sábado, 27 de julio de 2013

AMOR Y DESTINO... SÁNDOR MÁRAI, La herencia de Eszter.

KATARZYNA WIDMANSKA

¿Quién no cae rendida ante las posibilidades del amor? Matizo, ¿quién puede resistirse a una pasión con posibilidades de amar? Aún sabiendo cuanto de mito tiene el amor, de absoluto, de creencia incluso, resulta difícil no anhelarlo y, si se presenta, actuar de forma racional y dejarlo pasar.

No rechazar nunca vivir la pasión que un amor despierta y trascenderlo para convertirlo en una vivencia requiere sus dosis de valor, sobre todo llegados a una edad y con compromisos que se convierten siempre en escollos para ello. Cada cual debe tomar sus decisiones y líbreme la prudencia de juzgar cualquier decisión posible. Sin embargo, apreciando como aprecio la pasión, el amor, y su dimensión más mundana, rechazo de forma visceral convertir un amor en la fuerza del destino que marca la vida de una persona para siempre jamás, me repele que un amor se convierta en la herencia de alguien y marque su vida sin posibilidad de huir de esa especie de condena divina.

Esta breve y concisa reflexión va acompañada de una imagen que reúne elementos de lo que entiendo por pasión, os dejo que lo adivinéis... Para los más observadores, o los que mejor me conocen, habrá un aspecto que será fácil de identificar, creo que nunca he hablado del otro, muy evidente en esta bellísima imagen.  Junto con la fuerza de la imagen, una música... Over the Rainbow with.

Y ahora sí, la novela que ha provocado esta introducción


SÀNDOR MÁRAI, La herencia de Eszter.

Un escritor del que aspiro a ir leyendo toda su obra. Aquí he reseñado El último encuentro y dos reseñas de La mujer justa.   

Se trata de una novela breve, 154 páginas, que gira en torno a una mujer, Eszter. Hay novelas que cuando lees el primer párrafo ya estás atrapada sin remedio hasta acabarla. He aquí ese inicio: 


 No puedo saber qué más tiene Dios previsto para mí. Sin embargo, antes de morir, quisiera poner por escrito el relato del día en que Lajos vino a verme para despojarme de todos mis bienes. Voy postergando la escritura de estas notas desde hace tres años; pero, ahora, tengo la sensación de que una voz, de la cual no me puedo defender, me está apremiando para que escriba la historia de aquel día y de todo lo demás que sé sobre Lajos (p. 7). 


Esta obra fue escrita en 1939, tres años antes que El último encuentro. Comparte con ella un reencuentro entre dos personas después de muchos años, veinte en este caso, y la búsqueda de la verdad que hay que encontrar en uno mismo. Comparte también el carácter trágico de la relación entre las dos personas, amistad en El último encuentro, amor en La herencia de Eszter. Y un tercer motivo importante en toda la obra de Márai, la fuerza del destino, la inevitabilidad de lo que ha de ocurrir. Un destino que no viene marcado exactamente por las creencias religiosas, aunque Dios es un referente en la novela, sino por fuerzas más imprecisas y que en este caso viene determinado por la personalidad de una de ellas, Lajos, (…) todo ha tenido que suceder así, [que] tuve que hacer lo que hice hace veinte años y [que] ahora tengo que hacer lo que estoy haciendo (p. 147). 

La vida está marcada por esa especie de inevitabilidad que llamamos destino y que Márai remarca a lo largo de sus obras: 


 Uno vive, construye y destruye su vida, trata de corregirla, de remediarla, poniéndole parches; y pasado un tiempo se da cuenta de que todo el conjunto, tal cual está, lleno de casualidades y de equivocaciones, ya no se puede cambiar más (p. 70 ). 


Márai tiene una gran capacidad para trazar con pocos rasgos la personalidad de sus personajes, incluso de los secundarios (Endre en el que hasta su bondad era pesada, tímida y torpe, Vilma, Eva…). Como señalaba en La mujer justa, Márai destaca por la acción lenta, casi inexistente, de sus novelas, pero crea un espacio, un mundo propio con gran facilidad. Pese a la lentitud de la acción sus novelas no aburren y se entra en esa esfera, que crea como si fuera una tela de araña, dejándote llevar por ella. 

Escribe con una prosa exacta, clara, precisa y depurada. Su lenguaje es rico y elegante y la lectura es fácil pero intensa por los múltiples matices que va desgranando cuando describe personajes y ambientes.

