viernes, 22 de abril de 2016

NUCCIO ORDINE, La utilidad de lo inútil. Manifiesto

Compré este libro hace unos meses porque me gustó, en primer lugar, el título y cuando lo hojee en la librería, el contenido. Por desgracia en esta sociedad mercantilizada, solo es útil aquello que tiene un valor económico inmediato. Lo inútil, lo inservible que señala Byung-Chul Han, es clave para nuestro futuro más allá de la producción. El lujo, en su sentido primario, no es una praxis consumista. Es, por el contrario, una forma de vida que está libre de la necesidad. El lujo solo es pensable más allá del trabajo y del consumo. Visto así, el lujo es afín al ascetismo. La felicidad se puede encontrar en objetos y sentimientos sin valor económico: lo que se espacia, lo dejado por desvalorizado, lo abundante sin valor en el mercado, lo vaciado de sentido, lo excedente, lo superfluo, vale decir los lujos respecto de la necesidad, del trabajo y del rendimiento[1]. 
En la misma línea Nuccio Ordine hace una defensa de lo que el poder entiende como inútil por no tener una finalidad utilitarista y que él, dando un giro total a sus argumentos, considera como lo único útil en el campo del pensamiento y la investigación, puesto que nos ayuda a hacernos mejores. 


El título y la estructura… 

Ordine no pretende elaborar un texto orgánico sino que quiere que refleje la fragmentariedad que lo ha inspirado. El subtítulo –Manifiesto- recoge el aspecto militante que ha animado el trabajo. La estructura de la obra está dividida en tres partes: la primera, dedicada al tema de la útil inutilidad de la literatura; la segunda, consagrada a los efectos desastrosos producidos por la lógica del beneficio en el campo de la enseñanza, la investigación y las actividades culturales; en la tercera parte, a partir de lectura de los clásicos, se intenta mostrar la carga ilusoria de la posesión y sus efectos devastadores sobre la dignitas hominis, el amor y la verdad. Por último ha incorporado un ensayo de Abraham Flexner escrito en 1937. 

La útil inutilidad de la literatura 

El acto creativo de la literatura se basa en la simplicidad motivada por un auténtico gozo y ajena a cualquier aspiración al beneficio. 
Gusto es la facultad de juzgar un objeto o un representación mediante una satisfacción o un descontento, sin interés alguno. El objeto de semejante satisfacción llámase bello (51). Kant, Crítica del juicio
La Universidad-empresa y los estudiantes-clientes 

La degradación de las Universidades se produce por una confluencia de los recortes justificados por la crisis económica, la retirada económica del Estado del mundo de la enseñanza y la investigación básica (privatización) y un descenso de los niveles de exigencia para permitir que los estudiantes superen los exámenes con más facilidad puesto que pagan y asumen el papel de clientes. 
Los libros contienen las palabras de los sabios, los ejemplos de los antiguos, las costumbres, las leyes y la religión. Viven, discurren, hablan con nosotros, nos enseñan, aleccionan y consuelan, hacen que nos sean presentes, poniéndonoslas ante los ojos, cosas remotísimas de nuestra memoria. Tan grande es su dignidad, su majestad y en definitiva su santidad, que si no existieran los libros, seríamos todos rudos e ignorantes, sin ningún recuerdo del pasado, sin ningún ejemplo (101-102). Cardenal Bessarión al dux Cristoforo Moro, 1468. 
Poseer mata: “Dignitas Hominis”, amor, verdad 

Es el gozar, no el poseer, lo que nos hace felices (112). Montaigne, Los ensayos. 
Nuestro conquistar más verdadero reside en nuestro mirar. (…) No nos hacemos ricos porque algo permanezca y se marchite en nuestras manos, sino porque todo fluye a través de su captura como a través de una solemne puerta de entrada y retorno a casa. Para nosotros las manos no deben ser un féretro: sólo un lecho en el cual las cosas duermen en el crepúsculo y tienen sueños desde cuyas profundidades expresan sus secretos más estimados. (…) La posesión es, de hecho, pobreza y angustia; ¡sólo el haber poseído es un poseer despreocupado! (124-125). Rainer Maria Rilke, Carta a Jelena M. Woronina. 

