viernes, 11 de diciembre de 2015

PETER STAMM, Paisaje aproximado


Cuando leí la reseña que hizo de esta novela Marcelo Z. enseguida la busqué. Desde que estuve en Noruega (solo llegué hasta Trondheim) mi interés por este país no hace sino crecer y conservo la idea de llegar a Laponia y a Cabo Norte.

Trondheim

Esta novela de 185 páginas fue publicada en 2001 y dos años después traducida al castellano. Su título es para mí una incógnita, ninguna clave clara aparece en el transcurso de la narración, así que arriesgaré una interpretación personal. La novela nos sitúa en una localidad noruega del círculo polar, cerca de Hammerfest, por su latitud la oscuridad reina gran parte del año (noche polar) y aparece el sol de medianoche entre mayo y julio. La noche polar desdibuja los contornos y el paisaje no puede ser percibido sino de forma aproximada, la combinación de la nieve y la luz del sol crean condiciones de iluminación intensa que obligan a utilizar gafas, sobre todo para esquiar, entre febrero y abril-mayo. Pero el paisaje aproximado no se refiere solo, según mi parecer, a las condiciones climáticas y de iluminación sino al carácter de las personas que viven en una zona tan inhóspita, pero tan bella, entre otros motivos por las auroras boreales.
El aire era frío y diáfano. Las nubes llegaban y desaparecían, dejando ver de nuevo las estrellas. Entonces Kathrine vio la aurora boreal. Hacía tiempo que no la veía. Se extendía como una tenue cortina de un extremo al otro del horizonte. Kathrine, esperando, miraba cómo el ancho velo iba encogiéndose al tiempo que el destello cobraba fuerza. Luego, de un momento a otro, quedó reducido a una delgada franja, a una línea verde, espasmódica, una culebra que se retorcía convulsivamente en el firmamento (182).
Peter Stamm, escritor suizo nacido en 1963, estudió filología inglesa, informática y psicología, dedicándose a la literatura desde 1990. Ha vivido en París, Nueva York y los países escandinavos y es reconocido como una de las voces actuales más importantes de la narrativa en lengua alemana. Tengo que confesar que no lo conocía hasta que vi la reseña de Marcelo Z.



Katherine, una joven de veintiocho años, es la protagonista de una historia que discurre con cierta parsimonia, la que marca el ritmo de esta zona del polo norte, en la narración de su confusa vida privada. 


Casada dos veces con hombres que no ama, se debate entre llevar la vida reglamentada que le recomienda su madre y la búsqueda de una relación auténtica. Las mentiras juegan un papel crucial en su vida, que parece a la deriva. Sin embargo pronto queda clara una verdad concisa que planeará por toda la novela, la diferencia entre mentiras y secretos:
Las mentiras no son secretos (152).
Kathrine de origen lapón, por parte de padre, se debate entre el miedo y la búsqueda de la libertad y con ella, quizás, de la felicidad. La rodean diversos personajes menores que se van cruzando en su vida y con los que cree que puede reconducirla. Cansada de mentiras hará un viaje que la lleva al sur, hasta París, y a su vuelta resolverá cambiar de vida y afrontar la realidad. Una decisión que normalizará su vida. ¿Acertada decisión? Quién sabe, sobre todo si nos atenemos a las últimas líneas de la novela en las que el autor, con rapidez, nos explica esa vida ordenada en la que finalmente entrará su protagonista.

El estilo de Stamm es sencillo y claro, sus descripciones escuetas y breves, permiten a quien le lee imaginar los paisajes y el ambiente blanco y lleno de oscuridad de la zona polar. Sus personajes crecen en el transcurso de la historia (o decrecen) y sus emociones nos permiten hacernos una idea de quienes son a través de sus encuentros y desencuentros.

34 comentarios:

  1. Últimamente no dejo de ver reseñas de libros ambientados en aquellos lares. Y yo misma estoy leyendo Herbjørg Wassmö. La nieve y el frío ejercen de un potente imán. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adoro el frío, pero cuando viajé a Noruega quedé encandilada por muchos otros motivos, entre ellos destacan su naturaleza, sus puestas de sol, la lluvia (intensa en Trondheim y permanente en Bergen y también sus gentes.