Muy recomendable esta pequeña joya de la literatura.


56 comentarios:

  1. Me emocionó esa lectura, la aceptación de la derrota de las protagonistas...El destino como eje central de cada una de ellas...la ausencia de justicia y la presencia constante de una felicidad difusa, el anhelo un castigo...
    Y una conclusión propia, de los errores no se aprende, podemos intentar mil veces una maniobra con un resultado fallido, se aprende y se goza con los aciertos, lo que por otra parte, también tiene riesgos...
    Del éxito que han de tener tus esfuerzo estoy seguro...Casí no me queda espacio para dejarte ese beso tan a menudo despistado, que sí, que lo dejo o dos o un millón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has captado que hay dos protagonistas, incluso tres (la hermana de Eszter), femeninas.
      El destino diría yo como castigo, el destino de un anhelo que Eszter no superará con el paso del tiempo convirtiéndose, por la fuerza de ese destino, en un castigo inevitable: que la despoje de todo.

      No estoy del todo de acuerdo, con los errores se aprende, no hay mejor maestro, otra cosa es que pese a ello decidamos intentarlo otra vez, pero en ese segundo (o tercer o cuarto...) intento ya llevamos un bagaje para afrontarlo de manera diferente, lo que no nos asegura el éxito, claro.

      Confío que los esfuerzos produzcan algo que merezca la pena.

      Sí a lo que dices de la imagen.

      Unosinur o unmillón!!

      Eliminar
  2. De la imagen... una sugerente composición con el soplido del viento agitado o del aliento contenido, sobre una espalda bella...

    ResponderEliminar
  3. No pillo nada de la imagen.
    Un cero patatero como detective emocional...

    El libro me resulta atractivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) bueno, no te preocupes, todo enigma tiene sus claves.

      Es un autor que escribe de maravilla, luego el tema te ha de interesar, claro.

      Eliminar
  4. Muy bien matizado, nos gustan las posibilidades del amor. Tendré que buscar el libro, no lo conocía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro... vivir sin amor es la mejor manera de no vivir.

      Eliminar
  5. Bueno, Laura, definitivamente esta novela irá a mi lista, que gracias a sus recomendaciones, se hace cada vez más larga.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sientooo!!! y te comprendo porque la mía es inmensa también... agobiante incluso :))

      Besos y feliz semana!!

      Eliminar

  6. Espalda... sensualidad...
    El 'abanico rojo'... el 'misterio' como aditivo/aditamento/componente en/de la 'pasión'...
    Lo que (se) deja ver, entrever y lo que no...

    "Porque el deseo (amor) es una pregunta cuya respuesta nadie sabe."
    (Luis Cernuda)

    Me guardo el post completo...
    A 'Sándor Márai' hace tiempo que lo tengo pendiente... Tal vez lo aborde cuando acabe el que tengo entre manos... pero tardaré un cierto tiempo porque es un poco extenso.

    ¡Buen fin de semana!
    Besos y un fuerte y cálido abrazo.

    PD: Menos al trabajo, siempre llevo conmigo un abanico... qué cosas, eh?

    PD2: Ya me dirá, 'profe' qué nota he sacado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, un excelente. Resuelves enigmas con gran facilidad, que lo sé yo de sobras...

      El abanico se abre y vela, se cierra y desvela, esa hermosa espalda que es sinónimo de erotismo y sensualidad.

      Por lo demás el abanico va siempre conmigo desde la adolescencia... soy calurosa y siempre ando con él, incluso a clase cuando hace calor. Creo que debo tener seis o siete abanicos en activo :))

      Márai te va a gustar seguro.

      Y un enorme abrazo!

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho la entrada. Hay muchas cosas interesantes en la misma.
    De Marai leí "La Hermana" y me gustó su forma de escribir.
    Este libro que comentas creo que será muy interesante. Alguno de las citas están muy bien y dan una buena visión del libro, que me parece muy atractivo su adquisición (me lo apunto).
    En cuanto a la imagen, creo que es el instante, el momento. Pero seguro que me equivoco.
    El tema de Rubalcaba & Haden, muy bueno.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído La hermana, pero como digo aspiro a leerme toda su obra, así que la leeré seguro.

      Si miras en mi lateral encontrarás muchas espaldas, no te voy a desvelar porqué salvo en un aspecto, la espalda siempre es un enigma a desvelar, vemos a alguien pero no sabemos quién es...