Abraham Flexner, “La utilidad de los conocimientos inútiles” 

El enemigo real del género humano no es el pensador audaz e irresponsable tenga razón o no. El enemigo real es quien trata de moldear el espíritu humano de manera que no se atreva a desplegar sus alas como estas se desplegaron en otro tiempo (…) (167). Una paradoja de la historia… …cuando prevalece la barbarie, el fanatismo se ensaña no solo con los seres humanos sino también con las bibliotecas y las obras de arte, con los monumentos y las grandes obras maestras. La furia destructiva se abate sobre las cosas consideradas inútiles (…).Cosas inútiles e inermes, silenciosas e inofensivas, pero percibidas como un peligro por el simple hecho de existir (20). 
 [1] Beyung- Chul Han (2014): Psicopolítica. Herder, Barcelona, pp. 79-80.

42 comentarios:

  1. ¡Diana absolutamente! Mmmm… uno d los que podría considerar mis breviarios de mesilla de noche;)

    No es solo que comparta de la primera a la última letra de sus letras, es que casi te diría que "La utilidad de lo inútil" es un texto tan combativo como necesario en este mundo nuestro asfixiado por la dinámica materialista y el ansía infinita de lucro infinito. Lo inútil no sólo es necesario, es inherente a la condición del ser humano. Casi todo lo que de verdad nos hace felices no vale nada, a veces ni existe si quiera. Somos seres creativos, si nos dejas.. mucho más que productivos que es a lo que nos obligan. Por eso me rechiflan los blogs entre otras cosas, somos el último reducto de muchas cosas, una de ellas nuestro placer en invertir tiempo en hacer cosas por el mero placer de hacerlas ¿Quién lee o escribe aquí buscando una recompensa material? Afortunadamente Nadie;)

    El francés Michel de Montaigne, defendía la idea de que «no hay nada inútil, ni siquiera la inutilidad misma» este libro cuenta como se dedicaba al estudio para divertirse, eso sí que es un lujo y no agarrarse a cosas superfluas que no nos aportan nada a sentirnos mejor por dentro que es lo único de verdad importante. hay un párrafo que meeencata, si me permites lo sumo a tu estupenda reseña porque resume todo lo que pienso:

    “… A todos estos lujos considerados inútiles, les corresponde cada vez más la tarea de alimentar la esperanza, de transformar su inutilidad en un utilísimo instrumento de oposición a la barbarie del presente, en un inmenso granero en el que puedan preservarse la memoria y los acontecimientos injustamente destinados al olvido… “


    Gracias LAURA, esta inútil maravilla que nos has traído dice muchísimo de lo utilísima que nos eres;)

    Un beso muuuy grande y buenas noches, redactora en jefe de este universo maravillosamente inútil ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo inútil definido como algo sin valor económico, hoy, es un lujo que debemos atesorar como lo más preciado. Por sí mismo es peligroso porque cuestiona el fundamento de este capitalismo neoliberal salvaje. Por eso coincido contigo en que es combativo por su mera existencia.
      Leo a Montaigne y siempre me sorprende con reflexiones llenas de "inutilidad útil", veremos cómo afrontaré su reseña cuando toque.

      Gracias a ti por tus palabras que no sé si merezco, en todo caso gracias y gracias. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias, chica. Por ahora me sirven tus comentarios. Tengo el libro en la estantería de pendientes, pero por lo que vislumbro en meses venideros no me aparecen huecos para disfrutarlo con tranquilidad, y no me apetecer "devorarlo".

    Abrazos.

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscarle un momento tranquilo es algo necesario para disfrutarlo con calma. Seguro que lo encontrarás.

      Abrazos, Ignacio!!

