sábado, 6 de febrero de 2016

RICARDO PIGLIA, Respiración artificial.

Si no recuerdo mal, la tentación para la lectura de esta novela vino de la mano de Marcelo Z. Me explicó que reflexionaba sobre la Historia.

¿Es una novela histórica? ¿O un ensayo sobre la Historia?

Ni una cosa ni la otra, pero algo hay de ambos aspectos. Y es que Piglia estudió Historia en la Universidad Nacional de la Plata.
En la novela se relata la historia de varias generaciones de una familia entre 1850, poco más de treinta años después de la independencia de Argentina, y 1979, dos años después del golpe militar que instauro una dictadura en el país. El trasfondo histórico  tiene una gran relevancia en el relato.
También encontramos jugosas reflexiones sobre la Historia:
No hay lucidez ahí, decía el profesor; no hay otra manera de ser lúcido que pensar desde la historia. (…) ¿Cómo podríamos soportar el presente, el horror del presente, me dijo la última noche el profesor, si no supiéramos que se trata de un presente histórico? Quiero decir, me dijo esa noche, porque vemos cómo va a ser y en qué se va a convertir podemos soportar el presente (187-188).
Me parece una novela bastante inclasificable, tiene aspectos históricos, literarios, filosóficos y entremezcla realidad y ficción con  facilidad. El hecho de que Piglia sea crítico, ensayista y profesor, explican su conocimiento extenso sobre los temas que aparecen en esta obra.


Había leído que Ricardo Piglia tenía un estilo muy peculiar
Yo estoy matando el tiempo con el viejo Troy, justo en la esquina, está diciendo un tipo parado frente al mostrador del bar. Estoy ahí lo más choto, acá González no me va a dejar mentir, estoy ahí, el viejo Troy, Gonzalito, ¿eh?, estamos los tres; me dice Troy, el viejo Troy va y me dice, che Cholo, me dijo, juná quien viene. Yo estoy un supongamos, parado ahí, como si ésta fuera propiamente la esquina, este vaso soy yo, aquí el viejo Troy, ¿eh Gonzalito? Correcto, dice Gonzalito (148).
Así empieza un fragmento entre la página 148 y 150 que resulta delirante y bastante incomprensible, tanto por las numerosas palabras del habla argentina, ¿qué significa por ejemplo empilchado?, como por la manera de narrar la escena. Intercala lo popular con lo culto con facilidad y eso me ha resultado interesante y llamativo.
Otro ejemplo, en este caso para un desdoble multipersonal:
Y sin embargo, dijo Tardewski que le había dicho Marconi, algunas de esas cartas son tan extraordinarias que puedo decir, me decía, dice Tardewski, que allí se encuentra no solo la materia única, sino la inspiración más profunda de toda mi poesía (159).
Su estilo llama la atención pero no entorpece ni hace excesivamente difícil su lectura.


La novela

Está formada por dos partes que dividen la novela, de 218 páginas, casi por la mitad. La primera parte se titula “Si yo mismo fuera el invierno sombrío”, que  es el nombre de un cuadro de Frans Hals (1580-1966). He encontrado una web que le da vueltas al título por si a alguien le interesa el asunto.
Esta primera parte está dividida en cuatro partes (la cuarta tan breve como que es una fecha de 1850 y esta frase: Escribo la primera carta del provenir) que recogen la saga familiar y la correspondencia entre Marcelo Maggi Pophan y su sobrino, el alter ego del autor, Emilio Renzi. En esta parte se hace una aproximación, no solo familiar sino social, a la historia de Argentina durante unos ciento treinta años.
La segunda parte, titulada “Descartes”, la que más me ha gustado a mí, arranca con la llegada de Emilio a Concordia, lugar de frontera dónde vive su tío Marcelo. Ante la ausencia del tío, entabla una conversación con el polaco Vladimir Tardewski que ha sido depositario de las carpetas del libro que escribe Marcelo. Junto con Tardewski, aparecen otros conocidos de su tío, el Conde de Tokray y Bartolomé Marconi. Con todos ellos se produce un interesante y etílico diálogo sobre crítica literaria, filosofía, el mundo académico y diversos escritores como Korzeniowski, Joyce, Arlt, Kafka y otros.
La narración de estas partes de la novela, especialmente la segunda, adopta un formato detectivesco, puesto que se incentiva el interés por descubrir algunos secretos o hallazgos importantes, el más asombroso el de Tardewski, que no desvelaré aquí pero que tiene que ver con Descartes y Hitler (y uno de los escritores mencionados). Y es que Piglia, como Borges, utiliza la literatura apócrifa y textos de autores inventados en los que supuestos personajes históricos sostienen encuentros sorprendentes. Además los temas de detectives le apasionaron a Piglia desde temprana edad, entre sus autores predilectos estaban Dashiel Hammett y William Faulkner.

