viernes, 17 de marzo de 2017

LAURIE COLWIN, Felicidad familiar

Esta novela parece el negativo (o el positivo) de Preparación para la próxima vida, la última reseña. Busqué algo más relajado (menos exigente) tras la novela de Atticus Lish y me he encontrado con otra Nueva York, la de las clases acomodadas, la gente de orden, una familia judía (sin judaísmo) tipo clan, tipo bunker rígido con todos los papeles estereotipados repartidos previsiblemente.




¿De qué felicidad habla Colwin? [Aviso que hablaré de la trama de la novela]

Un espacio familiar elitista en el que no entra el mundo exterior, hasta tal punto que no sabemos en qué época nos encontramos, igual podían ser los años cincuenta que los ochenta en que fue publicada. Se trata de una familia de clase alta en que hombres y mujeres trabajan aunque los trabajos importantes son los de ellos (la mayoría abogados), la protagonista trabaja a tiempo parcial y nadie, ni ella misma, da mucha relevancia a su trabajo.
Polly ha sido educada para su papel de esposa perfecta y ella cree en ese estereotipo del “Ángel del Hogar” decimonónico, es tierna, sacrificada, atenta a todo el entorno familiar (especialmente a su hija e hijo y a su marido) y sumisa.
Polly sabía escuchar. Tenía talento para estimular al tímido y aplacar al arrogante y al hostil. Además, le encantaba preparar postres para chuparse los dedos. Nunca había dado a nadie el menor motivo para recelar. Su familia la adoraba, pero nadie se creía obligado a prestar mucha atención a una persona tan tenaz, recta, jovial y amable como ella (17).
Brilla como organizadora de cenas, cocina de forma excelente, es culta para animar las conversaciones, etc. Pero  nadie valora sus aptitudes porque se consideran “naturales”, por ello Polly no se siente amada, ni atendida y se encuentra de pronto enamorada de un pintor solitario que la complace (el sexo no aparece sino veladamente en la novela). Su amante, Lincoln, trata de convencerle de que su amor tiene espacio en su ordenada vida:
No es una aventura amorosa. Es una amistad romántica de nivel superior y no al margen de la ley moral (209).
Y la felicidad familiar salta por los aires ¿O no?

Polly parece que rompe con su modélica familia, entra en crisis, llora, se desespera… ¿no estamos ante una Madame Bovary del siglo XX? El adulterio la tortura pero el orden no se rompe, Polly es una rebelde sin rebeldía: contesta a su despótica madre, pone en orden a su marido, construye una amistad femenina, crítica al estirado de su hermano y su cuñada y poca cosa más.
Pero como estamos en el siglo XX (me refiero al año de publicación de la novela, 1982), no hay tragedia, Polly no muere como la Emma de Flaubert y encuentra la clave al hacer compatible su amor doméstico y su amor adúltero.

¿Una mala novela?

No, está bastante bien escrita y los personajes, especialmente Polly, están bien construidos, son entrañables aunque un tanto anticuados. Es una novela previsible, relajada, sin exigencias pero con una cierta elegancia estilística.

¿Literatura doméstica? Puede ser…

35 comentarios:

  1. Hola Laura

    :)

    Te has delatado, jaja, con tu última pregunta ¿una mala novela? Sobre lo que has delatado...creo...que... pues... que no te ha parecido comparable con lo que has leído, al menos, a la de Atticus. No creo que sea nada extraño ni malo leer una novela de relax y de "desangustiarte" de alguna manera. en textos que provocan “vicios lectores”. O pudieran hacerlo, en otras condiciones-por lo fácil y cómodo de la lectura lo digo-( sé que a ti no te pasará ni por asomo) pero está bien que tengas/mos lugares y textos de escape, yo tengo, entre otros, en la negra clásica(que releo y releo aunque sea estúpido hacerlo jaja), algún poeta que otro y ya si mi agobio mucho me refugio en mi "Guillermo" de Richmal Crompton,;)
    Llegado el momento creo que cambiaré para relajarme a Cropton por Lobo Antunes me produce el mismo efecto su prosa, (es raro sí).:)
    cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, me he delatado por anticipado. Me parecía que todo lo que escribía de la novela era regular o negativo y tampoco quería tacharla porque se deja leer. Yo me aficioné hace muchos años a la novela negra como relax cuando hacía la Tesis Doctoral. Y ese vicio fue creciendo y creciendo (ahora hace una larga temporada que no leo, pero seguro que volveré a ella).

