sábado, 30 de marzo de 2013

TORRIJAS Y CHARLOTTE BRONTË, Jane Eyre.


Tengo la fortuna desde niña de encontrar en los libros solución a mis inquietudes y preocupaciones. Logro también ver traducidos mis sentimientos y emociones en múltiples personajes y situaciones, pero siempre hay pequeños tesoros escondidos entre las páginas de los libros que se encuentran cuando nuestra vida las necesita por las circunstancias que le toca vivir. Cuando encuentro una de esas perlas que me abren la luz del entendimiento y me ayudan a entenderme y comprender situaciones... qué lujo.
Eso es lo que me pasó mientras releía esta novela y encontré esta reflexión de Jane Eyre:

(…) mantente en tu terreno y, por tu propio respeto, no ofrezcas tu amor a quien no te lo pide y acaso te lo despreciará (p. 186).


Había leído esta novela en mis años universitarios y al desear releerla me di cuenta que no la tenía entre mis libros. Fui a pedirla a la biblioteca pero solo tenían una edición con letra extremadamente pequeña y decidí comprar una  edición de bolsillo de Austral que incorpora una introducción de Cándido Pérez Gallego.
La novela de 469 páginas, incluida la mencionada introducción, lleva por título el nombre de su conocida protagonista.
Puesto que tanto la autora, Charlotte Brontë, como la novela son suficientemente conocidas, no respetaré el esquema de los comentarios de novelas que suelo hacer y resaltaré algunos de los aspectos que más me han llamado la atención.


Tanto Charlotte Brontë, como Jane Eyre, son mujeres que intentan buscar un lugar en la difícil sociedad de la Inglaterra victoriana. Situación muy similar a la del resto de Europa, las mujeres, pese a las revoluciones burguesas que hablaban de igualdad ante la ley y de libertad, sufrieron una situación de marginación de la vida pública y de enclaustramiento en la vida privada, basándose en la idea de su inferioridad natural y su lugar en el mundo centrado en la familia, la maternidad y el hogar. A este espacio doméstico se añadía la necesaria docilidad y sumisión de la mujer al hombre.
Jane Eyre se sabe excluida de la sociedad de la época (en su caso mucho más por su condición de huérfana)  y la relación con el mundo que la rodea se convierte en un ritual moral de enseñanza y consuelo.
La novela se convierte en una autobiografía compatible con la confesión y el autoanálisis. A través de este planteamiento trata de involucrar al lector y hacerle partícipe de sus experiencias. Jane Eyre busca su propia realización personal rompiendo con las formas de comportamiento establecidas para la mujer de la época y muestra toda su personalidad rebelde defendiendo la igualdad entre los sexos:

Se supone generalmente que las mujeres son más tranquilas, pero la realidad es que las mujeres sienten igual que los hombres, que necesitan ejercitar sus facultades y desarrollar sus esfuerzos como sus hermanos masculinos, aunque ellos piensen que deben vivir reducidas a preparar budines, tocar el piano, bordar y hacer punto, y critiquen o se burlen de las que aspiran a realizar o aprender más de lo acostumbrado en su sexo (p. 135).

Rochester enseguida reconoce la influencia positiva que Eyre ejerce sobre él:

-Experimento la sensación -continuó él- de que usted ejerce algún buen influjo sobre mí. Lo adiviné cuando la vi por vez primera... La gente dice que hay simpatías espontáneas; también he oído hablar de buenos genios... En esa leyenda hay algunos puntos de verdad. Querida bienhechora mía: buenas noches (p. 176).


Es una nueva forma de novelar que tiene en cuenta los cauces de la novela gótica (los sueños de pesadilla de Eyre, espacios vitales como Thornfield, mansión abrasada por las llamas, mujer loca que parece un monstruo, etc.) con la búsqueda apasionada, con componentes románticos, de la realidad inmediata.
Ha sido interesante esta relectura de Jane Eyre.

TORRIJAS
Soy una cocinera por necesidad, ya lo dije cuando inauguré mi espacio Frivolidades Culinarias. Como los postres no son una necesidad, no hago. Pero hay tres o cuatro que me salen bien y hago en el momento que manda la tradición. Si hay alguien que cumple menos con las tradiciones y pasa de ellas, esa soy yo... pero ésta es una de las pocas que cumplo.

