viernes, 22 de julio de 2016

YASAR KEMAL, Calor amarillo

¿Cómo llegué a este libro? 

Fueron Wineruda y Atticus quienes me recomendaron la lectura de Kemal, el primero me dijo que este Calor amarillo era “brutalmente bello”. Todo vino al hilo de la reseña que hice sobre La bastarda de Estambul, ahí podéis encontrar los comentarios de ambos. 


¿Cuál es el contenido de Calor amarillo? 

Se trata de veintiún relatos de pequeña extensión (en torno a las diez páginas) exceptuando cuatro o cinco que son más largos. Todos ellos tienen como escenario la llanura de Çukurova (en el Taurus turco) y, añadiría, que están unidos también por el calor, amarillo (título del primer cuento de la serie), y la pobreza. 
El sol, que caía a plomo, nublaba su entendimiento. Caminaba tambaleándose; el suelo ardiente le quemaba los pies, como si a través de sus zapatos rotos le hubiesen entrado brasas (19). 
En todos los cuentos están presentes personajes, que viven en pequeñas aldeas, dedicados a la agricultura, la ganadería y el pequeño comercio, que sobreviven como pueden a la explotación, al machismo y a la injusticia. Los relatos describen con minuciosidad la vida de los desheredados, aplastados por un trabajo que, muchas veces, resulta infructuoso por las condiciones en que se ven obligados a desarrollarlo. Las condiciones de explotación de mujeres y niños/as resultan muchas veces angustiosas como es el caso de las mujeres en “Una fea historia”.

En Calor amarillo el protagonista indiscutible es el pueblo bajo, sus problemas cotidianos, sus dificultades para cubrir sus necesidades más elementales como la comida y su trabajo para extraer el fruto de la tierra. Pero que nadie espere una visión idealizada de éste porque no la encontrará, las rencillas, envidias, rencores y odios, pueblan muchas de estas historias. También encontraremos actos de rebeldía, de orgullo y de solidaridad. La realidad, aunque quizás realidad de otro tiempo, trasiega por todas estas historias. 


¿Quién es Yasar Kemal? 

Nació en Adana en 1923 y murió en 2015 en Estambul. Escritor, periodista y reportero, procedía de una familia de origen kurdo. Calor amarillo fue su primer libro de cuentos publicado en 1952. Kemal vivió una vida azarosa y difícil con frecuentes estancias en la cárcel por motivos políticos. Fue un eterno candidato al premio Nobel que no llegó a conseguir. 

Su estilo… 

… es sencillo, vinculado con la tradición oral de los cuentos de Asia Menor, coloquial y siempre con una fina ironía que hace muy fácil su lectura si se logra empatizar y sintonizar con unas historias que, a veces, parecen a años luz de nuestra realidad. La defensa del honor y la venganza que se desprende de dicha defensa puebla muchos de estos relatos.
Sus descripciones del paisaje, montañas y llanuras del Taurus, así como el clima, especialmente como ya he dicho, el calor estival, resultan lo mejor, para mí, de estos cuentos.
No puedo ocultar que me costó entrar en las historias y que, aunque lo logré, los temas me resultan en parte ajenos. Digo en parte porque en ellos hay emociones y circunstancias universales y, por ahí, transité para no descolgarme de las narraciones, a veces, repetitivas. Algunos cuentos me han impactado como “El recién nacido”, “El tendero”, “Lagarto verde” y el mencionado, “Una fea historia”. 

Mi fragmento favorito… 

Un vaho azul lo envolvía todo: los pinos, la enorme roca, el suelo rojizo, las hierbas, las flores, las blancas nubes del cielo… Todo, el horizonte, los pájaros que pasaban volando… La fina espuma blanca que había sobre el mar también estaba envuelta por un vaho azul. El Egeo es así. Un vaho azul lo envuelve todo. De ahí su encanto (171). 