      Suena muy pero que muy raro que Lobo sea un texto de escape, pero cada uno es cada uno y cadaununea :))

      Abrazos!!

      Eliminar
  2. Pues no se que decirte... Parece que es una novela que nos habla de la vida cotidiana, con todo lo que la encierra, vamos tan real como lo es la vida misma...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, pero me resulta una vida cotidiana ajena.

      Abrazos!!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja tiene razón WINERUDA te ha delatado tu subconsciente - o ha sido queriendo- es frase de ¿una mala novela? cada vez me cuesta más hablar de mala o bueno de nada ... a medida que lees, escuchas y ves, te das cuenta que hay mil criterios a tener en cuenta a la hora de valorar algo ¿ mala con respeto a qué? ¿ buena en qué sentido ? ... en arte, música, literatura a veces se establecen unos parámetros más que discutibles por quiene supuestamente están en círculos de opinión o sencillamente se consideran parte de la élite intelectual desde la que miran hacia abajo al resto y mira jaja ... será que yo estoy abajo que me gusta mirar siempre en horizontal y saborear todo tipo de cosas. Esta parece agradable y fácil de leer ... pues ya está, la mera distracción es uno de los fines más que lícitos de la literatura que eso de leer sufriendo y esforzándose hasta la extenuación por norma para mi tb es algo incomprensible... a veces vale, algunas obras lo merecen, siempre, no ; )

      Muchos besos LAURA y muy feliz finde!

      Eliminar
    2. Entre los mil criterios que componen mi opinión, discierno cuando una novela me gusta y cuando no (ese es el sentido para mi, lo que no quiere decir que para otra persona sea lo contrario). Es bien cierto que siempre se puede salvar algo en las que no me gustan y criticar algún defecto en las que me gustan.

      Yo soy masoca, me encanta sufrir, jajajajaja

      Besos y feliz finde!!

      Eliminar
  4. Hola Laura.

    Al leer tu propuesta sobre este libro (¿ Libro de transición…?), has señalado algunos aspectos:

    “otro Nueva York, la de las clases acomodadas” ; “Un espacio familiar elitista en el que no entra el mundo exterior”

    Así como la elegancia estilística que apuntas, al instante me han recordado a uno de los más célebres cronistas del Nueva York de alta alcurnia, especialmente la “aristocracia” del Upper East Side en el mítico Manhattan, me refiero a Louis Auchincloss (NY, 1907-2010), que reposa por mis estantes (libro, “La pequeña isla”, son relatos), se dice de él que es un escritor de culto… y él mismo perteneciente a una exclusiva familia neoyorquina (era pariente lejano de Jackie Kennedy).
    La verdad es que conjuga la elegancia narrativa y la ironía sobre sus pares con una habilidad extraordinaria. Algún día he de llevarlo al blog.

    Que se preocupe de este título una editorial tan cuidadosa con su catálogo como Libros del Asteroide no es mal aval.

    ¿Previsible? A veces busco el camino contrario, lo imprevisible (qué difícil resulta ya esto, por escaso) y otras voy al encuentro de lo previsible, que también reside en la buena literatura, sucede cuando mi prioridad no es la trama (que tanto endiosamos en ocasiones, me incluyo) y solo quiero disfrutar de una prosa deliciosa. Evidentemente si ambas están a gran altura, mejor.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído nada de Louis Auchincloss, así que no puedo afirmar o negar esa relación que has establecido entre ambos autores, parece por lo que comentas que pueden tener relación, a ver si te animas a llevarlo a tu blog.
      No me gustan las lecturas previsibles, prefiero que me sorprendan, no lo digo tanto por los temas que hay muchos universales sino por las maneras de enfocarlos y claro, por el estilo.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  5. Pessoa es un crack...lo de la interrupción del sueño es una maravilla con muchas capas. Me gusta mucho la señorita sentada en una silla...sugiere muchísimas cosas...uno puede estar mirandola sin descanso durante largo rato intentando adivinar y deleitandose al mismo tiempo.
    Lindsey...a ver...esta chica merecería una entrada por si sola...conozco a quienes la adoran y a quienes la detestan por aquello del purismo...su virtuosismo es innegable, al protagonista de la la land por supuesto no le gustaría nada...pero a mi no me gusta él cuando toca con desgana clásicos de los ochenta junto a una piscina x que le parece música de tercera división.
    El libro, ante todo no se lo que es literatura doméstica...me has dejado planchado con esa última frase. El argumento no me seduce especialmente, me parece muy trillado y esos temas o se tiene un especial tacto al tratarlos o es fácil caer en los tópicos...no se si anotarle ya que tengo varios anotados tuyos que me interesan más y que aun no he leido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé a qué imagen te refieres, hay varias mujeres sentadas en una silla (incluso una soy yo, además de mi imagen de perfil que también está sentada en una silla).

