sábado, 7 de diciembre de 2013

CAMILO JOSÉ CELA, Viaje a la Alcarria.

La lectura de este libro me la propuso Carlos porque según me dijo, pese a haber oído hablar de la obra, no la había leído siendo de su autor favorito. Durante una semana fuimos fragmentando la lectura en capítulos y comentando lo leído cada dos días. 



El 9 de marzo de 1948 sale de la imprenta el libro, tiene 220 páginas y su título recoge literalmente el contenido, puesto que se trata del recorrido por la Alcarria de un viajero, trasunto del propio autor.

La lectura compartida empezó así un 22 de octubre por la noche:


--Carlos (C): Me llama mucho la atención que el autor se refiera a sí mismo como El viajero. La narración en tercera persona diferencia a este texto del tono tradicional de los relatos de viajes en que siempre habla el protagonista.

--U-topía (U): Es cierto, me da la impresión de que marca así una distancia para que nadie dude que no es él, que no es biográfico. Conforme he ido leyendo me he visto a mí misma recopilando información sobre él, da muy poca más allá de lo que anda, lo que come, duerme o habla con quienes se encuentra. 

Y así fue, a lo largo de toda la lectura he ido rastreando las breves referencias al viajero, que, quizás, pudiéramos considerar como confesiones sobre sí mismo que sintetizo a continuación: 

El viajero tiene su filosofía de andar, piensa que siempre, todo lo que surge, es lo mejor que puede acontecer (p. 25). El viajero prefiere dormir bajo el recuerdo de una última sensación agradable: una cigüeña que vuela, un niño que se chapuza en el restaño de un arroyo, una abeja libando la flor del espino, una mujer joven que camina, al nacer del verano, con los brazos al aire y el pelo suelto sobre los hombros (p. 48). 

Le comenté a Carlos que eso de dormir bajo el recuerdo de una última sensación agradable lo intentamos hacer todos. A lo que respondió:

--C: Sí, cuando se echa sobre la manta, busca una última imagen para comenzar el sueño con un bello pensamiento, es un buen truco ¿verdad? Aunque con el vino que llevaba en la cantimplora no le hacía mucha falta.

El viajero es un hombre con una vida tejida de renunciaciones (p. 69). (…) un hombre un poco solitario (p.79). El viajero, como siempre, se enteró tarde de que fue cruel (p. 79). Y por último que (…) tiene su pequeña historia familiar relacionada con la Orden [de los franciscanos] (…) (p. 212). 

Y más nada sobre el viajero. Eso me llevó a indagar sobre las características y objetivos de su viaje. Tampoco descubrimos mucho más. 

El viaje que se quiere hacer [es] un poco a rumbo, un poco como el fuego en una era: a la buena de Dios y a la que salga (p. 23). Y también se propuso no dormir nunca dos días seguidos en un mismo pueblo (p. 161). 



Ninguna referencia más sobre los planteamientos de este viaje que se produjo, en la inmediata postguerra, entre el 6 y el 16 de junio de 1946. Escasas referencias a la guerra civil y la dura postguerra más allá del hambre en los pueblos que recorre o estos dos fragmentos:

Don Mónico es un alcalde antiguo, que rige el pueblo en padre de familia y que tiene un sentido clásico y práctico de la hospitalidad y de la autoridad. El viajero piensa que así como es don Mónico, debieron haber sido los corregidores de tiempos atrás, que no sabe si fueron buenos o malos, pero que a todos se los imagina rectos, enamorados y patriarcales (p. 204-205).

Hablando del museo de historia natural de Pastrana: Está muy desordenado; cuando estuvieron aquí los rojos lo desbarataron todo (p. 213). 

Aunque es crítico con algo que se acostumbra a hacer en España, y que el franquismo de la postguerra incentivo, vivir de dorados recuerdos. Afirmando que el pasado esplendor agobia y, para colmo, agosta las voluntades [para entender] el problema de todos los días (p. 215). 



En Viaje a la Alcarria descubrimos una prosa flexible, dinámica y expresiva que desarrolla una aparente despreocupación formal. Las frases cortas con las que describe un paisaje, un momento, un pueblo, lo demuestran:

El viajero se lava en el zaguán en una palangana colocada en una silla de enea. Un niño llora sin demasiadas ganas. Las gallinas empiezan a recogerse. Un perro escuálido husmea los pies del viajero. El viajero le da una patada, y el perro huye, con el rabo entre las piernas. Se ve que es un perro acostumbrado a recibir patadas. Una niña juega con un gato blanco y negro, y otra niña la ve jugar, con cara de mala uva y sin quitarle el ojo de encima. Un burro pasa, solo, camino de la cuadra; empuja la puerta con el hocico y se cuela dentro (p. 55). 

