viernes, 22 de mayo de 2015

PRIMO LEVI, Si esto es un hombre

La primera mitad del siglo XX es una etapa que hace muchos años me tiene cautivada, tanto desde el punto de vista histórico como literario y artístico (en especial la arquitectura y la pintura). Encadeno lecturas que me llevan de un vértice al otro construyendo una visión poliédrica a la que le doy vueltas y vueltas. Fue Javier Cercas en El impostor, y el proyecto de un viaje para este verano, quién me condujo a la obra de Levi que tenía comprada desde hacía un tiempo. Y Levi me ha conducido a Eugen Kogon, El Estado de la SS. El sistema de los campos de concentración alemanes y éste quién sabe a dónde.


Esta reseña romperá con la guía habitual que sigo para comentar mis lecturas porque no me siento capaz de constreñirla a ningún esquema. Es un libro extraordinario que me ha impactado como hacía tiempo que no lo hacía ningún otro, así que prefiero que las impresiones surjan libres y diminutas, llenas de emociones, como si se tratara de riego por aspersión o polen primaveral. Mi intención es obvia, invitaros a leerlo, a impregnaros de su verdad, a emocionaros y a impresionaros con lo que es capaz de hacer el ser humano, con la poca heroicidad que tienen las víctimas que recorren Auschwitz al quedar reducidas a la nada:
Entonces por primera vez nos damos cuenta de que nuestra lengua no tiene palabras para expresar esta ofensa, la destrucción de un hombre. En un instante, con intuición casi profética, se nos ha rebelado la realidad: hemos llegado al fondo. Más bajo no puede llegarse: una condición humana más miserable no existe, y no puede imaginarse. No tenemos nada nuestro: nos han quitado la ropa, los zapatos, hasta los cabellos; si hablamos no nos escucharán, y si nos escuchasen no nos entenderían. Nos quitarán hasta el nombre: y si queremos conservarlo deberemos encontrar en nosotros la fuerza de obrar de tal manera que, detrás del nombre, algo nuestro, algo de lo que hemos sido, permanezca (p. 39).
Primo Levi, un químico que decidió integrarse en la Resistencia italiana, fue detenido y conducido, con 24 años, a uno de los campos que formaban  Auschwitz en 1944. Embarcado en un  vagón, fue consciente de que estaba en uno de los famosos trenes de guerra alemanes, los que no vuelven, aquellos de los cuales, temblando y siempre un poco incrédulos, habíamos oído hablar con tanta frecuencia (p. 22).



Leo su testimonio y trato de imaginar qué emociones, qué miedos, debían despertarse al oír cerrarse desde el exterior uno de esos vagones y quedar comprimidos de pie decenas de personas como si fueran mercancías en un viaje sin retorno. No puedo imaginarlo y, a pesar de ello, se me eriza el vello de los brazos.

Allí, como los demás judíos, Levi fue reducido a la condición de esclavo, un Häftling (preso), con un número tatuado en el brazo izquierdo (Levi era el nº 174517) y sometidos a la rutina constante del frío, hambre y maltrato en el que cada día era igual al anterior o al posterior si se tenía suerte y evitaba la “selección” para ser ejecutado:
Y en los andamios, en los trenes en maniobra, en las carreteras, en las excavaciones, en las oficinas, hombres y más hombres, esclavos y amos, y amos que son esclavos de ellos mismos; el miedo mueve a uno y el odio a los otros, toda otra fuerza calla. Todos son aquí enemigos o rivales (p. 67).
Como esclavo el trabajo era extremadamente duro, cada mañana entre la niebla, las marchas y canciones populares que les gustaban a los alemanes sonaban (son la voz del Lager [del campo]) y salían en formación, como autómatas; tienen las almas muertas y la música los empuja, como el viento a las hojas secas, y es un sustituto de su voluntad (…) Los alemanes lo han conseguido. Son diez mil y son solo una máquina gris: están determinados exactamente; no piensan y no quieren, andan (p. 83).