      Me gustan siempre aquellos músicos, hombres y mujeres, que reinterpretan a su manera los clásicos siempre que lo hagan bien, Lindsey me gusta, tiene fuerza. Justo el sábado vi La la Land (y el protagonista me gusta a rabiar, sí, lo sé, es una p. debilidad, me pasa con muy pocos actores y él es uno).
      Literatura doméstica es literatura para mujeres, durante el siglo XIX había una novela casi especifica para mujeres y nunca a desaparecido del todo (más bien creo que últimamente ha vuelto a crecer con tintes progresistas y aparentemente no domésticos, pero no es el caso de esta que tiene unos años).

      Abrazos!!

      Eliminar
    2. jajaja nooooo me lo puedo creer ... a mi me ocurre igual jaja meencanta Ryan Gosling y tampoco me suele ocurrir que me guste un actor, incluso este no sé por qué, ni es especialmente bueno, ni guapo, ni nada de nada pero sí...tiene algo especial ; )

      *Por favor perdón, te leí y no he podido aguantarme... mis disculpas y dos abrazos fortísimos para ti y para V ... ( conste que tú tb nos gustas, verdad LAURA ? : )

      Eliminar
    3. Síii algo tiene Gosling, que bien baila jajaja y cuando apunta, solo apunta, una sonrisa.......................................

      [en la respuesta Víctor perdí una H en "ha desaparecido", debe ser que me inspiré en desaparecido].

      Víctor sabe mucho de cine, menos de Gosling, jajaja

      Eliminar
    4. A verrr....la señorita sentada a la que me refería es la ilustración de Daryl Zang.
      Ryan Gosling me parece buen actor...y creo que en esa película está bien...me refería a la actitud de su personaje con respecto a la ortodoxia en la música...no comparto para nada esa visión unidimensional que le lleva a tocar con desprecio y desgana un standard, un villancico navideño o un tema pop delos ochenta
      Protagonizará el remake de Blade Runner...de modo que ahí teneis nueva ración de Ryan.
      Buahhhhh Laura te has comido una h....immmmmpeeeeerdonable...jajaja....un abrazo

      Eliminar
    5. jajaja qué alegría me habéis dado ¡los dos! tú V por lo que comentas de BLADE RUNNER, peliculón con H Ford, con Gosling hipe súper peliculón ( es verdad, su sonrisa antológica .. sonríe con los ojos, como a mi me gusta ; ) y tú LAURA jaja por comerte una H...queeee bien, ya no estoy sola en el triste mundo de las que se comen letras o las colocan mal ; ) MuaaksS!

      Eliminar
    6. Qué petardos sois los dos, mira que alegraros de mi desdicha por comerme una H...

      Abrazos a ambos.

      Eliminar

  6. 'La pintas tan bien' que como que no... ;)
    Suficientes hay ya esperando turno... :O

    Buen finde!!
    Besos y cálido abrazo bajo el sol de marzo!!!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues no, al olvido de las posibilidades.

      Buena semana (ahora mismo me da una pereza infinita tener por delante una larga semana de trabajo).

      Besos y abrazos (dicen que esta semana vuelve el frío).

      Eliminar
  7. Es que esto del adulterio está muy trillado, y en el contexto burgués más. Al menos tiene un final civilizado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, es un tema muy repetitivo. Y tan civilizado (e imposible).

      Salud-os!!

      Eliminar
  8. Había leído una reseña de este libro y lo apunté. Pero como aún no ha llegado, me hice del otro de Colwin, 'Tantos días felices', puesto que se decía emparentado con éste.
    Tus líneas, especialmente lo de la clase acomodada de Manhattan, me llevaron a recordar a Woody Allen, quien se ocupó bastante en retratarla. Aunque parece que Colwin no tuvo tanto talento. Seguramente, comenzaré con el que tengo.
    También yo intercalo lecturas algo más livianas entre otras más densas; una manera de disfrutar de ambas.
    Un gran abrazo, U-to!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás que te parece Tantos días felices, a ver si coincidimos en lo básico.
      Muy acertada la referencia a Woody Allen, un director que tanto me gustó hace años y que apenas veo en la actualidad, me ha cansado.