      Aciertas en que el abanico dota a la imagen, entre otras cosas, de un instante provisional.

      Buen dia (caluroso)!!

      Eliminar
  8. Me encanta leer a Maray, aunque al acabar sus obras (he leído las mismas que tú) me queda un regustillo amargo y tardo en empezar un nuevo libro porque estoy dando vueltas al que acabo de leer. Has cogido unas citas muy certeras que avivan el deseo de leerlo más pronto que tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo... nunca las he leído seguidas, aunque he de confesar que eso, que sí lo hacía en mi juventud, dejé de hacerlo hace tiempo. Cuando una autor/a me gustaba, lo devoraba hasta agotarlo :))

      Eliminar
  9. Hay quien deja todo por amor. ¿Destino? Quién sabe, pero es cierto que unos le dan más importancia que otros o lo viven de un modo diferente. Después de todo ¿no tiene algo de cultural eso de enamorarse en plan romántico? Porque cultural también es casarse hasta que la muerte os separe y procrear dentro de la familia.
    Me quedo con el escritor y esas novelas que citas de él; la verdad es que atraen. Un abrazo, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el amor se convierte en anhelo es una condena, una herencia que te condiciona (te jode) la vida si no es correspondido.

      Totalmente cultural, comenté aquí un interesante libro al respecto que lo explica a la perfección:

      CORAL HERRERA GÓMEZ, La construcción sociocultural del amor romántico, muy revelador...

      Un abrazo!!

      Eliminar
  10. Es cierto, no hay acción en los libros de Marái. Y da igual. SU lectura atrapa, engancha, sus personajes, tan vivos, tan reales, nos seducen. Es imposible no querer continuar esa historia, no querer continuar con las continuas reflexiiones que Marái plasma en sus novelas y nos hacen pensar. Y nos dejan pensando en sus obras incluso cuando son varios los días que han pasado tras su lectura. Sus libros nunca se olvidan. Hemos leído los mismos libros del autor, por cierto. Tengo que seguir buscando en mi biblioteca para seguir disfrutando de este autor. ¿Coincidiremos también con el cuarto?
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un autor reflexivo, cierto. La historia sirve para ejemplificar lo que nos quiere explicar, por eso la acción es secundaria. Totalmente de acuerdo.

      Yo voy a leer La amante de Bolzano. Si coincidimos podemos compartir impresiones.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Ohhh L'amour ...
    Quien no ha conocido mujeres como Eszter y hombres como Lajos?, escrita en 1939 con una vigencia total.
    Amores y desamores, encuentros y desencuentros, la vida misma.

    Te dejo mil besos, un enlace de Tocata y fuga

    http://descubriendonuestrointerior.blogspot.com.ar/2010/09/tocata-y-fuga.html

    Y una canción que la protagonista, bien podría haber cantado




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amores desequilibrados entre uno que da todo y otro que no da nada y encima le quita al otro, conozco alguna, sí.

      El enlace y la canción muy oportunos.

      Mira, Aristos cómo te da pistas... como lo pille por banda... :))

      Besos que formen un puente para llegar al otro lado del océano!

      Eliminar
  12. Con respecto a la imágen...tal vez el lenguaje del abanico? ( necesito más pistas jajaja, como detective soy un fracaso, o como dice Toro un cero patatero) .

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana Alba no estás muy lejos acuérdate de tu edición sobre la mujer mirando por la ventana...ja ja ja

      Eliminar
  13. De Márai he leído este libro,La Gaviota y El Último Encuentro.Los tres me gustaron mucho.
    Tengo pendiente La Mujer Justa,pero lo olvidé en Madrid.
    El tema del destino me resulta atractivo y este autor lo trata magníficamente.

    Respecto a la imagen,no te conozco lo suficiente,pero la sensualidad del abanico de encaje rojizo,la espalda desnuda,el cabello despeinado y el dedo apenas rozando los labios...es muy sugerente...

    Me ha encantado el post.
    Buen fin de semana
    Bss,Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído La gaviota pero tarde o temprano caerá también.

      Todo lo que has señalado de la imagen es acertado pero uno de los aspectos que has señalado es una constante en mis gustos estéticos y sensuales...

      Un abrazo Carmen!!

      Eliminar
  14. Hola, lo siento por la "picajosidad", pero falta un artículo en los versos del poema "Eterna sombra" de la cabecera. Cambia el ritmo y el significado.

