viernes, 10 de febrero de 2017

EXPURGO DE LOS ENSAYOS DE MONTAIGNE

Como dije en la anterior reseña, he leído Los ensayos de Montaigne en un libro prestado por la Biblioteca, la edición de Acantilado es cara y no tenía claro que me acabara gustando la obra. Ya me rondaba por la cabeza comprármela cuando Wineruda me envió un correo diciéndome que había una edición  de Cátedra presentable y a buen precio en una web que ambos visitamos con frecuencia (Wineruda sabe todos sus secretos, yo soy solo una aprendiza).



Como me fío de su habilidad para encontrar buenas ediciones baratas, lo compré inmediatamente. Ahí tenéis la imagen de Los ensayos acompañando al Discurso de la servidumbre voluntaria de su amigo Étienne de La Boétie.
Comprar libros de segunda mano suele conllevar alguna sorpresa, en este caso me encontré con que el libro que acababa de comprar había sido objeto de expurgo. He encontrado una definición en la que se afirma que el expurgo consiste en apartar materiales de la biblioteca, momentánea o definitivamente, con el fin de dar mayor operatividad y eficacia a la gestión de la colección, ajustando ésta a las necesidades reales de los/as usuarios/as".



El expurgo como puede comprobarse se hizo en la biblioteca de un Instituto de Secundaria de la Comunidad de Madrid. Me pregunto ¿qué tipo de ignorancia inspiró a quien hizo dicho expurgo? ¿operatividad y eficacia?

Me dolió tanto saber que había sido expurgado que decidí explicarlo aquí para protestar de tamaño error que solo pudo ser producto de la ignorancia. 

38 comentarios:

  1. Y en diciendo esto, y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela, con la lanza en ristre, arremetió a todo el galope de Rocinante, y embistió con el primer molino que estaba delante; y dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia, que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle a todo el correr de su asno, y cuando llegó, halló que no se podía menear, tal fue el golpe que dio con él Rocinante. ¡Válame Dios! dijo Sancho; ¿no le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no los podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza? Calla, amigo Sancho, respondió Don Quijote, que las cosas de la guerra, más que otras, están sujetas a continua mudanza, cuanto más que yo pienso, y es así verdad, que aquel sabio Frestón, que me robó el aposento y los libros, ha vuelto estos gigantes en molinos por quitarme la gloria de su vencimiento: tal es la enemistad que me tiene; mas al cabo al cabo han de poder poco sus malas artes contra la voluntad de mi espada.

    que los enemigos no ven gigantes, Laura, siempre ven molinos. Y lo que sobra sobra...hay tanto Sancho que se van acabando los quijotes.

    cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fragmento tan extraordinario Wineruda, gracias por traerlo a este espacio.

      Y vivan los Quijotes :)

      Eliminar
    2. Y gracias por el fragmento y por conducirme al libro.

      Eliminar
  2. Laura, me parece muy conveniente sacar a la luz este detalle del expurgo, que venía en modo sorpresa entre las páginas.

    Un pequeño aspecto que, sin embargo, es sintomático de un problema mucho mayor, el incontestable retroceso de las humanidades, con la filosofía a la cabeza, en el sistema educativo e instituciones culturales. Y no es de ahora, ni específico de este país, es una triste realidad que acontece de forma global.

    Tengo un libro, ensayo, del historiador inglés J. H. Plumb, otrora experto en materias culturales, que alertaba sobre la decadencia de los estudios de humanidades en la Inglaterra de 1974, imagínate lo se habrá quedado en el camino, desde entonces.


    Hace poco leía un artículo cultural en El País (de este diario ya solo me interesan estas noticias…), y quiero mostrar este párrafo por su idoneidad:

    “La universidad no es una expendeduría de títulos para el mercado laboral -nos explica Adela Cortina, filósofa y catedrática de la Universidad de Valencia-. No es el mercado el que ha de decidir qué carreras se implantan y cuáles no. El criterio debe ser el de las necesidades de la sociedad para construir un futuro más humano.”

    Más claro, el agua.

    Séneca, Platón… o Montaigne, entre una larga lista, son despreciados y expulsados de una biblioteca, hay que ceder espacio a libritos como los de McGraw-Hill, con algunos títulos reveladores:

    “Posicionamiento estratégico y liderazgo”

    “Construya estrategias, no ilusiones”

    “Qué hacen los líderes para obtener mejores resultados"… etc, etc.

    Lo dejamos ahí, ¿no?

    Un abrazo!!

