sábado, 22 de junio de 2013

JESÚS CARRASCO, Intemperie.


Esta novela me la recomendó hace unos días una amiga, profesora de castellano y bastante exigente en cuanto a sus gustos literarios. Me sorprendió su entusiasmo con una novela de un principiante y me inspiró curiosidad. Cuando fui a comprarla leí en la solapa que se consideraba al autor en la estela de Cormac McCarthy y Miguel Delibes, mi curiosidad creció tanto como para leerla sin pasarla a la estantería de libros en espera.

La novela tiene 221 páginas y el título hace referencia al lugar donde se ve obligado a vivir el protagonista, un niño sin nombre y de edad indefinida:

Él había ejercido la violencia tal y como había visto hacer siempre a quienes le rodeaban y ahora, como ellos, reclamaba su parte de impunidad. La intemperie le había empujado mucho más allá de lo que sabía y de lo que no sabía acerca de la vida. Le había llevado hasta el mismo borde de la muerte y allí, en medio de un campo de terror (p. 162).

Jesús Carrasco nació en Badajoz en 1972 y en 2005 se trasladó a vivir a Sevilla donde reside en la actualidad. Trabaja como redactor publicitario y ésta es su primera novela.


La historia es muy sencilla, un niño huye decidido de su casa pese a su corta edad y se verá perseguido por una partida compuesta por las fuerzas vivas de la aldea en un paisaje estepario, reseco y sin posibilidades de supervivencia excepto para los más fuertes.

Se preguntó si sería capaz de perdonar en esas circunstancias. Si habiendo atravesado el gélido polo, los bosques umbríos y otros desiertos, ardería en él todavía la llama que le había quemado por dentro. Quizá el desamparo que le había expulsado del hogar que Dios designó para él ya se habría disipado para entonces. Puede que la distancia, el tiempo y el roce incesante con la tierra limaran sus asperezas y lo calmaran (p. 23).


No hay indicaciones geográficas concretas, se trata de un llano que fácilmente reconocemos como la meseta, ni referencias cronológicas, un mundo en que la ley la impone el más fuerte, una ley arbitraria y que responde exclusivamente a los deseos de los poderosos.

En su huida se encuentra con un cabrero, un hombre viejo y enfermo, que lo acoge sin dar muchas muestras de cariño pero que se convertirá en la referencia del niño tanto para sobrevivir (aprenderá el oficio de pastor) como de comportamiento moral.

El autor da una gran relevancia al paisaje rural pobre, duro, agreste y seco que hace muy complicada la supervivencia del niño, elimina cualquier otro aspecto que distraiga de la trama al lector. Aunque el pasado es clave para entender la huida del niño, y quizás la soledad del cabrero, todo se desarrolla en el presente proyectado hacia el futuro. El narrador omnisciente guía la trama y nos hace partícipes, en algunas ocasiones, de lo que está a punto de producirse.

Su vocabulario es rico tanto a la hora de dibujar el paisaje como a la hora de dotar de rasgos esenciales a sus personajes, también se detiene en el uso de muchos términos del oficio de pastor.

A medida que amanecía se empezaron a distinguir los montes al fondo. La llanura como un mar que se detenía al pie de las elevaciones del norte. En aquel momento, solo un trampantojo acuoso. Una empalizada, un hito o el recuerdo de que podría existir un lugar en el que respirar mejor. La visión brumosa de aquellas montañas le producía una atracción magnética (p.163).

Pese a que la narración va subiendo en intensidad jamás se excede en sentimentalismos aun tratándose de un niño que sufre duramente los avatares de la intemperie.


Estamos ante una novela valiente, comprometida, que emociona y subyuga con una trama escueta, sobria, sin elementos que nos despisten de lo que ocurre en el centro de una historia desoladora como el paisaje. 

Lo único excesivo es la riqueza del lenguaje de Carrasco que, a veces, cae en algún exceso alambicado. Me atrapó de tal manera que no la he podido dejar y he acabado leyéndola en dos días. 

Excelente y muy recomendable.

45 comentarios:

  1. Esta vez, amiga Laura, va a ser que no, he acumulado muchos libros, algunos sugeridos por ti, pendientes de leer que ya no tengo ni un minuto para añadir uno nuevo.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, te comprendo, yo me siento, a veces, sobrepasada por todo lo que quiero leer. Pese a ello hay recomendaciones que no puedo eludir y es lo que me ocurrió con esta novela. No olvides al autor, seguro que en algún momento le podrás dedicar tu atención.