He encontrado demasiados párrafos que podría destacar como favoritos, dada la admiración que tengo por James Joyce y aunque el primer fragmento lo cuestiona…

Por eso yo, dijo Tardewski, no comparto su entusiasmo por James Joyce. ¿Cómo puede usted pretender compararlos?, dijo. Joyce, (…), es demasiado, ¿cómo decirle?, demasiado trabajosamente virtuoso. Un malabarista, dijo. Alguien que hace juegos de manos. Kafka, en cambio, es el equilibrista que camina en el aire, sin red, y arriesga la vida tratando de mantener el equilibrio, moviendo un pie y después muy lentamente el otro pie, sobre el alambre tenso de su lenguaje (213).
Y…
Le importaba un carajo el mundo, dice Renzi. A Joyce. Le importaba un carajo del mundo y de sus alrededores. Y en el fondo tenía razón (147).
Me he dejado muchos aspectos interesantes sobre esta magnífica novela, pero no puedo acabar sin hacer referencia a algo relevante: Piglia escribe Respiración artificial en 1980 en plena dictadura militar, esta obra, que quizás por eso lleva ese título, muestra su resistencia intelectual contra lo indecible, lo innombrable, la ignominia de la más cruel dictadura argentina, derrocada tres años después.
La historia es el único lugar donde consigo aliviarme de esta pesadilla de la que trato de despertar (19).


38 comentarios:

  1. Ni idea de esta novela o lo que sea. Lo que sí sé es que de nuevo me dejas con muchas ganas de descubrirla, de disfrutarla, de aprender... Y de nuevo me llevo un autor que no conocía. Gracias!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste si decides leerlo.

      Besos!!

      Eliminar
  2. Es posible que en esos tiempos oscuros el autor se internara en si mismo y que, al menos parte de la obra, esté dirigida hacia el mismo... Quizás por eso algunos pasajes sean dificiles..

    Quien sabe...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible y acertado lo que dices, tengo que leer más obras de este autor para confirmar algunos aspectos, entre otros esa influencia de la Dictadura en su estilo.

      Abrazos!!

      Eliminar
  3. Excelente tu reseña Ildefonso aunque me he quedado con que es una obra difícil de lectura, y se entiende tal y como dices por los tiempos en los que está escrita.
    De momento, yo esta no me la apunto para leer, pero he disfrutado de tu manera de contarla.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Conxita.

      Salud-os!

      Eliminar
  4. "Empilchado", en lenguaje lunfardo argentino, viene a significar algo así como "bien vestido", "emperifollado"... Estuve en Argentina hace unos años y escuché esa palabra.

    Estupenda reseña, como siempre, U-topia. Tienes el gran mérito de motivar para leer los libros que seleccionas con tan buen gusto.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcelo Z me ha esclarecido el significado de algunas palabras, pero son muchas las que hay. Por el contexto se entiende todo sin problemas.
      Gracias por la aclaración, me gusta empilchado :)) Y gracias por tu amabilidad querido Luis Antonio.

      Abrazos!!

      Eliminar

  5. Un visión/tratamiento de la historia muy personal...

    Me ha hecho gracia...
    "...un interesante y etílico diálogo..."

    A veces he leído novela histórica y/o historia novelada... pero creo que ésta no... por lo menos, de momento.