Y vuelvo a estremecerme al imaginar esa coreografía endiablada montada por los nazis para extinguir la esencia del ser humano, trato de revestirme con su piel para pensar qué debe ser optar por dejar de pensar para sobrevivir. No puedo; estremecida de horror solo puedo pensar en lo que ha sido capaz de hacer el ser humano con sus semejantes. Reflexiono sobre la evidencia de que en Auschwitz la lucha por la supervivencia no tiene remisión porque cada uno está desesperadamente, ferozmente solo (p. 151). Solo en el infierno, solo para sucumbir, solo para vaciarse de vida y de pensamiento.

Qué lejos quedan estas imágenes del cuadro que suelen imaginarse de los oprimidos que se unen, si no para resistir, cuando menos para sobrellevar algo (p. 156). La realidad es desoladora en los campos, todos, desde los SS malvados a los Häftling, todos los escalones de la demente jerarquía querida por los alemanes, están paradójicamente emparentados por una unitaria desolación interna (p. 209).

¿Qué más añadir? ¿Lo importante que era llegar al recipiente del aguado potaje, ni pronto ni tarde, para que fuera más nutritivo, o tener una cuchara, que no daban, para obligarles a comer como las bestias, o unos calzoncillos, o una cierta higiene sin jabón ni toalla, o unos zapatos, o un oficio especializado, o la astucia para sobrevivir, o tantas otras cuestiones que no concebimos? Levi sobrevivió, muchos ni siquiera tuvieron la oportunidad de saber si hubieran sido capaces de soportar el límite de una vida demencial porque directamente eran descargados en las cámaras de gas.


Un libro imprescindible, magnífico, extraordinario.

38 comentarios:

  1. Esta claro que ante esta monstruosidad no hay palabras... Y lo peor es que la gente lo ha olvidado. Para los jovenes, lo que pasó entonces cae tan lejano como la guerra de Troya... Uno, en estas cuestiones, es pesimista...

    Un abrazo fuerte, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo digo que soy escéptica, que es una forma de pesimismo. Yo que no lo olvido siento una auténtica necesidad de conocer y reflexionar sobre lo que ocurrió. Me da la impresión que ahí están muchas de las claves que explican al ser humano.

      Abrazos!!

      Eliminar
  2. Una lectura muy dolorosa pero imprescindible. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es extraño Laura, tú empiezas este viernes comentando la destrucción de un hombre, y yo lo hago, también este día, exponiendo el aniquilamiento de una mujer. No se me ocurre mejor forma de llegar a un libro que el azar, igual que sucede en el juego de la oca, “de puente a puente tiro porque me lleva la corriente”, y te dejas llevar por ella sin saber donde acabarás.
    Me impresiona lo que se cuenta y, desde luego, como lo transmites tú. Leer es felicidad y sufrimiento. Es la vida. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Adriana Alba con su gran saber sobre la vida, no hay casualidades sino causalidades. Siempre he querido escribir sobre las lecturas enlazadas y esa cadena de causalidades que la explican.

      Leer es la vida, no concibo leer solo lo que me gusta porque como dice Byung-Chul Han, una vida llena de positividad es una vida uniformada en la que no existe "lo otro", la posibilidad de decir "no". La negatividad es la clave de la vida y leer sobre el ser humano implica leer libros como este de Levi que tanto bueno dice del ser humano por contraposición a lo tanto malo que es capaz de hacer.

      Salud-os!!

      Eliminar
  4. Si te pones así... habrá que leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) Es recomendable, pero tú decides, claro.

      Eliminar
  5. Y tú nos llevas de un sitio a otro. Tenía "fichado" a Primo Levi, lo recupero y me llevo a Eugen Kogon.
    ¿Sabes qué? me alegro que esta lectura te saque de tu esquema habitual a la hora de comentar una lectura. Eso de por sí ya es todo un comentario del libro...
    Estremece, claro, porque nuestra mente no es capaz de imaginar el horror, de atraparlo como algo real. Duele. Por eso no hay que olvidarlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún estoy con esta lectura enlazada, ahora leyendo a Vasili Grossman y su Vida y destino, magnífica obra que llevaba tiempo esperando en la estantería, seguramente, este enlace de lecturas que me tiene encandilada desde hace semanas.

