viernes, 31 de marzo de 2017

CHINUA ACHEBE, Todo se desmorona

Si no recuerdo mal, fue Paco Castillo quien habló de esta novela en su blog; ha tenido que esperar tiempo en mi estantería para que un día su historia me atrajera e iniciara su lectura.

Su autor
Chinua Achebe (1930-2013) es un nigeriano que se crió en la ciudad de Ogidi, uno de los primeros centros de evangelización anglicana del este de Nigeria, algo que es fundamental en esta novela. Esta obra ha vendido más de ocho millones de ejemplares en todo el mundo y está traducida a más de cincuenta lenguas. Achebe aporta en esta novela, la tradición oral igbo junto con el realismo europeo que le aporta su formación académica.
Okoye, que había hablado hasta entonces de una forma normal, dijo la siguiente media docena de frases en proverbios. Los igbo valoran muchísimo el arte de la conversación y los proverbios son el aceite de palma con el que se comen las palabras (24).
La novela

Achebe cuenta una historia que nos transporta al Alto Niger inmediatamente anterior a la colonización inglesa de la segunda mitad del siglo XIX. Un mundo perfectamente organizado a través de costumbres ancestrales, ritos, normas y costumbres que estructuran un mundo muy alejado de la idea de salvajismo y caos que los europeos transmitieron para justificar su evangelización, civilización y explotación.
El blanco es muy listo. Llegó silenciosa y pacíficamente con su religión. Nos reímos de su estupidez y le dejamos quedarse. Ahora ha convencido a nuestros hermanos y nuestro clan ya no puede actuar unido. Ha cortado las cosas que nos mantenían unidos y nos hemos desmoronado (176).
Okonkwo, el protagonista de Todo se desmorona, es un personaje complejo con múltiples motivaciones psicológicas (miedo, ambiciones, dudas, contradicciones, etc.) que no podemos entender sin el impacto de la colonización europea.
¿Qué hizo posible que un mundo estructurado como el que se describe en la novela se desmoronara tan fácilmente? La religión, la lucha de unas creencias (las europeas) contra otras (las africanas), tiene un gran protagonismo en la novela. Las normas, las leyes y la fuerza represiva no son elementos menores en el desmoronamiento de la cultura tradicional africana que aparece descrita en la novela.


Las tradiciones africanas

Una europea consciente y sabedora de la enorme tragedia de la colonización, corre el riesgo de idealizar las tradiciones africanas recogidas por Achebe. No he caído en esa “trampa” porque para mí las tradiciones no tienen prestigio por el hecho de serlo. Las africanas son tan crueles, fanáticas y machistas como lo son las europeas, algo que me aleja bastante de caer en el buenismo de hacer la vista gorda ante aspectos que me desagradan por igual en cualquier cultura.

Balance

Positivo.

Me parece una novela interesante por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. Nos acerca a una literatura, la africana, relativamente desconocida e interesante como cualquier otra.

48 comentarios:

  1. Hola Laura.

    Muchas gracias por la mención, viniendo de ti no puedo disimular la satisfacción.

    Recuerdo muy bien el estilo narrativo de Chinua, como ya comenté, los africanos son por su estrecha relación con la naturaleza, la tierra, magníficos artesanos y con las palabras hacen lo mismo, sugerir imágenes, texturas, olores, etc. Una escritura muy apegada a lo sensitivo y evocadora de lo ancestral, podría decirse.
    E
    n ese sentido, Chinua Acheve es un habilísimo escultor de metáforas, recreando el universo visual que configura su tierra africana. Eso en el plano metaliterario, el continente.

    Otra cosa es el contenido, la realidad que refleja.

    El protagonista, Okonkwo, legendario guerrero de su tribu, es como bien dices un ser complejo (esto supone un magnífico abordaje psicológico por parte del escritor), nos muestra a un hombre violento y brutal en el trato a su familia, lo que pone de manifiesto el fanatismo, la crueldad y el machismo que impera en esas sociedades tribales de África, como señalas atinadamente.

    Al final Okonkwo es víctima también del fanatismo, no diferente al suyo en cuanto a los viejos resortes psicológicos que lo orquestan, pero si muchísimo más devastador, pues abanderaba el etnocentrismo a gran escala de las todopoderosas naciones europeas sobre la siempre inestable Africa.

