viernes, 25 de septiembre de 2015

JEAN TOOMER, Caña.

Leí una referencia a esta novela en la revista de literatura Turia y me llamó poderosamente la atención, así que la busque y enseguida la he leído. Caña, publicada en 1923, es una peculiar y atípica novela puesto que en ella encontramos poemas, teatro (una de sus partes, “Kabnis”, fue concebida como tal aunque nunca fue representada) y novela en un sentido nada convencional. La obra se presenta en esta edición con una presentación de Darwin T. Turner, escrita en 1975, y un epílogo de Maribel Cruzado Soria, que es la traductora, lo que hace un total de 285 páginas, de las que la obra son 211. Su título hace referencia a uno de los cultivos típicos de las plantaciones sureñas de EUA.


Jean Toomer (1894-1967) nació en Washington DC, EUA. Fue un poeta y novelista norteamericano que se convirtió en una figura importante del llamado “Renacimiento de Harlem” y el modernismo. Toomer, de ascendencia mayoritariamente europea, no se identificó plenamente como escritor negro e incluso renegó de serlo por considerarse simplemente “un norteamericano”.

Caña se considera la obra maestra del movimiento “Renacimiento de Harlem”, o del “Nuevo Negro”, un periodo breve pero esplendoroso que tuvo lugar en la década de 1920, cuando el país se interesó por el arte y la cultura afroamericanos, y cuando los artistas se vieron a sí mismos como una vanguardia que avanzaba hacia una participación plena en la sociedad americana.



Coincidió con la “Era del jazz”, con artistas como Joe “King” Oliver, Fletcher Anderson, Louis Amstrong, Duke Ellington y otros. El jazz influyo en poetas y escritores como E.E. Cummings, Scott Fitzgerald, Dos Passos y otros.

Harlem era un símbolo aunque el “renacimiento” se estaba produciendo en todo el país. El sentimiento del “Nuevo Negro” se desarrolló por un meticuloso diseño y promoción de los eruditos afroamericanos que fomentaron el orgullo racial investigando la historia de los negros en EUA y en África.
El viento está en la caña. Acércate.Las hojas de caña se cimbrean, oxidadas de palabras,Coros estridentes por encima del chillido de la cobaya,El viento está en la caña. Acércate.
Caña no fue concebida como una novela puesto que el autor quería publicar un volumen formado por “Kabnis” y las historias y poemas de la primera parte del volumen, como los presuntos editores se quejaron de la brevedad del libro, Toomer añadió los materiales de la segunda parte. Así, quedo estructurada en tres partes: la primera situada en el Sur, en Georgia, se centra en historias de mujeres; la segunda, muestra a hombres y mujeres de Chicago y Washington; y la tercera regresa al Sur.
Desde el armazón de los muros de piedra, desde los tablones podridos del suelo y las sólidas vigas de roble talladas a mano de la fábrica de algodón anterior a la guerra, llegó el crepúsculo. Desde el crepúsculo llegó la luna llena. Refulgente como un nudo de pino incendiado, iluminaba la gran puerta y lanzaba una suave lluvia de luz sobre las chozas de los negros alineadas a lo largo de la única calle del pueblo fabril. La luna llena sobre la gran puerta era un presagio. Unas mujeres negras improvisaban canciones para romper el hechizo (p. 96).
La obra contiene poemas que enlazan, separan y presentan las historias con temas sobre la belleza de la naturaleza y otros aspectos. Los esbozos y las historias, ricos en imágenes como los poemas, retratan el paisaje sureño y del norte. Estas historias resultan, a veces, deslavazadas pero reflejan perfectamente el color y los sonidos que abundan en las sinestesias. La obra refleja la crudeza de la vida del sur, de inhóspita tierra roja, de linchamientos y duro trabajo en los campos de algodón y cañaverales. Quizás por eso su lenguaje narrativo es  escueto, lleno de movimiento y con fuertes influencias del jazz. Destacan sus personajes femeninos transgresores en una época en la que no era habitual que las mujeres lo fueran y menos si eran negras. Uno de los espirituales negros que numerosos intérpretes han incorporado a su repertorio como Johnny Cash, Swing Low, Sweet Chariot, es una buena compañía para seguir leyendo…
La orquesta calienta los instrumentos para el jazz. La flauta es un gato que eriza el pelaje contra el ronroneo profundo del saxo. El batería lanza las baquetas. El gato salta sobre el teclado del piano (182).
A Toomer se le considera un escritor modernista por su experimentalismo, la combinación de argot callejero con lenguaje culto cargado de imágenes y la utilizando del monologo interior al estilo joyceano.
Una “novela” muy peculiar en la que su autor indaga en los orígenes de su negritud, que compartía  a medias, a través del esteticismo y de un cierto misticismo, de forma que su relación con “lo negro” pareció ser más resultado de la imaginación que de la propia realidad. Algunas de sus historias emocionan por su crudeza, por su autenticidad, aunque sea imaginaria, otras historias transcurren sin acabar de resultar redondas. El balance es positivo.

