sábado, 16 de noviembre de 2013

PAUL AUSTER, Leviatán.

En más de una ocasión he dicho que me considero austeriana aunque no he leído, ni mucho menos, todas las obras de Auster. Mi intención es hacerlo poco a poco, así que me dejo guiar por la intuición o por comentarios que oigo o leo sobre sus obras. Leviatán era una obra que quería leer y le llegó su momento, no puedo añadir ningún otro motivo para su lectura.


Leviatán es una bestia marina del Antiguo Testamento, a menudo asociada con Satanás, creada por Dios. El término Leviatán ha sido reutilizado en la actualidad, en numerosas ocasiones, como sinónimo de gran monstruo. En la novela de Auster es el título que le da a su libro para conmemorar lo que nunca existirá, el mismo título que su personaje principal, Benjamín Sachs, planeaba usar para el suyo (p. 161).
Sobre el autor no añadiré más información, puede consultarse en la etiqueta correspondiente o a través de otros medios puesto que es suficientemente conocido.


Esta obra me ha parecido peculiar respecto a las demás que he leído del autor. Me explico. Una característica de las novelas de Auster es que explica muchas historias con personajes diferentes y luego esas historias se van entretejiendo entre sí de forma asombrosa. Aunque algo de eso hay en esta novela, no me parece que domine como acostumbra en otras novelas como La trilogía de Nueva York o Brooklyn Follies.

Decía en la reseña sobre La trilogía de Nueva York que Auster es el escritor del azar y de la contingencia, no cree en la causalidad y persigue en lo cotidiano las bifurcaciones surgidas por hechos aparentemente anodinos. En esta novela es así sin duda alguna, todo empieza con un muerto anónimo en una carretera de Wisconsin un día de 1990. A un hombre le estalla una bomba y vuela en mil pedazos, pero hay alguien, un amigo, que sabe quién es y empieza a escribir su historia, Leviatán, antes de que el FBI conozca su identidad y lo convierta en un personaje que no es. Así empieza Peter Aaron a escribir sobre Benjamín Sachs, un escritor, un activista, un hombre que ama y es amado.

Sachs, se dice en la novela, tenía un modelo en Henry David Thoreau (1817-62), y su obra La desobediencia civil, un anarquista individualista que fue ensayista, naturalista y poeta y que Sachs admiraba por su planteamiento de vida y su actitud de implacable vigilancia interior (p. 39). Thoreau quería bastarse a sí mismo y en 1845 se retiró a una choza en las orillas del solitario estanque de Walden. La lectura de los clásicos, la composición literaria y la precisa observación de la naturaleza ocuparon sus días. Le gustaba la soledad. En una de sus páginas leemos: El hombre que encuentro suele ser menos instructivo que el silencio que rompe.

(…) Sachs llegó a ser considerado un caso atávico, alguien en discordia con el espíritu de la época. El mundo había cambiado a su alrededor y en el actual clima de egoísmo e intolerancia, de golpes de pecho, de americanismo imbécil, sus opiniones sonaban curiosamente duras y moralistas. Ya era bastante malo que la derecha estuviera en ascenso en todas partes, pero para él aún era más perturbador el colapso de cualquier oposición efectiva (p. 121)

Este fragmento es mucho más largo y extraordinario pero no quiero alargarlo, leedlo por favor. Auster es un maestro combinando lo anecdótico con lo que es importante, tejiendo la trama de novelas que van mostrándonos toda la riqueza y diversidad de los personajes y de sus emociones y sentimientos. En su literatura, y es el caso de esta novela, Auster es laberíntico y un auténtico mago al combinar realidad y ficción, atrapándonos en la trama que va tejiendo como si de una tela de araña se tratara. Peter está casado en segundas nupcias con una mujer que se llama Iris, mientras la segunda mujer de Auster se llama Siri, un juego que a Auster le gusta diseñar y sus fieles seguidores como yo disfrutamos con un cierto regodeo.

Lo mejor de sus novelas son los personajes complejos que va estructurando, en este caso destacaría a tres mujeres: Fanny, María Turner (inspirado en la artista conceptual Sophie Call) y Lillian Stern, las tres ligadas a Sachs. Señala María respecto a su amiga Lillian que le impresionaba ésta por:

(…) su absoluta libertad interior, su forma de vivir de acuerdo con sus propias normas sin importarle un comino lo que pensaran los demás (p. 89).

Y para acabar, mi mayor sorpresa porque yo lloro así:

Entonces ella empezó a llorar, mirándole fijamente y dejando que las lágrimas corriesen por sus mejillas, sin tocarlas, como si no quisiese reconocer que estaba allí. Era una forma orgullosa de llorar, pensó Sachs, a la vez una revelación de congoja y una negativa a someterse a ella, y la respetó por dominarse tan bien. Mientras las ignorase, mientras no se las secara, esas lágrimas no la humillarían (p. 228).


Sin duda recomiendo su lectura, una de las mejores novelas de Auster.

