sábado, 28 de octubre de 2017

CLAUDIO MAGRIS, No ha lugar a proceder

Siempre me gusta escribir en caliente cuando acabo de leer un libro, me gusta capturar las sensaciones antes de que se debiliten porque pasan días o porque estoy inmersa en otra “historia”, en otra novela… No siempre las circunstancias me lo permiten, en esta ocasión acabo de leerla hace un par de horas, así que tengo todas las impresiones-sensaciones a flor de piel.


Desde el primer momento desvelaré mi opinión: me parece una novela extraordinaria, de las que dejan un poso que dura mucho tiempo, de las inolvidables. Y eso que la he leído en muy mala situación (pero eso carece de importancia ya que se ha impuesto a la adversidad y me ha ayudado a encararla, un mérito más).

¿Qué plantea No ha lugar a proceder?

Un tema que me obsesiona: la maldad del ser humano. 

A través de múltiples situaciones y épocas. Este libro no cuenta una historia, cuenta muchas y una sola que tiene muchas caras. Es un continuo cruce de historias que nunca entorpece la lectura pero que requiere ganas y atención. No es una novela al uso, no es fácil su lectura (tampoco difícil porque se entiende perfectamente, no es hermética ni complicada por el lenguaje). 

La colonización de América, la trata de esclavos, el exterminio nazi-fascista, son los escenarios principales de la maldad (muy bien elegidos, por cierto, porque no hay nada que los iguale por las dimensiones del sacrificio de miles –millones- de personas). 

¿Historias sin protagonistas? 

Sí y no.

Algunas de las historias tienen protagonistas colectivos: etnias, pueblos… La principal sí tiene protagonistas, una saga de mujeres judías, especialmente la última: Luisa. No esperéis nada semejante a lo habitual sobre el exterminio judío. Hay un campo de concentración, sí: la Risiera di San Sabba (era la primera vez que oía hablar de él), en Trieste. No sabía de la existencia de campos y horno crematorio en Italia. 

Trieste mismo es protagonista de esta novela. 

Novela-Caleidoscopio 

Esta novela es un instrumento óptico que cuando lo movemos (leemos) a través de sus 53 capítulos, se pueden ver distintas perspectivas del tema que son simétricas. Magris construye una novela especial, original, un universo completo de perspectivas sobre la maldad, pero también sobre la bondad, del ser humano.
La escritura, puñal afilado que va directo al corazón. Hiere y cura, pero sobre todo hiere. (…) Libros que inflaman el mundo, que calientan el corazón, pero de pronto lo abandonan, como en tantas historias de amor o de muerte. Propagan venenos, prometen paraísos y se hacen la ilusión de que la vida real es otra, violan secretos e intimidades, espían (177-178).

Una novela muy recomendable.

26 comentarios:

  1. Deseo que ahora te encuentres bien, si es algo que te aquejaba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  2. 'Novela-Caleidoscopio'

    "Esta novela es un instrumento óptico que cuando lo movemos (leemos) a través de sus 53 capítulos, se pueden ver distintas perspectivas del tema que son simétricas. Magris construye una novela especial, original, un universo completo de perspectivas sobre la maldad, pero también sobre la bondad, del ser humano."

    Un tema que también me interesa.
    Anotado queda.

    Espero que ya estés mejor y en vías de solución de esa mala situación o adversidad que te aqueja(ba).

    Besos y cálido abrazo reconstituyentes!!

    :)

    PD: Por el lar de 'X' sigue el catarro... es de los peleones! :S :/
    Pero podré con el. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo va reacomodándose como he escrito en el lateral. Cuídate mucho, es muy pesadp un catarro peleón.

      Un enorme abrazo y gracias por tus buenos deseos.

      Eliminar
  3. Hola Laura
    No conocía la propuesta que traes ni al escritor del que no he leído nada, me ha interesado el tema LA MALDAD, así en mayúsculas, porque las situaciones que citas nos han dado cuenta de todo lo malo que puede haber en el ser humano y de la capacidad destructiva, cruel y desgarradora a la que puede llegar la bajeza de las personas. Ese causar el mal sin tener ni una duda, ni un remordimiento, sin destruirse por destruir a otros, cuando leo sobre eso y veo de lo que somos capaces los humanos me duele la lectura, mucho, me angustia y sobrecoge la maldad. Me preocupa ver que se sigue repitiendo, que no se aprende y que igual que el ser humano puede ser maravilloso también es capaz de las peores perversiones y de mostrar su lado más despiadado y cruel.
    Espero que estés un poco mejor y muchos ánimos para superar lo que te esté ocurriendo. Como dices tienes la lectura a mano y es un amigo fiel que ayuda y mucho en momentos muy complicados.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La banalidad del mal que decía H. Arendt. Hacer el mal desde el cumplimiendo del deber al Estado de Eichmann o hacerlo por omisión, por mirar hacia otro lado... más frecuente de lo que parece.

      Gracias, Conxita, por tus buenos deseos.