¿Quién no desearía viajar a ese Egeo de vaho azul tras leer estas líneas? Una Turquía desconocida y, quizás, inexistente hoy, que aporta un acercamiento al mundo rural, fuera de Estambul.

39 comentarios:

  1. Por desgracia la situación de Turquia es cada vez peor. El golpe de Estado, orquestado por el propio Erdogan, está poniendo en marcha un proceso de purgas a gran escala que afecta, no solo a militares, sino al sector judicial y al profesorado. Miles de profesoes/as han perdido su licencia para ejercer como tales.
    La prensa hace tiempo que ha sido purgada, así que dificilmente se oiran voces discordantes. Y por si las hubiera, se habla de la posibilidad de reinstaurar la pena de muerte.
    Y Europa mirando hacia otro lado permite el crecimiento del totalitarismo. La democracia es una ilusión incapaz de detener el totalitarismo...

    En fin, no creo que pueda ir nunca a Turquía, aunque eso es insignificante frente a la situación en que quedan los más débiles: las mujeres y refugiados/as.

    Buen fin de semana y abrazos a quienes paséis por aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El totalitarismo de la religión, U-yo. Esto es muy difícil de combatir. Lo único que puede hacer la UE es imponer sanciones y volver a parar las negociaciones para la adhesión, que son una broma de todas formas. Saludos

      Eliminar
    2. Desde mi punto de vista debería suspender las inversiones vergonzosas que ha hecho para quitarse de encima a los refugiados/as, entre otras cosas porque no es un lugar seguro para estas personas. Debería dejar de vender armas a Turquía y sacarla de la OTAN...

      Pero claro, todo esos son negocios para la minoría rica europea. Europa está necesitada de otra mirada desde abajo, basada en la cultura y en la solidaridad entre los pueblos, si no es desde este punto de vista, Europa no tiene interés más que para la troika, desde luego no para mi, que me siento más europea que cualquier otra cosa.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. Hola Laura

    Lo leí hace mucho tiempo, pero aun perdura en mi la sensación de sudor,de intranquilidad, de insatisfacción, esfuerzo cruel. Trabajo que revela lo que siempre ha sucedido entre los pobres, y aun sucede: que trabajarán desde el amanecer hasta la puesta del sol solo para sobrevivir; y así sigue igual años después, sea en los países que llaman del tercer mundo sea en nuestro primer mundo por un sueldo mísero en hospitales, en bares, en fábricas, en casas, en los de “trabaja o hay otro esperando”...parece que años después seguimos teniendo el sol sobre nuestras cabezas y nada que nos cubra excepto la piel quemada.

    COn el tiempo encontré otros libros en los que contrastaba lo duro de lo que contaba, con la casi delicadeza de sus palabras, pero este siempre me ha parecido un libro muy especial.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Wineruda, ese es el poso de estos relatos, tratan de la gente desposeída, trabajadora, sufriente, sin por ello no ser personas dignas y valerosas que luchan contra los mil y un inconvenientes de la vida cotidiana.
      Estas descripciones rurales no están tan lejos de este país, así era la vida de mi abuelo, que era analfabeto, en los campos resecos de Aragón.

      Elegí ese fragmento del vaho azul porque me parece bellísimo y trae la humedad y el agua del Egeo a ese calor amarillo del interior.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Creo que la actualidad en Turquía lo envuelve todo.
    Reconozco que me siento influido y no me resulta nada atractivo el país, el Egeo y sus circunstancias...
    Pero leerla a usted es siempre una delicia.
    Beso
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, tu mar es el Tirreno, bellísimo por cierto.
      Quizás podamos disfrutar del vaho azul en el Egeo griego.

      Y usted siempre es un zalamero delicioso.

      Beso!

      Eliminar

  4. La realidad del día a día en muchos paisajes humanos...
    ¿lejos? Pues golpea cerca... cada vez más...

    Desasosegante...
    Como todo lo que viene sucediendo desde hace tiempo...
    Nadie está libre de responsabilidad,
    ni a salvo...
    Aunque miremos para otro lado
    o metamos la cabeza bajo tierra
    como el aveztruz.