Caliento leche y le añado azúcar y canela. Bato los huevos que se considere necesario (de dos a cuatro para una barra de pan). Las rodajas de pan del día anterior, o de dos días antes, se bañan en la leche para que se empapen, de aquí al huevo y a la sartén con abundante aceite. Cuando las saco les echo un poco de azúcar y canela. Dejar que se enfríen y listas.
Estáis invitadas, BON PROFIT!!


Imagen de Charlotte Brontë: google.

32 comentarios:

  1. Al lujo que es leerte le has añadido hoy la invitación a torrijas, que están riquísimas.Gracias.
    Respecto a Jane Eyre, te diré que lo leí hace tropecientos mil años y lógicamente no recuerdo esas frases tan certeras que nos transcribes; seguramente debería releerla de nuevo, como tantas otras novelas, pero hay tan poco tiempo y tanto nuevo que leer, que siempre se van posponiendo las relecturas.
    Si te apetece, pasa mañana por mi blog tienes una sorpresilla que no es un premio, aunque te los mereces todos, ni son torrijas que seguro me salen peor que a ti, es sólo una sorpresa pequeñita pero hecha con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos, Tracy. Es una de esas lecturas que suele hacerse de muy joven.
      Yo no soy de releer, en parte por lo mucho que me queda por leer nuevo, pero cuando lo hago suelo tener una buena experiencia, como en este caso.

      Las torrijas son un postre muy fácil... si lo hago yo es que lo es :)) Seguro que te salen buenísimas.

      Aprovecho para volver a agradecer tu regalo-sorpresa.
      Lo que dices del lateral, a mi misma me ha sorprendido la vida que ha ido alcanzando. Quien se para a mirarlo puede conocerme mejor que con el pasillo central... tú te has percatado, gracias por ello Tracy.

      Un gran abrazo!!

      Eliminar
  2. Que buen rato has debido pasar con Jane Eyre, Charlotte y...esas ricas torrijas!!
    Leyéndote apetece adentrarse de nuevo en Thornfield...
    La verdad es que es muy bueno releer libros, y más estos, en los que encuentras muchas similitudes entres la autora y el personaje.
    Felices lecturas y que tengas un precioso día...se aventura agradable y sin lluvía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He disfrutado mucho releyéndola y tiene mérito puesto que es una trama que se recuerda (además hacía poco que había visto la última versión en cine).

      No suelo practicar la relectura pese a que siempre que lo hago quedo gratamente sorprendida. Un libro nos regala, cada vez que lo leemos, nuevas posibilidades en función de nuestras circunstancias, la edad, etc.

      Felices lecturas y buena semana María!!

      Eliminar
  3. Qué buen título Jane Eyre...He leído la novela y he visto varias veces su estupenda adaptación al cine bajo el título de "Alma rebelde" con Joan Fontaine y Orson Wells, maravillosa película. Si no la has visto te la recomiendo, creo que te gustará. Entiendo perfectamente ese bienestar que produce el ver traducidos nuestros sentiemientos en un personaje. A mí me ocurre muchas veces eso con el cine.

    Esas torrijas...mmmmmm. Yo también hice, me abriste el apetito!.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alma rebelde hace mucho, mucho tiempo y tengo buen recuerdo de ella.

      La fortuna de encontrar claves de nuestros sentimientos, emociones, retos o experiencias dolorosas, en los libros, solo sabemos apreciarlo quienes nos dejamos llevar por el placer de la lectura (valdría lo mismo para el cine, por supuesto).

      Ricas, ricas las torrijas (por eso vuelan)... :))

      Eliminar
  4. Me encanta Jane Eyre, es una de mis novelas favoritas y hay hermosas frases y enseñanzas en ella; no recordaba esta en particular y tienes mucha razón. Creo que este es uno de esos libros que te muestra algo nuevo cada vez que lo lees, o nosotros vemos algo nuevo dependiendo de con qué ánimo lo leamos. Muchas gracias por recordarnos esta gran obra, y muchas gracias también por esas torrijas, que tienen una pintaza.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aglaia, la buena literatura se mantiene joven y siempre tendrá algo que regalarnos, así que estoy totalmente de acuerdo contigo. Jane Eyre tiene muchos rasgos de modernidad que han hecho que el paso del tiempo la haya revalorizado.