      Eliminar
  3. Hola

    Siempre podemos caer en el peligro de que la utilidad de lo inútil, se convierta en utilidad monetaria y seamos parte del montón de gente que cree que es útil aquello que realmente es útil para las compañías musicales, editoriales, corredores de arte, profesores de filosofía zen: se podrá decir que realmente lo que se corrige y cita es la inutilidad vital, que esas cosas no nos sirven para vivir, no son ropa, no son estudios para arreglar lavadoras, que no se comen, que no se mueven a 200 por una carretera; pero creo que es a eso a lo que se alude en esa frase “la utilidad de lo inútil” a que no sirve para eso y maldita las ganas de que sirvan: No creo que exista grado superior de inutilidad que la poesía pero el gozo que supone por ejemplo esta misma frase...

    “...Por su parte, los mendigos levantaron casas de cartón para proteger a las mariposas,
    y las ardillas atracaron un supermercado ¡Manos arriba! ¿dónde está la caja fuerte de las nueces?...”
    Atxaga

    ...A mi no me compensaría ni el colmo de la utilidad: un Audi que lavara y planchara mis pantalones..

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene una concepción más amplia porque no solo incluye no-objetos sino también aficiones o estudios que aunque puedan tener su valor monetario están en el último escalón, por ejemplo el estudio de cualquier disciplina de letras, reflexiones que nos orientan en este camino controlado por el consumismo de usar y tirar, etc.
      La poesía, tienes razón, entraría dentro de ese capítulo aunque tengamos que comprar el libro donde vuelan los versos. Una frase espléndida la de Atxaga.

      No conduzco y apenas uso el coche (solo para algún viaje), ahora, eso sí, la lavadora es para mi imprescindible (la plancha es un rollo, el servicio que realizo a mis allegados, lo consideraré como el colmo de lo inútil útil, puesto que no tiene valor económico).

      Abrazos!!

      Eliminar
  4. Bendita útil inutilidad de la literatura... Ays, a ver si encuentro este libro en la biblioteca.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén!! Imposible prescindir de ella.

      Besos!!

      Eliminar
  5. Es el gozar, no el poseer, lo que nos hace felices (112). Montaigne, Los ensayos.
    Gran verdad, cuanta gente se empeña en acumular sin pararse ni un segundo a gozar y cuantas cosas aparentemente inútiles nos llenan de felicidad: un buen libro, una canción, un cuadro...¿Qué es útil y qué no es ? ¿qué es inútil y qué no lo es?
    Buena propuesta, gracias por compartirla.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se parte de que es el capitalismo actual considera inútil todo aquello que no tiene (o tiene poco) valor monetario. Por desgracia esta mentalidad nos ha conducido a pensar que solo es útil lo que tiene ese valor monetario. Este Manifiesto es un canto a lo que el capitalismo considera inútil y como bien dices, muchas veces, nos proporciona más felicidad que lo que mucho vale económicamente hablando.

      Gracias a ti. Salud-os!!

      Eliminar
  6. A estas alturas de la vida yo no tengo ni idea de lo que puede ser considerado como útil o como inútil... intuyo que dependerá de la ocasión, la necesidad (necesaria), del animus, y de todas esas cosas que conforman el conocimiento y la opinión... supongo que dependiendo de las idiosincrasias y las perspectivas según desde qué atalaya o pozo se mire; o montaña o valle; no sé...

    No sé si entendí algo... creo que sí... y te diré que a mí el término pragmático me enerva...

    Lo único que diferencia lo útil de lo inútil son las opiniones y las ocasiones... creo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me quiero repetir, se considera inútil en esta obra aquello que no tiene valor económico. Luego para cada cual, como bien dices, depende del momento y de lo que buscamos, algo puede ser "útil" o no.

      Abrazos!!

      Eliminar
  7. Las casualidades- causalidades (que decías), también tengo este librito de N.Urdine en Acantilado, lo he “picoteado” un poco.

