Solo bancos de arena y naufragio. Luego, otro barco, otra marea (p. 116). 
Jeanette Winterson escribe bien, tiene un estilo rápido, poético y que llena de contenido existencial. De esta manera es imposible no ensoñar el paisaje, el faro, los personajes solitarios y llenos de la magia de la palabra. Su escritura ilumina momentos muy concretos de las historias que aparentan que están deslavazadas, pero es que la narración continua de la existencia es mentira. No existe tal cosa: existen momentos que se iluminan, y el resto es oscuridad (p. 122). Y aunque las palabras se desvanecen y, a veces, las más importantes no se dicen, lo cierto es que las palabras son la parte del silencio que puede ser hablada (p. 123). 

De esta forma, hilando historias, silencios, posibilidades, nombres, lugares y personajes entrañables, esta novela te envuelve. Pese a todo, no me parece una novela redonda, algunas veces las historias no acaban de encajar de forma clara y acaba siendo reiterativa.

42 comentarios:

  1. Me gusta esta autora, Laura. Una lástima que aún no he llegado a este. El primero que leí fue Escrito en el cuerpo, todo un ejercicio de ambigüedad donde lo que ocurre por dentro rara vez se corresponde con lo de fuera. Fui incluso asiduo de su blog, tiene una personalidad que me gusta. Al menos te ha envuelto la historia aunque tenga sus fallos, quizás con otro libro te sientas más cómoda. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una novela redonda desde mi punto de vista pero me ha gustado y su lectura ha sido muy agradable, pienso seguir leyendo a la autora.

      Besos!!

      Eliminar
  2. No sabes la alegría que me da cuando te leo y tomo la determinación de no comprar el libro que reseñas, que dicho sea de paso esto ocurre pocas veces. El motivo: que tengo un montón de libros esperando turno y esto llega a agobiarme.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, yo estoy descartando libros que sé que me gustarían pero he llegado al límite y tengo que dedicarme a los que ya tengo en casa.

      Besos!!

      Eliminar

  3. Me encantan los faros,
    las historias contadas,
    lo que conozco de Escocia
    y los caballitos de mar... ;)

    Creo que son razones suficientes para que, a pesar de los peros de tu reseña y de los tantos otros por leer, me lo apunte con *

    Besos y fuerte y cálido abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También soy una entusiasta de los faros, especialmente los que están en lugares inaccesibles, ese halo de misterio que los rodea me cautiva.
      Y Escocia también me atrae.
      Espero que si lo lees te guste.

      Muy buena semana y un gran abrazo!!!

      Eliminar
  4. A pesar de que no la consideres una novela redonda, es obvio que la valoración es positiva, y eso es suficiente para que me llame mucho la atención; pero como si eso fuera poco, con esto : "la narración continua de la existencia es mentira. No existe tal cosa: existen momentos que se iluminan, y el resto es oscuridad.", bueno, no podría resistirme a un libro con frases como esta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí si, la valoración es positiva, me parece una novela interesante y que hace un relato lleno de buenos y tiernos momentos alrededor de Silver y Pew.

      Te gustará.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  5. Todas las historias de faros enfrentados a la mar nacen de la misma materia. La materia de los finisterres atlánticos donde la tierra se acaba y comienza lo desconocido.
    No creo en la mitología céltica excesivamente romántica y preñada de sediciente patriotismo pero sí en la atlántica que une toda ese limes europeo desde Portugal hasta el Mar del Norte.
    La historia de mi ciudad esta marcada por un faro famoso, desde él, dice la leyenda, un héroe mítico atisbó Irlanda y luego fue su hijo a conquistarla, en eso coinciden las leyendas de aquí y de allá.
    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa coincidencia en la leyenda que une el fisterre gallego e irlandés la he escuchado también allí. Si no me equivoco es el romanticismo el que recuperó mitologías y sucesos oscuros para asentar las bases de un nacionalismo que necesitaba poner la "historia" a su servicio.

      Me gustan los faros, pero en esto me parece que somos multitud.

      Besos!!

      Eliminar
  6. Leí la novela hace unos meses. Me gustó mucho hasta que llegó el final y la historia hilvanada con tanta poesía se deshilachó. Pero es mi impresión personal. Y sin embargo no me arrepiento de haberla leído. Es mágica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo aunque no es solo el final, hay un encaje abrupto de las historias, algo forzado en algunos casos. Para mi es esa sensación la que me impide verla como una novela redonda.
      No solo no me arrepiento de haberla leído sino que procuraré leer otras obras de la autora. Buena señal.

      Eliminar
  7. No será una novela redonda, pero me dejas con ganas de sumergirme en sus páginas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber provocado tu deseo de leerla.

      Besos!!

      Eliminar
  8. Reconozco todo lo que señalas en la reseña, ese estilo poético es lo que más disfrutas, la sensación de historias que no terminan. Especialmente esos diálogos antes de empezar la siguiente partición en la novela pero el final no lo terminé de entender, puse de mi parte pero no hasta casi sentirme un poco tonta, no creas. Eso sí, la última frase me gustó mucho. Es un libro con el que puedes o no conectar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Siempre que domina la narrativa poética es necesario involucrarse más de lo habitual y no siempre le pilla a una el cuerpo con ganas.
      Sobre lo que comentas de que no entendiste el final, me parece que en momentos determinados la historia es errática y no acaban de encajar las historias.

      Besos!!

      Eliminar
  9. Qué bien dejarse envolver por una novela¡¡
    besos¡

    Por lo menos no te envuelven las nieblas...
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, mejor envolverse en ficciones que no en tinieblas.

