sábado, 7 de septiembre de 2013

Casanovas y Mesalinas… SÁNDOR MÁRAI, La amante de Bolzano.

OLEG OPRISCO

Giacomo Girolamo Casanova (1725-1798) fue un famoso aventurero, escritor, diplomático y agente secreto italiano. Fue conocido en su época por sus conquistas amorosas, que en toda su vida fueron 132 según su más importante obra autobiográfica: Histoire de ma vie, en la que el autor describió con franqueza sus aventuras, sus viajes y sus innumerables encuentros galantes. Hizo un relato en el que las aventuras con diversas mujeres fueron mostradas con elegancia, lo que hizo de él, popularmente y a través del tiempo, el prototipo de amante y aventurero. Su apellido se convirtió en prototipo del amante. 

La palabra casanova significa, casi trescientos años después de su nacimiento, hombre que anda con varias mujeres a la vez, hombre que vive muchas aventuras amorosas, mujeriego, conquistador, tenorio, donjuán… 

Se me ocurre de entrada que no es lo mismo un hombre que anda con varias mujeres a la vez que un hombre que vive muchas aventuras amorosas. Dudo si este término es peyorativo en la actualidad. 

También se me ocurre que no hay un paralelo femenino a un casanova, porque a una mujer que anda con varios hombres a la vez o que vive muchas aventuras amorosas, jamás se le aplicaría ese término y sí, por ejemplo, el de mesalina, mujer fatal, cuando no directamente puta o zorra. Dudo menos que ese contenido peyorativo se haya reducido en la actualidad. 

En fin, os lanzo el guante para que opinéis si os apetece, en todo caso mi objetivo principal es reseñar una estupenda novela y a ello paso sin más dilaciones.


SÁNDOR MÁRAI, La amante de Bolzano.

La literatura de Márai me gusta tanto que hace tiempo que he decidido leerla toda, por tanto esta obra, de la que siempre he leído elogios, era una de las que estaba en mi lista de prioridades.

La novela tiene 281 páginas y el título se refiere a Francesca, la mujer de la que Casanova se enamoró cuando tenía 15 años y que reencuentra, unos pocos años después, en Bolzano.

Sobre el autor ya hice una pequeña reseña en la primera novela que comenté y que podéis encontrar si buscáis en la etiqueta que lleva su nombre.

La historia de esta novela es sencilla como casi todas las de Márai, caracterizadas por la poca acción de sus novelas y las muchas reflexiones sobre temas diversos que realiza. El autor toma un personaje literario conocido, Giacomo Casanova, “el casanova” por definición, el eterno amante y destroza el imaginario colectivo que de él tenemos convirtiéndolo en un apátrida, despojado de su gloria, desterrado de su Venecia idílica, carente de hogar. Márai no habla del imaginario, sino del hombre, del hombre concreto, débil y que cae en el juego del amor del que él se cree maestro y dominador. Se trata, pues, de una interpretación del personaje desde la libre creación literaria.

Casanova huye de la prisión de Los Plomos en Venecia en compañía de un disoluto fraile, Balbi, a modo de desventurado compañero de andanzas y a su servicio. En su huida llegan a Bolzano y allí se entera de que Francesca, condesa de Parma, vive en esta ciudad. Casanova se batió en duelo con el conde de Parma cuando Francesca tenía tan solo 15 años, herido gravemente tuvo que marchar lejos de ella y el destino la vuelve a poner en su camino. El conde sabedor de los sentimientos de Francesca hacia Casanova intenta un juego peligroso para retenerla tras conocer el mensaje que ella envía a Casanova y que dice: Te debo ver (muy interesante el análisis que hace el conde de este brevísimo mensaje en las páginas 186 a 193). El diálogo final entre Giacomo y Francesca es una auténtica maravilla. Es ella, al final, a pesar de su apariencia de títere, quien toma las riendas de la historia, quien decide por los tres.

La simplicidad argumental contrasta con la complejidad psicológica de los personajes. En la novela el autor adopta el punto de vista del personaje, un aventurero, un caballero de Venecia que vive al día, que busca los recursos económicos siempre en función de sus necesidades del momento, marcadas  por la necesidad de conquista.

La novela se hace eco del mito de Casanova:

Las mujeres se alegraban de que se hubiese fugado. Como si una fuerza, hasta entonces encadenada, se hubiese desatado por el mundo; como si del mito y la leyenda, de los libros y los recuerdos, de los sueños y las emociones, de las profundidades ocultas –secretas y desconocidas, verdaderas y temibles- de la vida de los hombres y las mujeres, hubiese surgido alguien sin disfraz y sin peluca, sin polvos de tocador, tan desnudo como vuelve una víctima de su cita en la cámara de torturas (pp. 19-20).