    Me he entretenido un rato con las novedades de tu lateral... como siempre interesante y hermoso... ;)

    Que disfrutes del finde, aunque no te 'vaya' el 'Carnaval'... :P

    Besos, petons, muxus y un cálido abrazo!!

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo tiene Piglia es su originalidad en cuanto a su estilo y al contenido de su narración. Muy interesante, la verdad.

      He estado ausente del carnaval. Me he ido de viaje ;)

      Feliz semana y un fuerte y estrecho abrazo!!

      Eliminar
  6. Ceder a la tentación de los libros que nos presenta el amigo Marcelo es un pecado literario al que me entrego gustoso.
    Con todas las reservas que me provocan las listas literarias elaboradas por publicaciones del tipo Babelia y compañía, a las que me acerco no sin recelo, resulta que un libro de Piglia, “Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación” (Emilio Renzi en realidad es él) , ha ocupado el primer lugar entre los mejores libros del 2015, para una cincuentena de críticos y colaboradores (24 hombres y 22 mujeres) de España y América Latina a los que preguntó la citada revista. Yo lo apunté, no vaya a ser que me pierda algo bueno por un… “quítame allá esas pajas” en alusión a estas publicaciones.
    Parece que estamos ante un escritor en lengua castellana fundamental en esta época, que ha tenido el privilegio de posar su mirada entre dos siglos y dárnosla a través de su escritura. Un lujo.
    Que tenga aspectos, como señalas, históricos, literarios, filosóficos, entremezclando ficción y realidad sin estridencias, nos dice que estamos ante un escritor con amplio bagaje humanista, y son éstos los que a mí logran conquistarme, los encuentro escritores sagaces que nunca llegan a perder la serenidad, y sin serenidad es difícil la reflexión. Apuntado el libro, no así el nombre que ya está borroso en mi libretilla.
    Un abrazo Laura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa como a ti, Babelia me gusta y la leo todos los sábados, pero hago un caso relativo a sus recomendaciones porque son interesadas. Sin embargo anoto algunas propuestas.
      Me parece que es un buen escritor, como he dicho en otro comentario, tanto por su estilo como por su contenido. Me gustan las innovaciones en el estilo, no siempre me parecen acertadas pero estoy convencida de que se deben emprender nuevos caminos y Piglia lo hace y lo resuelve muy bien.
      Me sorprende la alusión que haces a la serenidad, de la que no siempre dispongo yo misma, pero tienes razón, es imprescindible para poder reflexionar.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Después de ponerme al día de tus recomendaciones, madre mía, como me gustaría tener algo más de tiempo para leer tanto, pero ahí voy... leyendo lo que puedo y haciendo listas para cuando llegue ese momento de leer sin parar.

    Subiendo por las diferentes reseñas, me ha interesado mucho "La casa del mirador ciego" A mi lista va.

    Pero estás últimas no me apetecen aunque me he sentido muy identificada con ese párrafo de "No llorar" Donde habla del desencanto de su hermano. Así me siento en la actualidad con todo lo que ocurre a mi alrededor, aunque nunca se me hubiera ocurrido decirlo de una manera tan hermosa.

    Un placer siempre pasar por aquí. Tus reseñas son excelentes.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseo compartido, me encantaría poder tener cada día tiempo para una lectura pausada, de esas que te permiten hacer conexiones con otras lecturas y disfrutar con fragmentos o palabras que sirven de trampolín para volar. Hoy, por ejemplo, se ha cerrado casi en blanco (ahora me voy a ver si no me duermo y puedo leer un rato).

      Buena elección la de Wassmo y no descartes a Salvayre.

      El placer es mío por tus comentarios.

      Besos!!