32 comentarios:

  1. Buufff LAURA! no sabes tú bien la caja de Pandora que has abierto en mi con esta entrada, te pido perdón por delante si me extiendo aun más que de costumbre porque casualidades de la vida tengo una historia preciosa con esta obra, ponte cómoda que te voy a contar un cuento jajaja

    Verás, este libro se lo regaló un tío de mi padre que vino de NY en inglés, había vivido muchos años allí y regresó con la familia. Como comprenderás en mi casa nadie lo leyó hasta que con los años fue traducida en español. Desde peque lo vi en una estantería de mi casa como una especie de reliquia. Después entendí el por qué de entregárselo a mi padre, pero eso es otra historia jaja Total que en cuanto tuve la oportunidad de hacerme con la traducción del libro lo leí y claro, me enamoré de él. Por eso para mi por muchos motivos es una especie de joya mágica este libro ;)

    Cuando con ocasión de tu reseña al libro de Moñoz Molina te comenté que NY era la cuna del jazz no me refería a que hubiera nacido allí en sus orígenes, me refería tal cual cuentas con ocasión de esta novela a que fue en los clubs nocturnos de Harlem, donde el jazz alcanzó su máximo apogeo, a partir de los años 20 y aun hoy Harlem sigue siendo para el jazz como como Liberpool para la Beatlemanía;) Raza bebe de ese mundo y esa época dorada, no muestra el mundo convencional del negro primitivo y exótico, habla tanto de de mujeres prematuramente maduras, reprimidas por los preceptos morales de la sociedad burguesa o transfiguradas en vírgenes y vírgenes-madre por hombres que no las entienden como de hombres traumatizados y destruidos por la intolerancia o incapaces de despertarse para actuar, hombres que se refugian en la bebida y el sexo para ocultar sus miedos. En Caña, Toomer presagió muchas de las interrogantes y críticas de los años veinte que le siguieron y seguramente muchas de las que aun siguen abiertas hoy...

    Y ya te dejo en paz ... mil gracias ya ves, me has propulsada a mi infancia con este entrada tuya sin imaginarlo si quiera jaja muchos besos y a punto de celebrarse las temidas elecciones en tu tierra que todo lo mejor para ella salga de las urnas LAURA Cataluña se merece bastante más de lo que ofrecen estos políticos de opereta.. en fin... ánimo y suerte mi querida reseñadora oficial! sea como sea disfruta del funde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me alegra que este libro haya despertado esos recuerdos preciosos para ti. Mi admiración por los libros se acrecienta mucho cuando estos tienen una historia añadida, la del propio lector/a o en tu caso la de tu familia. No sé si hay objetos que puedan ser tan ricos y generosos como un libro para transmitir tanto del que lo regala y, a la vez, le diga tanto de lo que piensa sobre el que lo recibe.
      Coincido con todo lo que aportas a la reseña sobre esa especial mirada de un negro, que aparentemente no lo es y que no hace bandera de su negritud para buscar su identidad. Estoy tan harta de identidades que cuando alguien busca su individualidad para integrarse como ser humano sin identidades étnicas, religiosas o culturales (ojo, si alguien admira la cultura soy yo, pero no como factor de separación o de identificación identitaria), me interesa seguro.

      Abrazos y siempre agradecida por extenderte como desees.

      Eliminar
  2. N conozco nada de él, habrá que conocerlo.

    ResponderEliminar
  3. Tampoco conocía al autor ni me sonaba este libro. Y, como sabes tentar tan bien, pues me lo voy a apuntar y probar suerte en la biblio.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya tentado, a ver si lo encuentras.

      Besos!!

      Eliminar
  4. Modernismo, movimiento de Harlem, de inmediato he pensado en jazz, no sé por qué, todo es nuevo para mí, eso es lo dascinante, me abocas a un mundo nuevo en elque al fondo hay perlas que me llaman mucho la atención, renegar de ser escritor negro por ser norteamericano, bueno, se puede ser los dos pero antes que ambos se es persona y creo que por ahí iba el autor. El carácter experimental modernista me llama mucho, esta me la leo seguro. Besos.

    He leído con Melody Gardot :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que te iba a tentar este libro tan especial. Si finalmente lo lees a ver que te parece.

      Se puede ser no solo negro y norteamericano sino, machista, propietario de grandes bienes, conservador, buen padre, violento aficionado al basket, religioso, ateo, etc etc. Lo que odio de las identidades es su afán por homogeneizar para enfrentar a la identidad enemiga.

      Buena compañía para leer ;)

      Besos!!

      Eliminar
  5. Procuro inconsciente evitar la literatura norteamericana, si alguna vez exploro alguna obra calificada de hilarante humor, porqué de todo hay que leer, me ha defraudado y algunas se han quedado a medio leer. Y en cuanto a otras más serias, que no sé, me parece que tratan cuestiones que me resultan ajenas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Oh!! Eso si que me sorprende. Es posible que lea más literatura europea que americana, pero en esta he encontrado a grandes autores que me han aportado mucho. No me parece tan ajena a Europa como dices, pero si es tu experiencia, debe ser así.