      He estado por la montaña... un fin de semana largo de relajación completa incluida la desconexión de internet :))

      Eliminar

  2. Atrae... los retazos que apuntas, las pinceladas que das sobre este libro... me han recordado cosas, sensaciones... no sé cuando lo leeré, pero me lo apunto... ;)

    Buen fin de semana, Laura.
    Besos y un abrazo fuerte, cálido y largo como el día más largo y la noche más corta del año... :)

    PD: La 'Noche de San Juan' es mañana... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela breve que se lee en un plis plas... una estupenda novela.

      Síii es la noche del 23 al 24 de junio...

      Espero que el encanterio de la noche de S. Juan (yo prefiero celebrar el solsticio............ lo mío no son los santo :)), nos libre de todo mal...

      De ilusión también se vive....

      Un inmenso abrazo!!

      Eliminar
  3. Te lo iba a decir.
    Me parece un lenguaje demasiado rebuscado, un poco artificial.

    Besos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el único pero que le pongo, pero no domina la novela. Muchas veces es más bien comedido con los excesos de todo tipo: lenguaje y sentimientos...

      Eliminar
  4. Miedo me da leerte!!!!
    Estos días en Bcn me he comprado tres de tus recomendaciones.
    "No pares, sigue, sigue, no pares..."

    ResponderEliminar
  5. No lo conocía pero me gusta lo escrito, me atrapa tu entusiasmo. Lo tendré presente. No soy mucho de leer gente novel pero este suena bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela apunta hacia un buen escritor, veremos si se confirma o no. Me parece que ya te había leído alguna vez que no te gustaba leer escritores noveles. A mi no me disgusta pero siempre digo que después se ha de confirmar y, a veces, no hay dicha confirmación, es como una estrella fugaz. Ya veremos qué pasa con Jesús Carrasco.

      Eliminar
  6. Hola, Laura. Pues, verás, esta vez no estamos en sintonía. Aunque la obra tiene sus méritos, esas comparaciones con la obra de McCarthy hicieron con que la leyera, quizá, de un modo que no se merecía. Pero mi conclusión fue que no es para tanto. Pese a estar bien escrita, no me ha llegado, en parte debido a la sumisión de los personajes, y en parte debido a esa aceptación ciega de Dios. Lo que más disfruto de las obras de Mcacarthy es precisamente su rebelión, su interrogante constante en lo que que a la religión de refiere. Por otro lado, también me pareció que Carrasco hizo un uso excesivo de la palabra llano o llanura (ya no recuerdo bien). Tanto diccionario, y, después, esta sale a cada dos por tres. Para mí, le falta algo. Veremos si saca otra novela brevemente y consigo formular una opinión más positiva.

    Buen fin de semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Offuscatio.

      Es difícil coincidir siempre. Comparar a un escritor novel con escritores de la talla de Delibes y McCarthy es flaco favor.

      Resulta curioso que para mi no tiene excesiva relevancia el papel de la religión ya que desde mi punto de vista el cabrero tiene una manera de entender ésta muy sui géneris, muy a su medida. Me parece más relevante sus valores morales que no los condicionantes religiosos que suelen ser rígidos y estereotipados.

      Tampoco aprecio la sumisión de los personajes, especialmente en el niño cuya odisea se produce justamente por rebelarse contra los poderes establecidos en su pequeña localidad. Quizás la edad hacen al cabrero más conformista pero su rebelión para defender al niño ya sabemos cómo acaba.

      De acuerdo respecto a lo que señalas del lenguaje, pese a ello consigue describir la aridez de la meseta de una forma soberbia.

      Yo me vi absorbida por su lectura totalmente.

      Me gusta mucho debatir sobre las lecturas y especialmente con lectoras atentas como tú.

      Buena semana!!