Carlos señaló respecto al tratamiento de los personajes a lo largo del viaje que: 

--C: Al implicarse apenas con los compañeros de viaje, o con los residentes, permite que entren y salgan del relato cada uno con sus penas y alegrías, de éstas pocas. 
En cuanto a la filosofía de caminar con la bota y la barriga llena todo le parece agradable. Cela es un golfo y un señorito adinerado de provincias. Pasa por encima de todo, desprecia o no aprecia a nadie, ni a la verdulera de los tomates por sorda, ni al tonto cigarrero, al que arrean una sonora bofetada entre las risas del personal. Se comporta de una forma cínica con los personajes, los crítica y no siente conmiseración hacia ellos salvo cuando son mozas guapas. Solo trata con cierta deferencia a los que considera sus compinches, es mi autor preferido, pero en lo personal me parece un impresentable. 
En el transcurso del diálogo Carlos percibió algo que no detecté yo, un cierto cambio de estilo:

--C: Cabe señalar que es a partir del capítulo VII cuando aparece el Cela más cínico y personal, sus opiniones se tiñen de esa gracia crítica tan habitual cuando relata sobre los otros personajes, el mismo se reconoce como un mentiroso en sus intervenciones y mediante un uso y dominio de la retranca más gallega, pasa indemne sobre cuantas quejas y amenazas recibe, los capítulos se alargan y profundiza más en la vida de los pueblos que visita, narra sobre el hambre, la miseria o la riqueza que encuentra en cada lugar.



Yo apunté que había visto a partir de este capítulo divertidos fragmentos llenos de humor como el viaje en un autobús abarrotado:

El viajero, al intentar acomodarse, pisa sin querer a una gitana jovencilla, muy guapa. La mujer da un grito.

_¡Mal puñetazo te pegue un inglés borracho, esaborío! 

Cuando el autobús echa a andar, la gente se va acoplando. El acoplamiento es, a veces, doloroso.

_¡Que me aplasta usted a la criatura! El hombre, haciendo equilibrios, responde sin mirar; aunque quisiera, no podría volver la cabeza.

_Échela usted en la baca, señora, y cállese. 

_Tendremos que esperar a agosto, que por ahora lo llevo dentro.

No más salir del pueblo, unas criadas empiezan a alborotar: ya irán así todo el camino. Antes de llegar al Tajo, una señora gorda dice perdone, y les vomita por encima a un guardia civil, a su señora y a un niño de pecho que llevaba al brazo. El niño iba dormido, pero, como es natural, se despierta y empieza a gritar; el niño grita como si lo estuvieran matando; la cosa, como dice muy bien un joven de corbata de lazo y flexible verde claro, no era para tanto (p. 180-181). 



Y por último se pueden encontrar comentarios bastante sexistas como cuando critica a las criadas de Madrid diciendo que son presumidas, que no son nadie, que son como todas, pero que tienen unos humos que parecen condesas y encima añade que el arriero y el viajero no las miran a la cara y prefieren a la chica de pueblo para saber en qué trotes ha estado metida (p. 54). 

La obra es muy entretenida de leer pero creemos que no deja de ser una obra menor del autor. De todas formas como libro de viajes tiene virtudes que fueron novedades en su momento.

Las imágenes de la Alcarria están tomadas de google.
La edición de Espasa-Calpe es de Carlos y la de Destino, que yo leí, es de una biblioteca pública.

45 comentarios:

  1. Quería decir:
    Creo haber leído varias cosas de Don Camilo Premio Nobel, una de ellas es el"Viaje a la Alcarria" que tan bien has comentado, recuerdo que me agradó su narrativa, como Premio Nobel tengo mis dudas que fuera un premio merecido, pero bien está por su extensa extensa. Como persona, ya es otro cantar, sin respeto hacia sus iguales, censor del régimen y si no recuerdo mal fue denunciado por plagio, en fin, un prenda.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo. Fue un hombre que siempre me repelió, incluso sus maneras y su estética de "señor" me disgustaban. Durante mucho años no leí nada de él, pero la edad me hizo comprender que las antipatías o simpatías por la ideología de un escritor no lo hacen mejor o peor. De esta manera amnistié a varios escritores y leí La colmena, me pareció muy buena novela y a esta le siguieron dos más hasta llegar a esta propuesta de leer Viaje a la Alcarria.

