sábado, 31 de mayo de 2014

MARIA VAN RYSSELBERGUE, Hace cuarenta años y STEFAN ZWEIG, Leporella.

La casualidad ha querido que estas dos obras estén unidas puesto que las he leído seguidas y en un breve espacio de tiempo. Las dos tratan el mismo tema: el amor. Las dos lo hacen desde un punto de vista radicalmente diferente y, sin embargo, se parecen como dos gotas de agua.


En estas dos obras se refleja un amor que nunca traspasa la frontera de los hechos, su amor es puro relato, conversación, miradas, pasión, desesperación, ternura, miedo, delicadeza, obsesión, elegancia. Sin embargo, María es correspondida y Leporella (Crescenz) no. Son amores secretos, pero el otro  reconoce el amor femenino que, en Hubert (de  Hace cuarenta años)es luz y en el barón (de Leporella) es oscuridad.


Maria y Leporella aman hasta la renuncia más sublime que puede llevar a matar y/o morir. La renuncia de satisfacer y realizar el amor es el grado mayor de sacrificio para un alma enamorada y en ello coinciden dos mujeres muy diferentes: una tosca, cerril y simple (Leporella) y la otra exquisita, delicada, inteligente y elegante.

Son dos obras breves, Hace cuarenta años tiene 85 páginas con dos notas, una de los editores y otra de Natalia Zarco. Leporella tiene 51 páginas.

MARIA. THÉO VAN RYSSLBERGHE

Maria Van Rysselberghe (Bruselas, 1866-1959) es lo que se denomina una escritora “secreta”, una autora de culto de breve obra: Los cuadernos de la Petite Dame, notas que durante un tercio de siglo fue tomando sobre su amigo André Gide; Strophes pour un rossignol, Galerie privée y la fundamental obra que se reseña aquí.

 THÉO VAN RYSSLBERGHE

Hija de una familia culta ligada al arte belga, se casó con el pintor Théo Van Rysselberghe y mantuvo una larga amistad con el escritor André Gide que fue quién le animó a escribir. Una mujer “hecha de otros” que tuvo un apasionado amor, que escribe transcurridos cuarenta años, con Émile Verhaeren, poeta francés considerado como uno de los padres del modernismo y amigo de su marido.


Sobre Stefan Zweig (Viena, 1881-1942) se puede consultar la etiqueta correspondiente.

Hace cuarenta años es el relato del amor apasionado que surge entre Maria y Émile (Hubert en el relato) a finales del siglo XIX en una playa del Mar del Norte, en la casa de la duna. Un amor arrebatado hecho de palabras, de miradas y en el límite, abrazos y besos. Un amor que pese a nacer en un ambiente bohemio de artistas, nunca traspasó de esos límites puesto que ambos estaban casados, amaban a sus respectivas parejas y ellos eran grandes amigos. De esta manera su amor crece, mientras comparten la casa de la duna durante un mes, entre lecturas, paseos y sueños.
Bajo la luz nocturna parecíamos penetrar en una región interior más rica. Todo un mundo nacía entonces, bajo la lámpara, un mundo con caminos insospechados y escalas nuevas (p. 42).
Un amor perfecto que siempre será recordado por Maria porque lo conservó incontaminado, de la rutina del paso del tiempo, en su corazón: Aunque no dominaba mis pensamientos, reinaba desde un punto estratégico: ese del que nacen los mandatos más profundos. No le pedía sino que existiera (p. 19).

Leporella (nombre inspirado en el sirviente de Don Giovanni de Morart) es también el relato de amor de una mujer en la que todo era hosco, áspero y pesado. Pensaba a duras penas y comprendía con lentitud (…) (p. 92). Una criada a cargo del municipio como hija ilegítima acostumbrada a trabajar duro todo el día y que nadie la había visto nunca reír; también en eso se parecía a los animales, pues –cosa quizá más cruel que la pérdida del habla- a las criaturas irracionales de Dios no les ha sido dado el don de la risa, esa bendita expresión de los sentimientos que brota espontáneamente (p. 93).