      Eliminar
  7. Desde luego sí que tiene riqueza conceptual. Debe ser una novela espesa (y lo digo positivamente. Tal vez estemos ante un Marcel Proust a la española), por lo menos en los párrafos que nos pones en la entrada, Laura. Tomo nota del autor y de la novela; me tiene muy buena pinta ese entorno tan poco amable.
    Laura, no sé muy bien, pero creo que eres profesora de literatura, o eso tengo entendido. Si es así (bueno, y aunque no sea así también) te quería preguntar (por si tienes referencias o has leído algo de él) por el escritor José María Pérez Álvarez. Es que me hablaron muy bien de él. Es un escritor gallego. Un abrazo. Bonita entrada, muy sugerente. Hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, yo no diría que es una novela espesa, controla bastante bien la trama, las emociones... y aunque su lenguaje, a veces, es excesivo, no domina en la novela. Mejor no lo busquemos más autores para compararlo :))

      Nooo... no soy profesora de literatura, aunque sí soy profesora.

      No puedo ayudarte mucho porque aunque lo conozco, más como crítico literario que como escritor, no he leído nada suyo. Sé que Juan Goytisolo alabó mucho su Nembrot... Ahora me has provocado curiosidad...

      Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Es un libro que no me había llamado la atención. Pero parece que voy a tener que darle una oportunidad, que tu reseña anima a dársela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La merece.

      Es una novela que no deja indiferente.

      Eliminar
  9. Tomo nota de tu recomendación, no conocía este libro y contigo voy a ciegas y con gusto, sé que me gustará.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si atravesará el Océano... ojalá así sea...

      Buena semana y un abrazo!!

      Eliminar
  10. Así me gusta verte Laura Uve con ímpetu, imparable, festiva!!! toda una iniciada dionisiaca ja ja ja.

    Por lo que narras de la lectura el autor centra su preocupación, desde el esfuerzo de su estilo y de las obvias capacidades que el novelista ansía dominar, en la brega infantil por ser en este mundo bajo condiciones muy desfavorables.

    Los niños son el factor humano más vulnerable dentro de la miseria del mundo además de las mujeres y los ancianos.
    Todavía falta mucho para lograr aquello que la clase privilegiada han de ser los niños.

    Un presente desgraciado injusto por donde se mire, pocas posibilidades ofrece a la esperanza en lo humano para quienes tendrán que heredar el destino del planeta.
    La competencia extrema donde sólo la ilusión del "más fuerte o el más brillante" tiene derecho a la vida otorga al poder, o sea a quien tiene las mejores condiciones para competir según las reglas del juego que el mismo impone, todas la ventajas.

    La literatura como arte toca en este caso un cuestionamiento que no solo atañe a los personajes de la novela sino a todos ya que suficiente es la experiencia del modelo mundial de dividir al planeta entre países sufrientes la mayoría y unos cuantos no sufrientes, al final todos estaremos infectados del mismo mal material y espiritual, es lo que siempre se ha venido repitiendo, no solo por alguna parte de la política, la economía, la filosofía sino también por la literatura y que solo hasta ahora empieza a creerse a fuerza de los acontecimientos.

    Ojalá este sea el comienzo de empezar a pensar y hacer las cosas de modo muy diferente. Gracias al arte y a la literatura que constantemente lo están recordando la invitación es igualmente permanente.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :))

      Si tuviera que abreviar el contenido de la novela diría que es la lucha titánica de un niño contra un entorno que somete a las personas a la ley del más fuerte y un espacio geográfico que pone las cosas muy difíciles para sobrevivir, un espacio pobre, seco, árido... que obliga a las personas a sufrir lo indecible para sobrevivir. Todo eso puede ser una metáfora del futuro, una distopia, o un recuerdo del pasado, la postguerra española llena de oscuridad, miseria, hambre, abusos y arbitrariedad. Hacía el futuro y hacia el pasado encontramos referentes para la trama, quizás por esa razón las coordenadas geográficas y cronológicas son inexistentes. Aunque sabes que soy contraría a esa idea, ¿¿el autor participa de la idea del eterno retorno?? tal y como hace Milan Kundera en La insoportable levedad del ser, en donde relaciona el concepto de gravidez o pesadez con el eterno retorno (tal como lo hiciera Nietzsche)... No conozco tanto estos planteamientos como para poderlos aplicar a esta novela.

      Ojalá empezemos a pensar y actuar de modo diferente con la ayuda de la literatura, el arte...

      Besos!!