      Salud!!

      Eliminar
  2. No lo he leído.
    Ni lo leeré.

    Marqués y Premio Nobel.

    La culpa de todo la tienen los rojos para gente como él.

    A mí no me gustan las personas como él.

    He leído algunos libros suyos.
    No me parecen extraordinarios.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te veo tan convencido que no creo que nada de lo que diga te hará variar de opinión. Por cierto, como ya he dicho en el comentario anterior comparto tus calificativos sobre su persona y no es menor que era un machista convencido.

      Un motivo importante que me llevó a leerla es que la propuesta vino de Carlos y que la lectura sería compartida. No lo dude y el resultado fue bueno. La verdad es que reímos un cuanto a costa del marqués.

      Besos.

      Eliminar
  3. He leído algo de Cela, este viaje entre ellos. Lo hice por ir más allá de la antipatía que siempre me ha despertado Cela como persona. Pero no he conseguido que su obra despertará en mi un mínimo gesto de admiración. Este viaje me resultó aburrido.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto la antipatía hacia su persona. Sin embargo sí que admiro alguna de sus obras, especialmente La colmena. No es por ello uno de mis escritores favoritos.

      Besos!

      Eliminar
  4. Laura, voy a terminar por no leer tus entradas porque hasta este libro que lo leí hace tropecientos mil años, que no me gustó nada, creo yo que tuvo mucho que ver con el profundo rechazo que tenía, y tengo, a su autor, pues decía que hasta este viaje tal como lo has presentado, no parece el mismo que yo leí, hasta el punto que me están dando ganas de releerlo, aunque sólo de pensar en Don Camilo... se me quitan.
    Es un pulso que estoy echando conmigo misma, veremos quién gana, aunque lo intuyo.
    Deberíamos tener más vidas, con sólo una no nos da tiempo a leer todo cuanto quisiéramos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) eres muy amable y generosa Tracy.

      La antipatía hacia el autor, compartida como ya he dicho en anteriores comentarios, siempre condiciona la lectura. Pero es inevitable y humana. Leerlo con un amigo siempre dulcifica ese condicionante.

      No nos agobiemos con las lecturas y leemos siempre con placer y calma.

      Un abrazo!!

      Eliminar

  5. La única vez (que recuerde) que he suspendido un examen (un control rutinario) de 'Literatura' fue con una obra suya: 'La Colmena'. Y era una asignatura en la cual normalmente sobresalía. Al profesor que nos la impartía no le gustó mi comentario de texto. Creo que le pareció algo 'tremendista'... :P

    Sólo lo he leído ('La Colmena', 'La Familia de Pascual Duarte' y, si no recuerdo mal, fragmentos de esta obra que comentáis) por obligación en el instituto (BUP).

    Como escritor/personaje puede que escribiera decentemente o más que decentemente (eso dicen los llamados 'entendidos'), pero no me caía, ni me cae, ni me caerá nunca bien. Prepotente, creído, difícil de mirar y aguantar, caciquil (literaria y no literariamente hablando) y chulo (en el mal sentido de la palabra) sólo son algunos de los adjetivos que me vienen a la mente cuando leo o escucho su nombre.
    Y como... ¿persona?... no he sufrido el 'disgusto' de conocerlo.
    Así que no puedo hablar más ni peor de él.

    Por lo demás, me encantan estos diálogos literarios. Cuando gustéis, será un placer leeros... ;)

    ¡¡¡ Petons y un fuerte y cálido abrazo... para los dos !!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego ese examen suspendido es una añadido a la antipatía difícil de olvidar :))

      Justamente es la novela que me parece mejor de Cela. Fue censurada en la época por sus alusiones al sexo, la homosexualidad y el ambiente carcelario de la época. Tardo seis años en ser publicada. No olvido que en esos años se estaba ejecutando a cientos de personas por motivos políticos, así que poca cosa es sufrir censura durante esos años.

      Besos y buen finde (o puente)!!

      Eliminar

    2. Sí, supongo que el suspenso tiene que ver.
      Y es verdad que ese libro es un buen retrato de una parte de la sociedad de la época y en ese momento de la historia.
      Pero la mayor parte de la antipatía es 'a posteriori' y se la ganó a pulso, creo...

