viernes, 9 de septiembre de 2016

GIOCONDA BELLI, El país bajo mi piel. Memorias de amor y de guerra

Este libro me lo regaló una persona que cuando se produjo la revolución en Nicaragua (1979) decidió pedir permiso en el trabajo y marchar tres meses a trabajar solidariamente para impulsar la revolución. Luego vino la decepción pero nunca olvidó aquellos meses de entusiasmo en los que parecía posible una revolución diferente. Una utopía… 

Me lo regaló hace tres años y no me animaba a leerlo. ¿Por qué? Le tenía un poco de aprensión, no me apetecía un libro propagandístico de la revolución ni tampoco un libro que me produjera pena por el relato de un fracaso. Pero al final me decidí a leerlo con los calores del verano. 



¿Es un libro propagandístico? 

No, no lo es. Es cierto que Belli da una imagen positiva del sandinismo en los años en que decidió ingresar en este movimiento al inicio de la década de 1970. Ella pertenecía a la clase media-alta de Nicaragua y por ello era una sandinista atípica, por ser mujer también formaba parte de una minoría aunque hubo algunas mujeres que incluso estuvieron al frente de unidades militares, como Dora María Téllez. 

Belli no esconde la improvisación, los enfrentamientos internos (poco antes del triunfo de la revolución el sandinismo se dividió en tres corrientes enfrentadas que a duras penas mantuvieron la unidad), el machismo de algunos sandinistas o su autoritarismo. Mucho menos esconde sus críticas, una vez el Frente Sandinista está en el poder, especialmente dirigidas a Daniel Ortega y su hermano Humberto. 

Pese a este lado negativo, Belli es capaz de hacernos sentir la ilusión de un movimiento (el sandinismo no era un partido) que con muy pocos medios creció y canalizó el descontento contra el somozismo, una dictadura durísima que se alargó durante más de cuarenta años. 

¿Es un libro que deja tristeza en quien lo lee? 

No del todo. Sí que deja tristeza leer cómo tantas ilusiones, tantas muertes, tantos esfuerzos y tantos apoyos internacionales solidarios acabaron naufragando. Una de las causas que provocó el naufragio fue la guerra que instigó EUA a través de su apoyo a la “contra” bajo el gobierno de Reagan. Todas las revoluciones han contado siempre con una oposición poderosa y, habitualmente, con una situación de guerra que entorpece y envilece dichas revoluciones. 

Pero la responsabilidad del fracaso también suele tener motivaciones internas, en especial lo refractarias que son las fuerzas revolucionarias a respetar la libertad y a aceptar la crítica, creyéndose en posesión de la verdad y justificando los medios por el fin. 
Ejercer la crítica se volvía cada vez más difícil (…). Si la crítica era muy dura, se corría el riesgo de ser acusado de hacerle el juego a la contra-revolución, o se le tachaba a uno de conflictivo, o peor aún, de querer crear fisuras dentro del sandinismo, de atentar contra la unidad (386). 
La revolución suele ser un sinfín de miserias, escasez, guerra y muerte, inducidas por sus enemigos que acaba pervirtiendo la ilusión y la alegría con que se suelen iniciar esos procesos de cambio radical. Belli logra en su libro mostrarnos los mil y un hechos y sucesos que van entorpeciendo y transformando los objetivos iniciales. 

¿Solo es un libro sobre la revolución sandinista? 

No. Tan interesante como el proceso de la revolución es el proceso personal de Gioconda Belli, de ahí el bello título de El país bajo mi piel, que aclara en el subtítulo. Belli empieza su andadura como adulta (matrimonio, maternidad, militancia política) muy joven, siendo veinteañera. Este libro es una narración de su manera de sentir, de experimentar, de encontrar la literatura, el amor, el desamor, la amistad… Además tuvo que exiliarse y construir una vida provisional en Costa Rica con todo lo que eso le suponía personalmente. 