      Salud-os!!

      Eliminar
  2. Sí, también me atrajo con fuerza este libro cuando Marcelo tuvo la gentileza de acercárnoslo, igual que tú ahora.
    Y por encima de la historia, que también me interesa, lo que tiene un poder de seducción irresistible para mí es el escenario, la evocación de la luz y la oscuridad septentrional que resplandece bajo las auroras boreales, por los recuerdos personales que me unen a esas latitudes.
    Además, un aspecto que señalas; “se debate entre llevar la vida reglamentada que le recomienda su madre y la búsqueda de una relación auténtica” , me resulta familiar por estar muy presente en una reciente lectura, “Hijas del frío” (una recopilación de relatos de mujeres nórdicas), la confrontación entre madre e hija, el choque generacional entre dos mundos antagónicos, la hija que necesita huir de ese mundo atrapado en las viejas costumbres, que perpetúan la sumisión de la mujer, la resignación ante un futuro que parece ya escrito, y que las madres, sin haber conocido otra cosa, pretenden para sus hijas.
    Bueno, no sé si el libro lo reflejará en ese sentido que indico, es algo que intuyo.
    Bonita foto de Trondheim, ideal para avivar recuerdos.
    Un abrazo Laura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me escapa la dureza del escenario, su clima ya resultaba fresco-frío en pleno agosto, así que no puedo imaginar lo que debe ser el largo invierno sin apenas ver el sol. Pese a ello a mi me encanta, al menos como evocación literaria y como ensoñación.

      Sí, en cierta manera está presente esa confrontación aunque no es el tema protagonista de la novela. El centro de la novela es la incapacidad de la protagonista para evitar dejarse llevar por las circunstancias y plantar cara a la realidad para intentar buscar su camino.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Pues yo conozco al autor gracias a ti y me lo llevo bien apuntado. Sobre todo porque ese escenario me atrae mucho. Y por lo que cuentas, parece que meree la pena la historia.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cautivadas por el escenario, la historia resulta además interesante, así que si acabas leyéndola, ya contarás que te parece.

      Besos!!

      Eliminar
  4. Quienes habitan esas regiones son tribus con una cultura muy particular en su lengua, religión, arquitectura, arte y organización social donde el patriarcado tiene una fuerte expresión no es extraño entonces que se susciten entonces los dramas que sugieren la reseña de la novela. Como visitante es apasionante el paisaje sea en invierno o verano que también lo hay ja ja ja ja ja. Eso de las auroras boreales es una experiencia mística y esas noches eternas de continua nieve son para transformarse en todo lo bueno que pueda ser uno. La comida una delicia que jamás se olvida. A ese viaje se le saca más provecho si el corazón va bien acompañado, eso si que es poesía pura. Ahí quienes simbolizan sus metarrelatos del alma con la Luna tienen todas las oportunidades de sentirse una deidad en ese secreto del planeta. Besos todos los que se puedan en una larga noche de fantásticas auroras boreales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que te une a los países nórdicos muchas cosas puesto que viviste en Suecia si no recuerdo mal. Una combinación espectacular: caribeño en el más puro frío, seguro que lograbas transmitir tu ritmo y tu calor.

      Algo indagué sobre los sami y coincide con lo que señalas al principio de tu comentario, además de la marginación de que eran objeto los sami.

      Como me gusta la soledad y la naturaleza poco domesticada por el ser humano, irremediablemente me atraen estos países. Naturalmente ir bien acompañado siempre es garantía de disfrute y gozo, mucho más si pueden contemplar esas auroras boreales que no desisto de ver algún día.

      Muchos besos, querido Aristos!! Cómo me alegra tu vuelta. Por muchos motivos.

      Eliminar
  5. Repasando mi libreta he comprobado que ya tenía este título anotado y, sin embargo, parece ser que lo había olvidado. Me atrae mucho esa zona y me gusta lo que cuentas de la historia, así que es muy probable que lo lea en un futuro cercano.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te gusta si acabas leyéndolo.

      Abrazos!!

      Eliminar
  6. Con la frase final de tu reseña, me has atrapado, amiga... Creo que tengo que leerla...