      Estaban ricas, sí.

      Buenísima semana!!

      Eliminar
  5. Felices quienes puedan disponer a quien entregar su amor y a quien no, esa es una facultad que nos está vedada a muchos!!! ja ja ja
    Las injusticias exigen a la víctima no tener memoria, no tener historia, no tener estima ni autoestima. Tal es el caso con las mujeres que desde el mismo mito de la creación están condenadas sí a tener una historia pero de humillación y sufrimiento gratuitos sin necesitar mas nada.
    ¿Algún aceite especial para el plato que anuncias, o sirve cualquiera?
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las facultades que he intentado cultivar a lo largo de mi vida.

      Siempre resulta fácil entregar el amor correspondido, es mucho más difícil no entregarlo a quien no te lo pide y acaso te lo despreciará, ahí es donde el aprendizaje de la vida ha de recomendar no pararse y seguir adelante.

      Las mujeres de todos los tiempos han sabido crear espacios íntimos, incluso semipúblicos, en los que escapar de la explotación, la discriminación, el ninguneo y menosprecio por parte de los hombres. Jane Eyre es un ejemplo entre los muchos que existen en la historia.

      Siempre aceite de oliva, suave, eso sí.

      Besos y buena semana!!

      Eliminar
  6. Qué ricas! Yo este año me estoy inflando a torrijas...Ya me arrepentiré.
    Jane Eyre es una de mis tareas pendientes...
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :))

      Jamás arrepentirse del placer de unas buenas torrijas... pero te entiendo!!

      Es además una lectura relajante puesto que ya sabemos la trama.

      Abrazos!!

      Eliminar
  7. Jane Eyre,una obra llena de buenas frases. Tengo el libro llena de párrafos subrayados. Y qué buena pinta tienen esas torrijas! Dan ganas de darle un bocadito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que se puede extraer mucho de esta obra... eso indica el gran mérito de esta escritora que, en pleno siglo XXI, podemos seguir subrayando fragmentos que nos traducen.

      Estaban muy buenas :))

      Eliminar
  8. Yo siempre me debato entre Emily y Charlotte. Cumbres borrascosas o Jane Eyre, tampoco hay que dejar atrás a la pequeña Anne y su Agnes Grey. Me pasa como a ti, encuentro solución, consuelo o puntos de vista similares en muchos de los libros que leo, a veces la especificidad es tanta que me sorprendo, pasa con ciertos autores en concreto así que siempre los tengo a mano. En cuanto a la cocina, me pasa al revés que a ti, me apaño con los postres pero no con el resto de platos, es poco práctico la verdad. La torrijas tienen una pinta magnífica, casi huele a canela por aquí. Un beso Laura :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que volver a releer Cumbres borrascosas, sería el momento oportuno para saber si tengo el mismo debate... quizás lo haga.

      Sí, son las perlas. Cuando las encuentras en el momento oportuno, te quedas clavada en el sitio. A mi me ocurre más con la poesía que con la narración, así que ciertos poetas los tengo siempre pululando por mis rincones de lectura. Tienes que cotillearme alguno de esos autores imprescindibles.

      :)) Indudablemente es poco práctico pero muy estimulante y placentero saber hacer postres.

      Eliminar

  9. Buenas tardes, mi 'Utopi-Laura'... :)

    Coincido contigo en esa entrada... sólo que en mi caso podría incluir de la misma manera también la música, la pintura o el cine...

    ¿Sabes que últimamente me rondaba la idea de releer esta obra de 'Charlotte Brontë'? También algunas de 'Jane Austen' (anterior a la primera) que he leído y/o visto en el cine... Siempre me ha parecido que en cierta forma por ellas no pasa el tiempo... y siguen siendo actuales... (Leerte me ha terminado de convencer para añadirlas a mi 'Lista de Pendientes').