El amor ocupa un espacio fundamental en el libro, las relaciones que establece con los hombres de los que se enamora, las crisis personales que sufrió y cómo maduró en su forma de amar. 
A las mujeres nos educan desde niñas para complacer. Nos entrenan para ser camaleones de nuestros hombres, adaptarnos a ellos. Si no nos detenemos a tiempo nos despersonalizamos. Reconocer esto me costó mucho dolor y no quería repetirlo (280). 
Esta parte más personal, perfectamente imbricada con la política resulta muy interesante y nos permite conocer a una mujer valiente que arriesgó mucho para vivir de forma auténtica. Se equivocó también mucho, no lo oculta. Un ser humano realmente atractivo por su manera de enfrentar la vida. 

Un párrafo a destacar 

Igual que la vida surgió de acomodos y reacomodos, la organización social que nos lleve a la plena realización de nuestro potencial como especie, surgirá de flujos y reflujos en las luchas y esfuerzos que hacemos, como conjunto, en las diversas regiones del planeta. (…) si las victorias pueden ser un espejismo, también pueden serlo las derrotas (413). 

Un libro interesante

42 comentarios:

  1. Hola
    Por razones diversas conocí a gente que fue a Nicaragua en aquella época, dos de ellas mujeres, comprometidas con la revolución sandinista; recuerdo que una de ellas se enamoró de un sandinista, no sé de qué rango ni importa, pero las cosas que contaba por carta eran un desastre moral y una caída en el entusiasmo -lo recuerdo- de aquella época., porque rezumaba machismo todo lo que veía y contaba. Y era sorprendente para nosotros jóvenes que creíamos -éramos- en la izquierda blab bla, porque confrontaba una imagen revolucionaria con un comportamiento retrógrado, violentamente retrógrado. Aquel ska de Kortatu -Nicaragua sandinista-, aquellas "canciones urgentes para Nicaragua", se volvieron, poco a poco, volátiles, y solo quedaron los versos de Gioconda Belli

    Dame la ternura desde el sueño,
    dame ese cucurucho de sorbete que tenés en la
    sonrisa,
    dame esa lenta caricia de tu mano.

    Yo te daré pájaros
    que cantarán tu nombre
    desde lo más alto de los árboles.
    Te daré piñas, zapotes, nísperos,
    enredaré maizales en tu pelo.
    Yo invocaré los dioses de nuestros antepasados
    para que caigan tormentas,
    para que miedosos y cogidos de la mano,
    miremos la furia del rayo y del ralámpago.
    Yo tejeré ilusiones con ramitas y hierbas,
    tocaré las rocas para que brote agua y nos bañemos,
    yo haré poemas, cantos,
    mi amor, cuando me hayas mirado,
    cuando corra las cortinas del sueño,
    cuando me coma el sorbete de tu sonrisa.

    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la revolución le cuesta integrar la igualdad entre hombres y mujeres, también le cuesta integrar la libertad (de pensamiento, artística, moral...) y por ahí sucumben. No hay revolución sin libertad y no hay revolución sin opresión del tipo que sea.

      Al final queda la poesía de una mujer como Gioconda y, pese a las decepciones, las posibilidades abiertas de esa última frase:

      ...si las victorias pueden ser un espejismo, también pueden serlo las derrotas.

      Un abrazo fuerte (me llevo el poema al lateral).

      Eliminar
    2. y no hay revolución CON (no sin) opresión.......sorry!!

      Eliminar
  2. Me interesa más la parte personal, conocer mejor a esta autora de la que he leído poco, pero lo poquito siempre ha sido muy bueno. Y de paso, conocer también esta parte importante de la historia de Nicaragua, un país del que sé muy poco... O nada...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro es un recorrido eminentemente personal, si es lo que buscas te gustará sin duda.

      Besos!!

      Eliminar
  3. La felonía parece consustancial a las revoluciones y a las utopías que las alientan. En esto la Historia es projila y, por veraz, despiadada.