57 comentarios:

  1. Hace muchos años que lo leí. También soy de este autor, y también estoy leyendo sus obras poco a poco. Ahora estoy con Brooklyn Follies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brooklyn Follies es la obra de la que guardo mejor recuerdo, la que me hizo "austeriana", quizás haya leído mejores pero esa me encantó.

      Eliminar
  2. Hoy no leo tu entrada porque tengo hecha la misma reseña para el Reto de Paul Auster y no quiero que me influyas, pero cuando la publique vuelvo a leerla.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no despistarme y leer tu reseña para ver si coincidimos.

      Besos!!

      Eliminar

  3. Creo que 'P. Auster' y yo nos entenderíamos... 'casualidad versus causalidad'...

    'Walden'... lo tengo hace tiempo,
    'Leviatán'... es un regalo,
    ayer me hice con uno recién salido del horno que habla sobre el 'Anarquismo'... ;)
    (ahora sólo hace falta que los lea... o relea...),
    las lágrimas... ésas vienen de serie...
    ...y os robo (a 'Paul A.' y a ti)...
    "(…) su absoluta libertad interior, su forma de vivir de acuerdo con sus propias normas sin importarle un comino lo que pensaran los demás (p. 89)."

    Sólo me faltan los besos...

    Te mando los míos:
    Petons i una molt forta abraçada i cálida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tienes lectura asegurada, ahora faltan las ganas y el tiempo.

      Me fastidia mucho que las lágrimas me traicionen y por eso procuro adoptar esa posición digna tan bien relatada por Auster. También ese fragmento que has elegido es muy revelador de lo deseado.

      Mis besos también para ti (y mis "gracias")

      Eliminar
  4. Desde que leí "la música del azar", tengo en el libro electrónico varios suyos, entre ellos, el que comentas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído el que mencionas, no sé si te gustó.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  5. He leído casi toda su obra.
    Y es una maravilla.
    Para mí uno de los mejores escritores de todos los tiempos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, también lo considero uno de mis favoritos.

      Besos!!

      Eliminar
  6. He pasado muy por encima porque tengo este libro en casa; prometí ponerme con Auster en estos días y pretendo hacerlo, que sé me pierdo de un gran autor.

    Besos, Laura y muy feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las casualidades de las que habla Auster y que conducen a otras casualidades, no dejes de leerlo Aglaia.

      Besos y buena semana!!

      Eliminar
  7. Un gran libro, un gran autor. Un clásico.
    Super recomendable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente de acuerdo, le tenía ganas por que todo el mundo lo nombraba como un imprescindible de este autor.
      Salud!!

      Eliminar
  8. Con una presentación tan apasionada y está puesta en escena, me la apunto en la nota de pendientes. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Como muchos de tus comentaristas he leído ese libro que es una de las grandes joyas de Paul Auster. Has hablado de Thoreau y yo incidiría en el más famoso libro de Thomas Hobbes "El Leviatan" que representa a ese Estado soberano y absoluto que en su perfección evita que los humanos acabemos devorándonos los unos a los otros. También esta obra me ha hecho recordar a Theodore Kaczynski, más conocido por Unabomber, el filósofo y matemático que durante 20 años tuvo en jaque al FBI con sus cartas bombas. Un intelectual que vivía apartado en una cabaña y que fue arrestado tras conseguir que los dos grandes diarios norteamericanos, The New York Times y Washington Post, publicasen su manifiesto anarquista contra los desmanes de la sociedad industrial. Lo llamativo del caso es que siendo personajes tan parejos, la novela de Auster es del 92 y la detención de Unabomber en el 95.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son buenas referencias las que apuntas, especialmente el último, parece una copia del personaje central de la novela de Auster.

      ¿Para que no nos devoremos es necesario un Estado absoluto? No sé si te he entendido bien.

      Besos!!

      Eliminar
  10. Como para dejar pasar este libro tras esta reseña...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! es una estupenda novela, verás como te gustará-

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me encantó este libro cuando lo leí.
    Como todos los q he leído de Auster.

    Me ha gustado tu reseña.

    Buena semana y un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que no se olvida.

      Gracias, un beso!!

      Eliminar
  12. Bueno, Laura. Lo suelo decir: Auster es mi menos favorito de mis favoritos totales, este libro, y veo que a ti también te ha llamado la atención, destaca mucho por su estructura, con el contenido resulté menos impresionado, me parece brillante como está conformado y creo que es el valor más sólido de la obra. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yossi, por lo que veo en este caso es el contenido lo que no te acabó de entusiasmar ¿no?
      La historia es bastante peculiar.

      Un beso!!

      Eliminar
  13. Me pasa siempre, ahora que he dejado de seguir tan de cerca la obra de Auster, que cada vez que leo una reseña de alguna de sus obras me suben unas ganas enormes de volver a esos mundos entretejidos de los que hablas y que no se puede negar que son el sustento de sus obras. No sé por qué, quizás por estar hasta en la sopa, dejé de leerlo y algún día lo retomaré, porque independientemente de su condición de superestrella de la literatura me quedo con cómo me han hecho sentir sus novelas: intrigado por lo que pasa fuera y dentro de los personajes.