    Tomo buena nota

    Un abrazo fuerte y el deseo de un domingo feliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ildefonso, es tal cual, me parece que son sus valores más sólidos, en especial la manera que tiene de construir sus personajes, son creíbles.

      Abrazos y feliz semana!!

      Eliminar

  7. No tenía idea de este autor hasta ahora.

    Buena aproximación literaria!
    Ese último párrafo, creo que describe muy bien lo que es el título y el libro, por lo que nos cuentas... ;)

    Noruega... algún día, espero... :))

    Petonets y cálido achuchón boreal 'Lady Laura'!!!!

    :)

    PD: Mientras te leo, escucho aquí al ladito a 'Charlie Haden', tal cual 'Lonely Woman'... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo espero volver ;)

      Me encanta Haden, no me canso de escucharlo, siempre me suena fresco y nuevo.

      Abrazos y te deseo una feliz semana.

      Eliminar
  8. ¿Será que los nórdicos teniendo tan gélidas temperaturas se quedan en su casa y se ponen a escribir libros donde la luz es siempre un invitado de postín?
    Resultaría interesante hacer un estudio sobre la adscripción geográfica de lso escritores según la latitud.
    ¿La gente escribe menos en los trópicos por qué tiene más oportunidades de estar en la calle? Lo cierto es que los escritos de gente del sur son más corales, más terrenales que los de la gente del norte, más psicológicos e introspectivos y no toda la culpa es de Kierkegaard.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decir, no tengo la impresión de que escriban más o menos según la latitud, sin embargo sí que es posible que lean más por las escasas oportunidades de estar a la intemperie por las temperaturas. Respecto a la manera de escribir tampoco tengo una idea formada al respecto, prometo fijarme más a partir de ahora.

      Besos!!

      Eliminar
  9. Leo tu reseña y caigo en la cuenta de que la ropa para el frío sestea en el armario, las botas dobles deben estar bien engrasadas desde la última vez que sentí crujir el hielo bajo los pies y al mirar hacia atrás pude distinguir con claridad como se perdían las huellas en la nieve. Esto del cambio climático es más grave de lo que parece. Otro libro que va a la lista de pendientes. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, como dice una compañera de trabajo, a este paso en lugar de comer turrón habrá que saborear el helado de turrón, por el mediterráneo llegamos con facilidad estos días a los 17-18º

      El cambio climático es un hecho y no veo que las medidas tomadas en la última cumbre vayan a cambiar mucho esta deriva, eso sí, que bonito es ver florecer una rosa en diciembre :))

      Un beso!!

      Eliminar
  10. Me lo llevo, me interesa el personaje, los dos matrimonios y lo que cuentas. Tienes que llegar a Laponia, ya te comenté, tengo una amiga de Tromso y quedamos con unos amigos en Helsinki para subir por Finlandia, llegamos a territorio lapón con la anécdota de que un reno nos acompañó gran parte del trayecto, se puso delante del coche y no se metía en el bosque, nos daba pena usar la bocina porque no queríamos asustarlo pero nos hizo el viaje eterno jajaja, a ver si te enseño la foto, en Laponia me he sentido como en pocos lugares en el mundo, creo que entiendes por qué me llevo tu propuesta sin pestañear :) Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy!! Aún fomentas más mis ganas de subir a Laponia (me encantaría ver esa foto, claro). Parece raro que siendo del sur me encuentre tan a gusto en el norte.

      Espero que te sea grata la lectura.

      Besos!!

      Eliminar
  11. No tengo ninguna duda de que el clima, la luz, las luces, el paisaje, la ausencia de luz... no sólo da un paisaje exterior, sino también interior.

    Ya comenté donde Marcelo, que leí unos cuentos de Stamm, donde reconozco ese estilo que tanto él como tú señaláis. Leeré más, porque algún libro suyo tengo por ahí.

    Las mentiras no son secretos No, no lo son. Aunque a veces se mienta por no dejar el secreto al descubierto.