De forma imprevista esta mujer tosca y obtusa se enamora de su señor, el barón, con una pasión servil y sumisa que deriva en una obsesión tal que llega a vivir a través de él:
(…) parecía como si se hubiera trasladado de su cuerpo al de él; vivía a través de sus sentidos, participaba con placer de todas sus alegrías y conquistas con un entusiasmo casi vicioso (p. 117).
Se convierte, sin que el barón lo comprenda hasta que es demasiado tarde, en su sombra y ¿quién vuelve la cara hacia su propia sombra?


Ha sido un placer leer dos historias con dos visiones diferentes e idénticas del amor.

35 comentarios:

  1. Es curioso como la lectura nos presenta estas casualidades; me gusta pensar que es parte de su magia. No he leído a Zweig tanto como debería, es uno de mis autores escogidos para el reto de los eternos pendientes de este año y espero encontrar este título. La obra de Maria Van Rysselbergue me era desconocida, a ver si lo soluciono pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan estos caminos inexplicables por los que dos obras acaban juntas.

      Zweig es espléndido, junto con Leporella está esa Carta de una desconocida que leí ya hace tiempo que es estupenda.

      Besos!!

      Eliminar

  2. El amor y cómo se vive, se siente... ¿tantas vivencias como personas?

    Había oído hablar del segundo y esa obra pero no de la primera y la suya.

    Tomo nota.

    Que disfrutes del finde!
    A ver si yo hago lo propio y descanso un poco porque he llegao agotaíta... y lo que me queda...

    Molt petonets de sábado, sabadete!!!!

    :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que sí, tantas vivencias como personas, pero tampoco soy una experta en amores, he tenido pocos.

      Zweig me gusta mucho y esta narración corta, Leporella, es impactante. El amor puede ser tóxico también.

      El fin de semana pasó, lo disfruté con comedimiento y la semana ya está mediada, así que no te canses mucho.

      Un gran abraçada i molts petons, estimada!!

      Eliminar

  3. PD: 'El amante de las librerías', la poesía, el fragmento y leer según "Pessoa"... ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy una "ladrona" de todo aquello que me dice algo.

      Eliminar
  4. Tu blog es una maravilla, uno viene aquí a nutrirse de conocimientos. No conocía a ninguno de estos dos escritores y de la forma en que plasmas tus reseñas haces que uno se motive a buscarlos

    gracias Utopia
    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo especialmente a Zweig, no te arrepentirás de dedicarle tiempo.

      Y gracias por tus palabras, para mi es un placer descubrir obras y autores a otras personas y que os sintáis bien en este espacio.

      Abrazos!!

      Eliminar
  5. Qué curioso que se te hayan juntado las dos lecturas. De Zweig no puedo decir nada, está pendiente, incluso parece que le tengo castigado... Pero caerá (algún día). Del de Hace cuarenta años sí, que leído está, e incluso comentado (además sobre la marcha, me acuerdo). Un libro al que (te aviso) apetece volver, y mucho (será por la casita de las dunas). No sé si sabes que tiene otro libro Para un ruiseños en el que rememora la misma época, el mismo amor, pero parece que con más tristeza de fondo.

    Sabes que a mí me costó más entender a Hubert, que me parecía tenía la manija de la relación y marcaba los tiempos. No sé. El amor de María me pareció hermoso, y tan bello escrito... La nota de los editores y el epílogo complementan muy bien el libro. Una joyita.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando elijo lo que voy a leer siempre me dejo llevar por la intuición y por una atracción que nace cuando ojeo las posibilidades en las estanterías donde están las novelas que me "esperan". Como te ocurre a ti, una obra puede esperar años o días, nunca sé el tiempo de espera. Por eso es imposible que forme parte de retos o clubs de lectura.

      Zweig te compensará esa espera, es uno de mis escritores favoritos, pero hay que tomarlo a dosis pequeñas y así alargarlo en el tiempo.

      Me parece que vi esa otra obra Maria Van Rysselberghe, ¿la has leído?

      Quién tuviera esa casa en las dunas :)

      Es difícil entender ese comedimiento, esa contención, en un amor tan profundo. Pero los amores son así, siempre peculiares y excepcionales cada uno de ellos.

      Abrazo!!

      Eliminar
  6. Uno relato, bello, breve y profundo sobre la noche, esa aliada, tan poderosa, capaz de disipar el vértigo y espantar los temores.. Tan bien reseñado, como siempre, que me lo apunto ahora mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos.