Tiene hermosas descripciones sobre el amor:

Aquel amor maduró lentamente, como una fruta noble; necesitaba tiempo, varios cambios de estaciones, sol y lluvia olorosa, amaneceres en los que se pudiera pasear por el jardín cubierto de rocío, entre los majuelos en flor; necesitaba conversaciones en las que una palabra aclarase de repente los paisajes de un alma femenina tímida y tierna… (p. 94).

De la idiosincrasia de Giacomo Casanova según Márai:

Porque el mundo exigía orden y consentimiento, rendición a regañadientes, sumisión incondicional a las leyes divinas y humanas. Pero dentro   de él, de manera arraigada y terrible, ardía la llama de la resistencia; y eso no podían perdonárselo (p. 107).

Aunque en apariencia el tema central de la novela es el amor,  en realidad es el de la máscara que esconde la verdad íntima de los personajes: de Casanova y de Francesca. Y especialmente la máscara tras la que Casanova ha ocultado su verdadero ser para evitar precisamente caer en desgracia ante los poderosos de la tierra.



Seguiré leyendo a Márai. Esta novela es recomendable y está en la línea de su autor.


56 comentarios:

  1. Tomo nota de la novela, tiene buena pinta.

    Hoy en día Casanova sería monje de clausura.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ¿por qué dices eso? ¿monjepederasta?

      Besos!!

      Eliminar
  2. Buenos días, merced a tu recomendación la tengo, la novela por supuesto, sobre mi mesa de lecturas, ya sé que no desvelarás el final, la leere con atención...
    Del amor y de las conquistas,no me arriesgo a dar mi opinión, pues mi experiencia me parece reducida, del rechazo social que provoca la actuación de una mujer fuerte y libre, pues que aún nos queda mucho camino por recorrer, hasta tanto, el mejor consejo sería la discrección...Pero Casanova me parece un hombre de pobre vida, la de un itinerante, como la de Don Juan...la de un ladrón que roba por placer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procuro no desvelar ningún final y nada de la trama que desvele algún aspecto clave.

      No sé, el Casanova de Márai no es de pobre vida, robar no roba, necesita y busca, seduce.

      Unosinur; es un tema que daría para una larga conversación cerca de la chimenea, escuchando buena música unida al sonido del mar (a poder ser mare brava), la lluvia golpeando los cristales y una copa (aquí podríamos hablar de qué).

      Unha aperta!!


      Eliminar
  3. Estamos conmovidos con Márai. Hace unos años intenté leer La hermana, y quedé trunco. Pero acabo de leer La mujer justa, y simplemente, tiemblo en cada párrafo. La apoteosis de la literatura. Mi hermana dice que tuvo que parar de leer para que no se acabe el libro y el ensueño. Lo amo. La abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, es uno de los escritores que conmueve, sí, produce leerlo emociones intensas.

      A La mujer justa le dediqué dos reseñas, con eso lo digo todo.

      Me pasa como a tu hermana con algunas novelas, me entra una pena enorme cuando se acerca el fin de la novela.

      Un abrazo, Darío!!

      Eliminar
  4. Tengo libros de Márai, varios, y con esto quiero decir, que es alguien que me interesa mucho, y lo voy a leer fijo, tengo varios autores por leer, voy lento, pero tarde o temprano los leeré a todos, ojalá, si vivo mucho, pero es que me encanta el viaje, y voy gozándolo, aunque ya quisiera ponerle velocidad.

    Sobre la promiscuidad, creo que todos los hombres sueñan con tener muchas aventuras, pero lo más difícil es hallar a esa persona especial, aunque con Casanova pasaba que hacia de cada encuentro algo sublime, toda una experiencia según la leyenda de su nombre, y eso le repercutía a él, y también que tenía éxito, uno puede querer y de ahí a conseguirlo hay diferencia.

    No lo asocio tanto con el amor, no el tradicional, pero es bastante discutible. Creo que es un personaje interesante, y de ahí que Márai le saque su punto de vista, y tantos; finalmente el mundo simplifica, pero eso trae que detrás haya más de lo que se ve o eso me parece, aunque no es regla. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Mario, la lectura requiere recogimiento, tranquilidad y leer, es decir que vaya entrando cada palabra una a una. Eso va reñido con las prisas, así que llegaremos dónde lleguemos.

      Eso es lo que nos gusta de Casanova, parece quedarse con lo mejor del amor y del placer ¿un sueño? seguramente.

      La perspectiva de Márai te gustará, no es el personaje típico del casanova o don juan.

      Un beso!!

      Eliminar
  5. Me gusta mucho Márai,esta la pongo en turno,en mi mesilla ahora está "La Extraña".

    Sobre vivir aventuras continuamente...he conocido personas ( hombres y mujeres) que parecían felices y se sentían libres para encadenar e incluso sobreponer unas relaciones a otras.Otros en cambio he visto que lo vivían como una especie de autoafirmación que en realidad escondía un problema de autoestima.
    Lo que me parece neolítico es pensar que si quien elige este tipo de vida es un hombre es el Macho Alfa y si es una mujer,una zorra.