      Ya sabes que mis lecturas "de piel" adoptan un formato contenido que debe tener que ver con mi carácter racional que sujeta lo pasional de lo que voy sobrada desde mi punto de vista.

      El horror y el ser humano, eso es lo que me tiene concentrada en este enlace de lecturas.

      Abrazos!!

      Eliminar
  6. Tenía en mente de hacerme de la 'Trilogia de Auschwitz' para leer cuando estuviera lo suficientemente fuerte; ahora, no me queda más que buscarlo. Si bien he leído mucho acerca de los horrores que los seres humanos infligimos a otros congéneres, éste parece ser emblemático.
    Gracias por tu reseña, U-to. Ojalá que la memoria sea lo último que perdamos, antes que la esperanza!
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento me quedo con este primer volumen que me parece excepcional, los otros dos son posteriores y centrados en otros aspectos más novelados, o eso me da la impresión. Pero quizás los lea en otro momento.

      Sin memoria no "somos".

      Besos!!!

      Eliminar
  7. Una lectura dura por lo que intuyo. De nuevo traes a estas páginas la más cruda realidad humana y la certeza de que la historia de ayer mismo se quiso escribir con sangre inocente y pluma de muerte hasta alcanzar extremos inimaginables que rebasan en mucho los límites. Hoy, en otros lugares del planeta se desarrollan embriones semejantes que cosifican a los seres humanos que consideran diferentes por cualquier razón. Un pasado desazonador que deberiamos tener muy presente. Se nota que esta reseña nos llega directa desde el corazón. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil comprender que por ideas llevadas al extremo del fanatismo se pueda matar en masa y con ese desprecio y perversión. Como dice Castellio, "matar un hombre por ideas, es matar a un hombre", aquí hablamos de millones.
      Veo ese peligro actual, sí.

      Un beso!!

      Eliminar
  8. Creo que la próxima vez que me acerque a este tema será con este libro, pues lo tengo apuntado desde hace tiempo y estoy segura de que me gustará, a pesar de su crudeza.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una obra excelente, desde luego.

      Abrazos!!

      Eliminar
  9. Tienes que ser muy fuerte animicamente para sobrevivir a tanto horror del mismo ser humano, que bueno que él lo lograra..

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hay que ser muy fuerte, pero las secuelas fueron tan grandes que tras sobrevivir acabaron como Primo Levi suicidándose al cabo de los años.

      Abrazo!!

      Eliminar
  10. Lo que no entiendo es que cknozco gente que con cierto astìo dice cosas como buff...otro libro sobre los campos de concentraciòn....como si se hiciese negocio con lamiseria humana.....en algunos casos he detectado esa visiòn y ciertamente puede llegar a resultar irritante.
    Pero no es este el caso....aqui no se juega con la estetica del horror....sino que se va mucho mas allà....a como se perpetra la anulacion, la aniquilaciòn de todo lo que define al ser humano como tal.....es tremendo...me recuerda vagamente al libro de Joseph Roth la filial del infierno en la tierra...este no necesito anotarle. Me parece imprescindible.
    Y claro que ese primer tercio del pasado siglo tiene un atractivo tremendo....convivieron el agudo pensamiento con el germen del horror, y esa paradoja y otras tantas resultan enigmas muy atractivos para quienes no dejamos de hacernos preguntas, como es tu caso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las personas que rechazan la lectura de este tipo de obras tendrán sus razones, aunque muchas veces no han leído nada o muy poca cosa.
      Es un testimonio el de Primo Levi excepcional, una mirada crítica que transpira reflexión y sabiduría. Muy interesante, la verdad. Y me parece bien traída la referencia a Joseph Roth, un crítico muy fino del fascismo y de lo que estaba por llegar... y llegó.
      Lo de hacerme preguntas es una "mania" que me viene desde la infancia, forma parte de mi idiosincrasia :))

      Un abrazo, me alegro de tu vuelta y !!gracias!!