      Eliminar
  8. Gracias por creer en mis humildes líneas, U-to.
    Cuanto más tiempo pasa, más creo que el único destino de estas letras de Piglia somos nosotros, los argentinos; quizás los únicos capaces de poder seguir el entramado y el lunfa (lunfardo, slang propio del porteño) del que a veces hace abuso.
    'Empilchado' significa vestido para una ocasión importante -bien vestido o trajeado-, como ha señalado Luis Antonio; viene de 'pilcha', una indumentaria costosa. Sí abusa del narrador interdiegético: Utopía me habla de Ildefonso, y yo relato lo que ella me dijo que él dijo. Ésa es la manera de descular las líneas de la pág. 159 -y muchas otras-.
    No había leído nada de él con anterioridad; no se si volveré a leer algo suyo -quizás, 'La ciudad ausente', o 'Plata quemada'-. Descreo en que sus memorias puedan llegar a ser relevantes, por más que Anagrama haga el esfuerzo editorial por promocionar sus trabajos. Pero su extensa obra está bien; sólo que no le alcanza para ser profeta en su tierra.
    Para aquellos que deseen leer obras de argentinos (casi) contemporáneos, sugiero Roberto Arlt, Néstor Sánchez y Juan J. Saer.
    Gracias por 'darle bola' a mis lecturas.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres uno de mis referentes en cuanto a lecturas en la blogosfera. Coincidimos bastante en gustos lectores (excepto novela negra, que por otro lado hace tiempo que no leo).

      No sabía lo del narrador interdiegético y me temo que lo olvidaré, pero tal cual es. Respecto al lunfa, a veces la lectura se complica, es cierto. DEsde este punto de vista me parece acertado lo que dices, el destinatario principal sois vosotros/as. Sin embargo lo que explica es válido para quienes no somos argentinas, es universal. Me gustaría leer algo más, tengo que mirar que hay aquí a mano.
      Me apunto esos autores, veré si hay algo publicado aquí.

      Un placer darle bola a tus lecturas :)

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  9. Me has puesto los dientes largos con esta novela: realidad, ficción, historia, ensayo, autor argentino y desconocido para mí. No me dejas más alternativa que leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin alternativa, espero que te guste si lo acabas leyendo.

      Eliminar
  10. No sé si termina de convencerme esa "mezcla" pero tampoco lo descarto del todo, pues el tema sí me resulta muy interesante.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego es muy peculiar, pero me parece un autor interesante.

      Un abrazo!!

      Eliminar

  11. Muy interesante. Ayudas a pensar.
    Creo que todos nosotros tenemos algo de invierno sombrío. Afortunadamente, también tenemos primaveras esperanzadoras. Y en ello andamos.

    Un abrazo,
    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No concibo mejor elogio que el que me has dedicado: "Ayudas a pensar". Así que muchas gracias.
      Todas tenemos esa mezcla de pesimismo y esperanza que nos hace ser escépticos sin descartar posibilidades futuras.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  12. Boa tarde, sua análise é perfeita, somos portadores de dois lados.
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bom dia AG, eres muy amable en tu comentario. Obrigado!!

      Eliminar
  13. Creo que me la apunto, aunque sólo fuera por asistir al lenguaje recursivo que nos presentas, ya merecería la pena. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además tiene un fino humos que seguro que te gusta también.
      Un beso!!

      Eliminar
  14. Empiezo por el final, porque estoy absolutamente de acuerdo, seguramente hoy solo nos quede "la residencia intelectual" contra lo indecible, lo innombrable, la ignominia ... suena derrotista e incluso conformista pero es así me temo, a falta de esa unión que cada dái me parece más imposible de conseguir entre las gentes de buena voluntad al margen de los sistemas, gobiernos y multinacionales y supracorporaciones ...

    También me ha encantado la definición que da de la manera de escribir de Joice y Kafka con la que al contrario que tú estoy absolutamente de acuerdo jaja puede ser que por incapacidad de soportar la dificultad que me supuso el Ulises de Joice cuando lo intenté... tanta filigrana intelectual y formal es difícil de explicar al margen de un despliegue cargado de cierto egocentrismo con el que obnubilar a sus lectores reduciendo su accesibilidad a esa minoría dispuesta a estrujarse el cerebro al máximo para comprenderle ... no sé si es justo exigir tanto a los lectores, a lo mejor sí y yo soy una cómoda;)