    Me encanta la canción de Joe Cocker,mira:
    http://elcollardehampstead.blogspot.com.es/2013/02/letra-y-musica.html#comment-form

    Besos,Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído La extraña, pero caerá.

      Como tú, conozco muchas maneras de vivir relaciones y ninguna asegura la felicidad completa, siempre dependerá mucho de las personas y de cómo lo viven. Sólo la libertad asegura la mejor manera de aproximarse a cualquier tipo de relación, pero nunca es fácil.

      Que se juzgue de una manera diferente un mismo hecho si es hombre o mujer, es inaceptable, pero ya sabemos que así es.

      Voy a ver tu enlace. Cocker hace temas inolvidables.

      Besos!!

      Eliminar
  6. DEL PREÁMBULO QUE HACES SOBRE LA PALABRA CASANOVA, OPINO IGUAL QUE TÚ, POR AHORA ES IMPENSABLE QUE SE LE APLIQUE ESE CALIFICATIVO A UNA MUJER, EL DE PUTA Y ZORRA ESTÁN BIEN ARRAIGADOS.
    YA SABES QUE TAMBIÉN ES UNO DE MIS FAVORITOS MARAI, QUIZÁS SEA POR EL ESTUDIO QUE HACE DE SUS PERSONAJES, PERO ESTA OBRA NO LA HE LEÍDO, ASÍ ES QUE ME LA ANOTO. YA VAN DOS EN CINCO MINUTOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anotar solo engrandece la lista y tener donde elegir :))
      Te lo dice alguien que tiene una inmensa lista, eso sí fragmentada en trocitos para que no me impresione tanto.

      Eliminar
  7. Una entrada muy interesante, Laura, como siempre, y por lo que cuentas de esta novela, definitivamente la anoto, el amor es un tema muy complejo y es un gusto leer acerca de él cuando proviene de una buena pluma.

    Besos y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran novela con un personaje que todas conocemos pero visto con otra mirada.

      Besos y buena semana!!

      Eliminar

  8. Ayyyyyyy... 'Xeitosa, Xeitosa'... ;)
    ...otro para la lista... ¡que le vamos a hacer!
    Y creo que ya estoy tardando demasiado en 'catar' a este escritor...
    Cada vez tengo más la sensación de que como no lo haga, acabaré ardiendo en las llamas del infierno de los libros... Aunque, ¿quién sabe?, igual es divertido... ;)

    'Casanovas'... sin distinción de género (muy injustas las diferencias como en tantas otras cosas)... cada uno que viva como quiera y en libertad sus relaciones y su mundo amoroso... Pero es cierto que, como ya se ha apunta por ahí, en ocasiones, es más una consecuencia de carencias que de madurez y libertad...

    Me ha encantado la foto que has elegido para acompañar el post.
    Y 'J. Cocker' siempre me recuerda a 'Nueve semanas y media', aunque es mucho más...

    Petons y un fuerte y cálido abrazo.
    Por aquí los cielos grises truenan y amenazan tormenta... el otoño ya pide paso...

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes lo que opino, y no quiero repetirme, dejemos que los libros nos busquen, casi siempre funciona mejor que buscarlos. Estemos atentas a su llamada :))

      Xeitosa, que bella palabra que era para mi desconocida.

      La libertad siempre será la clave de (casi) todo, lástima que haya tantas interferencias y sea tan difícil vivirla tranquilamente.

      Esa película me gustó, sin embargo no la tengo tan ligada a la música como a algunas imágenes y a los rostros de los actores.

      Hoy llueve pero no hace frío.

      Abrazos!!

      Eliminar
  9. Me gusta Marái, dentro de que solo he leído tres títulos suyos, me gustaría como en tu caso ir leyéndolo todo.
    Es curioso el argumento de esta novela pensando en la vida del autor, este verano leí Confesiones de un burgués y una de las cosas que reflejaba era su relación con las mujeres en la que se define como menos noble que ellas y de no pertenencia a nadie (hombre, mujer, familia, amigo... ) en parte como "lo necesario" para sí mismo y su vocación. Teniendo en cuenta que es la primera parte de su vida, espero a ver que más se cuenta en la siguiente. El título espero leerlo en algún momento.
    Respecto a la introducción, también creo que el lenguaje sigue siendo ese para una mujer casanova, pero lo triste no es solo el lenguaje, es el juicio que lo acompaña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo en lista y muy arriba en las prioridades Confesiones de un burgués.

      En las novelas que he leído reconozco esa clave que señalas de no pertenencia a nadie y podría añadir otra ligada a esta, las dificultades para vivir las emociones que te ligan a las personas, sea la amistad o el amor.

      El lenguaje no es neutro, las palabras siempre van rellenas de un contenido sobreentendido que absorbe prejuicios, discriminación y otras lindezas.

      Un beso!!