    Un saludo

    Pero hay un rayo de sol en la lucha
    que siempre deja la sombra vencida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También soy picajosa... Ya está corregido... Muchas gracias!!

      Pdt: Lo copié mal hace mucho años y no lo había comprobado...

      Eliminar
  15. Aún no he leído nada de Marai. Me apunto también éste, para cuando empiece.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es breve, adecuado en tu situación :))

      Abrazos!!

      Eliminar
  16. Lo preciso es bueno cuando no es plano, lo digo porque en el periodismo se suele serlo muchas veces y es algo que a pesar de ser comunicador social no comulgo, aunque claro nadie dirá que algo llegue a ser plano por preciso; y Marai parece ser un buen autor, uno que me interesa mucho, y tengo varios libros de él. Dicen que es sencillo, pero bueno, como lo es en mi parecer Paul Auster.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con lo que dices Mario, a veces por querer precisar en exceso el texto pierde belleza y originalidad, eso en literatura es imperdonable..

      Márai es sencillo de leer. Paul Auster me encanta y también lo encuentro accesible.

      Eliminar

  17. Laura,

    ...qué gran misterio el destino.Un enigma que no se ha conseguido resolver ni en la filosofía,ni el cine ni en la literatura....posturas más o menos místicas o racionalistas no nos llevarán nunca a resolver la gran duda...
    Personalmente no creo en el determinismo absoluto,pero tampoco en el azar.
    De las miles de probabilidades por ejemplo de cruzarte en esta vida(también por cierto,la virtual) con unas determinadas personas: ¿por qué ésas y no otras?
    No tengo ninguna certeza pero mi inclino a pensar que todo tiene una razón de ser y va ligada a un aprendizaje siempre en estado de ebullición.....
    Después,ni qué decir tiene,todo lo que ocurra depende de uno mismo/a y poco más.
    En cuanto al libro,me ha parecido muy interesante el argumento y no he leído nada de este autor,así que tomo buena nota de tu recomendación.
    En relación a la pasión,yo creo que no hay que resistirse a ella cuando es mutua,siempre y cuando no se dañe a nadie,más allá de si existe o no, la posibilidad de amar.

    Un abrazo!

    Posdata:Tomo nota también de la película "Catfish" que comentas en el lateral.Me pongo a buscarla ya.Ya te contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo en absoluto en el destino, me siento más cómoda pensando que es el azar el que propicia, junto con nuestras decisiones personales, nuestro recorrido vital.

      La mayoría de los cruces personales me parece que los propicia el trabajo, el lugar donde vivimos y las afinidades. Por ejemplo en la vida virtual son las afinidades las que permiten cruzarnos, en nuestro caso el cine, la preocupación social... cierto que hay algunas personas con las que simpatizas y tienes pocas aficiones parecidas y al contrario... ahí cuenta mucho la personalidad y lo que buscas en este mundo virtual. Y el azar explicaría el resto.

      Jamás resistirse y, mucho menos, oponerse a vivir la pasión :))

      Te gustará Márai y te gustará Catfish, creoooo....

      Un abrazo!!

      Eliminar
  18. Ay la pasión...Yo estoy muy de acuerdo en que no podemos permitir que determine nuestra vida pero a veces ese amor es locura y no es posible controlarlo como quisiéramos.
    En cuanto a la imagen, lo tengo clarísimo, pero no creo que deba hablar aquí de todo lo que eres capaz de hacer con un abanico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí pero no!! Podemos resistirnos a que nos condicione toda la vida y no las machaque una y otra vez.

      Creo que he vivido esa cierta locura, pero en un momento determinado se ha impuesto mi instinto de supervivencia y una especie de clarividencia me ha salvado de esa locura.

      Uyy... que te encorro ehhh... nunca desveles nuestros secretos :))

      Un abrazo mi niño!!

      Eliminar
  19. Otra apasionante publicación con espalda descubierta mas línea interglútea incluida ja ja ja mas tarde te dejo mi opinión.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a ti también voy a perseguirte filósofo....