      Eliminar
  11. ¿Te he confesado que en una de mis multiples reencarnaciones fuí redactor publicitario o lo oculté, como Seguelá, diciéndote que era pianista en un burdel?
    Creo que el señor Carrasco es muy valiente contándolo. Le deseo mucha suerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo has ocultado... pero esa segunda opción es extraordinaria... aunque no te veo.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  12. El lenguaje como herramienta descriptiva de emociones, de paisajes o de sucesos me eleva, como lector, sobre una agradable alfombra y me transporta a lugares, me expone a situaciones desconocidas, así enriquece nuestra vida, como la música, la pintura, son sueños prestados y compartidos...Katie canta para mí...Hay una hermosa luna llena...de verano al fin...
    Ah, un beso montañoso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo añadir mucho más que confirmar que el poder evocador del lenguaje es una maravilla y que se acompaña muy bien con la música, las imágenes reales o inventadas.

      Esa luna la vi también rodeada de montañas... y un beso...

      Eliminar
  13. Hola Laura,
    Me gustó mucho, está bien escrito y me pasó como a ti... Fue empezar y no poder dejarlo pero no vi a McCarthy ni a Delibes por ninguna parte, incluso sospechamos que fuera una estrategia de marketing, este libro llegó a bombo y platillo. vi, como tú u exceso del lenguaje y algún fallo en el uso, más que fallo, faltas de estética como diría nuestro admirado Pessoa... Anoté alguna en Goodreads. Por lo demás me parece un lectura bastante recomendable. Ver referencias, es como todo... Recuerdo una conversación hace años en el que algunos fanáticos veían a Neruda en Buffy la cazavampiros... En fin :)
    Un beso Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yossi, no me parece que le haga un favor ese tipo de comparaciones pero no creo que dependa de él... ¿Por qué McCarthy? Supongo que la desesperanza en el ser humano y esa descripción dura de los paisajes puede levemente recordarlo, también que la esperanza está siempre en personas honestas e íntegras (el niño de La carretera, Suttree, el cabrero de Intemperie), ¿Delibes?... supongo que por sus descripciones del espacio rural y la dureza que conlleva... Muy poco para convertirse en una referencia seria.

      ¿Es en Goodreads donde tenéis el grupo de lectura? He oído hablar pero no sé muy bien cómo funciona...

      Un beso!!

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo contigo, es muy poca base para crear referencias sólidas.

      En Goodreads llevamos la cuenta de lo que vamos leyendo y vamos dando puntuaciones. Mi nick allí es Yossi Barzilai y el de Marisa Offuscatio.

      Nos conocimos en este grupo https://www.facebook.com/groups/cafeliterario/ pero donde debatimos sin parar es en twitter que es más interactivo, allí soy @yossibarzilai y Marisa @Offuscatio. Únete, te presentaremos a personas que estarán encantadas de conocerte y con las que podrás debatir :) Un beso.

      Eliminar
  14. Lo estuve hojeando hace unos días y no me atreví; ahora que leo tu entusiasta reseña me lo voy a apuntar. Gracias por tu recomendación.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena y además es una novela breve que se puede leer rápido...

      Abrazo!!

      Eliminar
  15. Los niños fundan sus propias islas, enarbolan sus propias banderas...arrastran de por vida las cadenas del desamor o la injusticia, pero sus ojos serán siempre dos faros acariciando las naves de la esperanza.
    Hermoso post.

    Besos Laura

    Sólo los niños jugaban con la arena
    (les acompañaba el olor narcotizante
    de los tilos en flor, no lo olvides)
    sólo los niños, aunque también
    el diablo, y los dioses menores,
    e incluso los olvidados políticos
    que incumplieron todas sus promesas
    estaban allí y los observaban
    con una infinita admiración.

    Quién no quisiera ser niño

    ¡por última vez!

    Adam Zagajewski

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué maravilla de poema... gracias Adriana!!

      Los niños siempre nos sorprenden por muchos motivos, entre otros su autenticidad, su resistencia y su peculiar manera de afrontar los problemas, a veces, graves problemas.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  16. Sentí curiosidad por esta novela al verla en su momento en las novedades. Al empezar a leer algunas reseñas no muy favorables se me quitaron las ganas. Veo que la tú has disfrutado de su lectura. Quizás algún día le dé una oportunidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida de que es una buena novela, si le das esa oportunidad ya compartirás conmigo tu opinión.