      Eliminar
  10. Será mi próxima lectura del autor, que con esta reseña me has convencido completamente. Y Márai es un autor que siempre se disfruta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero con expectación tu reseña.
      Márai siempre se disfruta, muy cierto.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Tienes razón LAURA, la simplicidad argumental de esta novela contrasta con la complejidad psicológica de los personajes, Marai adopta el punto de vista de los personajes y por eso es... como la vida misma, lo que aparentemente es sencillo, dentro de las cabezas resulta ser una maraña ;))

    Creo que presenta a un Casanova identificado con su máscara. Practica el arte de la conquista y la aventura, como quien practica esgrima, es un virtuoso de la espada pero solo para hacer flioraturas en le aire, no es capaz de rematar ...emocionalmente jamás, solo físicamente:)) Marai intentara quitársela y deja este honor a dos personajes femeninos a Teresa (sirvienta de la posada) y a Francesca. Teresa no se siente impresionada por él, y él, no puede dar crédito, se hunde en la miseria... no ha fracasado con ella, es peor, mucho peor, ni le da opción... la deja indiferente. Francesca por su parte, siendo aparentemente frágil, le da doscientas vueltas y al final le reprocha su falta de coraje, su falta de compromiso para reconocer y seguir lo que le dictan sus sentimientos. ¿Quien es Casanova en realidad? en mi opinión aquí... un pobre pica flor;)) La novela, sin duda merece la pena.

    No siento ninguna simpatía por los Casonas y aun menos de las Mesalinas...que afortunadamente son mucho más escasas ( porque no son como Casanova artistas de la seducción... son artistas de la manipulación, muchísimo más prosaico ;)) Por otro lado, creo que cada vez resulta menos peyorativa la promiscuidad con independencia del sexo, cada vez hay menos diferencias, lo cual no sé si es un éxito o un fracaso de nuestro sexo, más bien un cierto fracaso de los dos. Nada tiene que ver libertad, con vulgaridad. Digo que son más escasas las Mesalinas porque por naturaleza la mujer suele ser mucho más reactiva a los sentimientos que los hombres, las Mesalinas frías, las vampiresas de libro, las mantis...son más excepcionales que a la inversa, para suerte de los hombres, si hubiera muchas...el sexo masculino pasaría a mejor vida jajaja ... es broma ... o no:))

    Graaacias bonita, siempre es riquísimo el menú que dejas servido aquí... la fotografía como dice nuestra querida X... genial.

    Un beso grande para ti y feliz finde para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y el Conde de Parma? ¿No te parece que le da una lección desde los parámetros masculinos?
      Fíjate que Francesca me dice menos que Teresa.

      Márai trata de desvelar lo que hay detrás del estereotipo, del mito de Casanova y busca su verdad, su humanidad, su incapacidad para el compromiso, para el amor. Pero me parece que Márai se carga también el amor desde el punto de vista romántico. Y ahí entra el Conde de Parma y su peculiar manera de defender su amor con Francesca.

      La libertad es libertad, María, no solo implica belleza, amor y vidas elevadas. Puede implicar lo contrario si es la opción de la persona siempre y cuando, como dice Bakunin, no coarte la libertad del "otro".

      Y a mi que me parece que esas mujeres fatales no existen, que son un invento masculino para canalizar su miedo a las mujeres libres... pero vamos igual me equivoco.

      Un abrazo grande!!

      Pdt: no te preocupes, había entendido "casonas" :))

      Eliminar
  12. Mi antipatía no es por las casonas jajaja las de los indianos son preciosas, quería decir por los CASANOVAS... ya sabes, lo de siempre...( dsifunción cerebral de mis dedos) sorry ;))

    ResponderEliminar
  13. Hay alguien especial para cada uno de noso­tros.
    Francesca y Casanova lo muestran, a pesar de tantas peripecias...
    A menudo, nos están destinados dos, tres y hasta cuatro seres.
    Pertenecen a distintas genera­ciones y viajan a través de los mares, del tiempo y de las inmensidades celestiales para encontrar­se de nuevo con nosotros. Proceden del otro la­do, del cielo.
    Su aspecto es diferente, pero nues­tro corazón los reconoce, porque los ha amado en los desiertos de Egipto iluminados por la luna y en las antiguas llanuras de Mongolia, o el Ágora, o los jardines de Babilonia, o el Taj Mahal, o caminado con los pies ensangrentados por la nieve de Siberia...
    Con ellos hemos cabalgado en remotos ejércitos de guerre­ros y convivido en las cuevas cubiertas de are­na de la Antigüedad. Estamos unidos a ellos por los vínculos de la eternidad y nunca nos abando­narán.
    Es posible que nuestra mente diga: «Yo no te conozco.» pero el corazón sí le conoce.
    Las relaciones de amor desde tiempos remotos y en ocasiones tan bien contadas por algunos escritores, como en el caso de ésta novela, y tantas otras..., donde la historia de los personajes, cambia de escenario y de época, el lazo invisible que une esa pasión se destaca y diferencia de cualquier otra.