    Dentro de la aparente simplicidad que envuelve a ese mundo primitivo de la tribu, subyace un libro complejo, pues se sostiene en equilibrios psicológicos sutiles.
    Pese a todo, pienso que Chinua esquiva bien el maniqueísmo que pudiera derivarse de dos mundos a priori antagónicos, Europa y África.

    Dice el sabio refranero español que: " En todos los sitios cuecen habas"

    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo con tu balance del continente y el contenido de la novela. Es cierto que no cae en el maniqueísmo y no era fácil no hacerlo. Describe muy bien el impacto brutal de la cultura europea sobre la africana y cómo se desmoronó todo rápidamente. La cultura africana compleja y rica era esencialmente oral, fácil de desarticular rompiendo los vínculos de transmisión oral.
      El machismo es tan universal que da escalofríos.

      Gracias a ti, Paco, por tus lecturas que permiten a otras personas, entre las que me encuentro, descubrir autores/as desconocidos.

      Yo también soy puntillosas con la ortografía :))

      Un abrazo y buen fin de semana!!

      Eliminar
  2. Uyyss, me comí un acento en África, soy quisquilloso con estas cosas :)

    ResponderEliminar
  3. Me llama la atención precisamente por acercarme un poco más a Africa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te interesa África, esta novela te gustará.

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. La tradiciones son como el culo, cada uno tiene el suyo y no se lo puede quitar, el problema es que algunos solo sabe criticar el culo del vecino sin mirarse el suyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo debo de tener muyyyyy poco culo, jajaja

      Me da pena que la izquierda no haya sabido construir unos referentes culturales alternativos a las tradiciones. Hubo una época en que se logró (1868-1939) y una guerra para destruirlas (entre otras muchas cosas).

      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Publica una foto Luna, esto de los culos es bastante interesante, y hablando del Africa...

      Eliminar
    3. Jajajaja, ¿pero no imaginas cómo es el culo de la luna, tú que eres tan fantasioso?

      Eliminar
  5. La literatura africana... es curioso, porque las pocas veces que he acudido a ella siempre me ha sorprendido y agradado, no alcanzo ahora a explicar porqué no leo más a autores africanos, de los que no recuerdo ahora mismo ninguna decepción.

    Así que me alegro que me recuerdes que ese olvido/descuido tiene que ser reparado :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que no está en nuestra "tradición" cultural, pero no sé darte una explicación con fundamento. He leído poca también, esencialmente sudafricana.

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Pues lo leí hace poco, un par de años, creo, y me gustó, lo que me sorprende es que leyendo lo que escribes, me acuerdo poco de él, al contrario, por ejemplo de otro literato africano como Okri, que leo leí hace décadas , que lo recuerdo claramente, no sé si es por que me gustó más o porque es más efectista este. Creo que la literatura africana, sobre todo la subsahariana, está un poco abandonada en nuestro país, pero tiene escritores, exageradamente buenos. Achebe, como Soyinka, son uno de los primeros en aparecer por las librerías de España.
    En cuanto a las costumbres, es un tema complicado, está claro que eliminar las que son violentas o malas sin más, está bien, el problema es que tienden a desaparecer todas, uniformizando el mundo,... todos iguales. Macdonals y futbol y televisión.


    zaindu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído a Okri (ni me suena su nombre, otro que tendré que buscar). Tienes razón en que no hay demasiada literatura africana en las librerías españolas, aunque ahora están de moda alguna autoras jóvenes africanas (me suena a campaña publicitaria y de momento no le hago mucho caso).

      Como decía en un comentario anterior, la alternativa a las tradiciones no debería ser la uniformización, pero la realidad es que no hemos sabido crear otra costumbres, celebraciones, etc alternativas y con un contenido alternativo.

      Zaindu, muxus!!

      Eliminar
  7. Hola Laura,
    Tengo que manifestar un absoluto desconocimiento por la literatura africana, de hecho tu reseña y leyendo a los comentaristas es mi primer acercamiento a ella y me parece algo que debería solucionar para poder decir si me gusta o no, así que lo apunto en mi lista de lecturas pendientes.
    Me ha gustado algo que dices y en lo que estoy totalmente de acuerdo y es en ese no justificar según qué prácticas provengan de la "cultura" que provengan.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una literatura desconocida y yo también veo la necesidad de conocerla y disfrutar con ella.