      Los dos relatos son de gran calidad, solo que el de Zweig es inquietante. Te lleva a pensar en lo poliédrico que es el amor, en las infinitas variedades de manifestarlo.

      La noche, cuando es espacio de encuentro y disfrute, es nuestra aliada.

      Besos!!

      Eliminar
  7. Que buenas propuestas!
    Cuándo el tema es el amor, bien vale desenredar madejas, abrir o cerrar ventanas y observar pausadamente como amanecer y ocaso son hijos del mismo fuego.

    Besos y regalo Laura.


    La ciudad presentida

    La ciudad los ungió con las luces del alba
    y extendió ante su asombro el viejo laberinto de sus calles.
    Traspasaron el umbral de la mañana. Los ojos
    se habituaron pronto a la belleza de este día.
    Porque en otro lugar y en horas menos plenas
    supieron intuir lo que ven hoy:
    ese reloj que hace vibrar la plaza
    cuando deja caer trozos de tiempo sobre el mundo,
    el rincón soleado donde un hombre muy viejo
    vende objetos inútiles y hermosos...
    Ellos saben muy bien que las cosas que crecen
    bajo este cielo ajeno no son suyas.
    Y querrían
    tenderse para siempre sobre la hierba del verano
    y engañarse olvidando lo que fueron
    antes de estar aquí, antes de haber vivido
    de acuerdo con la vida, con arreglo a la luz.
    Piensan que pronto, en otra tierra, lejos,
    cuando de nuevo vuelvan a sus viejas costumbres
    y otra vez el invierno los habite y los venza,
    recordarán, oscuros, este sol, este sueño
    de libertad que quiso regalarles la vida.
    Pero deciden aplazar las sombras.
    Ahora
    no dicen nada. Están aquí. Se miran.
    La mañana transcurre. Y son dichosos.



    Eloy Sánchez Rosillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser dichosa es siempre una aspiración a la que no renuncio. Sin embargo, para mi no es nada fácil. Mi carácter inquieto, insatisfecho, que busca y busca el palpito vital, la pasión, la intensidad de la vida. Una batalla constante contra la rutina, el aburrimiento y la cotidianidad... Bueno, no me enrollo, que deseo la dicha y que la busco siempre pero se me escapa con facilidad.

      El poema es una maravilla como todos los que me regalas.

      Un inmenso abrazo, querida Adriana!!

      Eliminar
  8. Grande entre los grandes Zweig, una hombre de una sensibilidad enorme, tan enorme que se suicidó junto con su mujer porque temía la suerte de Europa con el nazismo y el fascismo en marcha.
    Por otro lado, tu presentación me ha hecho plantearme algunas dudas y te doy mi palabra que no son sarcásticas.
    ¿Qué quiere decir eso de "un amor que no traspasa los hechos"? ¿Acaso el amor no se basta a si mismo? ¿Las realizaciones del amor son el amor mismo o quizás son otra cosa puede que un producto derivado?
    Estoy convencido de que el amor, por encima de cualquier otra cosa, solo es reflejo del propio yo. Uno se enamora gracias al sentimiento de felicidad que produce las sugestiones del propio yo enamorado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respuesta primera: que no follan, que no hay sexo.
      Sobre si el amor puede vivir sin sexo, no sé qué decirte. Diría que el amor se puede sublimar mucho, pero que es conveniente para la salud personal el sexo. Pero cada cual es mu libre...

      Igual tienes razón, o no, quién sabe. Una de las virtudes que más admiro es la generosidad y sé que existe en el amor. Pero también conozco lo contrario.

      Zweig es uno de mis escritores favoritos. Ahora tengo encima de la mesita de amontonar obras que quiero leer: Novela de ajedrez. Me gusta escancias sus obras para que me duren más.

      Besos!!