    Esa traición la sufren los más débiles y nadie de un modo tan singular como los poetas, los de verdad, digo, no los versolaris de juegos florales ni los cantamañanas de cátedra y revistillas subvencionadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia es así, excepto en experiencias breves como la revolución española que ahora conmemora el 80 aniversario y que renunció a imponerse por la fuerza y fue derrotada desde dentro del bando republicano (abrevio mucho porque es muy complejo, claro).

      Tienes razón, la persecución de hombres y mujeres escritoras es un rasgo común de las dictaduras comunistas.

      Eliminar
  4. Lo has expuesto admirablemente, la obra tiene matices y aborda multitud de temas, entre ellos la decepción que sigue a toda revolución y sus aristas. Un libro para conocer a su autora y la época en la que le tocó vivir, tomo buena nota. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gerardo. Disfruté bastante con su lectura y no lo esperaba...

      Saludos!!

      Eliminar
  5. Besos y regalo:

    Luciérnagas

    A las cinco de la tarde
    Cuando el resplandor se queda sin brillo
    Y el jardín se sumerge en el último hervor dorado del día
    Oigo el grupo bullicioso de niños
    Que salen a cazar luciérnagas.

    Corriendo sobre el pasto
    Se dispersan entre los arbustos,
    Gritan su excitación, palpan su deslumbre
    Se arma un círculo alrededor de la pequeña
    Que muestra la encendida cuenca de sus manos
    Titilando.

    Antiguo oficio humano
    Este de querer apagar la luz.

    ¿Te acordás de la última vez que creímos poder iluminar
    la noche?

    El tiempo nos ha vaciado de fulgor.
    Pero la oscuridad
    Sigue poblada de luciérnagas.





    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Simplemente maravilloso, esa delicadeza y ternura de Belli es de una gran belleza.
      Gracias Adriana.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar

  7. "Nicaragüa,
    Nicaragüita,
    la flor más linda de mi querer..."
    (Carlos Mejía Godoy)

    Me gusta cómo escribe y sobre lo que escribe 'Gioconda Belli', ya sea en prosa o en verso.
    Añado éste a algún que otro suyo que tengo en espera.

    Precioso el poema que te ha dejado 'Adriana Alba'.

    Besos y abrazo de 'mujer habitada'!!

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que había leído de Gioconda Belli me había gustado, este libro que es una especie de autobiografía, sin embargo, pensaba que no me engancharía. por fortuna no ha sido así, he disfrutado mucho con él.

      Mejía Godoy :)) me encanta :))

      Besos y abrazos ;)

      Eliminar

    2. Se me había escapado el poema que dejó 'Wineruda'... precioso también!

      Besos de martes 13... :O
      :P

      :)

      Eliminar
  8. No conocía a esta escritora (con ese nombre tenía que ser artista) pero su trayectoria es sin duda muy especial e interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síi, el nombre es potente, desde luego.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. No conozco a esta autora, me produce tristeza leer que en esa lucha por la libertad algunos se olvidan de los derechos de sus propias compañeras, las que codo a codo con ellos defienden los mismos intereses, es tan injusto.
    Me ha parecido muy interesante lo que cuentas porque sé muy poco de esta revolución y una buena manera de conocerla es vista con los ojos de ella porque tiene que ser muy especial.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conxita, por desgracia es así en casi todos los cambios que se propugnan (tú fíjate cuantos líderes de los partidos son mujeres... y no hablamos de revolución), mucho más ocurre en las esferas de poder económico o financiero.

      Salud-os!!

      Eliminar
  10. Siempre me ha parecido hermosa la frase de "si las victorias pueden ser un espejismo, también pueden serlo las derrotas". Vivimos cada día.

    Es cierto, la de Nicaragua fue una revolución muy vívida. Por la gente conocida que fue y por lo que nos llegaba. Aquellos versos de Belli Ernesto Cardenal.