      Hay valores universales que todo el mundo debe respetar, así que de acuerdo contigo.

      Un beso.

      Eliminar

  8. Me interesa porque convivo a diario con personas procedentes de distintos lugares del mundo, una buena parte procedentes de distintos países africanos, hombres y mujeres.
    Siempre me ha atraído 'África' y tendemos o hemos tendido a hablar (muchas veces cargados de 'buenismo') de 'ella/ de esa tierra' como si fuera un país... y es un continente poblado de distintos países, pueblos, tribus... muy complejo (yo diría extremadamente complejo), lleno de contrastes... con cosas buenas o muy buenas y malas o muy malas (véase el 'machismo') como en todos los sitios...
    Sí... "En todos los lugares cuecen habas"... "Y en el mío a carretadas"! ;)

    Me lo apunto!

    Besos, cálido abrazo y buen finde!!

    :)

    PD: Escuchando a NINA SIMONE mientras paseo por tu 'casita-blog'... ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. PD2: Paradojas de la vida (¿justicia divina o de vuelta/boomerang?)... un día los colonizamos, tal vez ahora se esté dando vuelta la tortilla y estemos siendo colonizados... :P
      Fuera de bromas... tema interesante tb es cómo desembarca el mundo africano en Europa y otras partes del mundo y los 'choques' culturales/de costumbres que se producen... de forma positiva y negativa.
      Y las mezclas/la mixtura... algo harto interesante tb.

      Eliminar
    2. Por todo lo que me comentas, esta novela te resultará interesante aunque hayan pasado alrededor de 150 años desde el origen de la colonización que se explica en la novela.
      No he sentido la llamada de África, me parece un continente excesivamente grande con todo lo que eso supone en cuanto a espacios naturales o ciudades. Sin embargo eso no quiere decir que no me interese, claro. Tienes mucha razón en cuanto a que lo concebimos homogéneo y no lo es para nada.
      Estoy de acuerdo contigo en que el encuentro entre gentes de diferentes culturas es siempre interesante y enriquecedor siempre y cuando no haya mitificaciones.

      Abrazos y dos sonoros besos :))

      Eliminar
  9. la literatura africana es muy desconocida por mí, pero la temática de África me atrae mucho. Ahora leyendo tu post, me han entrado ganas de leer a Chinua Achebe, me lo anoto por supuesto. Gracias Laura por compartir cultura. Un abrazo grande y feliz abril!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá te guste si lo lees, estoy casi convencida de que te gustará.
      Gracias a ti por venir por este espacio de libros.

      Abrazos y feliz abril (lleno de flores).

      Eliminar
  10. Me interesa, creo que no he leído a ningún autor africano (quitando a Coetze, claro). ¿En qué idioma está originalmente escrita? Fíjate, se podría considerar la novela casi, casi un artefacto occidental. Al menos en el XIX si que se generalizó cierto canon, del que supongo la tradición oral africana será totalmente ajena. Imagino que este libro combina la cultura local con la tradición literaria inglesa, ya que el autor se formó en el seno de esa comunidad anglicana (lo imagino aprendiendo a leer con Dickens y compañía). Bueno, que todo esto son intuiciones mías, vete a saber. Si tuvo tanto éxito seguro que lo encuentro con poco que me ponga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su lengua materna es el Igbo, pero su lengua literaria es el inglés. No es descabellado lo que dices, tiene mucho de occidental pero también mucho de nigeriana, desde este punto de vista de mezcla de culturas, predominando la cultura africana-nigeriana, el resultado es muy interesante.

      Lo encuentras seguro, Gerardo.

      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Me apasiona África porque no sé mucho de este fascinante y complejo continente. Eso y lo motivadora que resulta tu reseña me animan a buscar este libro por el conducto que sea...

    Ya está, me la acabo de descargar en el Kindle. Solo compro libros de papel, de un tiempo a esa parte, si no los encuentro en Amazón u otras WEB de libros. Leo en el prólogo que se asocia con las narraciones orales, pero también con la tragedia griega y las grandes novelas del siglo XIX. Ambas épocas me encantan...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que hayas sido tan rápido, morgan :)) Espero que te guste, si te atrae África, la vas a encontrar en la novela.

      Un abrazo!