    N. Urdine toma el testigo que otros tantos intelectuales, alertando del inmenso retroceso social y moral que supone la subyugación de la cultura por el mercantilismo.

    A tiro de vista tengo algunos títulos por mis estantes; “Crisis en las Humanidades” del historiador inglés J. H. Plumb, ya denunciaba en su país que los planes de estudios de las Humanidades en la Universidad, estaban en franca decadencia porque han dejado de ser útiles a la exigencia mercantilista que imponen los nuevos tiempos…¡Y esto era en 1973!

    De otro interesante y bonito ensayo, “La cultura y los hombres” del profesor Eloy Terrón, minero adolescente primero, y filósofo después ( e hijo de campesinos pobres, como se anunciaba), destaco, en un apartado donde habla de la televisión y otros medios, una frase por demoledora:

    “Las gentes sometidas al conformismo de la sociedad de masas no necesitan más información que la contenida en los anuncios”

    Y el genial humor e ironía de Julio Camba, cuando sugería, en “La ciudad automática”, que los países (se refería a EUA) donde el frenesí de la fabricación en serie es la única lógica, ésta terminaba por fabricar también una “sociedad en serie” que producía “pensamientos en serie”.

    Los islandeses son una de las poblaciones más lectoras del mundo, nosotros tenemos unos índices más bien pobres.

    Bien, si todos los islandeses, excepto su primer ministro, se viniesen para España, y todos los españoles, excepto el presidente, se fuesen a Islandia, ocurriría que al señor Rajoy ya lo hubiesen largado del gobierno tiempo ha. Y allá, en el norte, que el señor S. D. Gunnlaugsson seguiría, tan campante, en su puesto de mando.

    Es realmente triste que, teniendo en cuenta el bajo índice de lectura en este país, concluyamos que mucha gente piensa que los libros son, en verdad, inútiles.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus propuestas sobre el mismo tema son interesantes, me ha dejado descolocada por le exacta que es, la afirmación de Terrón. El mundo de consumo y mercantilización en que llevamos imbuidos desde la industrialización y el desarrollo pleno del capitalismo nos está llevando al abismo y, sin embargo, seguimos persiguiendo el acumular bienes como si nos fuera la vida en ello. Nos han atrapado con su propuesta, como dice el propio Han, compramos emociones más que productos. Necesitamos des-aprender para poder rebelarnos contra estas pautas.

      Totalmente de acuerdo con lo que explicas de Islandia, sin embargo has pasad por alto que cuando se supo de su implicación en los papeles de Panamá, la gente espontáneamente salió a la calle a protestar ¿Hemos salido aquí?

      Abrazos!!

      Eliminar
    2. Laura, jeje, no amiga, no he pasado por alto la circunstancia de esa salida espontánea de los islandeses… Es precisamente esa imagen la que he tenido en la cabeza mientras escribía la irónica hipótesis, en ese “ocurriría” yo ya tenía a los islandeses frente al congreso, el de aquí… Aunque no lo he puesto explicitamente, daba por hecho que cada uno recompondría la historia de principio a fin, tal y como hemos visto y leído en diversos medios.

      Pero está bien remarcarlo como has hecho.

      Aprovecho para decirte que me gustan esas cabeceras de blog, como la tuya, y la mía, que son exposiciones cambiantes de fotos :)

      Abrazos!!

      Eliminar
    3. Me alegro que compartamos el valor de la acción ciudadana, en lugar de criticar en el bar o en la tertulia que es lo que acostumbramos a hacer aquí.

      Suelo cambiarla con las estaciones, pero a veces hago algún cambio más. Siempre miro las cabeceras cambiantes de los blogs, en especial tus "cielos".

      Abrazos!!

      Eliminar
  8. Un post interesante de principio a fin, no solo la reseña, también los comentarios.