    Abrazos (de atardecer).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A algo tendremos que agarrarnos, porque si no fuera así tenemos para llorar y no parar, menudo panorama nos rodea.

      Una revolución que levantó muchas expectativas y las tumbó rápidamente. No digamos en el campo de la igualdad entre hombres y mujeres que casi ni se inició.

      Abrazos (de muchooo calor).

      Eliminar
  11. Me encanta tu reseña y ese párrafo que citas ya que considero que va a la raíz de lo que sucede en todos los procesos revolucionarios, que son tan bellos como procesos y tan decepcionantes y a menudo espantosos como resultado. Si es un río que fluye ¿ por qué no aceptan esos flujos y reflujos los que están ahí para mantenerlo? ¿Por qué no dejarse llevar por la corriente sin fijarse objetivos tan férreos?
    Cierto es que la revolución sandinista sufrió los duros embates de la "contra" financiada con dinero norteamericano procedente de la guerra, si no lo has leído te recomiendo el famoso libro de Don Winslow "El poder del perro", pero ese atrincheramiento en la ortodoxia producto de la guerra exterior solo favorece a los sectores despóticos y estalinistas que odian la libertad. Estos días Daniel Ortega es noticia porque quiere dejar su gobierno a su mujer creando una dinastía gobernante como ocurrió con aquellos siniestros Somoza.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué da tanto miedo la libertad?

      Por otro lado las concesiones siempre se justifican por los sagrados FINES, sin embargo para mi la revolución está en los MEDIOS, si estos se dejan a un lado, no se llegará nunca al fin. Nada tan reaccionario como lo de que el fin justifica los medios...

      Sí, leí (y está muy reseñado en este blog) esa impactante novela de Winslow. Y coincido que la revolución, cualquier revolución lo ha tenido siempre difícil ¿y que se puede esperar del poder? Ya lo pone difícil sin revolución con que con, mucho peor.

      Daniel Ortega, Lula da Silva, Evo Morales... hace pupa (tengo algún artículo que lo analiza).

      Un abrazo!!

      Eliminar
  12. Yo conozco a la Belli poeta sobre todo, siempre me ha gustado la ingenuidad de sus versos, su romanticismo trasnochado. Sus andanzas sandinistas me pillan a contrapie, otra revolución que tal y tal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta como poeta. Respecto al tema de la revolución, que se puede añadir... ¿Utopía?

      Salud-os

      Eliminar
  13. Hola querida Laura. Después de un largo periplo viajero, cuan agradable es volver a los lugares que a uno le complacen, como el tuyo. Aquí estamos de nuevo.

    Algunos procesos revolucionarios priorizaron, desde el inicio, desarrollar una vertiente cultural paralela al hecho político. Tal es el caso de la revolución cubana en la campaña de alfabetización rural de 1961, que se propuso instruir (y lo consiguió) a toda la gente del campo cubano. Los alfabetizadores fueron cien mil estudiantes adolescentes cubanos. Manuel Pereira, crítico literario y periodista, fue uno de esos adolescentes, escribió una novela titulada “El comandante veneno” (yo la tengo en Círculo de lectores, 1988) que recogía su experiencia personal en esa gesta.

    Luego las luces y las sombras de la revolución es un asunto que no procede discutir aquí, pues no acabaríamos nunca.

    Desde el exterior es fácil dejarse llevar por cierto “romanticismo” al contemplar las revoluciones de carácter popular (que no populistas, como siempre pretenden hacer ver las derechas, tan hábiles para manipular el lenguaje), especialmente en Latinoamérica por los vínculos que tenemos.

    Pero al final la realidad acaba diluyendo los sueños. Y sin embargo hay que seguir soñando, faltaría más.

    Una reseña excelente Laura, porque con tus pinceladas has mostrado un esbozo de la revolución sandinista vivida por Gioconda Belli, autora que, a pesar de no haberla leído, sí ojeado, siempre me despertó una gran curiosidad… Tal vez por ese nombre tan potente, como comentáis.