      Eliminar
  12. Reconozco mi ignorancia sobre lo que pasa al sur del sahara en literatura, gracias por la reseña. Te doy toda la razón en cuanto a lo de las tradiciones, que porque fueran autóctonas no dejan de ser muchas veces bárbaras. Aunque las que les hemos inculcado a fuego no sean mejores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen de África que acostumbramos a tener en Europa varía entre la idea de unos pueblos salvajes hasta la llegada de los europeos y la idea de unos pueblos inocentes, primitivos y viviendo en una especie de armonía universal e igualitaria. Las dos son occidentales y las dos falsas. Achebe Chinua así lo plasma en esta novela (las desmitificaciones me relajan).

      Eliminar
  13. Influencia africana en el arte de Picasso, blues, jazz, rockandroll, santería, babalaos, salsa, charanga, reggae, samba, revolución cubana, primera derrota del ejército napoleónico propiciado por los negros haitianos...etc...el sincretismo yoruba con el cristianismo cobra una nueva dimensión de la vivencia estética donde los poetas y cantores también abundan, para no hablar de la gastronomía y otras bebidas espirituosas jajajajajaja "La vida es un carnaval..." La literatura un medio que enriquece nuestros genes cuando se establecen esos cruces ya sean bajo las más abyectas de las injusticias o de eventos felices. Una cosa es segura pierden los que no asumen con apertura otras culturas, aclaro no otras injusticias.
    Besos en la arena a ritmo de currulao!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenoooo, he tenido que ir a buscar qué es eso del currulao y ya lo he visto, pero ¿Tú bailas currulao? Eso merecería un vídeo estimado esteta nietzschiano, jajaja

      En fin, ¿qué decir sobre lo que explicas? La influencia africana es muy importante en muchos aspectos de la cultura europea, americana y quién sabe hasta dónde llegó. Y que coincido contigo en que lo más positivo es la mezcla de influencias culturales, ojalá siempre eligiendo lo mejor, lo más justo, libre y solidario.

      Besos (no me parece mala idea que sea en la arena, ya me enseñarás a bailar el currulao, aprendo rápido).

      Eliminar
  14. Más allá de los argumentos buenistas tan de moda hay que reconocer que Europa ha hecho con las culturas africanas y precolombinas lo mismo que hacen esas plantas y animales invasores que están acabando con nuestra flora y fauna autóctona. Esas cotorras argentinas que acban con los gorriones, esos cangrejos americanos que acaban con nuestros cangrejos de río, esos plumachos que insultan el paisaje en carreteras y autopistas y en cualquier territorio abandonado, esos peces escorpiones que están acabando con las algas autóctonas etc..
    la deperedación es la moda.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Respuestas
    1. Vaya panorama... y encima los ingleses se montan una pajarraca con Gibraltar tragicómica, que grandes momentos estamos viviendo en Europa.

      Un abrazo!

      Eliminar
  16. No lo he leído, y me puede atraer por el abrir horizontes.

    Me resulta muy interesante lo que comentas de no aceptar cualquier tradición por el solo hecho de que venga de culturas no capitalistas.

    Besos de abril, desde este "mes más cruel".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante Ignacio, quizás la imagen más creíble de la situación de lazona del Niger en África poco antes de ser colonizada, con sus luces y sus sombras, sin maniqueísmos facilones.

      Besos de abril.

      Eliminar

  17. Después de leer tu comentario me reafirmo en el mal concepto que tengo de 'nosotros mismos'. Ese desmoronamiento de la cultura africana, ese desmoronamiento en general, solo es el fruto de nuestra ambición.

    Un abrazo desde abril hueveril, que ya vendrá mayo pajarallo y junio volaril.

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me identifico con los antepasados europeos que destrozaron África, me siento vinculada a las clases trabajadoras en todo caso que es de donde vengo. Esos sectores estaban siendo explotados en Europa al máximo por los empresarios ambiciosos que expoliaron otros continentes y provocaron guerras para repartirse el mundo. La cultura popular también fue destruida en Europa.

      Abrazos hueveriles, jajaja

      Eliminar
  18. No sabes hasta que punto estoy de acuerdo contigo en lo referente a las tradiciones. Me apetece conocer un escritor de esas latitudes y ese Africa precolonial de la que lo desconozco todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De lo poco que conozco esta novela me parece bastante buena. Si te animas a leerla ya contarás.