    Como siempre hermosa entrada.
    Besos y buen Fin de semana querida Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, me gustaría creer en ese destino que nos tiene asegurado algunas personas especiales que llegaremos a detectar a través de las emociones.
      No es que me queje puesto que tengo un pequeño cupo de esas personas especiales con las que he vivido, o vivo, un amor que no conoce de fronteras ni de convenciones.

      Es muy bello cómo lo explicas.

      Besos y buena semana!!

      Eliminar
  14. “Mi único consuelo aquí es Petrarca. Lo leo con deleite, con una pasión sin igual. ¡Qué bien escrito está el libro! Laura me da vueltas en la cabeza (Nota: se refiere al amor idealizado de Francesco Petrarca -poeta italiano que vivió entre los años 1304-1374- por Laura de Noves, la “donna angelicata” a la cual exalta en su “Cancionero”).

    Soy como un niño. Leo todo el día sobre ella y sueño con ella toda la noche. Escucha lo que soñé anoche con ella, mientras el mundo seguía ajeno a mí. Era más o menos medianoche. Acababa de quedarme dormido con la vida de Petrarca en la mano. De repente se me apareció. ¡La vi! El horror de la tumba no había deslucido su belleza, y sus ojos despedían el mismo fuego que cuando Petrarca los alabó. Iba vestida de crespón negro, con su hermosa cabellera rubia suelta con despreocupación. ¿Por qué te quejas en la Tierra? —me preguntó.

    Ven conmigo. No hay males, no hay dolor, no hay problemas en la vasta extensión que habito. Ten el valor de seguirme allí. Al oír estas palabras, me postré a sus pies, diciendo: ¡Oh, madre mía! Y mi voz quedó ahogada por los sollozos. Ella me tendió la mano y yo la bañé con mis lágrimas; ella también lloró. Cuando yo moraba en el mundo que odias —dijo—, me gustaba contemplar el futuro; conté a mis descendientes hasta llegar a vos, y no encontré a otro tan infeliz como vos".

    Carta de Sade a Renée durante su encierro en Vincennes.

    Sustancioso y delicioso tema traes a propósito de esta novela querida Laura luego paso a comentar ja ja ja.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué puedo decir, Aristos?

      Este fragmento es bellísimo y permite soñar con que el amor rompe incluso la frontera de la muerte.

      Besos!!

      Eliminar
  15. ¡Qué ganas de volver a Marái a lo grande! Aunque este va para la vista. Confesiones de un burgués y Tierra, Tierra tienen que caer este año y me he acordado que debo hacer una reseña.
    Recojo el guante, no, no es lo mismo un hombre que tiene muchas aventuras a la vez, en paralelo que uno que tiene muchas al igual que no es lo mismo una mujer que haga lo mismo. Hay muchas teorías, que si el hombre es más activo sexualmente, que si la mujer menos... la verdad, no me las termino de creer... a la vista está, la mujer está ahora más liberada y es que la presión social y los roles impuestos de nacimiento (que son los que creo yo que tienen toda la culpa) nos van moldeando: a los hombres nos enseñan a ser más agresivos, competitivos, se incitan las demostraciones de virilidad (también en el plano sexual), a la mujer se le enseña recato, decoro, etc. Creo yo que este yin yan va encontrando un tono gris. Yo lo resumo fácil, que cada uno (hombre o mujer) haga lo que quiera siempre que no se haga daño a nadie.

    En cuanto a las conjuntas, Krust ha leído El afinador de habitaciones y lo ha destrozado en la reseña jajajaja, la verdad es que me lo esperaba. ya hablaremos :) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He comprado los dos volúmenes y también caerán este año.

      De acuerdo con lo que señalas, los comportamientos de género son eso, de género, construcciones culturales y sociales que marcan estereotipos y modelos de hombre y mujer.

      También estoy de acuerdo que la clave es la libertad pero salirse del camino marcado por el género no es tan fácil como parece e implica mucho sufrimiento a aquellas que lo hacen (lo digo en femenino porque las mujeres además de la imposición del género igual que a los hombre, les caen las limitaciones y la discriminación).

      He leído su reseña, pero como no lo he leído, no puedo opinar.

      Respecto a las conjuntas, me apunto a "Los bosnios" pero será para dentro de un mes.

      Besos!!

      Eliminar
  16. Pues no, te decía que adoro a Marai, hace años me lo descubrió un amigo de Andorra que me regaló el primero, después he leído muchos.
    En cuanto al tema que planteas, resumo en que, lo que para ellos suma, en la mujer, resta. Me encanta esa foto.

    Abrazos y gracias por la visita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que somos legión los que disfrutamos con Márai.
      Ayy, esos amigos/as que nos descubren autores no tienen "precio".

      Un abrazo!!