      Abrazos!!

      Eliminar
  9. Cierto que parece una lectura tranquila y no demasiado exigente, cosa que tampoco me desagrada en función del momento que tenga o de lo que me apetezca.
    A pesar de que hay temas que pueden ser recurrente, a mi me parece que cada autor acaba dando una visión particular del tema y por tanto que sea un tema muy usado nunca es algo a priori que me haga descartar una novela.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Combinar lecturas de tipos diferentes siempre va bien, aunque hay momentos en que enlazo una con otra de temática similar y lo llevo bien, depende siempre del momento.

      Te doy la razón, los temas universales se repiten una y otra vez y depende del autor/a que no suene a manido o repetitivo.

      Besos.

      Eliminar

  10. Con lo que desvelas de la trama ya es suficiente como hacernos una idea.
    Hay muchas Polly en la vida real, demasiadas, a las que se atribuye su 'perfección' como algo natural, que no es necesario valorar. Cuando su mundo estalla, suele ser demasiado tarde. Creo que los hombres no sabemos leer los signos que anteceden a esa explosión.
    Me has hecho reflexionar bastante.

    Un abrazo, Laura

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, es un personaje femenino muy real, minoritario por ser de las clases altas, pero esa idea de la mujer doméstica perfecta ha recorrido los siglos de nuestra historia.

      Me parece que el libro puede interesarte nOCO, ojalá sea así.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Entiendo esa necesidad de buscar lecturas más relajadas, aunque con cierta exigencia de que al menos estén bien escritas. No sé si leeré este libro, porque tengo ya unos cuantos de esos que sirven de paliativo a lecturas más exigentes y que me dejan tambaleando. Pero... quién sabe.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El capítulo de lecturas relajantes puede ser muy amplio y diverso en sí mismo. A mi me relaja la novela negra sobre todo.

      Abrazos!!

      Eliminar
  12. Considero que el mejor retratista de la familia judía norteamericana de clase acomodada, de la familia americana acomodada en general y sin duda de la sociedad americana en su conjunto es y seguirá siendo por muchos años Philip Roth.
    Cuando uno lee a Roth todo a su lado parece fútil y superficial. Leyendo a Roth uno desentraña los resortes por los que se mueve aquel mundo que es como el nuestro pero hipertrofiado.
    Perdona por escribir de Roth cuando tú me hablas de esta autora pero es que me apetecía decir lo que siento aprovechando mi desconocimiento sobre la obra que reseñas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo que Philip Roth retrata muy bien la sociedad norteamericana (no americana, plis) acomodada, he leído alguna de sus obras y aquí hay una reseña de Humillación.

      Gracias por recordar a la autor en este espacio.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Con esa precisión de "rebelde sin rebeldía" (en la que entra[mos] tanta gente) calificas el contenido de la obra. El resto queda a los gustos literarios de cada cual.

    Sin duda, los asuntos judíos dan para mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También podría hablar de falsa rebeldía :)) Entiendes perfectamente de lo que hablo.

      Besos, Ignacio.

      Eliminar
  14. Como no conozco al autor de tu reseña me vas a permitir que me adhiera a lo que te dice el Dr. Krapp: Philip Roth es un escritor imprescindible. Tengo varias obras de él: Elegía, La conjura de América, La humillación, Pastoral americana, Sale el espectro, El mal de Portnoy...Todas, a cual más interesante. Te las recomiendo si no las conoces.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo con que Philip Roth es un gran escritor, he leído algunas de sus obras y tengo pendientes otras.

      Abrazos!!

      Eliminar
  15. "Felicidad familiar"... No siempre pero cuántas veces esa locución es un oxímoron.

    Familia judía no practicante, clase alta (huele a Austrohungría y Nueva York, París o Londres), esposa judía, hombres de letras y hasta se llama Polly... Muchos tópicos.

    Y adulterio con un sexo, como dices, sólo velado... Sí, no parece de este tiempo todo eso, pero pareces haber disfrutado la lectura. Eso está genial, no todo tiene que ser desentrañar el alma humana.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...