    Besos, petons, muxus... ¡verdes, rojos y azules!

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me rindo, debemos hacer algo, hacer sentir nuestra voz, por lo menos que quienes sufren sientan que no están solos y que no nos olvidamos de ellas y ellos.
      ¿Cómo se puede suspender la "Convención Europea de Derechos Humanos? ¿Se puede suspender el derecho a la vida o el derecho a no ser torturado?

      Besos, petons, muxus... ¿Y esos colores?

      Eliminar

    2. Verde hierba, verde esperanza,
      rojo corazón, rojo pasión,
      azul cielo, azul mar, azul infinito...

      No todo es amarillo...
      o blanco,
      o negro...

      La luz nace
      de las entrañas
      de la oscuridad...
      La una sin la otra no son.

      ;)

      Eliminar
    3. Muy hermoso y esperanzador, un bálsamo para una escéptica.

      Abrazos!!

      Eliminar

    4. Sobre el escepticismo:
      Yo... depende/o del día y/o el momento... :P

      Veo que estás leyendo a 'Gioconda Belli'... :O
      Aunque creo que ya la has decubierto, te recomiendo su poesía... tb en verso... ;)

      Besos con abanico o pay-pay!!!

      :)

      Eliminar
    5. Como tú dices, he picoteado en sus poemas y siempre me han gustado.

      Besos de supervivencia ante el calor húmedo...

      Eliminar
  5. Otro libro, otro autor que no conocía. Y desde luego tu reseña deja con ganas de hacer las maletas y conocer este tierra. Pero nos quedaremos con las ganas, aunque como bien dices lo preocupante es la situación de los refugiados, de las mujeres... Este mundo se está volviendo cada vez más loco, loco, loco...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una amiga turca (y judía), es plenamente europea. Aunque sé que está aquí y a salvo de lo que ocurre ahora en su país, no puedo evitar pensar en que como ella, hay miles o millones en su país y el sufrimiento que deben estar padeciendo. Claro que hay otras que corean a Erdogan, vocación de esclavas la ha habido siempre.
      Este escritor, de vivir, sufriría más persecución aún por ser kurdo y por sus ideas políticas.

      Besos!!

      Eliminar
  6. Pues hay seguir luchando contra la tiranía, como hace el ejemplar pueblo kurdo que no sólo combate contra el estado opresor si no que además
    nos da lecciones de democracia directa y de igualdad social y de género en medio del desastre, de la guerra y de la muerte.
    Apuntado queda a este escritores de la vieja Estambul puerta de continentes y mares, hoy sometida a cruel destino a manos de ese genocida y sus lacayos.
    Espero que este siniestro espantajo llamado Erdogan pueda ser jusgado por la Corte Internacional junto a tipos del mismo pelaje llámense Netanyahu, Putin, Bush, Blair o Aznar, en vez de sacar a la palestra a patéticos genocidas africanos de fácil captura y caricatura.

    Un abrazo juliano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que no nos podemos rendir, sin embargo deberíamos construir la resistencia con inteligencia (admiro la lucha de las personas kurdas que están siendo capaces de resistir desde la autonomía, el empoderamiento y la democracia directa) y analizando lo que está ocurriendo con detalle.
      Te recomiendo, si no lo conoces, este artículo de Franco Berardi:
      Racismo blanco, fascismo islamista y guerra civil global

      No confío en que esos juicios se lleven a cabo, todos están bien protegidos. Me gustó la manifestación de ayer en Estambul.

      Un abrazo juliano :))

      Eliminar
  7. Un cuentista que sigue la tradición de los cuentistas de oriente... Suena pero que muy bien, como los parrafos que has seleccionado.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ildefonso, en esa linea escribió Kemal.

      Abrazos!!