    Me quedo con ese primer párrafo de 'Jane Eyre' que has elegido para este post.

    Adivina que acabo de comer en casa de mi madre... ;)
    Aquí no sólo se hacen por 'Semana Santa', también es tradición el degustarlas el día de 'San Esteban' (26 de Diciembre/'Día del Patrón'). Son una delicia... a mí si quieres ganarme del tó, déjate de amor y zarandajas de esas y dame más 'Torrijas'... :P
    Que por cierto, como las caseras, ninguna... ni punto de comparación...

    Mi mami las hace de una manera muy parecida a la tuya.
    Utiliza un pan bastante más seco que el de dos días antes, "pan duro" diríamos por aquí. De hecho a este postre también lo llamamos 'Pan Perdido'.
    Y le echa canela en rama, azúcar pero no mucho y unas raspaduras de piel de limón a la leche cuando la pone a calentar hasta que casi rompe a hervir. Literalmente baña las rodajas de pan en la misma cuando ésta se ha enfriado un poco y está templada y luego en una parrilla las deja escurriendo para después pasarlas por huevo batido y freírlas en un buen aceite de oliva, pero de sabor suave y volver a escurrirlas en otra rejilla y con papel de cocina para que éste absorba todo lo que pueda el aceite. Para terminar, las espolvorea con una mezcla de azúcar y canela molida (el azúcar debe parecer morena cuando se termina de mezclar los dos ingredientes).
    Un consejo: Están mejor al día siguiente de hacerlas que el mismo día de su elaboración. Así que, si se puede, recomiendo aguantarse las ganas y esperar un poco para darse uno de los mayores placeres de esta vida...
    El 'Paraíso', si existe, debe tener un sabor parecido a este manjar de dioses.

    Besos, petons y muxus... pringaos de 'Torrija'...

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también añado música, pintura, cine, arquitectura, naturaleza... pero es cierto que mi predilección son los libros.

      Ahh!! esas coincidencias me encantan, indican esa íntima proximidad que nos une a algunas personas queridas. Esas dos líneas son oro en polvo. Me gusta además como empieza: Mantente en tu terreno, y por tu propio respeto..., me gusta mucho...

      Ostras, no sabía lo del día de S. Esteban... qué curioso... pero tiene su lógica después de una comida como la de Navidad... en Cataluña, para aprovechar los restos, el día de San Esteban se hacen canalones...

      También pongo papel de cocina para absorber el aceite (no me gustan aceitosas). ¿Para el día siguiente? Duraron dos horas escasas... :((

      Besos!!!!!

      Eliminar
  10. Los libros son enormes, cómo cajas de herramientas,las abrimos una y otra vez y siempre nos sorprende hallar una nueva llave, una inglesa o un alicate, justo la más adecuada para desplegar, o comprender o explicar, que vete tú a saber cuantos infinitivos encajan, una situación que nos afecta, nos impacta, nos acoge, como una mano ámiga y experta en desastres que nos recoge y nos rehace, con paciencia, tras un mal aterrizaje.
    Las torrijas ya ves a mi no me salen, ni me saldrán que bastante bailo ante los fogones, para además ponerme a elaborar postres. Pero esas deben estar riquisimas con una copita o dos o tres. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enormes cajas de tecnólogos expertos para coger la herramienta adecuada y ajustar la tuerca de una emoción aquí, un tornillo de querencias allá, un ajuste de excesos por el otro lado... y así podemos ir entresacando tesoros y perlas que nos van salvando de malos aterrizajes y naufragios. Si entre todo este berenjenal de herramientas literarias encontramos personas como tú con quien compartirlas al calor de la lumbre... el paraiso...

      Están riquísimas y con un güisqui o un coñac... manjar de dioses...

      Un beso por tres.

      Eliminar
  11. No he leído aun Jane Eyre, en mi caso permanece eterna en esa pila de libros por leer que un día compras en cualquier mercadillo porque es un clásico y claro, hay que leerlo. Ya le llegará el momento.