    Sea como sea me ha encantado lo que cuentas en esta reseña de la novela, me gusta muchísimo como suela el lufardo ( lo conozco por la letra de los tangos que me rechiflan desde siempre, verdaderas joyas poéticas con música a veces ;) aun cuando como tú tampoco conozca el significado de las palabras, casi siempre se deducen del contexto... o eso espero, si como espero me animo a hacerme con este libro .. lo intentaré y si lo consigo te cuento ;)


    Muchos besos y como siempre muchísimas gracias, siento haber andado algo desaparecida de estos mundos ... a veces me alejo, para desear volver ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Saramago, no cultivo el optimismo histórico y soy una escéptica. No me gusta serlo pero el mundo me da razones para serlo y para serlo de manera más acentuada con los años. De momento me parece que el escepticismo es compatible con la indignación y la lucha. Así que sí, resistencia intelectual y vital, no queda otra.

      Bueno, comprendo tus argumentos contra Joyce, pero yo he disfrutado mucho haciendo ese esfuerzo, me gusta que los escritores pongan a prueba mi capacidad para leerlos, me sobran las lecturas fáciles (aunque a veces recurro a ellas cuando estoy saturada). Pero vamos que sé que no defiendes las lecturas fáciles, vas por otro lado.
      Igual que tú entiendes el lunfa por el contexto, yo te entiendo a ti en esa escritura acelerada que practicas a veces.

      Abrazos!!

      Eliminar

  15. Perdón! quise decir RESISTENCIA ... no residencia ..
    ya sabes de mi desastrosa y acelerada forma de escribir;)

    ResponderEliminar
  16. Me apetece leerlo. A ver si lo consigo.
    ¡Gracias por tu reseña! :-)
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  17. ¡Buf! Imagino lo que tiene que ser escribir con una dictadura similar a la de Argentina. "Respiración artificial", según dices, tiene esa circunstancia tan esencial.

    ¡Si encontrara tiempo...!

    Gracias por Dhafer.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dictaduras quitan algo esencial para escribir, los malabarismos de los escritores para sortear la falta de libertad de expresión son siempre muy meritorios (y esperanzadores para quienes los leen en esas circunstancias).

      Gracias a ti. Abrazos!!

      Eliminar
  18. Siempre aprendo leyendo tus reseñas, son magníficas referencias a la hora de decidir qué leer....

    Lo párrafos que has transcrito a mí, que con la novela no me animo mucho, no me entusiasman... ese del tal Troy es de comprensión imposible... si hay muchos así... no creo que atraigan mucho al lector...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es verdad que el párrafo de Troy es endiablado, pero no abundan tanto como para rechazar la lectura. Ya sé que no lees apenas ficción. Un día tenemos que compartir ensayos (yo leo mucha historia también), por el lateral voy indicando lo que leo de no-ficción aunque aquí no haga sus reseñas.

      Gracias por tu amabilidad que siempre aprecio en tus comentarios y un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  19. Piglia es de esos escritores que cita frecuentemente el admirado Vila Matas y esperas leer algún día. Tu reseña alimenta mi interés y esa comparación entre la maestría un poco artificial de Joyce frente al riesgo que asume Kafka me resulta sumamente real y esclarecedora.
    A tener en cuenta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que no he leído a Vila Matas... Tengo París no se acaba nunca, que no sé si es una buena obra para comenzar, pero es la que compré y ahí se quedó.
      Según tengo entendido Vila Matas forma parte de un club de amantes de Joyce llamado "Orden del Finnegans" y cada año viaja a Dublin el 16 de junio para celebrar el "Bloomsday".

      Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Tres libros de Vila Matas que te recomiendo además de ese "París no se acaba nunca" que es estupendo: Extraña forma de vida, Lejos de Veracruz y El Viaje Vertical.
      Ya sabes que para Babelia, el suplemento cultural de El País, el mejor libro del año es Los diarios de Emilio Renzi de Ricardo Piglia
      http://cultura.elpais.com/cultura/2015/12/14/babelia/1450103490_379984.html
      Abrazos

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...