      Eliminar
  20. Estoy teniendo problemillas con los feeds, ni llegan mis actualizaciones a mis seguidores ni a mí me llegan las de algunos blogs... Un desastre. Bueno, me paso a leer tu reseña de El último encuentro, me pareció un libro magnífico. No he leído La herencia de Eszter pero creo que lo voy a leer en el mes de agosto. Ya creo que te dije, hay planes de leer ¡tierra, tierra! En conjunta, a mí me gustaría leer antes Confesiones de un burgués, que es como una primera parte de toda la autobiografía. un beso Laura :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino como tú, primero Confesiones... y luego Tierra, tierra, mejor por orden... Y estos planes para cuando son :))??

      besos!!

      Eliminar
  21. La pasión es la espuma del amor ya que nunca refleja con su aparatosa apariencia el liquido del que sobresale. Si es que hay líquido, claro, que esa es la otra parte.
    Pretender vivir instalado en la pasión, pretender convertirla en el motor de una vida, es por lo tanto una quimera que siempre nace de los anhelos de la voluntad, de esa especie de burbuja donde preferimos instalarnos a la espera de parachoques contra las asperezas de la vida.
    El romanticismo está bien como estética, como filosofía solo nos trae dolor y sufrimiento.
    Sandor Marai es de esos autores de las que uno oye hablar pero a los que cuesta echar mano, más en tiempos donde uno no se siente demasiado propicio a sumergirse en mundos donde el mismo sol se niega a acercar.
    Muchos besos, Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa definición de la pasión como la espuma del amor. Lo dices de forma peyorativa pero, sabiéndolo, a mi me encanta vivir esa pasión, aún sabiendo que pronto bajará y quedará amor o nada... bueno, es lo que hay, pero que bonita mientras vuelas en la parte más alta de esa espuma...

      Por lo dicho..., no creo en esa posibilidad de instalarme en la pasión,ni la busco, ahora si aparece ¿por qué no vivirla?

      Estoy de acuerdo con el tema del romanticismo (y mira que nos ha hecho pupa especialmente a las mujeres eh?) y te recomiendo el libro que le recomendaba a Javier Simpson... muy interesante, la verdad.

      Toda lectura tiene su momento, Márai es muy recomendable.

      Muchos besos!!

      Eliminar
  22. Conozco el libro. La reflexión la comparto. Pero siempre y cuando entendamos el amor como condena a la que uno está atado. Lógica consecuencia de que no es elegido. Esa herencia termina condicionando absolutamente todo, es así.
    Suena bien el combo de Diana y Charles...Un abrazo con abanico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo creo que Eszter elige ese amor en cierta manera pero luego, quizás por su aislamiento y el escueto contenido de su mundo de relaciones y de aficiones, queda atada a él, a parir de ahí si que parece que no puede salir de ese atolladero.

      Síi... está logrado, pertenece a un Cd lleno de ellas que me gusta mucho, lo tengo desgastado.

      Otro abrazo desde tu espalda :))

      Eliminar
  23. Hola Laura. Llevo algún tiempo queriendo leer a esta autor y, precisamente, este libro lo tengo en mi biblioteca digital. ¿Por dónde me recomiendas empezar? Hace tiempo también he comprado "Tierra, tierra" en segunda mano. Aunque suelen gustarme más un tipo de novelas algo más oscuras, ahora mismo también estoy leyendo una trama con tintes románticos ("La trama matrimonial" de Eugenides); por su extensión y mi ritmo actual, creo que me durará todo el mes. Bueno, ya me pasaré por aquí de nuevo para leer tu recomendación.
    Muchas gracias. Un abrazo.

    Por cierto, la cita de la página 70 es preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo pendiente de lectura el de Eugenides así que me vendrá bien leer tu opinión.

      Si tienes éste, yo lo leería, es breve y te permite un buen acercamiento a Márai, sin embargo a mi me gustó mucho La mujer justa.

      Decía Yossi de leer Confesiones de un burgués y luego Tierra, tierra... estaría muy bien leerlo en conjunta...

      La cita recoge esa idea del destino, aquí combinada quizás con el azar, que es tan importante en Márai.

      UN abrazo!!