      Era tan insufrible (con segunda mujer incluída, tal para cual) que consiguió que, muchas veces, su obra pa(sa)se a un segundo plano.

      ¡¡¡ Puente !!! :))

      Eliminar
    3. Estoy de acuerdo.

      Me parece que siempre fue igual, como me comentaba Carlos en el diálogo que sostuvimos, Cela era:

      Un golfo y un señorito adinerado de provincias. Un prepotente, un tipo alto y desgarbado un golfo y un vividor. Pasa por encima de todo, desprecia o no aprecia a nadie ni a la verdulera de los tomates por sorda, ni al tonto cigarrero, al que arrean una sonora bofetada entre las risas del personal.

      La distinción entre autor y obra es posible.

      Pues a disfrutarrr!!

      Eliminar

    4. ¡Alucina! Resulta que aún guardo ese libro de 'La Colmena y con los apuntes a lápiz de entonces. Y además tengo otro titulado 'La Cruz de San Andrés', que no recuerdo haber leído (creo que me lo regalaron)... qué cosas, eh? Y como apuntan por ahí abajo, también he leído y leo de vez en cuando bodríos y 'best sellers' mejores y peores entre joyitas de autores variados, independientemente de como me caigan. Lo que pasa es que a este señor no lo tragaba, tal cual.
      En fin... ¡"C'est la vie"!

      PD: Espero que 'Carlos' no se tome a mal estos comentarios. No tienen nada que ver con él y sus gustos... ;)

      Eliminar
    5. Ayyy!! Cuando encuentro libros con anotaciones de otra época siento una inmensa ternura por la Laura que que ya no soy :))

      Igual Carlos se anima a decir algo, pero por siaca, tranquila, no se lo toma a mal seguro.

      Eliminar
    6. En absoluto me lo tomaría a mal, Cela ejecutaba su propio personaje como mejor le venía en gana y cuando le concedieron el Nobel, hasta se creía gracioso. Sí nos sirve de consuelo, en la valla que rodea la casa donde escribió Madera de Boj una placa de bronce le recuerda como premio novel.

      Eliminar

  6. PD: Vuelvo... se me olvidaba... el duo 'Mark Knopfler' / 'Emmylou Harris' me encanta. Ya lo había escuchado por 'Youtube'.

    ResponderEliminar
  7. Leí algo de Cela en el colegio, hace ya mucho tiempo, y me temo que no fue por placer, sino por obligación, como ocurría con frecuencia en esos tiempos, pero me encantaría volver a él ahora, como adulta, siento que podría apreciarlo como merece. Muchas gracias por la recomendación, Laura.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Leer por obligación y a una edad, quizás, inadecuada, no es positivo.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Pues aunque no fuese una persona agradable, y si un tragón algo dado a los sablazos, yo mantengo mi admiración hacía su forma de escribir y aún me atrevo a recomendar Madera de Boj, un retrato de mi costa de adopción y Mazurca para dos muertos, más del profundo interior gallego.
    Aunque, para no correr riesgos innecesarios, quizás sea mejor, y más barato, tomarlas en la modalidad de prestamo de la biblioteca pública.
    Una presentación impecable Laura. Dos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mazurca para dos muertos la he leído y me gustó. Madera de boj está pendiente.

      Si quieres intervenir en el debate, tienes esta casa abierta para que lo hagas. Esta reseña es tan mía como tuya.

      Unha aperta, ounmillon.

      Eliminar
  10. Lo descubrí con este "Viaje." y me gustó mucho su forma de escribir qué me pareció entonces muy moderna. Me recordaba a algunos autores americanos. Repetí con algunas otras novelas. El tipo por lo demás era un asco y se hacía una gracia a si mismo patética.
    Hay autores que me caen estupendamente cuyos libros me han parecido unos bodrios y ni siquiera les guardo rencor por ello. Lo que es la cosa del ser humano.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.
      La personalidad del autor, aunque influye, no debería impedirnos apreciar la obra (y lo digo tan en positivo como en negativo).