    Me parece muy bien traído, coincidiendo con la semana del libro. Conocía el libro de Ordine y lo tenía anotado. Creo que lo mercantil, al menos desde la invención de la imprenta y el nacimiento de nuestro "moderno mundo" nunca ha vivido ajeno al mundo de la cultura. Incluso creo que una alianza tampoco es tan mala, pienso en un actor que prepare a conciencia un papel para una obra: le requerirá mucho tiempo y esfuerzo, que no podrá dedicar a su propia supervivencia. Quizá en sectores acomodados (¿es el caso del autor?), que disfrutan de jugosas rentas se puede renunciar al beneficio económico, no es que critique Ordine, no me atrevo y menos sin leer el libro, pero siempre me gusta hacer de abogado del diablo. Me parece un ejercicio intelectual muy sano y provechoso.

    Pero volviendo al tema y de acuerdo con el comentario de Paco Castillo, el problema es que la cultura acabe (o ha acabado) subyugada por el mercado y no pueda moverse en libertad y la creación se mire solo en conceptos de máximo beneficio. Porque entonces ahí si que se acaba todo.

    Excelente recomendación, un abrazo y disfruta del finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo unos/unas comentaristas de lujo (diríamos siguiendo a Ordine que son un claro ejemplo de la utilidad de lo inútil) y te incluyo entre ellos.
      La visión de Ordine no cuestiona que un actor sea remunerado o un libro comprado, arremete contra lo que el poder considera útil para sus intereses. Y en el juego del poder no es útil la filosofía, la literatura o la educación de calidad.

      Cuando las disciplinas intelectuales solo se miden por rendimientos económicos, la cultura tiene la batalla perdida. Por ahí va Ordine, Paco y tú mismo (y yo, claro).

      Un abrazo y buena semana!!

      Eliminar
  9. Estupendo texto y estupendos comentarios de los que me han precedido. La verdad es que tengo poco que decir porque estoy totalmente de acuerdo con lo ya expresado.
    Creo que lo que más aterra al ser humano postneolítico, por llamarlo así, es la perdida del arraigo. El arraigo a sus costumbres y a sus bienes le permite sentirse real hasta el punto de confundir su propia persona con lo que tiene y lo sostiene. Por lo tanto todo aquello que no sirva para afianzar ese arraigo es sospechoso e inútil.
    Nos pasamos demasiado tiempo intentando construir una personalidad diferenciada con las cosas que nos ofrece la vida y al final descubrimos que todo aquello es efímero y engañoso y que la felicidad está en otra parte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho, tengo comentaristas de lujo, es lo que me proporciona este espacio, buenos momentos "inútiles" hablando de lecturas y de muchos más aconteceres.
      Tu visión del arraigo y el desarraigo es muy interesante, conecta con el desarraigado que acabo de leer, Kertész, y que dice cosas como estas en la línea de Ordine:
      Existe un modo de pensamiento serio y otro poco serio. El serio está representado por los intereses, los poderes del Estado, los negocios, la policía secreta y el principio de poder que rige en un momento dado. El poco serio, por los artistas, los filósofos, los poetas, los santos: los que no cuentan. Sin embargo como dice Jacques Rancière oZizek, los que no cuentan pueden dar la vuelta al poder a través de la subjetividad de convertirse en protagonista, como hizo la clase obrera en el XIX o el movimiento de las plazas del 15 M.

      La felicidad, un estado de ánimo que, a veces, nos invade por las cosas más "inútiles" del mundo. Un misterio!!

      Un abrazo.

      Eliminar

  10. Todo un aprendizaje de vida...
    Lo tendré en cuenta.

    Me ha hecho evocar una de las joyitas de tu lateral:
    "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo." (Czeslaw Milosz)

    Buen finde y día del libro!!!

    Besos, petons, muxus y un fuerte y cálido abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión apasionada sobre aquello que desprecia el capitalismo. Un acto de protesta ante la utilidad exclusivamente mercantil. Un buen libro.

      Tantas veces que paseo por la orilla del mar y nunca pensé en ese acto tan inútil de escribir este nombre lleno de significado para mi en la arena. A los pocos instantes el agua lo borró, ¿hay algo más inútil y que me proporcione más alegría al abrir este espacio?

