viernes, 6 de noviembre de 2015

CORMAC McCARTHY, En la frontera.

Me dejó tan buen sabor de boca la lectura del primer volumen de la “Trilogía de la frontera”, Todos los hermosos caballos, que he tardado muy poco en leer este segundo volumen, de 443 páginas, cuyo título remarca que las historias de esta trilogía y, en concreto, de esta segunda novela, transcurren en la frontera. Ciertamente el espacio físico es la frontera de EUA con México, pero soy de la opinión que la frontera tiene un significado más amplio y que lo podemos aplicar a la  frontera entre la maldad y la bondad, entre la vida urbana y la vida rural y otros binomios…  Los personajes de McCarthy se “salen” de la vida rural, buscan una vida libre cabalgando a caballo en solitario o acompañado de otro colega, que en este caso es su hermano Boyd a partir del segundo capítulo. El autor esboza esa vida en libertad de forma inigualable, en la primera novela fue el inolvidable John Grady Cole y en esta segunda el protagonista es Billy, otro adolescente-hombre por su madurez y valentía al afrontar esa vida con diecisiete años.



Hacía tiempo que no leía unas páginas tan hermosas relatando la relación de Billy con una loba a la que captura y decide, finalmente, llevar a su hábitat (tengo que cortar el fragmento para no destripar lo ocurrido). En ellas el recurso literario, tan habitual en las novelas de este autor, del silencio que se apodera del relato de manera magistral y que se refleja a través del pensamiento, tiene una fuerza enorme.
Se acuclilló junto a la loba (…) y cerró los ojos para poder verla correr por las montañas, correr bajo las estrellas, donde la hierba estaba húmeda y el advenimiento del sol no había abierto aún la rica matriz de seres vivos que se han cruzado con ella en la noche (134).
Un primer capítulo magnífico que resulta inolvidable por sus descripciones de la naturaleza mientras cabalga hacia el sur:  naturaleza salvaje, agreste, bella, pero también dura y cruel, que es capaz de armonizar con el ser humano y los caballos si se la sabe apreciar, respetar y escuchar.
En aquel valle azul las luces de la ciudad esparcidas por la pradera parecían enjoyados reptiles incandescentes tomando el fresco nocturno (53).
Hacia el sur las negras siluetas de las montañas se recortaban contra un cielo violeta. Vio la cara norte cubierta de nieve, muy pálida. Parecía un lugar para dejar mensajes (14).
Lástima que el segundo y tercer capítulo, pese ser buenos, no mantienen el nivel alcanzado en ese inicio tan espectacular que recupera en el cuarto capítulo. Esos dos capítulos centrales, en los que la muerte de sus padres provoca la compañía de su hermano Boyd y la búsqueda de los caballos robados, se alargan en exceso y en algunos momentos la historia parece divagar. La aparición del personaje femenino, una joven de 14 años, que tiene una importancia capital en el desarrollo de la historia, no acaba de estar bien definido ni su relación con Boyd. No es totalmente imprescindible concretar tanto los personajes y la trama, pero me parece que su importancia en la historia es crucial y convendría haberlo hecho.


En esta segunda novela llama la atención la casi inexistente violencia al igual que la desaparición de la presión angustiosa de una amenaza exterior que es una marca del autor. Mantiene muchos otros aspectos como la reflexión, a veces a través de personajes secundarios muy peculiares (recuerdo ahora la aparición de “gitanos” en varios episodios), sobre la existencia y la eternidad, Dios, la muerte y la vida. Y todo ello en México, un lugar que atrae a sus personajes pero cuyo espacio no llegan a dominar porque sus reglas son diferentes a las de su vecino del norte.
Conocía bien a aquella vieja mujer de México, a sus hijos muertos hacía mucho en la sangre y la violencia que sus ruegos y su postración parecían incapaces de apaciguar. Su frágil silueta y su callada aflicción eran una constante en aquella tierra. Fuera de los muros de la iglesia la noche escondía un pavor milenario disfrazado con panoplia de plumas y escamas de peces majestuosos, y si bien todavía se alimentaba de los niños quién podía decir a que desechos de la guerra, la tortura y la desesperación no habría puesto freno la perversidad de la vieja señora (…) (405-406).
Su riqueza de vocabulario (especialmente en lo referente a la naturaleza y el mundo de los caballos) y su maestría en la narración se mantienen, al igual que el viaje como verdadero protagonista de la novela, el viaje al Sur mexicano y el cuestionamiento de la vida urbana, sus conflictos (aparece brevemente la referencia a la II Guerra Mundial) y su manera de vivir. El viaje es también interior,  Billy crece en ese camino que recorre varias veces y en el que cada vez está más solo.
Le dijo al chico que aunque fuera huérfano debía dejar de vagar y buscarse un lugar en el mundo, porque errar de aquella manera podía convertirse para él en una pasión y que dicha pasión lo extrañaría de los hombres y en última instancia de sí mismo (140).

Si Billy deja de vagar o no, si lo convierte en una pasión o no, es algo que tendréis que averiguar leyéndolo. Yo de momento me quedo con las ganas de leer la tercera novela que la dejaré para más adelante para prolongar el placer de esta Trilogía.

26 comentarios:

  1. Leí la primera y me gustó,ahira al leer tu reseña...me tientas a seguir!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tengo en la estantería La carretera y no me animo no porque creo que no va a gustar, sino porque impone, pero ya va siendo hora de dejar los miedos y animarme con ella; tu entrada me lo ha recordado, gracias. Y desde luego que después me gustaría seguir con el autor, así que tendré esta recomendación muy presente.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate Aglaia, además es breve, pasa en un suspiro. Yo me enganché a McCarthy con La carretera y ya no he parado de leerlo.

      Besos!!