      :)) Rencor tampoco guardo a los autores que me caen bien y escriben bodrios, pero no les vuelvo a leer.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Tengo varios para leer de su autoría: 'La colmena', 'La familia de Pascual Duarte', 'Pabellón de reposo' y éste. Nunca me había llamado la atención, pues tenía presente alguno de los epítetos que de él han listado aquí, y no incentivaba mi lectura. No obstante, sacando lo personal, parece buena literatura, Laura. Intentaré destinar tiempo a uno de ellos en el 2014. Besos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy una experta en su obra (Carlos recomienda Madera de boj y Mazurca.... Yo me quedo con La colmena y La familia de Pascual Duarte.

      Espero tu opinión con mucho interés.

      Besos!!

      Eliminar
  12. Luego de su premio Nobel estuve viendo una entrevista por televisión pero no pude terminar de verla pues decidí cambiar de canal, las opiniones anteriores con respecto a su persona le calzan muy bien.
    Tal vez y luego de este interesante trabajo que presentas con Carlos lo traiga a mi mesa de laboratorio para estudiarlo un poco y dependiendo como me vaya seguiré o me detendré definitivamente. El mundo es como es y no como uno quisiera que fuese...y hay artistas que reflejan y se posicionan a fidelidad de ese lado desagradable de la cultura, bueno pero esto lo digo desde el prejuicio que me causa la personalidad del autor. El recurso del viaje itinerante desde Don Quijote y la Iliada da muy buenos resultados dentro de la narrativa y las artes escénicas sujetas a un guión.
    Felicitaciones a Carlos y a ti por esta reseña e invitación.
    Besos mi querida e intrépida Lectora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como persona es un impresentable, insufrible y de derechas que vivió con comodidad durante el franquismo. Sin embargo su obra merece la pena, aunque también hay opiniones de que no tal y como se puede apreciar en los comentarios.

      Alabo tu apertura de miras.

      Besos querído Aristos!!

      Eliminar
  13. Leí algunas de sus obras siendo adolescente por temas académicos.No me entusiasmaron.
    En la facultad me hicieron leer "Pabellón de reposo",tampoco me dijo gran cosa.
    Ya después,conocí al personaje y me cayó de pena.
    Me parece insoportable y no sé si con buen criterio pero...tengo tantos libros maravillosos por leer que no pienso dedicarle tiempo a la obra de este autor.

    La reseña y la lectura a duo: interesante.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se tienen las ideas tan claras, lo mejor es no añadir nada.

      Gracias por tu referencia a la lectura a dúo, fue muy instructiva.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. No sé porqué siento que ese viajero es un pequeño Quijote. Pero yo amo los dos libros que leí de Cela y quizá delire... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me parece delirio, también he admirado las obras que he leído de él.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  15. Viaje a la Alcarria es una de las obras más destacadas de Cela de la que tengo la mejor de las opiniones. No es la única. No se puede decir lo mismo de "Nuevo viaje a la Alcarria"... Cela cuando lo anunció dijo que "no tengo más remedio que emprender el camino en Rolls Royce y con una choferesa negra de buen ver y mejor palpar"... Hace bueno lo que se suele decir sobre las segundas partes...

    Como persona deja mucho que desear. Especialmente lamentable la que mostró a partir de obtener el galardón del Nobel. Sin embargo, pocos le discuten su calidad como escritor. Creo que no hay que mezclar lo uno con lo otro. Escribir bien no es sinónimo de "persona intachable"...

    Un abrazo, Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando busqué información sobre la obra, leí sobre ese segundo viaje y me pareció un montaje en su línea golfa.

      Como bien dices, pienso que se puede distinguir obra de autor y juzgar la obra con independencia de la personalidad del autor.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  16. Me he leído algunos libros de Cela, mi favorito, aunque suene a tópico es La colmena que me parece un libro impresionante. Es un autor que me gusta aunque no he profundizado demasiado en su obra y no he pasado de leerme tres o cuatro libros suyos. Viaje a la Alcarria no lo he leído aunque me apetecería hacerlo, pese a que lo consideres un libro menor. Me encanta esta experiencia compartida que narras como estímulo a la lectura. Muy interesante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es también mi favorito. Fue el primer libro que leí cuando indulté al Cela autor por la antipatía que le tenía a su persona. Me gustó mucho. La película de Camus no la vi, no sé si te gustó a ti.

      Compartir la lectura con otra persona siempre la enriquece porque, como es bien sabido, siempre leemos desde una óptica personal y de esta manera aparecen aspectos que una no ve. Sin embargo nunca me he animado a los clubs de lectura. Por aquí he intentado hacer lectura colectiva pero no lo he logrado todavía.