      Eliminar
  8. No hay que ir muy atrás en el tiempo para encontrar en nuestro pasado la miseria del mundo rural y la obsesión por el honor. Amargarse la vida unos a otros creo que sigue vigente.
    Creo que me gustarían estos cuentos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, no es una realidad tan lejana en el tiempo. Otra cosa es la capacidad de olvido de esta sociedad que se creyó rica y ahora vuelve a la realidad estupefacta y sin capacidad de reacción.

      Uyy, lo de amargar la vida a otra personas es muy actual.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Muchas gracias por tener en cuenta mis palabras. Es lo bueno de este medio: el decirnos unos a otros cosas que no podríamos de otro modo, porque muchos no nos conocemos más que a través de estos blogs.

    Pese a lo que dice la dueña, yo apenas conozco la literatura turca, un libro de Kemal y otro de Pamuk: muy poco. Tampoco conozco bien su realidad política, sólo lo que nos cuentan los medios de comunicación, que no parecen muy de fiar, teniendo en cuenta quiénes son sus dueños. Y sólo he estado una vez allí, en Estambul, turisteando y rascando apenas la realidad social. Sí me pareció un lugar contradictorio y completo, un país que quiere no ser Asia y que no puede dejar de serlo, que tiene algo de Europa, pero no llega a serlo. Un país laico de mayoría islámica, cuya realidad diaria viene marcada por las repetidas llamadas a la oración.

    Pero si alguien tenía alguna duda acerca de lo que es Erdogan, no tiene más que constatar la prisa que se ha dado en suspender la Convención Europea de Derechos Humanos. Tampoco es que antes fuera su paladín, para qué vamos a engañarnos, pero esto ya es a calzón quitado, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid. Me da miedo, pero a los turcos les dará más miedo aún. Perdón, a algunos turcos; a los otros, los abducidos por el mensaje de absoluto, de Patria, Dios y otras grandes palabras mesiánicas, parece que no. Pues por eso: me da miedo.

    Y esto era un blog literario. Estoy seguro de que Yasar Kemal estaría aterrorizado. O tal vez él ya lo sabía y por eso decidió morirse a tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kemal reunía demasiadas circunstancias para no ser declarado, hoy, como enemigo número uno del régimen de Erdogan: periodista, además de escritor, comunista, defensor de los débiles y de la minoría kurda. Candidato propicio para aplicarle métodos expeditivos protegido por la suspensión de la Convención Europea de los Derechos Humanos (que por cierto también suspendió Francia en su lucha contra el yihadismo).

      De Turquía no sé mucho, prensa y literatura solo, pero sí se de totalitarismo. Todas las acciones que ha incrementado Erdogan a raíz del sospechoso intento de golpe de Estado, lo es. Me preocupa cómo Europa mira hacia otro lado por mezquinos intereses avalados por una parte muy importante se sectores populares abducidos por la xenofobia y las ideas de extrema derecha que crecen como la espuma.

      Penoso.

      Eliminar
  10. poco a poco os voy recuperando.
    Un placer leerte desde otro calor amarillo, ibérico quizá.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo encantada de ser recuperada, Reyes.

      Sí, sí, aquí también tenemos calor amarillo...

      Abrazos!!

      Eliminar
  11. Últimamente me dan pereza los relatos, pero lo tendré en cuenta para más adelante.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi siempre me dan pereza, pero sucumbo cuando me hablan muy bien de algunos relatos.

      Abrazo!

      Eliminar
  12. Dos razones me van a llevar a este libro. Primnera que me encantan los relatos...segunda y mucho más importante que veo que este no es un libro que dibuje formas bucolico pastoriles con tendencia al costumbrismo amable del la vida rural....estoy un poco harto de esa visión buenrollista de lo campestre, básicamente x que no es real...y aquí no se esconden las aristas...de lo cual me alegro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kemal fue un hombre comprometido con los desheredados y pululan por sus relatos ofreciéndonos una imagen de la Turquía agrícola realista y llena de dignidad. Es un escritor muy especial.
      Odio el rollo buenista en cualquiera de sus versiones, que para mi desgracia abundan mucho en la actualidad.