    Fuente del artículo:
    http://verne.elpais.com/verne/2017/01/23/articulo/1485172191_865768.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con tus apreciaciones Paco. Es lamentable cómo postergan las materias de humanidades como trastos "inútiles", de ahí que siempre que hablo de este tema me acuerde del Manifiesto La utilidad de lo inútil de Nuccio Ordine

      Uno de los fragmentos que resalté:

      Los libros contienen las palabras de los sabios, los ejemplos de los antiguos, las costumbres, las leyes y la religión. Viven, discurren, hablan con nosotros, nos enseñan, aleccionan y consuelan, hacen que nos sean presentes, poniéndonoslas ante los ojos, cosas remotísimas de nuestra memoria. Tan grande es su dignidad, su majestad y en definitiva su santidad, que si no existieran los libros, seríamos todos rudos e ignorantes, sin ningún recuerdo del pasado, sin ningún ejemplo (101-102). Cardenal Bessarión al dux Cristoforo Moro, 1468.

      Me anoto el libro por si lo encuentro y veo el artículo.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  3. Ah, el libro de J. H. Plumb al que me refería se titula "Crisis en las Humanidades". (Editorial Planeta, 1973)

    ResponderEliminar
  4. Confieso que he expurgado. Eso si, yo los coloco en otras estanterías de amigos conocidos o instituciones que quizá encuentren en esos libros el valor que han perdido para mi.
    También ocurre que releo poco, prefiero que otros disfruten los libros que me gustan y, a menudo, la gente sale de mi casa con un ejemplar en la mano. Pero esto no es expurgar esto es tener un corazón muy grande y una casa pequeña.
    (Yo nunca regalaría un libro con el sello EXPURGO)

    Un abrazo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu manera de expurgar es una bendición para tus amistades. Tampoco acostumbro a releer, sin embargo no me veo capaz de desprenderme de mis libros, de momento caben.

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Buda decía que la ignorancia es el peor de los males.
    No cabe duda verdad?
    Un fuerte abrazo querida Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda, Adriana. No concibo que se puedan expurgar los libros de un centro educativo, pero menos a Montaigne.

      Abrazos, muchos.

      Eliminar
  6. Triste ignorancia... Me gustaría visitar esa biblioteca, a ver qué libros se han librado del expurgo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo quiero ni imaginar (pero por desgracia tengo una idea de por dónde habrán ido los criterios para hacerlo).

      Besos!!

      Eliminar
  7. Por aportar un punto de vista algo diferente. En la biblioteca de mi instituto hay un ejemplar de Montaigne, en tres tomos. Es una edición de mediados de los ochenta, forma parte de una colección de la editorial Orbis, si no me falla la memoria. Se compró hace treinta años y hasta el día de hoy no ha sido abierta por ningún alumno. No por ignorancia o falta de curiosidad o desidia de sus profesores, sino porque los temarios están dirigidos, hay autores que entran en selectividad y otros no. Montaigne es de los que no.

    Allí sigue criando telarañas, ya te comenté alguna vez que he leído uno de los tomos, fue a raíz un libro de Alain de Botton "Las consolaciones de la filosofía", que recomiendo. Añado que no soy profesor de Filosofía.

    El caso es que yo mismo he tenido que hacer dolorosos expurgos, no le ha tocado a Montaigne, pero si a otros libros que yo sabía nunca iban a ser abiertos en un instituto (algunos criaban polvo desde hacía quince o veinte años) y ante la falta de espacio tuve que ceder a la evidencia.

    ¿Qué es mejor, que un libro digno de ser leído y divulgado permanezca en los anaqueles criando telarañas, como la imagen de una iglesia para su adoración o tenga una segunda vida, por ejemplo en una librería de segunda mano? Si se hubiera quedado en ese instituto, seguiría sin ser leído, siquiera sin ser abierto. Ahora lo tienes, puedes subrayarlo, compartirlo, prestarlo. Es un libro vivo. La realidad de los centros educativos es la que es. Muchas prisas, muchas cosas, muchas joyas de la cultura relegadas.

    Espero que esto no me haya salido como una defensa en plan airado, solo quería dar otra visión del asunto, porque el tema del expurgo me lo he tenido que plantear alguna vez. Adoro comprar de segunda mano y los depósitos de las bibliotecas son lugares de olvido, mejor que "rule", como dicen los adolescentes.

    Un abrazo y buen finde, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo interpreto como una defensa airada de la biblioteca de tu centro, entiendo que quieres dar una explicación aceptable al expurgo del que hablo. Mi pregunta sería: ¿Cómo es posible que no haya un hueco para hablar de Montaigne en un instituto de secundaria y recomendar algún ensayo (los hay de una página)? ¿Cómo es posible que tampoco lo consulten los y las profesoras de ese centro desde hace 30 años? Las bibliotecas de los centros escolares no son solo para los y las alumnas. Ahí iba, a la "realidad de los centros" de secundaria.