    Como todo amante de la literatura entiende, los libros son más que letras puestas una detrás de otras para entretener, en los libros están todas las respuestas o el principio que te mueve a buscarlas. Me ha pasado tantas veces que de cualquier pasaje he pasado a la revelación que ya ni lo noto.

    Y bueno, no soy muy torrijero, tampoco suelo cocinar postres más allá de un par de recetas de tartas o bizcochos que tengo automatizadas, eso sí, una de las tareas pendientes en mi vida es aprender a hacer canoli, que es uno de los postres más deliciosos que se puedan comer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Argax, siempre digo que cada libro tiene su momento, incluso su lugar, y que acaba buscándote. Seguro que llegará ese momento.

      Qué bien lo explicas... en los libros están todas las claves, se van mezclando de formas variadas pero ahí están. Es verdad que casi siempre van calando como lluvia fina, pero también es cierto que hay momentos en que dos líneas te abren el mundo y, cuando sucede, es impagable.

      Buaaa... cuando aprendas envía invitaciones... qué ricossss..... eso no está a mi alcance, me temo.

      Eliminar
  12. Hey there greаt webѕite! Does running a blog suсh аѕ thіs require а mаsѕіve amount work?
    I have vігtually no knoωleԁge of coding hoωеver І was hoping
    to start my oωn blog in the neaг future.

    Anywауs, ѕhould уοu hаѵe any
    recоmmеndations or tips for new
    blog owners please ѕhare. I understanԁ this іs off topiс neveгthеlеss I just wanted to ask.
    Αppreciate it!

    My homepage: may tinh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joooooo porqué me asedian estos anónimos???

      Yo quiero anónimos románticos, fantásticos, tiernos, apasionados, delicados, novelescos............. :))

      En fín...

      Eliminar
  13. Tengo esa misma edición, Austral no decepciona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Ses!!

      Es una buena editorial, la verdad.

      Eliminar
  14. No he leido a las Bronte pero si mucho sobre ellas. Y me he visto las pelis, claro.¿Por qué? Porque eran la lectura de mi madre que iba de ahí a Rebeca, pasando por Gustavo Adolfo, hasta cualquier novelón o película donde hubiera una mujer abnegada. Y uno, como debe ser, lo rechaza.
    Me gustó mucho por cierto la última versión de Jane Eire con Fassbender.
    Yo a tradiciones como las torrijas si que las nombraría de interés cultural mundial o como sea esa cosa que les nombran.
    Por cierto,ya a penas se ven las de vino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)).... lo comprendo... pero igual deberías darles una oportunidad y acabas descubriendo un misterio de tu madre.

      Me encantó esa última versión. La vi en el Festival de cine de Sitges.

      Es verdad, de interés cultural. Sabes que no he comido nunca las de vino... ¿Es lo mismo pero en lugar de leche, vino?

      Abrazo!!

      Eliminar
  15. Buen libro y mejores torrijas:))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Laura M

      Te deseo lo mismo: buenos libros y placeres culinarios...

      Eliminar
  16. Hola! He leido el libro recién y puedo decir que me ha encantado, no podía despegarme del relato de la vida de Jane, mientras, a medida que seguía página a página, me sentía inspirada por la joven... por Charlotte!
    Me ha gustado mucho el relato que has hecho, que interesante es ponerse a pensar en la épocaen que salió en libro y en la controversia que causó (recién leí Sentido y Sensibilidad, así como Orgullo y Prejuicio de Jane Austen y me doy cuenta que no me he movido mucho de época entre los 3... qué dificil tuvo que haber sido ese tiempo para las mujeres).
    Otra frase que me ha gustado mucho y que comparto contigo es: "LA BELLEZA ESTÁ EN LOS OJOS DE QUIÉN MIRA (Jane Eyre)".
    Me apunto tu receta y espero hacerla en cuanto pueda, que divertida iniciativa!
    Saludos!
    Delmis

    ResponderEliminar
  17. Hola Delmira,

    Comprendo tu fascinación por Austen, una autora que, como bien dices, vivió en una época muy difícil para las mujeres escritoras (y en general para todas las mujeres).

    Ojalá te salgan bien las torrijas, son deliciosas.

    Bienvenida a este espacio, saludos!!

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...