      Feliz semana!!

      Eliminar
  10. En particular esta cita que has puesto me ha tocado fibras. "Mejor pensar en mi vida así: parte milagro, parte locura. Mejor aceptar que no puedo controlar nada de lo que realmente importa. Mi vida es una estela de naufragios y de partidas a toda vela. No hay llegadas ni destinos. Solo bancos de arena y naufragio. Luego, otro barco, otra marea"
    Me has hecho viajar en el tiempo hasta el faro de la habana. Enfilar mi vista a ese pasado que nunca dejará de ser mio.
    Por esta razón y muchas más que has despertado, leeré esta historia.

    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste.

      La nostalgia de los bellos momentos siempre despierta inesperadamente y ese faro habanero debe ser una maravilla.

      Abrazos!!

      Eliminar
  11. "...mi vida así: parte milagro, parte locura." Milagro y locura argumentos más que suficientes para vivir.
    Contundentes los subrayados de las páginas 122-123!
    ¿Que quieres decir con "...llenos de la mafia de la palabra"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oyeeeee.......... que es magia (no mafia)...................jajajajaja. Ya lo corregí.

      Milagro, locura, oscuridad, luz, pasión, decepción, amor, desamor y tantas palabras que quedan en silencio, que nunca se dirán, que quedaran ocultas incluso para la propia persona.......... y mejor que así sea.

      Besos!!

      Eliminar
  12. A mí también me hizo fijarme mucho en este libro Ana... tanto que pensaba leerlo, algún día, que no sé cuándo llegará. Y tu reseña, aunque positiva, me ha hecho poner los pies en el suelo para no enfrentarme a ella con demasiadas expectativas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las expectativas es mejor templarlas siempre, vuelan solas y crecen y crecen... luego es difícil que se cumplan.

      La novela me ha gustado pero no me ha entusiasmado. Merece la pena leerse.

      Besos!!

      Eliminar
  13. El faro, los faros, son lugares que nacen para romper la niebla con cantos de sirena y seccionar la noche con cuchilla de luz. El farero, hoy técnico en señales maritimas, según dice Paco, uno de los pocos que conozco, acostumbra a pasar la noche en vela y el día en vigilia. Escribiendo con primorosos trazos historias de oleo o acompañado de lecturas taciturnas. Mágicos cabos que, de cuando en vez, me gusta visitar para contemplar el temporal y escuchar el batido de las olas contra la costa, sólo, solo para ver el mar aprendiendo a volar en oficio de espuma. Otra que, si no es triste, me apunto. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy poética tu descripción de los faros, de la tarea de los fareros para que pase el tiempo sin tanta parsimonia.

      No es más triste que la vida.

      Un beso.

      Eliminar
  14. Había leído las líneas de Ana y lo apunté, para cuando llegara a estas costas. Si bien tomo nota de que tiene fallos, lo sostengo en la lista. Sospecho que la poética le gana a la falta de cierre, aunque el triunfo sea pírrico.
    Eso sí, dependo de que el Grupo Planeta se digne traerlo.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pese a mis "peros" es una buena lectura, interesante. Después cada persona lo percibe de una manera y en los comentarios habrás percibido que hay más lectoras que tienen algún "pero". Pese a ello merece la pena su lectura.

      Un beso volador que transite entre las dos orillas.

      Eliminar
  15. No es una lectura redonda, es cierto. Pero es que tiene truco. Por un lado no creo que pretenda ser un libro redondo y, por otro, en una segunda lectura captas cosas que lo convierten en redondo. Sé que parece un enigma pero no lo es. Es un libro que contiene tantas cosas, tan absolutamente subrayable que en algún momento, especialmente en el último tramo del libro, se te pasan por alto alguna pieza que hace que encaje todo, como unas manos que se mencionan y que hacen recordar a Pew... (ahí lo dejo).
    Tengo pendientes varios de Winterson por leer, Alejandro Palomas me recomendó La pasión, pero hay varios que llaman mi atención. Me gusta la forma de escribir de Winterson, su propuesta diferente..

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta también su manera de escribir y esa ambigüedad de la que creo que habla Yossi. Recuerdo lo que señalas de las manos... hmmm... pues igual hay que releerlo como tú señalas.

      Casi que me apunto La pasión.

      Besos!!

      Eliminar
  16. Te digo que la forma ya me puede... Un abrazo, grande.

    ResponderEliminar
  17. Y crearse un nuevo mundo con historias que nos cuentan siempre ayuda.

    ResponderEliminar
  18. Un tónico mágico...reparador del corazón!

    (...)

    Cuéntame un cuento, Pew.

    ¿Qué clase de cuento, pequeña?

    Uno con final feliz.

    En el mundo eso no existe.

    ¿Un final feliz?

    No, un final.


    La niña del faro, Jeanette Winterson


    Besosssss.

    ResponderEliminar
  19. Me la apunto,porque para mí los faros son mágicos...
    ; )

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que reconocerles su poder para encandilar, sí.

      Besos!!

      Eliminar
  20. Interesante no conocía esta autor así que me la llevo
    ¡Uf! ponerme al dia en lecturas me va a costar pero con vuestras críticas será siempre más fácil
    Un besote corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Al día? No me pondré ni en cien años (que no los tengo, claro).

      Que alegría verte por aquí.

      Besos!!

      Eliminar
  21. Un faro es muy literario, y en la revuelta costa escocesa imagino que más. Un sitio apropiado para contar historias, aunque no estén bien hiladas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Escocia es un lugar muy apropiado para arropar una historia de un faro.

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...