    Un preciosa foto de cabecera.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, querido Paco, qué alegría volverte a "ver" de nuevo. Espero que te haya sentado bien el verano, como ya te dije tu presencia siempre se echa en falta.

      También en Nicaragua hubo un gran esfuerzo cultural y educativo que hay que valorar en su verdadera dimensión. Es esperanzadora esa creencia en el papel renovador-revolucionario de la educación y la cultura.
      También estoy de acuerdo en que hay que tener cuidado con la información que nos llega, siempre manipulada, pero no es el caso porque ella habla desde dentro del sandinismo y de la revolución.

      Gracias por tus palabras (y por lo de la foto).

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  14. Guau, hace siglos que no leo nada de esta mujer... Tengo que hacer algo...

    Con respecto a la revolución sandinista, tuvo el fin que suele ser propio de todas las revoluciones. El mundo lo manejan las manos invisibles de los que me mandan, y los revolucionarios, antes o despues, terminan incorporandose a la elite de los que mandan.

    Es todo muy complicado, amiga

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de momento ha sido así con todos los intentos de transformación hacia una sociedad justa, libre, solidaria y basada en el apoyo mutuo. Hoy la veo más lejos que nunca..., ojalá me equivoque.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  15. Hola:
    Soy Esther Magar, de librosyliteratura.es.
    Hemos visto tu blog y queremos hacerte una propuesta que puede interesarte, ¿puedes facilitarme un correo de contacto?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther,

      Puedes escribirme a marebrava08@gmail.com

      Saludos.

      Eliminar

  16. "A las mujeres nos educan desde niñas para complacer. Nos entrenan para ser camaleones de nuestros hombres, adaptarnos a ellos. Si no nos detenemos a tiempo nos despersonalizamos. Reconocer esto me costó mucho dolor y no quería repetirlo"

    El texto anterior que citas en tu excelente reseña me ha hecho evocar un libro que leí de esta autora: EL INTENSO COLOR DE LA LUNA. Te lo recomiendo porque tú, como mujer, sabrás apreciarlo más.
    En él cuenta la historia de Emma, un personaje que se rebela contra el papel que le impone la sociedad a la mujer madura. Gioconda Belli explora la identidad femenina en la menopausia, cuando la mujer debe ir más allá de los mitos que centran su valor en la belleza juvenil y la fertilidad, para descubrir un nuevo erotismo y el poder de ser ella misma.

    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído tampoco mucho de su obra. Poemas sueltos de aquí y de allá. Pero intentaré encontrar esta novela que me recomiendas, trata un tema interesante y seguro que se ha inspirado en su propia experiencia.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  17. A G. Belli la he leído muy ocasionalmente en su obra lírica que es un referente en las letras hispanas, en los otros géneros no he leído nada. Políticamente creo que tuvo una ocurrencia hace unos cinco años de fundar un movimiento que llamó PIE (Partido de Izquierda Erótica) que hasta el momento no tiene relevancia alguna dentro del consenso político nicaragüense.

    En la actual coyuntura el poder del neoliberalismo, en la política, en la guerra, en la economía, en la ideología, pretende ser hegemónico a nivel mundial contra los intereses de todos los trabajadores a favor de los multimillonarios.

    USA, Israel, las naciones ricas de Europa y las demás subordinadas están en abierto plan de conquista y sometimiento de todo el planeta ya sea por medio de la guerra directa o velada. Naturalmente encuentra resistencias, unas enconadas y otras apenas percibidas.

    La actual dirigencia del gobierno sandinista en sus discursos locales e internacionales siempre ha sido clara en su tono antiimperialista e intervencionista contra las oligarquías como la franquista o la sionista.

    Hay otra poeta menos notoria, profesora de idiomas y actual “primera dama” en el gobierno nica, Rosario Murillo quien políticamente según las encuestas de la misma derecha sería presidente si se lanzara como candidata.