      Besos y un fuerte abrazo!!

      Eliminar

  11. PD: Me encanta tu nueva foto de portada... ;)

    ResponderEliminar
  12. ...Es el gozar, no el poseer, lo que nos hace felices (112).

    Hermoso! te dejo un regalo.

    Cuando le ofreces un cálido amor a la emoción que sientes en este momento, te liberas naturalmente de sentirte definido o limitado por ella. Si te tomas unos cuantos segundos para relajar tus definiciones y adviertes que hay una natural y simple consciencia ya conociendo tu presente experiencia, descubrirás la ‘capacidad’ de amar tu presente estado mental, aunque éste sea poco placentero.

    Descansa en el amor, incluso ante el rechazo, la no aceptación y la incomodidad, y te verás liberado en medio de ellas.

    PD: Estuve unos días junto al mar y las sierras en un encuentro grupal meditando sobre la vida, la felicidad, el amor, el Ser y el poseer, fue maravilloso.

    Un fuerte abrazo Laura.

    Bentinho Massaro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El resultado de tu ser y existir son, entre otras muchas cosas, estos regalos que siempre aportan algo para pensar. Cuánto me alegro de esas jornadas de reflexión grupal teniendo como marco el mar y la montaña, seguro que su efecto revertirá también sobre quienes te leemos.

      Gracias por tu regalo y un gran abrazo!!

      Eliminar
  13. Es precisamente tarea de la filosofía el revelar a los hombres la utilidad de lo inútil o, si se quiere, enseñarles a diferenciar entre dos sentidos diferentes de la palabra utilidad. Pierre Hadot.

    Saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente reflexión y muy adecuada para el tema del que estamos hablando. Pese a ello, la filosofía retrocede en nuestro sistema educativo y ya no digamos en el espacio social.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. “Cuánto placer se obtiene del conocimiento inútil”.

    Algo así escribió Bertrand Russell al respecto de la filosofía. Y en términos no muy lejanos he leído más de una sentencia de científicos sobre la ciencia misma.

    Me gusta el uso del vocablo “lujo” que has manejado.

    Si utilidad refiere algo práctico y material, las enteras ciencias humanas, el arte, la filosofía y todos los géneros literarios (excepto la poesía) pueden pedir plaza en el museo más cercano.

    Salvo la poesía porque recuerdo aquellas secuencias de “El lado obscuro del corazón”, 1992, de Eliseo Subiela, en la que los versos servían para comerse unos bocatas a cuenta de un novio que enamoraba a su chica.

    La reflexión de Flexner es luminosísima.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente así es como Ordine entiende lo que el poder (en el amplio sentido de la palabra) entiende por inútil (y por ello si no logramos girar la "tortilla" acabaran en el cuarto de trastos inútiles... me temo que la poesía también, excepto excepcionalmente para algún enamorado/a).

      El texto de Flexner, que no conocía, me pareció muy bueno.

      Eliminar
  15. Considero que es útil lo que me hace feliz y lo que hace felices a los demás. Si yo puedo contribuir en algo, también puedo ser útil.
    Las ciencias llamadas inútiles me fascinan...Estoy convencido de que las cosas no son útiles por lo que valen sino por los que nos dan...

    A decir verdad, la palabra útil no me gusta mucho.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena manera de ver lo útil que no comparte el capitalismo puesto que le importa un pito la felicidad más auténtica, la que no se produce en el acto de consumir.

      Útil no debería ir cargada con esa "mochila" de negatividad, pero ya se sabe que las palabras no son neutras, quizás por eso dice Italo Calvino en Las ciudades invisibles, en la que ando enfrascada, que No hay lenguaje sin engaño.

      Abrazos!!