      Eliminar
  3. Cuando terminé de leer "Suttree", me hice el propósito de leer "La carretera", pero dejando pasar un tiempo, ahora me vienes con esta y ya no sé a cual dar prioridad ¿Qué me aconsejas?, aunque ahora tengo lectura para rato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lee La carretera, es breve (eso sí, como un estilete que te rebana) Y luego, la trilogía ya la empezarás cuando tengas más tiempo. Ahora, los dos de la trilogía que he leído me parecen muy muy buenos, especialmente el primero, este lo veo más irregular.

      Besos!!

      Eliminar
  4. Un autor que me deslumbró con La carretera y desde luego tengo que volver a leer. A ver si encuentro el primer libro de esta trilogía prontito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la trilogía (al menos los dos que yo he leído), superan La carretera.

      Besos!!

      Eliminar
  5. Leí una de las obras recomendadas y coincido en la fuerza narrativa de este autor y en la belleza que pone al describir los paisajes, aunque la trama me resultó casi feroz. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es feroz!! No recuerdo cuál leíste...

      Besos!!

      Eliminar

  6. Primero con el primero...
    que aguarda resguardadito entre otros... muchos... :S

    Me para una cosa curiosa, sabes?
    Hay libros que una vez terminados me gustaría que fueran el primero de una trilogía y hasta de una serie y/o saga... pero cdo se trata de libros que ya sé que forman parte de alguna de estas últimas, me resisto... porque me pregunto... y si una vez comenzado no me gusta? Habré perdido el tiempo habiendo tantos libros por leer, tantas cosas por hacer...
    Ya, ya... ya sé que estoy un poquico pa'llá... :P

    Besos, petons, muxus y un fuerte y cálido abrazo!!
    Y buen fin de semana!!

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto lo que dices totalmente. De todas formas esta trilogía tiene sentido por si misma cada novela, así que no hay problema si nos plantamos y no leemos más.

      Besos, petons, muxus y feliz fin de semana (oye, y ya puestas, feliz semana y feliz año, jajaja, ya sabes que siempre te deseo lo mejor de lo mejor porque te lo mereces, querida X).

      Eliminar
  7. Tengo que volver a McCarthy, pero hay autores que tiendo a tenerlos en reserva, como para no "acabarlos" :) Y bueno, el tiempo, que es limitado. Tan limitado como las fronteras, que siempre implican pertenencia, o eres de un lado o eres de otro. Mal asunto para los que no somos ni de un lado ni de otro, ni de aquí ni de allí ni diestros ni zurdos ni de este este planeta ni de la luna :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de eso me ocurre con esta trilogía, tras los dos primeros volúmenes he tenido ganas de leer el siguiente, sin embargo he esperado, no mucho, pero he esperado para disfrutarlos durante más tiempo.

      Me identifico con McCarthy, la frontera es apenas nada, sirve para cruzarla y galopar libre

      ;)

      Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Hola Uto! Me alegro de volver por aquí. También de econtrarme con este autor, al que no he leído pero me topo con él a menudo. Me estará buscando ?. Otra buena noticia es que la edición sea De Bolsillo, accesible por estas latitudes.
    Me gustó tu reseña, y si a ti te gustó ya hay un porcentaje (alto, diría) de posibilidad de éxito.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que sí, que te busca... Es un novelista extraordinario, de lo mejor que he leído. A ver si te animas y disfrutas con su lectura.

      Gracias a ti, abrazos!!

      Eliminar
  9. Esta trilogía la leí hace ya tiempo. Es uno de mis autores favoritos y consigue que respires allí, con élç
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos esa preferencia por el autor. Es cierto que tiene una gran capacidad para transmitir emociones y sensaciones casi físicas.

      Besos!!

      Eliminar
  10. Estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices aunque pienso que literariamente hablando es el mejor de los tres, hay cierto choque brusco entre el lirismo de la primera parte con respecto a las otras dos... cuchara, etc, ya sabes. La primera parte, sin embargo, sirve para presentar a Billy, un personaje enorme, aunque ya sabes que soy de John Grady Cole por todo. No dejes mucho tiempo pasar antes de leer el tercero, ya verás... aunque prepárate, rasga un poquito latela del corazón. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me recuerdan mucho ambos personajes por varios motivos, no es menor que se hacen adultos galopando a caballo y viviendo las experiencias que surgen en el "camino".
      Tengo ganas de reencontrar a John Grady Cole (y voy avisada de que tocará mi corazón, ahora que me había acostumbrado a que la violencia no golpee con fuerza como en otras novelas suyas).

      Un beso!!

      Eliminar

  11. Envidio tu capacidad lectora. Y no digo nada de tu capacidad de síntesis.

    Un abrazo, U-

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy viviendo de rentas del verano, llevo días con Nosotros, los ahogados, pero gracias querido Le bOLO

      Un abrazo!!

      Eliminar
  12. Me gusta mucho Mcarthy. La tensión de las situaciones y la reflexión de los personajes, junto a la vivacidad y belleza de sus palabras.

    (Sublime y entrañable la revolución del colibrí de ZAZ. A veces escucho su música de libertad en un programa de televisión dedicado a la moda... y me descoloco).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta trilogía la naturaleza salvaje que hay que buscar cada vez más lejos de ciudades, carreteras, autopistas y trenes veloces, es una maravilla. Y esa libertad, que casi la contagia a una, de galopar a caballo sin destino prefijado...

      Comparto tus palabras sobre ZAZ. Me encantan sus improvisaciones en la calle.

      Abrazos!!

      Eliminar
  13. A ver si me animo y leo algo de este hombre... Quizas La carretera...

    Un abrazo fuerte y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empecé por ahí y ya no me he podido desenganchar de él.

      Abrazos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...