      Eliminar
  17. Me quedo con el nombre del autor. No quiero pecar de atrevido pero por los fragmentos que has puesto me ha recordado el estilo de Caballero Bonald aunque quizás sea una suposición completamente errónea.
    Besos sanjuaneros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues podría ser... un nuevo referente para Carrasco :))

      Me gustaría mucho saber tu opinión sobre esta novela, me parece que te gustaría... pero ese lenguaje alambicado igual te disgusta..., no sé.

      Besos postsanjuan!!

      Eliminar
  18. Leí algunas reseñas en suplementos culturales con respecto a este libro y no me acabaron de convencer. Puede ser interesante, pero habiendo tantos libros en espera, no sólo en las estanterías, sino por bastantes lados, y sin duda más interesantes, no creo que caiga en las redes de este. Aunque nunca se sabe, pero por ahora no.

    PD1: El cambio de look es muy "xulo", sienta bien.
    PD2: El poema de Borges sobre la noche de San Juan es precioso.

    Bona revetlla!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, no sabía que habían salido reseñas sobre la novela, ya digo que me dejé guiar por el comentario de mi amiga.

      Es verdad, las propuestas son tan numerosas que hay que seleccionar y no siempre apetece una novela tan peculiar como está.

      Sí, siempre cambio de foto con la estación... y esta salió bien pese a estar hecha con móvil :(

      Es un poema, el de Borges, que me gusta mucho, lo he publicado más de una vez...

      La veritat............., no m'agraden les revetlles :)) i he marxat a la muntanya...

      Eliminar
  19. "Él había ejercido la violencia tal y como había visto hacer siempre a quienes le rodeaban y ahora, como ellos, reclamaba su parte de impunidad".
    ¡joer!, cómo me gustaría saber expresar así un sentimiento.
    de nuevo, una propuesta interesante.

    feliz solsticio de verano,
    Guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es, para mi, una de las virtudes de esta novela, tiene descripciones breves, concisas y exactas de la psicología de los personajes y de la sociedad en la que se mueven.

      Igualmente querido!!

      Eliminar
  20. Este no lo apunto.No sé,pero cuando sé de antemano del sufrimiento de un niño,paso de meterme por medio.Me implico de tal manera q lo paso fatal.
    Y no es porq sea madre,me pasa desde siempre.
    En fin...
    Bss,Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo Carmen, a mi me pasa con ciertos temas más banales... no puedo con las novelas (y películas) de terror........ porque me dan TERROR de verdad... soy una pena.

      Buena semana!!

      Eliminar
  21. ME alegro del disfrute de lo bárbaro, de lo duro, de lo inhumano... cómo lo entiendo, cómo me atrae, cómo es cómo yo aquí, adentro. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De lo real... Acepto el referente de Los santos inocentes en el sentido del padecimiento y las humillaciones de unos seres, sin duda, inocentes por un poder local tan terrorífico como el de un sistema político dictatorial (claro que ese terror local suele estar amparado por el sistema político)... no quiero alargarme que no sé si ibas por aquí.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  22. Buenas. La relación adulto experto+niño desvalido+soledad ambiente, a mi, por lo menos a las pocas páginas me olió a "La Carretera".- Dada mi obsesión por el sigificado de las palabras, y tal vez porque no soy español, me distrajo con las idas al diccionario, aunque es más facil ahora con la lectura on-line.- La terminé con la sensación de haber aprendido más sobre arreos, cabras y, lo dicho, nuevas palabras, que haber leido una novela extraordinaria.- Destaco algunas notables metáforas aquí y allá: "La luna creciente todavía era una tajada estrecha amarilleando sobre el horizonte", que desmiente a Borges quien decía que las metaforas sobre la luna se habían acabado.- En fin, la minuciosidad descriptiva, que aquí abunda, no me parece, desde siempre, una virtud literaria.- Un gran saludo.-

    ResponderEliminar
  23. Relacionan a Carrasco con McCarthy pero aún le falta bastante. Por cierto, acabo de leer ahora La oscuridad exterior, excelente.

    Utiliza muchas palabras "técnicas" del campo y algo rebuscadas y muchas metáforas, excesivas tal vez.

    A pesar de ello, en conjunto me parece buena novela para ser la primera.

    Bienvenido a este espacio y saludos.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...