    Muy lamentable que los procesos de cambio no logren superar taras que se quieren suprimir, como el machismo, el feminismo, el burocratismo, el nepotismo, el…etc. Pero eso menos se podrá lograr si la opción como república bananera es plegarse de nuevo al neoliberalismo.
    Besos lectora entusiasta e incansable!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy flipando con tu afirmación de que el feminismo es una tara y que lo compares con el machismo, el nepotismo o el burocratismo. El feminismo es un movimiento de liberación, defensor de la igualdad y la solidaridad... no sé qué tiene de tara.
      Lo poco que sé de Daniel Ortega y su esposa, me disgusta bastante por su intento de permanecer en el poder in secula seculorum.
      Los "malvados" no hacen "buenos" a los que se le oponen, la transformación social tiene que construirse desde el primer paso que se da, rechazo que el fin fustifica los medios.

      Besos discrepantes hoy!!!

      Eliminar
    2. El de la tara sería yo si no aclaro lo siguiente: Tenía que escribir femenicismo en lugar de feminismo. Un término rebuscado por mí para no usar hembrismo como derivación o extensión del machismo en las mujeres. En español no hay diferencia entre capitalista dueño de las multinacionales y sus esclavinos trabajadores cuando estos piensan y toman partido por la ideología y forma de ser de sus patrones. Esclavista es tanto el amo como quien defiende el esclavismo así sea un esclavo. Es común ver entonces neoliberales con todo el dinero del mundo y “neoliberales” muriéndose de hambre junto a su familia u obligados a trabajar por más de 20 años para ganar lo que su patrón gasta en un mes.
      De la misma forma hay mujeres machistas, aún siendo conscientes que son víctimas y que son perjudicadas por el machismo.
      Enmarcaría también la tara del femenicismo dentro de esos movimientos feministas manipulados generalmente por machistas Antorchas de libertad Donde igualmente un tal Soros tiene su grupo de bolsillo entre varios ejemplos más.

      América Latina ahora tiene inmensos bastiones dispuestos a enfrentar el neoliberalismo, de ahí que el Presidente de Venezuela tenga protagonismo notorio en las elecciones españolas como si fuera el candidato opuesto a la caterva franquista. Esto no cae muy bien a un amplio abanico de interesados y no interesados…
      D.Ortega denuncia intervención estadounidense y española2minutos
      D.Ortega denuncia intervención estadounidense y española8minutos
      Besos querida Luna!!!!!

      Eliminar
    3. La verdad es que no podía creer, por lo que te conozco, que dijeras tal cosa del feminismo. Lo leí varias veces para cerciorarme de que no lo leía mal. Tu aclaración lo deja todo claro.
      Por desgracia, la transmisora del machismo ha sido históricamente la mujer. Ha sufrido una especie de síndrome de estocolmo.
      Pero lo de Ortega no me convence de ninguna manera por mucho que se enfrente al rey.

      Besos estimado Aristos.

      Eliminar
  18. En un principio, no creo que lo lea: no me atrae demasiado.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te atrae hay que dejarlo de lado que hay muchas propuestas lectoras ;)

      Abrazos!

      Eliminar
  19. He leído esta reseña días atrás, y he esperado a que el libro estuviera junto a mi para hacer este comentario.
    No soy de este tipo de novelas, pero lo que me ha convencido de buscarlo es el trasfondo social de Nicaragua y, fundamentalmente, que el texto refleja los cambios suscitados en quien escribe, según tus líneas.
    Recuerdo muy bien la canción de Silvio Rodríguez al respecto, y no tengo mayores referencias literarias del conflicto.
    Gracias por descubrírnoslo, U-to.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te resulte enriquecedor y que te aporte lo que buscas. Yo empecé con algo de desconfianza pero luego me ganó la autenticidad de Gioconda, su capacidad de lucha y los riesgos que fue capaz de correr confiando en la revolución sandinistas. Quizás por eso su conclusión es tan decepcionante.

      Un abrazo grande!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...