      Eliminar
  11. A mí es un tema que me anonada, la mayor barbaridad de la historia de una historia bárbara de por sí, y lo que he leído me deja para el arrastre. No creo que me atreva con esta novela, realmente me da miedo.

    ResponderEliminar
  12. PD: Le Pen y demás negacionistas Si deberían leerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le Pen y sus más de cinco millones de votantes franceses de las elecciones europeas.

      Me afecta leerlo pero por otro lado necesito saber.

      Eliminar
  13. Un libro que lleva mucho entre mis pendientes. Pero tengo que buscar el momento adecuado para estas lecturas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran libro, seguro que le encontrarás un hueco.

      Besos!!

      Eliminar

  14. Somos capaces de lo mejor y de lo peor.
    Dolor, sufrimiento, horror,... y heroicidad en la supervivencia... hechos palabras y test(amento)imonio.

    No tengo duda de su calidad, pero no es el momento. A mí ya me dejó vapuleada hace tanto "El Diario de Ana Frank", aunque suene inocente...
    Veremos más adelante.
    Pero no debe haber olvido... no para esto.

    Besos y que estés disfrutando mucho del finde!!

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me interesa mucho la condición humana, qué significa, cómo afronta situaciones límites, el fanatismo, la violencia, la heroicidad, la libertad, especialmente interior. Eso me lleva a estos libros.
      No he leído El diario de Ana Frank, la he visto en el teatro.

      Besos y buena semana. El finde estupendo :))

      Eliminar
  15. Bueno, ya lo sabes, es un periodo que me toca muy de cerca, del que no he dejado de oír historias y testimonios desde pequeño. El libro, en realidad, los tres de" la trilogía" pero sobre todo este me encantó, por el tono, por la honestidad, por la prosa... Tengo pensado releerlo. Me llevo también tu lectura de ahora, llevo años queriendo leerlo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comentarios los he cortado-pegado de Goodreads, a mí también me sorprendió que quedaran tan cuadrados y tan bien conociendo a Blogger :) Los pega en el blog como si fuera una imagen

      Eliminar
    2. En tu caso el tema debe interesarte más si cabe. Serías un gran interlocutor para hablar de este momento tan decisivo en la vida de la humanidad.
      Estoy de acuerdo contigo, el libro de Levi es impresionante por su honestidad y objetividad en un tema tan difícil, en su caso, para mantenerla.

      La novela de CZESLAW MILOSZ me ha parecido excelente. Busco otras obras suyas, pero no es fácil encontrarlas.

      Ahh!! Ahora lo entiendo, jajajaja, no entendía como hacerlo y es que no se podía.

      Besos!!

      Eliminar
  16. Buen día. Enhorabuena por la bitácora.

    No he leído a Levi, a pesar de haberlo hecho bastante sobre el holocausto. La gente dice: ¡y qué sacas dándole vueltas a algo que ya pasó!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo saco nuevas preguntas, saco reflexión sobre algo de lo que conviene puesto que resurgen de nuevo las opciones de extrema derecha y neo-fascistas.

      Gracias y un abrazo!!

      Eliminar
  17. Hace poco vi ese documento extraordinario que es Shoah y opino que debería ser de visión obligatoria en centros de enseñanza para no olvidar jamás lo que pasó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de encontrarlo y voy a verlo. Gracias por hablarme de este documental, me interesa mucho.

      Salud!!

      Eliminar
  18. Siempre te leo y si el libro te ha impactado es porque es grandioso, tienes un sobresaliente gusto literario, saludos.

    ResponderEliminar
  19. Laura, este libro es un imprescindible...y ahora que se acerca Junio, con el 70 aniversario de la liberación...es de lectura muy recomendable.
    Hace poco vi la película "La profesora de Historia", creo que te gustará. Tiene mucho que decir, aunque imagino que no igual que Primo Levi...pero las voces, hay que escucharlas...todas...

    Espero acercarme de nuevo a su lectura...Algún día...

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que hay que escuchar, leer, ver y mirar con el foco bien abierto.
      Igual me animo a buscar esa película.

      Un abrazo grande, María.

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...