      Eliminar
  24. El amor hacia otra persona, ese amor que compromete la sexualidad y el erotismo es un estado especial de consciencia, es un darse cuenta de tantas cosas que estaban ahí desde siempre y que nunca antes se habían sentido. Una nueva lógica o ilógica trastoca el mundo del enamorado. Es un estado muy semejante al que se descubre desde algunos ejercicios místicos pero sin estar basado en ninguna persona en particular. La pasión es una facultad del ser humano para armonizarse con la pasión y las pasiones del mundo y esta como el amor es tan amplia que no se circunscribe al sentimiento de una persona o unas cuantas personas, va mucho más allá de eso. Pero el apasionarse por una persona es un buen ejemplo y muy real de lo que es la pasión y el amor que puede alcanzar un sentido mucho más ampliado.
    La espalda de la mujer encarna y contiene la calma de todo un universo de posibilidades de pasiones disparadas a tropel, su espalda es concentración serena de expectativa de vida y de destinos donde subyace la cara oculta del corazón. Las expresiones artísticas como La Venus Calipigia, La Venus Victoriosa recogen todo ese potencial qué decir en la poesía como en estos versos de Rimbaud en Sol y carne:

    III

    ¡Si volviera el tiempo, el tiempo que ya fue…!
    !Porque el hombre está acabado, el hombre
    ya representó todos sus papeles!

    Y un día, a plena luz, harto de romper ídolos,
    libre renacerá, libre de todos sus dioses,
    y, como es del cielo, escrutará los cielos.

    !El ideal, el pensamiento invencible, eterno,
    ese dios que se agita en la camal arcilla,
    subirá, subirá, y arderá bajo su frente!
    Y cuando le veas sondear el inmenso horizonte,
    libre de los viejos yugos, que desprecia sin miedos,
    te acercarás a darle la santa redención.

    Espléndida, radiante, del seno de los mares,
    tú surgirás, derramando sobre el vasto Universo
    con sonrisa infinita el amor infinito,
    el mundo vibrará como una inmensa lira
    bajo el estremecimiento de un beso inmenso...
    El mundo está sediento de amor: aplácalo.

    IV
    ¡Oh esplendor de la carne! ¡oh esplendor ideal !
    ¡Oh renadío de amor, triunfal aurora,
    cuando, a sus pies rendidos los dioses y héroes,
    la blanca Calipigia y el pequeño Eros
    rosarán, coronados por la nieve de las rosas,
    las mujeres y las flores que adornan sus pisadas!...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu explicación sobre la pasión me parece que añade algo más que la pasión circunscrita a otra persona por la que sientes una atracción que te desborda y, a la vez, te hace inmensamente feliz. Es como si el mundo se ordenara en completa armonía y todo encajara en su sitio. Nos transmite una inmensa capacidad para el optimismo y para ver lo bueno de la otra persona e incluso del mundo.
      Sencillamente una maravilla... vas encontrado a tu enamorado en cualquier poema, en la música, en un paisaje, en el sueño... un estado gaseoso...

      La espalda... fuente de belleza, armonía y pasión... Rimbaud, magnífica esa defensa de la libertad como inicio y fin del ser humano. El poema IV, reúne tanto que callo, no puedo desvelar tanto.

      Eliminar
  25. En la mayoría de los casos regular el amor bajo hondos canales contractuales (Ana Karenina) a la larga no funciona, terminará siendo cualquier otra cosa menos amor.
    En cuanto al destino todo depende de la víctima ja ja ja hay seres que están predestinados a profundos e intensos amores y de esos casos está llena la historia y claro mucho más la literatura!!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me disgustan las tragedias, las penurias y el sufrimiento. No huyo de todas esas emociones, como humanas que son debo aceptarlas, pero si puedo las rehuyo. Prefiero el amor libre, sin ataduras del tipo que sean y que sea capaz de generar felicidad, placer y pasión.

      Besos y felicidad!!

      Eliminar
  26. El amor es un karma que libera, al contrario de los otros karmas que esclavizan ja ja ja.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  27. Interesante temática por lo que describes,
    espero leer el libro por aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, bienvenido por este espacio...

      A ver si te gusta.

      Saludos!!

      Eliminar
  28. Perdóname por dejártelo aquí ( no encuentro tu correo) pero no quería que te preocuparas. Tanto yo, como todos los míos estamos bien cielo, solo he vivido eso de forma colateral...es el dolor ajeno, la impotencia que se siente para consolar lo inconsolable, para mi lo más duro y bueno, que hay épocas en las que todo te afecta más por la razón que sea, pero pasará... para mi, seguro... para ellos ojalá, poco a poco, el tiempo hará el trabajo de restaurador...espero.

    De todas formas muchas gracias, por todo LAURA.

    Hoy he disfrutado mucho aquí contigo, un beso grande y feliz finde.






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco encuentro tu correo... yo no lo tengo puesto.

      Yo también he disfrutado con ese debate.

      Un abrazo!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...