      Me alegra mucho verte por aquí.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  17. Una magnífica forma de leer. El libro no lo conocía y eso que el autor en general me gusta bastante. Me viene genial tu lectura para retomar, fíjate que hace unos días estaba pensando retomar con Umbral y leer Las ninfas y seguir con Cela. Un beso, Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo el libro de Umbral que tanto te gustó (y a otras personas que comentan en tu blog, no recuerdo si también le gustó a Offuscatio), pendiente de lectura. Por cierto, otro personaje con el que no simpatizaba nada.

      Un beso!!

      Eliminar
  18. Laura,
    de Cela leí si mal no recuerdo,"La Colmena" y creo recordar que por obligación.También vi la película y la disfruté.
    No he leído "Viaje a la Alcarria" pero me parece que a pie y con poco equipaje es la mejor forma de viajar,sin duda.
    Hay algunos autores(también me pasa en la música y el cine)que mejor separar su vida y su personalidad de su obra,aunque en ocasiones,nos resulte complicado.
    Por otra parte,me parece este método de lectura a dos bandas es muy estimulante.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El planteamiento del viaje, con una pequeña mochila, a pie y haciendo ruta, es una buena manera de viajar.

      Estoy de acuerdo que con algunas personas cuesta mucho diferenciar ambos aspectos y Cela puede ser una de ellas, pese a ello debemos intentarlo.

      Es un método que siempre enriquece la lectura.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  19. No voy a entrar en si el autor era más o menos simpático y mucho menos en su ideología. Es un asunto del que paso olímpicamente ya que caso contrario la purga de escritores, pintores, y demás sería extensísima y no estoy por esa labor.
    Al contrario. Puesto que conocí a Cela escritor antes que a la persona lo leí sin ningún tipo de condicionante. Tengo esa misma edición de Austral. Me parece un libro estupendo y muy rico. Y otro tanto diría "del miño al bidasoa". Son libros de viajes aparentemente costumbristas en los que la mirada es muy importante. Y esta se dirige en ocasiones a cosas anodinas, aparentemente triviales.
    Son dos libros que me encantan. Aunque su obra cumbre, en mi opinión expléndida es "mazurca para dos muertos". Novela de gran envergadura que lo emparenta con el mejor Torrente Ballester.
    Muy interesante entrada. Ha sido un placer volver sobre el libro. Como fue un placer visitar el paisaje y el paisanaje alcarreño.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, además si solo leyéramos, o viéramos, a quien nos cae bien o con quien hay coincidencia ideólogica, nuestro campo de visión se reduciría mucho.

      Es un peculiar libro de viajes que cuenta aspectos de un momento que ha desaparecido, si añadimos que lo hace desde su visión de la vida, acaba componiendo un libro interesante.

      Mazurca es uno de los que he leído y recomiendo, aunque La colmena es mi favorito.

      Gracias!!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  20. No he leído el Viaje a la Alcarría, tarea pendiente que intentaré subsanar cuanto antes porque pertenece a esos libros que siempre te propones leer y por un motivo u otro vas dejando aparcado.
    El uso de la tercera persona cuando se trata de un texto más o menos autobiográfico permite a los autores salir del escenario y contemplarse desde arriba para integrar las peripecias personales en el conjunto total de la historia. Aquel Cela urbano, franquista y privilegiado tenía tanto orgullo personal que no tenía especial reparo ene verse a si mismo como un escritor colonial, a lo Kipling, situado muy por encima de sus aborígenes circundantes.
    Buenas reflexiones de ambos comentaristas del libro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esos libros que están entre los buenos propósitos tengo yo una larga lista que veremos si un día consigo acabar leyendo, pero también es un incentivo tenerlos ¿no te parece?

      Su prepotencia y pretenciosidad lo hacen insoportable a mis ojos, pero su obra es otra cosa, claro.

      Gracias Doctor!!

      Besos.

      Eliminar
  21. A mi este libro es el que más me ha gustado de Cela, un escritor al que no soy aficionado, la verdad. Siempre me gustó más Delibes, pero este libro es la excepción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido compararlo con Delibes o con Torrente, como hace un comentarista anterior, dos escritores que me encantan por encima de Cela, quizás por la antipatía que siempre me inspiró el último y el esfuerzo que he tenido que hacer para superarla.

      Es un libro interesante este, sí.

      Salud!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...