      Eliminar
  17. Aquí estoy de nuevo mi querida Madonna Angelicata ja ja ja.

    Opino que esta novela le caería muy bien acompañarla de otra lectura como son los "Cuentos y relatos libertinos" de Mauro Armiño, al final luego de la copia de la reseña del libro dejo el enlace de un extracto del libro en pdf.
    Creo que esta lectura enfocaría el concepto de "casanova" y del pensamiento libertino dando claridad sobre su papel desde sus orígenes hasta hoy.

    Más que apasionante el tema!!!

    "Tras los últimos y sombríos años del reinado de Luis XIV las costumbres cambian por completo: la aristocracia se entrega al lujo, convierte el deseo en el motor de su vida y hace del amor un juego presidido por una libertad absoluta que provoca unos excesos que los siglos siguiente no alcanzarán. La novela libertina da cuenta de esa realidad, con delicadeza unas veces, con crueldad en otras, pero siempre con la mujer como centro de todas las pasiones, capaz de seguir el juego con delicadeza o dejarse arrastrar hasta los límites más arriesgados del deseo. Toda la sociedad del siglo se embarca en un derroche de sentimientos que hizo de esa época un caso único en la historia, mientras la filosofía ilustrada iba sembrando los valores de una libertad más amplia y más igualitaria. De estas transformaciones, de esas galanterías y seducciones, de esos excesos dan cuenta las novelas libertinas seleccionadas en este volumen."
    Cuentos y relatos libertinos de Mauro Armiño

    Besazos muy libertinos mi querida Laura Uve ja ja ja!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído a Mauro Armiño, así que lo guardo para disfrutarlo dentro de ese mes riguroso que me espera.
      Indudablemente es interesante esa realidad de minorías que pudieron hacer uso de esa libertad que todas buscamos, al menos yo.
      Y sigamos con esa Madonna Angelicata y Petrarca:

      Dejar por sol o sombra vuestro velo,
      señora, yo no os veo,
      desde que en mí advertísteis el deseo
      que de mi alma ahuyentó todo otro anhelo.

      Mientras mi alto pensar tuve encubierto,
      que deseando dio muerte a mi mente,
      vi vuestro rostro de ternura ornado;
      mas desde que el Amor me hizo evidente,
      el rubio pelo lo lleváis cubierto,
      y el mirar amoroso ensimismado.
      Lo que más deseaba me es quitado:
      así el velo me trata,
      con frío y con calor, y así me mata
      de vuestra dulce luz nublando el cielo.


      Besos, libertino!!

      Eliminar
  18. Laura
    la novela tiene muy buena pinta.
    Me pregunto qué formas adoptaría un Casanova en nuestros días y también,y esto aún me interesa más,por poco explorado,qué formas adoptaría en ese papel,una mujer.Más allá de meretrices o madames ¿existen o han existido mujeres conquistadoras que no fueran peyorativamente juzgadas que hayan hecho de la seducción un arte y de alguna forma por ello,se hayan convertido con el tiempo en objeto de admiración? ahí dejo mi pregunta,deseosa de que alguien deje algún ejemplo que nos sirva de referente.

    Bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano a veces desarrolla capacidades que van mucho más allá de la media, y esas capacidades muchas veces son asombrosas, mitificantes, más cuando el mismo ser humano las somete a la medida sea estética o matemática. Por ejemplo para ser una estrella deportiva, artística o política sea hombre o mujer, se requiere de condiciones especiales físicas y del mismo entorno.
      Hay muchos ejemplos ahora y en la historia donde las mujeres han sido famosas por su capacidad amatoria erótica y sexual, Paula Izquierdo publicó un libro http://www.taringa.net/posts/info/12971316/Que-calladito-se-lo-tenian-10-famosas-ninfomanas.html que habla de este tema y para el cual se documentó lo suficiente, desafortunadamente en las reseñas y menciones de la prensa se le da ese toque sensacionalista cargado de moralina y morbo que no escapa al filtro y a la sanción tradicional.
      Cuando se trata de la regulación social del sexo hay mucho tema de por medio, y cuando se trata de la regulación sexual femenina el tema se multiplica por mil, tema en el cual las mismas mujeres cada vez participan más y con ello empiezan a romper los cánones milenarios que la subyugan en el silencio y la clandestinidad.

      Eliminar
    2. Aristos,
      agradezco el enlace,pero por lo que he leído en él,la capacidad amatoria de estas mujeres aquí se encuadra dentro de lo que podría considerarse como un trastorno adictivo al sexo,de ahí la calificación de ninfómana.Mi interés,en concreto,no iba en esa dirección,sino más bien en la existencia de mujeres conocidas por su capacidad de seducción y no por ello "diagnosticadas" de un trastorno de conducta sino por el contrario ,admiradas por ello e incluso mitificadas,a modo de Don Juan Tenorio o Casanova,pero en femenino.
      Saludos!
      Posdata: Laura,me alegro te haya gustado la película "Tomboy".