      Eliminar
  4. No solo me convences, también lo han hecho tus líneas sobre el Danubio, con un libro del mismo autor -que aún me espera-. Acabo de bajar éste en formato digital.
    En cuanto a las adversidades, me animo a repetir las palabras de un poeta local, Pedro B. Palacios: 'Ten el tesón del clavo enmohecido/ que ya, viejo y ruin, vuelve a ser clavo. (No la cobarde intrepidez del pavo/ que amaina su plumaje al primer ruido/. Esta mitad no corre para ti).
    Recibe un fuerte abrazo, U-to.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que Magris es merecedor de tu fina atención lectora.
      Me han encantado esos versos de Palacios (que no conozco) y tus buenas intenciones que responden a tu generosidad siempre para conmigo.

      Otro fuerte abrazo para ti, querido Marcelo.

      Eliminar
  5. Nada mejor que lanzarse a bucear por una buena novela para dejar atrás los sinsabores. Me alegro de que la encontraras.
    Yo ultimamente no ando muy acertado en mis elecciones (eso me pasa por no seguir tus consejos). Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias por tus palabras Uno, yo también me equivoco pese al cuidado que pongo en que no sea así. Una lectura frustrada me incomoda más de lo que suelo reconocer, sobre todo porque no la abandono y la leo hasta el final.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Espero, ante todo, que todo te marche bien... Asi te lo deseo, amiga... Y toma nota de la obra, que creo que tengo, sin leer, en algun rincon...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo marcha razonablemente bien, las cosas han recuperado cierta tranquilidad.

      Abrazos agradecidos.

      Eliminar
  7. Paso a saludarte...espero que estés genial..un saludo desde una Murcia nublada....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro saludo para ti, alp. Agradecida por tu visita.

      Eliminar
  8. ¡Hola, Laura! Nos vienes con todo un tratado de antropología. Presentado en literatura de calidad.

    Lo anoto para el club de lectura. Si no lo encuentro en el catálogo, procuraré que lo compren (aunque tengo fama de leer "cosas raras" y no suelen hacerme caso, a pesar de que, cuando lo han hecho, les ha sido satisfactorio).

    Cuídate y un abrazo.

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena idea... ¿lees cosas raras? Nunca lo hubiera imaginado, Ignacio.

      Abrazos.

      Eliminar
  9. Mucha suerte en lo tuyo.
    Dificiles tiempos éstos en que la racionalidad está condenada frente al espíritu de la manada, quizás la literatura nos salve, quizás Magris un autor tan reconocido en su país y tan prestigiado en Europa nos salve.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás, quien sabe. De todas manera soy cada día más escéptica al respecto.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  10. Cuando pienso en Claudio Magris siempre me viene a la cabeza el recuerdo de esos magníficos humanistas italianos, grandes viajeros por Europa, así tomaron conciencia de la integración cultural del continente, matiz importante frente a la segregación cultural que otros enarbolaron.

    Y parece que ese mismo carácter integrador impregna su escritura, ya apuntas tú que no es una novela al uso. A saber; el estilo narrativo de la novela, la reflexión histórica, la cuestión filosófica que se cierne sobre el afán dominador (y exterminador) de unos sobre otros y, sabiendo que es Magris, seguro que la sensibilidad artística y poética que posee. Todo un Humanista, desde luego.

    Lo apunto. Un abrazo y cuídate, querida Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un escritor admirable como bien dices, tanto por lo que dice como por la manera de decirlo. Magris siempre despierta las ganas de leerlo más y de releerlo. Así mismo es importante esa faceta de humanista de mente abierta y siempre contra los dogmatismos.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  11. Pues has despertado ni curiosidad a pesar de que el tema me impone un poco, pero la estructura que plantea es interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que bien! Espero que, si lo acabas leyendo, te guste.

      Eliminar
  12. Hola Laura,
    comparto contigo esa sensación (a mí,ya sabes me pasa más con el cine) de tener que escribir pronto sobre lo que acabo de digerir,con el paso de los días,el impacto va descendiendo y prefiero transmitir desde el fuego que desde las ascuas.
    Por otro lado,a mí también me intriga y mi interesa el tema de la maldad en la condición humana, y creo que es consustancial a nuestra naturaleza,en mayor o menor medida,no hay más que repasar la historia...
    Por último,ya sé que el cine a veces te da pereza,pero me voy a atrever a sugerirte que veas "Locas de alegría" la película que me ha entusiasmado y a la que no he tenido más remedio que dedicarle una entrada en Zinéfilas este fin de semana.
    Precisamente porque nos tocan vivir tiempos convulsos,necesito refugiarme de vez en cuando en relatos en los que ese rayo de sol que decía Miguel Hernández,deje a la sombra vencida.
    Cuando veas la película sabrás el motivo....
    Te envío un fuerte abrazo como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto la película e iré a leer tu reseña. Admiro tu criterio cinematográfico y me dejo guiar por tus propuestas aunque no siempre pueda ver las películas.

      Te doy toda la razón, refugiarse en el cine o la literatura es lo que nos queda.

      Otro fuerte abrazo para ti.

      Eliminar
  13. Imposible contradecir la evidencia histórica. Creo que fue Napoleón quien afirmó que para poder gobernar había que hacerlo desde los vicios humanos y no desde sus virtudes.
    Besos querida Luna!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con Napoleón-Aristos.

      Besos querido Aristos.

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...