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. La verdad es que no conozco nada de literatura africana, de hecho culturalmente solo conozco algo de música. Me resulta interesante probar y por lo que cuentas este es un libro atractivo para iniciarme así que me lo apunto. Mil gracias como siempre. Por lo que respecta a las tradiciones culturales, totalmente de acuerdo, que lo sean no significa que deban conservarse si van en contra de derechos fundamentales del ser humano o de su dignidad. Algunas prácticas tradicionales de estas zonas son absolutamente aberrantes... Como aquí, que tiren una cabra del campanario, incendien como antorchas los cuernos de los toros o den de desayunar orujo a los niños para que entren en calor.

    Un abrazo muy fuerte LAURA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora parece que se está editando más propuestas de literatura africana, de hecho tengo otra para leer de una mujer zambiana, "El libro de Memory".

      El que sea positivo algo que dura en el tiempo me parece conservador en extremo, soy partidaria del cambio, de la evolución y de la renovación constante.

      Abrazos!!

      Eliminar
  20. muy interesante llegar a tu espacio y entender lo que escribes
    muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Graciass!! Me alegro que me entiendas.

      Eliminar
  21. He leído de Todo se desmorona hasta que es el Cien años de soledad de África... y eso para mí son palabras mayores. No conocemos África y parte de esta ignorancia es que nos ha llegado poca literatura a Europa. Sobre el buenismo en las tradiciones, habría que discutir mucho, porque el polo opuesto es creer que las tradiciones africanas son salvajes e ignorantes y es bastante injusto. Creo que además esta es la visión generalizada de esa África ignorada. Ambos son prejuicios que debemos superar con conocimiento...

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo en que no conocemos apenas África y que este continente es inmenso y con una gran diversidad entre los países que lo componen para simplificar.
      He intentado separarme de ambos polos, me ha encantado de Achebe que, precisamente, no sea maniqueo.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  22. Debo confesar que me incliné por el libro de Chimamanda Adichie a la hora de leer un libro de un autor africano, porque éste lo tengo en un volumen llamado 'Trilogía africana' bastante voluminoso...
    Había leído a Paco en su espacio y tú complementas sabiamente aquellas apreciaciones.
    El fenómeno intercultural es siempre un desafío; puede ser enriquecedor como aniquilante. El peso de las tradiciones acompañado por el dogma de la religión siempre resulta una combinación letal a la hora de reconocernos como seres humanos; disparan la diferencia que engendra la división y el fundamentalismo. Luchar contra ello es tarea ardua, empezando por uno mismo.
    Gracias por tu reseña, U-to. Acercaré el libro a la lista de aquellos que han de ser leídos en breve.
    Un fuerte abrazo.
    P.S.: Por lo que veo, has comenzado con Andric; espero que sea de tu agrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo con tus apreciaciones sobre la cultura y las tradiciones, este libro logra no caer en el maniqueísmo sin alejarse de la realidad, es una historia veraz y creíble.

      Acabé hace un par de días el libro de Andric, me ha parecido muy bueno.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  23. Chimamanda, le ha nombrado en alguna ocasión. Sin duda, no puedo estar más de acuerdo contigo...las distancias en las culturas a veces, nos acerca en lo que creemos que nosotros no practicamos, como pueda ser el machismo, las desigualdades, la creación de castas y clases...
    África es un caldo de cultivo de creencias ancestrales...no pueden vivir sin creer...y lo sé por experiencia. Necesitan que lo oculto, lo invisible,...tenga un significado espiritual.
    Es bonito acercarse a descubrir cómo se vive en otros rincones del mundo...como se sienta y piensan y qué hemos hecho al intervenir como población que "colonizaba".
    Bonitas reflexiones a través del libro. No creo que lo lea de momento, pero le tendré en cuenta. Me gusta mucho leer sobre África.
    Un abrazo grande, y buenas lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La reflexión de esta novela es que no conviene mitificar ninguna cultura, todas tienen tradiciones que son condenables y otras que son muy positivas. Claro que depende del punto de vista de quienes las observan.

      La creencia en lo absoluto me repele, así que hay muchas tradiciones de las que me siento ajena y distante, empezando por nuestro propio país y la recién pasada semana santa.

      Abrazos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...