      Eliminar
  9. Oh! LAURA, no sabes cómo me ha hecho sonreír esta entrada tuya, en fin, cosas mías ( debí haber leído esta entrada tuya ayer y hubiera tomado tus ejemplos literarios para ilustras una conversación que tuve ;-)

    Siempre pienso que se le llama amor a demasiadas cosas que nada tiene que ver con él, pero bueno, el cómo se le llame a un sentimiento es lo de menos, lo de más es que nos haga sentir bien por dentro, si nos reduce a escoria ahí, en lo profundo, convirtiéndonos en trapos, malamente podremos ayudar a nadie a sentirse a gusto con nosotros. Hay sentimientos que hacen eso con las personas ( parece que es el caso de tu segunda novela) y no soporto que a esos sentimientos aniquilantes le llaman amor. En fin, no sé, desde luego a mi solo me valen los sentimientos que nos hacen sentir mejores, que consiguen aflorar nuestra mejor parte, que nos dejan más a gusto, más plenos, con más ganas de vivir y regalar vida..si producen ese efecto son valiosos, un regalo, vengan como vengan y de quien vengan, si no... con todos mis respetos, quincalla de usar y tirar pitando por el WC antes de que nos escurramos nosotros mismos por ahí con ellos :-) a veces ves a tant@ sabi@ cegat@ con estos asuntos, que no dejo de pensar cada vez más, que la inteligencia conceptual/intelectual nada tiene que ver con la emocional.

    Me ha encantado leerte, como siempre. Muchas gracias y muchos besos LAURA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, estoy convencida que se le llama amor a muchos tipos de relaciones porque cada sentimiento amoroso es diferente al de los otros/as e incluso nosotras mismas hemos amado de forma diferente a los hombres que han sido objeto de dicho sentimiento ¿O tú siempre has amado igual a todos los hombres? Yo no, desde luego.

      Cuando amas a una persona nunca tienes asegurado que te vaya a hacer sentir bien por dentro. La literatura ilustra los amores desgraciados, trágicos, problemáticos. No, el amor no siempre implica bienestar y felicidad. Pese a ellos, muchas personas, yo entre ellas, estamos dispuestas a arriesgarnos por encontrar esa pasión que conlleva el amor.

      Gracias por tu comentario María.

      Besos!!

      Eliminar
  10. Estoy con María, el amor tiene que ser para sumar y ser feliz, aunque a muchos les va la tortura y eso.
    Parecen muy interesantes, tomo nota por lo menos de uno.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, salvo masocas que, haberlos, hay-los, todas deseamos un amor feliz ¿no? Otra cosa es que eso sea factible.

      Besos!!

      Eliminar
  11. Qué interesante mezclar estas dos lecturas!
    Las apunto.
    ; )

    Gracias y...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ha sido. Por casualidad, todo puro azar :)

      Besos!!

      Eliminar
  12. Es curiosa las casualidades que nos regala el leer varios libros a la vez. Me interesa sobre todo la historia de Leporela, esos amores entre personas aparentemente tan distintas siempre me han gustado,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas aventuras lectoras, es decir, cómo una obra te lleva a otra o cómo se produce la casualidad que une lecturas, me encantan.
      Te la recomiendo, es de esos relatos que te dejan en el sitio.

      Eliminar
  13. Como me gusta tu prosa :) Me anoto los dos títulos, los romances no me son usuales (literariamente hablando jaja) así que me gustaría hacerme de uno de los dos, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  14. Gracias :))

    El primero es una joya, un primor. El segundo también pero es un amor tóxico.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  15. Me alegro que te hayan gustado las dos historias.
    Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  16. Tengo el de Van Rysselberghe listo para ser disfrutado, y Zweig siempre es sinónimo de buenas letras, aunque lo único que he leído ha sido 'Amok', del que algo he dicho. Si uno a Zweig con Joseph Roth, me parece que hago una buena síntesis de literatura europea, ¿no?
    Gracias por presentarnos ambos títulos y autores, nuevamente. Siempre es un placer leerte.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero tu opinión sobre Van Rysselberghe.
      Cada obra que leo de Zweig lo engrandece en mi consideración (y no he leído Amok), te lo recomiendo encarecidamente :))

      Gracias siempre, Marcelo Z
      Y besos que vuelan a la otra orilla del Atlántico.

      Eliminar
  17. ¡Me gustara leerlos!
    Gracias Laura es un placer poder compartir esas imagenes contigo
    Un Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el primero te gusta.
      Tu opción por la belleza, siempre me encandila.
      Besos!!

      Eliminar
  18. Ya me he apuntado ese libro, lo había visto en algún sitio, ahora despues de leerte ya he decidido.
    Zweig es uno de mis escritores favorito.
    Un saludo
    Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces nos une ese nexo común: Zweig.

      Un abrazo!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...