      Un abrazo, V

      Eliminar
  13. Me apunto libro, y frase que has elegido como predilecta del libro...Ante mí tengo ese campo amarillo que quien lo trabaje estoy convencida, que se acercaría a parte de esos relatos de los que hablas... Sin embargo, no creo que me lo lea. Estoy convencida de que esta muy bien escrito y que está repleto de realismo...y precisamente, prefiero llenar mi vida de imaginación...de libertad refrescante...y no sentir leyendo que los pies me queman...pero puede que en otro momento, venga por aquí para satisfacer parte de la lectura que no hice.

    Un beso muy grande y feliz verano, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien María, buscar en la lectura aquello que más nos gusta, que más nos llene es la esencia de la lectura, libertad total y absoluta. Al menos así lo entiendo yo.

      No es un paisaje, el de la Turquía mediterránea, que sea muy diferente al nuestro, así que en eso también estamos hermanados/as.

      Feliz verano, María, que la lectura nos de siempre alas para volar.

      Abrazos!!

      Eliminar
  14. Gracias, Laura, por la anotación. Intentaré encontrarlo el sábado en la biblioteca. Además, no tengo demasiado tiempo libre esta temporada y los relatos cuadran en la sed lectora.

    (Las aguas abiertas también son mi perdición).

    Abrazos veraniegos.

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si lo encuentras que no es fácil... Las aguas abiertas siempre me provocan felicidad, sensación de paz, aunque la mar es muy traicionera.

      Abrazos veraniegos y felices lecturas.

      Eliminar
  15. Por aquí, nada de Kemal. Había leido otra reseña y lo apunté, pero no he podido hallarlo.
    Lo que dices de Turquía es más que vergonzoso pero el tema de los refugiados parece no importarle a nadie, mucho menos a los gobiernos de la UE.
    Bueno es que hayas rescatado letras turcas en estos tiempos de oscuridad.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada fácil encontrar sus libros, este lo encontré en librería de libros de segunda mano.

      Llevo muchos días de indignación con Erdogan y lo que significa y con Europa y lo que significa. Y entre uno y la otra me tienen muy enfadada. Aquí ningún partido dice nada salvo las primeras palabras en favor de la democracia (menuda ilusión) y de condena del golpe de Estado. Qué vergüenza.

      Uyyy, lo siento, me he ido mosqueando por momentos...

      Un enorme abrazo!!

      Eliminar
  16. Siempre que la Belleza mira,
    el Amor también está allí;
    siempre que la belleza muestre una mejilla sonrosada
    el Amor enciende su fuego con esa llama.
    Cuando la belleza mora en los oscuros vallecitos de la noche
    el Amor viene y encuentra un corazón
    enredado en los cabellos.
    La Belleza y el Amor son cuerpo y alma.
    La Belleza es la mina, el Amor, el diamante.
    Juntos han estado
    desde el principio de los tiempos,
    lado a lado, paso a paso.

    Rumi

    ...Viajar a Turquía...ir a visitar el Museo de Rumi en Konya...ayyyy que ya estaría preparando la maleta...
    De Estambul a Konya aproximadamente 700 km por tierra, no es tanto, tomo nota para mi itinerario jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rumi, sé que fue un poeta místico persa y que tiene relación con los derviches si no me equivoco. He leído algún poema suelto de él por internet. Este que me regalas es una preciosidad, me lo guardo y lo deposito en el lateral para que permanezca más días y los/las visitantes puedan gozar de estas palabras.

      No, no es tanta distancia. El problema para ir ahora mismo es otro.

      Besos!!

      Eliminar
  17. Ese vaho azul tiene un no sé qué y un qué sé yo que yo no sé qué... que expande la imaginación...

    Leer tus reseñas es acceder a una vasta cultura literaria repleta de historias muy interesantes...

    Gracias. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un fragmente sencillamente maravilloso. Su literatura es muy evocadora.

      Abrazos!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...