      Eliminar
    3. La OMS cataloga como enfermedad la ninfomanía desde 1970, lo cual es bastante discutible. O sea que antes de esa fecha no había enfermos por la sexo adicción ja ja ja, al menos declarados por la OMS.
      Casanova o Don Juan tienen marcadas diferencias, pero si ambos hubiesen sido mujeres perfectamente califican como ninfómanas. Es que sin una libido de alto nivel no sería posible las virtudes y dotes de seducción de este par de caballeros, que supongo tendrían las damas en el catálogo del libro mencionado pero a modo femenino, nada comparado con los modales de Enrique VIII ja ja ja.
      Saludos!!!

      Eliminar
    4. Me da la impresión que los casanovas de este mundo siguen el estereotipo del conquistador con pocas modificaciones. Márai propone una trasformación interesante de ese estereotipo.

      Sobre si existen esas mujeres conquistadoras sin condena, yo diría que no por lo que percibo. Me parece que la mujer-casanova trasmuta en mujer fatal y de esas hay muchas en novelas y, especialmente en el cine.

      Te lanzo un reto: Mujeres fatales en el cine.
      Y otro peor: Mujeres seductoras no convertidas en fatales y admiradas positivamente.

      Respecto al diálogo con Aristos, es cierto que desgraciadamente algunos comportamientos femeninos se han convertido en enfermedades (la histeria femenina es todo un clásico), pero que puede haber enfermedades basadas en la adicción al sexo, ahí está, volviendo al cine, Shame.

      Un gran abrazo!!

      Eliminar
    5. Aristos,
      cierto,todo muy discutible...¿ninfomanía igual a vida sexual activa femenina o estamos hablando de un trastorno tipo adicción al sexo?
      Laura,
      lo más parecido entonces a mujer seductora y con larga trayectoria conquistadora sería la mujer fatal término que ,como todos sabemos ,tiene connotaciones negativas..da qué pensar...

      En cuanto a los retos que me lanzas,los recojo en los dejo en remojo,porque desde luego,merecen análisis y reseña.
      Muy bien traído ese ejemplo de adicción al sexo con la película "Shame".
      Un abrazo a los dos,me gustan estos debates espontáneos a tres bandas:)

      Eliminar
    6. Me temo que sí, pero ahí está el reto, a ver qué encuentras.

      Me gusta el aspecto de ágora que acaba teniendo este espacio. Gracias siempre a vuestros comentarios.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  19. El tema de los hombres y las mujeres y las relaciones que mantienen con otros, así como los apelativos que se les ponen, es un tema muy manido como para ponerse a filosofar. Sólo decir que no se debe de generalizar, no es bueno.
    En cuanto a Marai, tengo la novela pendiente de lectura pero es un autor que me gusta y a poco que puedo recurro a él. El problema, como más de uno tendrá, es la acumulación de libros que hay pendientes. Ya tengo suficientes libros abiertos por ahora.
    La síntesis que se ha llevado del mismo me ha gustado y sirve para demostrar en buena medida las posibilidades de la novela.
    Buena entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es manido pero no superado, una pena. Y que se puede generalizar en función del sexo por desgracia para nosotras las mujeres. Luego en el detalle encontraremos casos de lo contrario en hombres y mujeres.

      Ojalá llegue el momento en que estos comportamientos se juzguen igual en hombres y mujeres. Y mejor, que no se juzguen porque sean producto de la libertad individual sin que dañen a nadie.

      Mejor no hablo de mi lista de novelas :))

      Salud!!

      Eliminar
  20. No hay mujeres que se comportaran como Casanova porque la sociedad no permitía ese tipo de comportamiento (sin morir en el intento quiero decir) pero a su manera, con sus propias armas, tambien algunas mujeres han utilizado su atractivo para los hombres de diferentes formas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer siempre ha buscado resquicios para ser ella, en lo positivo y en lo negativo, naturalmente. Y me gustan las transgresoras, aunque sean mesalinas.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  21. No estoy de acuerdo contigo, el mito de la seductora femenina tiene una larga historia que es mucho más grande e importante que la de la seducción masculina.
    Está Mesalina, pero también está Cleopatra y las diosas del panteón griego y romano, Semiramis, Dido, nuestra galaica Reina Lupa, Salomé con la cabeza del Bautista, Judith, las sirenas, Morgana, Calipso, La Dama de las Camelias...es una nómina gigantesca que tiene su colofón en las modernas estrellas del music hall, la música o el cine.
    Los seductores de ficción, o en historias ficticias como la del propio Casanova, siempre están condenados al fracaso. Admitir su triunfo, significaría cuestionar las normas morales y sociales en los que la sociedad se sostiene. En ese sentido, son auténticos revolucionarios condenados a perder la partida pero dejando la estela de su inconformismo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctor, yo no he dicho que no hayan existido, he señalado mis dudas sobre el término con que se las enuncia, es decir, si existe o no un término similar al de casanova y si el contenido es positivo o negativo cuando se habla de mujeres-casanova.