      Besos!!

      Eliminar

  6. Como siempre... una reseña completa y sugerente. Tu blog es una referencia donde venir a buscar buena información.
    Muy bueno Johnny Cash. Su versión del tema me ha gustado mucho más que la de Dolly Parton.

    Abrazos

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenido de nuevo al mundo virtual. A mi también me gusta mucho esa versión, pero es que me gusta bastante Cash.

      Abrazos!!

      Eliminar
  7. Tampoco conocía a este autor, pero el ambiente que recrea y del que nos hablas me atrae tremendamente. Tendré que buscarlo.

    Un abrazo, amiga, y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una obra especial, eso sin duda. Si la lees a ver si te gusta.

      Abrazos y feliz semana!!

      Eliminar
  8. Has abierto nuestra curiosidad, tu perfil del autor ocasiona que de ganas de leerlo, saludos.

    ResponderEliminar

  9. Entre tú y 'María' habéis despertado mi curiosidad...
    Tomo nota y ya veremos...
    según me sienta inspirada... ;)

    Besos, petons, muxus y fuerte y cálido abrazo bajo un sol de otoño!!

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, María ha aportado una "historia" preciosa que me ha encandilado.

      A ver cómo va esa inspiración ;)

      Montones de besos con el otoño acogiéndonos en su seno!!!

      Eliminar
  10. Con la música triste y exquisita de "Alabama" leo tus reseñas, me dan ganas de leer todas la novelas que no conozco, que son muchas, a pesar de que no paro de leer.

    Algunas me tientan mucho, así que las apuntaré a mi lista de lecturas pendientes. Es un placer pasarme por aquí, siempre descubro algo interesante.

    ¡Feliz resaca electoral!

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, tengo ganas de leer todas las que sé con certeza que son buenas. Y a veces puede más la mano que el ojo, compro más de lo que puedo leer.

      Gracias, me alegra mucho que encuentres propuestas lectoras que te interesen.

      Feliz semana!! La resaca me da que va para largo.

      Un beso!!

      Eliminar
  11. Me has puesto los dientes largos: años veinte, jazz, negros, Harlem, experimentos narrativos. Habrá que leerla!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Has hecho una buena síntesis de tentaciones!! Y el libro las reúne.

      Eliminar
  12. A ver como hago para no poner tantos puntos suspensivos...
    Algo había oÍdo de ese movimiento en los años veinte interesado en la cultura negra, pero desde luego esta novela no la había leÍdo ni la conocía. Bueno en realidad es como un experimento en tres partes, lo cual es muy curioso. Y el viaje desde Georgia al norte le permitirá radiografiar la situación a lo largo de diferentes ciudades y estados.
    Me sorprendo de cuantas cosas desconozco y de las que nunca conoceré. Esta obra y este autor por ejemplo, gracias Laura, no soy el guadiana, pero a este paso si no lo remedio me convertiré en tres puntos suspensivos. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, es una manía que me parece que es propia del mundo virtual ¿no? Pero haz como gustes, claro.
      Pues en eso de desconocer montones de cosas, apúntame a mi también.

      De eso nada, nunca podrás ser tres puntos suspensivos........................

      Abrazos!!

      Eliminar
  13. No conozco nada de este autor, ni de este período. Pero disfruto mucho de tus reseñas, lo esmeradas, las citas intercaladas, tu estilo, en fin. Son una pieza en sí mismas, como si el libro fuera la motivación inicial, o la excusa, para liberar tu prosa. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado con una sonrisa boba y pensando en lo que me dices. Gracias a ti.

      Eliminar
  14. Siempre que traes un libro del que desconozco todo me lo apunto ya casi antes de leerte :) Y claro, después de saber qué lectura le has hecho pues ya le pongo el fosforito. Poemas, teatro, novela, todo en uno. De esos libros que quieres tener sí o sí porque, intuyo, vuelves a él.

    La cultura afroamericana me atrae especialmente (bah, me atrae la cultura en general...), Negritud, jazz, poemas, mujeres transgresoras... uauu, qué coctel ¿cómo resistirme?

    Gracias ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te resistas :)) Un libro especial que alguien especial, como tú, seguro que disfrutarás.

      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  15. Hola Laura, me atraen muchìsimo las historias ambientadas en campos de algodòn y canaverales, la mano negra explotada, aquellos colores, la poesìa que dices en tu bella reseña, el ritmo de jazz de fondo... todo ello me ha hecho desear encontrar ese libro de Jean Toomer y màs aùn después de leer el coment.de Marìa tan entusiasmado.
    Gracias, amiga, ha sido un placer pasar por aquì. Te abrazo :)










    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chusa, no podrías describir mejor lo que también me atrajo a mi al saber de esta propuesta tan peculiar. Espero que te guste si llegas a leerlo.

      El placer es compartido. Abrazos!!

      Eliminar
  16. Una vez más me descubres un libro, me recuerda un poco a W Carther, echaré un vistazo. Una vez más te cojo el libro..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué novela te recuerda?

      A ver si te gusta.

      Besos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...