      Eliminar
  16. Muchas de las cosas que enriquecen nuestro espiritu son claramente inutiles si se situan en el contexto de nuestro tan mercantil mundo... Pero por eso nos resultan imprescindibles...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mucho de lo que hago, a lo que dedico una parte de mi vida, es completamente inútil desde el punto de vista mercantil, sin embargo no lo es para mi.

      Abrazos!!

      Eliminar
  17. Por mucho que algunos se empeñen, dudo mucho que el acto de creación literario sea desinteresado. Aparte de los evidentes intereses crematísticos, hay mucho ego que alimentar entre el artisteo, mucha pluma pagada de sí misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los escritores tienen que vivir de algo ¿no? ¿Serán más desinteresados si trabajan de paletas y en sus horas libres escriben?

      Eliminar
  18. No sé si alguien leerá este texto, pero buscando un dato sobre Kertész he encontrado un artículo en Cultura viva 14 en la que Kertész afirma:

    Les visites turístiques als camps de concentració són, diu, una mostra evident de la banalització de l’Holocaust. “Tot plegat es banalitza fins al punt que Auschwitz és ple de carteristes. A quatre persones del meu grup els van robar la cartera mentre jo intentava, sense èxit, retrobar-me amb la persona que vaig ser. Això és la culminació del cinisme. Avui en dia qualsevol cosa es pot convertir en mercaderia de masses”.

    ¡¡IMPRESIONANTE!!

    ResponderEliminar
  19. Un libro por demás interesante, U-to. Llama mi atención no sólo el rol de la literatura en la utilidad de lo -aparentemente- inútil, sino lo que comentas respecto de lo que el autor opina sobre las universidades. Y aporto algo más: sabido es desde hace tiempo que los Premios Nobel a las distintas disciplinas científicas se otorgan a investigadores en su mayoría patrocinados -o simplemente, empleados- por grandes consorcios empresarios -en áreas como la tecnología, la salud, el desarrollo agropecuario, etc.-. Con lo cual, el galardón parece más un premio consuelo otorgado a los científicos involucrados, en comparación con los pingües beneficios que reportará a esos consorcios su inmediata aplicación social.
    Lo apunto; es bueno alternar la literatura con otro tipo de lecturas más comprometidas o que llaman a la reflexión, como lo es ésta.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que conozco, en las Universidades españolas está pasando algo similar en las disciplinas científicas y técnicas. Pero, en general, la investigación se ve condicionada por los recursos económicos de que se dotan determinadas líneas de investigación y no otras. Contra eso carga Ordine, en efecto. Los "templos" del pensamiento, la especulación intelectual y la investigación se convierten en oficinas burocráticas que gestionan fondos económicos.

      Es una gratificante lectura. Nada mejor que lo "inútil" para continuar vivos.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  20. Hola Laura!
    Yo soy un visitante pero finalmente impenitente de tu blog. Y el motivo son los artículos como éste, y las conversaciones que afloran, que se dispersan, que confluyen.
    Entro siempre con curiosidad y salgo con una sensación parecida a la felicidad. O parecida a lo que este libro que reseñas entiendo que quiere elogiar. Me viene a la mente aquella distinción (aristotélica?, ya no recuerdo) entre otio y neg-otio.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "visitante ocasional" quise escribir, pero el duende q habita este móvil edita a su gusto

      Eliminar
  21. El teclado de mi móvil me juega malas pasadas. Por eso escribo poco, porque esto de darle con el índice a un teclado minúsculo entra en la categoría "tortura". Muchas veces paso y leo. Hoy me animé a comentar.
    Gracias. Tu blog es el más interesante de los q conozco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Qué alegría verte de nuevo por aquí!! Pensaba que habías desaparecido del todo.
      Es un libro interesante que genera debate y muchas posibilidades para reflexionar. Es un libro para agitar conciencias, es un MANIFIESTO en el pleno sentido de la palabra.

      Te comprendo, escribir con el móvil es una tortura.

      Un fuerte abrazo y gracias por tus palabras!! Un subidón de autoestima :))

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...