      Un abrazo y buen fin de semana, Gerardo.

      Eliminar

  8. Así nos va...
    fiel reflejo de los valores que imperan cada vez más...

    Una pena.
    Eso sí por intentar verle el lado bueno, tal y como dice el anterior comentarista... ha caído en buenas manos, unas manos que seguro le van a dar mucha vida. ;)
    Por cierto... enhorabuena por haberlo conseguido!

    Besos y cálido abrazo entre letras!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso veo yo, un reflejo de los tiempos que corren.
      Desde luego para mi ha sido una ventaja el expurgo, pero me dolió mucho cuando lo vi (no fue enfado, ni cabreo, ni indignación..., fue dolor lo que sentí).

      Abrazos y dos sonoros besos :))

      Eliminar
  9. Dos aportes al tema, U-to. Primero, yo mismo me encargué en su momento de comprar un par de libros técnicos para alguna de las asignaturas a mi cargo, pues el alumnado se quejaba que la biblioteca no poseía ningún material de consulta. Cuatro años después se me ocurrió preguntar a la bibliotecaria sobre la cantidad de consultas, y sólo la habían efectuado dos alumnos tres años antes...
    Segundo, por razones de espacio hube de deshacerme en el 2003 de un par de colecciones de libros de psicología y filosofía. Los destiné a la misma biblioteca de la institución educativa donde trabajaba, pues tenía una especialización en ciencias sociales y humanas. Al dia de hoy, el material ni siquiera ha sido inventariado. Eso sí, las cajas fueron abiertas y sustraídos algunos ejemplares...
    No me extraña ya nada de lo que nos cuentas. Pobre Montaigne, como muchos otros!
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué panorama!

      Los libros son mi bien material más preciado, es raro que un bien material se regale, los libros, sí. No juzgo a nadie por ello, pero es algo que siempre observo con extrañeza. Lo que cuentas sobre los libros de psicología y filosofía que llevaste a la biblioteca me confirma lo peor.

      Un gran abrazo, Marcelo.

      Eliminar
  10. Hola

    Yo soy partidario de los grandes expurgos, siempre y cuando no acaben en la basura. Si se utilizan para encender la chimenea ya no me molesta tanto, aunque lo suyo es que terminen en una librería de segunda mano para que podamos darle una segunda oportunidad a buen precio. Así que deberíamos agradecer a los expurgadores de turno que realicen un trabajo tan poco agradecido.
    Seguramente a este libro de Montaigne le tienes más cariño y le das más cuidados que al resto por la penita que da verlo con ese sello y ese palabro tan feo.


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pienso agradecer jamás que alguien expurgue libros de calidad de una biblioteca de un centro escolar, así que te agradezco tu opinión pero no la comparto Juan Carlos. Y que quede claro que respeto tu opinión, no lo digo con acritud.

      Salud!!

      Eliminar

  11. No le eches flores a los cerdos, que no les gustan y encima les molestas. Dicho sea con perdón de los cerdos, para los que siento una inenarrable admiración (no solo por su conversación)
    Me encanta esta reseña. Es hacer una buena crítica, siempre necesaria.

    un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Gracias ñoco. No puedo entender que se expurgue este libro, quién sabe si un solo alumno/a no lo buscará un día...

      Un beso.

      Eliminar
  12. La razón posiblemente sería que dicho volumen no se consultaba desde el día en que llegó a la biblioteca. Aunque no soy muy amigo de Montaigne, sí que creo que debe figurar en cualquier biblioteca y más de un centro de enseñanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La consulta no debería ser solo el criterio, cosa que observo que compartes.

      Eliminar
  13. Aun cuando comprendo que te apene que esa biblioteca se hayan desprendido de este ejemplar de Montaigne gracias a lo cual llegó a tus manos, creo sinceramente LAURA que es mucho mejor reconocer el poco o nulo uso que se hace de algo ( por valioso que sea) y disponer de él para que otros le saquen partido, que almacenarlo inútilmente.

    Me pregunto cuantísimos libros permanecen tirados en fríos sótanos, desvanes e incluso basureros sin cuidado, ni utilidad alguna, yo los he visto. Creo recordar que ahí mismo en Barcelona hasta hace poco había un mercado de libros de segunda mano que se transportaban en carros que finalmente terminaron tirados y desportillados no recuerdo en qué plaza ....( he visto las fotografías en algún blog. Terrible ver tantísimo libro tirado a la intemperie) ¿No te parece mucho más digno el fin de este libro en tus manos, con lo muchísimo que tú lo has disfrutado y a la vez todos contigo a través de tus reseñas, que el de estos otros de los que te hablo? No sé LAURA, comprendo tu punto de vista, pero pienso que todo lo que sea facilitar el buen uso de algo sin uso o en desuso, me parece una buenísima idea. Cosa distinta es plantearse el por qué de su no uso.