    Un abrazo (al lateral voy)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (con tu permiso, me llevo el vídeo de Lizcano, me apasiona ese texto)

      Eliminar
    2. Tengo que buscar alguna lectura más sobre Stamm, quizás cuentos. En el círculo polar el paisaje, la luz, la noche y el día, por fuerza tienen que influir de manera decisiva, un clima tan extremo condiciona mucho.

      Los secretos nunca son mentiras puesto que por su carácter no llegan a emerger a la luz, a veces es imprescindible guardar bien guardados esos secretos (tienes razón que puede llegar a ser necesario cubrirles con una mentira menor).

      Lizcano es genialmente ácrata, todo él :))

      Abrazos!!

      Eliminar
  12. A mi me sería terriblemente difícil vivir en un lugar como el que describes, por muy hermosas que sean las auroras boreales y el entorno. Necesito la luz casi al nivel de las plantas y no es broma, nunca he sabido explicare porqué cuando se suceden días y días de lluvia aquí noto que me voy quedando sin energía ( suelo tener siempre a rebosar ;) ahora sé que es por la disminución lumínica que se produce cuando se suceden días nublados... ¡¡ imagíname a mi si durante meses no veo la luz del sol!! termino a gatas ;) no obstante debe ser un paisaje precioso el de Laconia .... gracias LAURA!

    Un beso grande y si eres de Navidad, muy feliz Navidad, si no, feliz solsticio o lo que desees !! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Laconia, de lacón con grelos jajaja aaayyy Diooosss LAPONIA, perdón ;)

      Eliminar
    2. ¡¡Qué rico el lacón!! jajaja, te había entendido ehh

      No soy tan solar como tú, pero tengo mis dudas de que pudiera adaptarme contenta a ese clima, pero al calor húmedo del mediterráneo me he adaptado, así que... cualquier cosa es posible.

      No soy de Navidad, pero los buenos deseos siempre son bienvenidos. Mis mejores deseos para ti.

      Besos!!!

      Eliminar
  13. No conozco al autor ni la zona noruega, aunque la asocio a la biografía sobre Knut Hamsun y sus novelas.

    Miraré en la biblioteca del barrio para ver si le echo una ojeada estas vacaciones.

    Abrazos.

    Ignacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Hamsun solo he leído Hambre, que está reseñada en esta casa. Su trama gira en torno a la situación de pobreza y miseria (parece estar basada en su propia experiencia en EUA) de su protagonista, un joven escritor y periodista que experimenta hambre por no tener ingreso alguno. Pero el escenario no es Noruega sino EUA donde el escritor vivió unos años.

      A ver si lo encuentras y acabas leyéndola.

      Abrazos!!

      Eliminar
  14. Yo al autor ni lo había oído, (aveces me siento un poco tonta reconociendo estas cosas), pero bueno si conozco Laponia así que has picado mi curiosidad

    Besotes mi niña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andaaa, ¿por qué dices eso? Cada dos por tres lo voy reconociendo yo también por los blogs que visito, sin ir más lejos es el caso de este autor. Pues mira, me das una envidia por conocer Laponia que para qué vamos a hablar ;)

      Un fuerte y cálido abrazo!!

      Eliminar
  15. Este me le apunto ya. La idea de que el paisaje sea no solo físico sino emocional me atrae mucho....y las emociones en un presunto polar extremo también.
    Muchas cosas ricas ricas se pueden catar en el lateral...bravo Laura, siempre renovandote...te veo en plena forma. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyy!! No creas que estoy en tan buena forma, pero gracias, viniendo de ti es un elogio que valoro mucho.

      Creo que te puede gustar la propuesta.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  16. Acabo de tener un rato de tiempo y acercarme. Antes que nada, gracias por citarme. Mis líneas empalidecen al lado de las tuyas. Lo cierto es que te ha gustado tanto como a mi, y se lo has podido ofrecer a toda tu gente.
    Me quedan aún algunos nórdicos en el tótem para continuar explorando esos confines.
    Recibe un cálido abrazo desde aquí, U-to.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso nada querido Marcelo, lo tomo como un hermoso cumplido que me haces, gracias por ello.
      Revisando me he dado cuenta de que he leído más allá de novela negra, pero no es la literatura que conozco más, así que espero que me sigas sorprendiendo con tus hallazgos.

      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...