      Tu parte final indica las dificultades para que sean admiradas en positivo si he entendido bien. Y yo como tú me añado a la nómina de los que admiramos a estas u otras/os transgresores.

      Besos!!

      Pdt: amo especialmente a las sirenas por muchos motivos.

      Eliminar
  22. creo en el amor, pero no en la monogamia.
    tampoco para los homosexuales cabe el concepto, creo yo, Casanova quedaría raro. se me ocurren algunos otros más feos.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido totalmente contigo, no creo en la monogamia.

      Pero, ¿hay casanovas entre los homosexuales? o sea, seductores, conquistadores que van de hombre en hombre (o de mujer en mujer)?
      Me da que sí, pero es verdad que suena raro.
      Uyy, que se te habrá ocurrido :))

      Abrazo!!

      Eliminar
  23. Empezando por el principio, en cuanto a tu primera reflexión, coincido plenamente. Es triste, pero es así. En este tema, no se mide por el mismo rasero a hombres y a mujeres. Por muy moderna y avanzada que intentemos creer que está la sociedad, hay pensamientos tan profundamente arraigados (y tan profundamente estúpidos) que me preguntó si algún día dejarán de estarlo...
    Y en cuanto al libro me llama la atención, al igual que su autor, pero no se si sería el adecuado para iniciarme con él. Me recomiendas éste o sería mejor empezar por algún otro?
    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo. Aunque en las sociedades occidentales e ha avanzado, sigue habiendo un estigma hacia las mujeres que van con muchos hombres, no quiero ni imaginar en sociedades estrictas y retrógradas respecto a las mujeres.

      Este es adecuado Elena, si quieres algo más intenso me lanzaría a leer La mujer justa.

      Abrazo!!

      Eliminar
  24. Comenzando por la foto de cabecera...muy hermosa. Y muy real. Todavía no se que pintan esas casas al borde del acantilado o playa, en un ejemplo del urbanismo en suelo rústico muy típico. Habremos de agradecer que no existan más a lo largo de toda la ladera...pero en fin. Stios más masacrados conozco.
    Sobre las reinterpretaciones varias del mito y sus máscaras hoy voy a coincidir en gran parte con María, con la que tuve agradable disputa no hace tanto.
    Y es que, aun gustándome Marai, coincido en que con este mito plagado de recursos típicos solo queda darle la vuelta y reinventarle. O lo que es lo mismo, verlo fracasar en el intento y sufrir amargamente. No se si es un castigo moral por libertino, pero casi siempre ultimamente acaba como recibiendo su merecido, lo cual también tiene su lectura. Por lo demás, esta novela, que sí he leido (albricias) resulta deliciosa en su lectura, y como muy bien dices, muy propia del universo del autor.
    Pd. usted me puede llamar como le de la gana, criatura. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues "pintan" la especulación y la falta de respeto a cualquier norma ecológica.

      Márai hace un casanova más cercano a la realidad, más humano desde todos los puntos de vista. No veo a Márai repitiendo tópicos y estereotipos, ni me veo a mi, o a ti, leyéndolos ¿no te parece?

      Que sepas que de tu lista de propuestas musicales, una se ha quedado conmigo y ya tengo un CD suyo: Natalie Merchant y su "Tigerlily". Tuve un tiempo en mi lateral un agradecimiento a usted por descubrírmela, es una pena que mi lateral sea tan efímero, pero ese es su valor, es una fotografía de mi misma semanal (a veces ni semanal).

      Un abrazo, niño!!

      Eliminar
  25. De Márai, sólo he leído 'El último encuentro' y me ha gustado mucho. Parece ser que siempre -según comentarios de eximios lectores de su obra- plantea un triángulo, tomando parte por uno de ellos. Pero es algo que deberé experimentar personalmente. Tus líneas lo presentan muy atractivo.
    En cuanto a lo de Casanovas y Mesalinas, pues, ya mucho se ha dicho aquí mismo. Sí creo que no hay -aun- un equivalente femenino, porque la carga peyorativa -de la que carece el masculino- se mantiene. Está bien visto ser un 'Don Juan' o un 'Casanova', y se acepta la existencia de 'ninfómanas', pero sólo como una enfermedad a ser tratada como parte de un trastorno obsesivo - compulsivo, en su mayoría.
    Yendo a Casanova, comparto contigo que es una mascarada. Y algo en él me da pena: la imposibilidad de amar, una vez concluida la conquista. Como aquel que es incapaz de ser feliz en un lugar determinado y sólo puede serlo mientras está en tránsito de un lado al otro. Besos para ti, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor que puede suceder es que nos domine una máscara, una pose, un personaje y Casanova es un mito del que no se puede escapar, sin embargo Márai lo intenta y me parece que lo logra.

      Un abrazo!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...