    Un abrazo grande LAURA.
    Sinceramente no creo que ese libro pudiera tener mejor hogar que entre tus manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente tenéis razón quienes argumentáis que mejor expurgar que alimenten polvo, pero mientras están en un centro escolar existe la posibilidad que un joven lo lea, si solo ponemos a su alcance los moccia de este universo literario, nunca saldrán de él.

      compro muchos libros de segunda mano, expurgados por sus dueños, editoriales, bibliotecas, etc. pero algunos duele más que lo hayan sido. Igual soy una edulcorada romántica o como dice wineruda una versión del que se enfrentó a los molinos, no hay mucha diferencia.

      Abrazos!!

      Eliminar
  14. Lo curioso sería saber, qué otra gran obra hizo que expurgaran esta.
    Una lástima los libros que entran en los institutos hoy día (está muy bien que se intente llegar a los jóvenes con libros que les atraigan pero estamos bajando tanto el listón)
    Un gran reclamo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, expurgar a Montaigne o a los clásicos en beneficio de libros de tercera, no me parece buen criterio en un centro escolar.

      Salud-os! Y gracias por pasarte por aquí, eres bienvenida.

      Eliminar
  15. Pronto el Expurgo será total y a las bibliotecas de los colegios les cambiarán el nombre y las utilizarán para alguna actividad festiva-friki-folclórica.

    Oído ayer en una gran librería fui a comprar libros:

    Un chico de unos 17 años le dice a la chica con la que va, muy sorprendido.

    -Ah, no sabía que te gustaban los libros. Te regalaré uno ¡¿bien grande!?, el más grande que encuentre.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy que dolor me causas Tesa, no porque desconozca lo exótico del libro para la gente joven, sino por confirmarlo. De todas maneras, hay una minoría que lee y esta minoría lee más que la mayoría de los adultos de este país. Nunca hemos sido un país lector por desgracia.

      Un beso.

      Eliminar
  16. Boa tarde, ultimamente tenho deixado de ler por vários motivos, um deles é o preço dos livros, gosto de escritores portugueses, actualmente os livros científicos que me transmitem a realidade, são os que procuro.
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es leer, si ahora te atraen los libros científicos por algo será, así que estupendo.

      Eliminar
  17. Me encantaba expurgar es una de las cosas más divertidas del oficio de bibliotecario ya que te consideras algo así como un Sumo Creador condenando a los infiernos a lo que ya no es necesario.
    Lo de arriba es irónico y con un poco de mala leche ya que a cuenta de supuestos y necesarios expurgos grandes colecciones de libros han sido eliminados para siempre. Lamentablemente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, me estaba poniendo de mal café leyendo el inicio de tu comentario... Es una palabra que suena terrorífica, me suena a censor aunque sé que no lo es, pero ¿con qué juicio se hace un expurgo? No me fío.

      Un abrazo!

      Eliminar
  18. Puede ser, Laura, que tuvieran más ediciones de la obra. Lo que ya no me parece presentable es que se venda en un negocio. Expurgo no significa destrucción, sino que puede ofrecerse a otras bibliotecas e, incluso, dejar la obra para que la recojan quienes van a la biblioteca.

    Abrazos y felicidades por acoger a Montaigne y La Boetie.

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, no sé... no lo veo nada claro. Tú sabes más que yo del asunto pero a mi no me resulta fiable un centro que expurga un libro como este.

      Abrazos (gracias).

      Eliminar
  19. Desconocía el significado de ese expurgo y entendía esa indignación que mostrabas Laura,ahora leyendo a Ignacio me quedo más tranquila sabiendo que puede ser porque hubiera otras ediciones y quisieran tener más espacio, ese es un tema que conozco bien porque los libros ocupan mucho espacio y eso ha hecho que me pasara en muchos casos al ebook.
    Si los libros hablaran, cuantas historias nos explicarían, como este que tienes en tus manos ¿cómo llegó a ese negocio?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te tranquilices (yo no las tengo todas conmigo). Tienes mucha razón, los libros podrían contarnos muchas cosas sobre el trato recibido por los lectores/as, por otras manos a las que fueron prestados, revendidos, etc, etc.

      Besos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...