    Leviatán, curiosamente fue la primera novela que leí de Auster y recuerdo esa sensación de que una muesca salta dentro del cerebro, Aquí hay algo que tienes que conocer mejor, este hombre sabe de lo que habla y si no sabe lo cuenta muy bien, eso pensé. Me quedé en Brooklyn Follies así que ya veremos cuando vuelve a llegar el momento del azar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo leer guiada por el azar, por eso digo que los libros me llaman a mi y no yo a ellos. Yo voy comprando y los dejo reposar, cuando acabo uno miro lo que tengo y ahí está el azar. Eso sí, hay escritores que quiero leerlos completos si puede ser. Auster es uno de ellos.

      Brooklyn Follies es uno de mis favoritos.

      Salud!!

      Eliminar
  14. Sin duda, hay que leer "Leviatán" y desde luego, será de las próximas novelas que elija. Saludos y gracias por recordarme una de aquellas obras pendientes.

    ResponderEliminar
  15. Aquí otra austeriana declarada. Ahora mismo estoy con "Diario de invierno" y estoy, literalmente, fascinada desde el primer párrafo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los que he leído, está reseñado en la etiqueta del autor por si te aparece mirarla cuando acabes.
      Me gustó también esa "especie" de autobiografía.

      Salud!!

      Eliminar
  16. No he leído nada de AUSTEN . Tendré que empezar por esta recomendación tuya.
    Visitando tu blog , también, he disfrutado de esa preciosa versió, de Summer time, de Sam Cooke . Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te animo a indagar en su literatura, empezar por esta obra sería un buen comienzo pero hay otras muchas posibilidades.
      Es preciosa esa versión ¿verdad?

      Salud!!

      Eliminar
  17. otro austeriano, aunque sólo haya leído tres novelas suyas, pero de pocos autores puedo decir eso.

    con poco tiempo, pero saludarte
    y mandarte un abrazo muy muy fuerte

    ResponderEliminar
  18. Hay artistas que logran trascender el virtuosismo y conectar con esa dimensión universal que todo lo genera. Tal es el caso de la prosa de este escritor que roza el pálpito y respiro de la universalidad.
    Besos querida Laura Uve!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me está tocando lo que no tengo los dichosos comentarios que se me van abajo!!

      Eliminar
  19. He de admitir que le he leido poco. Ahora bien con solo dos, coincido con esa aproximación a la contingencia y a las historias entrelazadas. Parece ser que ahora mismo ha escrito sobre si mismo. Esta no la he leido. Y no te puedes imaginar lo mal que queda uno en muchas partes diciendo que apenas ha leido a Auster.
    Tomo debida nota y me voy a la barra lateral a ver que tienes por ahí....Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. V, a ver si no se va abajo también, me curo en salud y pongo tu nombre y el ojo.

      Sí, Diario de invierno es una peculiar autobiografía (la tengo reseñada si te apetece).

      Pues no quedas mal, al menos en mi casa, cuya dueña ya sabes cómo te aprecia.

      Espero que disfrutaras en caída libre por el lateral.

      Besos!!

      Eliminar
  20. Hoy te lo agradezco, porque nunca sé qué leer de Auster. Leí tres novelas pero creo que no son de las mejores (igual me gustaron, sobre todo El país de las últimas cosas). Y su poesía es magnánima. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darío, esta es una buena apuesta. He leído poca poesía suya, buscaré porque tu recomendación me guía a ella.

      No he leído El país de las últimas cosas, es una especie de dístopia ¿no? Me interesa.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  21. Me gusta Auster del que he leido un par de cosas. Tambien creo haber leido otra novela con el título de Leviatán que no era suya. Tendría que buscar entre mis viejas lecturas repartidas ahora por tres casas diferentes. En cualquier caso, este Leviatán de Auster suena muy bien, lo apunto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más conocido con ese título como indican en otro comentario es del filósofo y político inglés Hobbes, pero no es novela.

      Un abrazo!!!

      Eliminar
    2. Uno, comenta Marcelo Z que en Moby Dick existen muchas referencias al leviatán, ¿¿será esa novela??

      Eliminar
  22. Este es de los multiples autores que desconozco, la verdad. No obstante me quedo con la presentacion de tu blog:

    "PERO HAY UN RAYO DE SOL EN LA LUCHA QUE SIEMPRE DEJA LA SOMBRA VENCIDA"

    Siempre me gusta ver como la luz rompe la oscuridad...

    Un saludo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es nuestro agarradero ¿no?, confiar en que la oscuridad nunca sea total.

      Bienvenido y salud!!

      Eliminar
  23. La tengo presente, sin duda.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a este espacio!!

      He visitado el tuyo y me ha gustado.

      Eliminar
  24. Muy buena reseña. Gracias a esta novela descubrí a Sophie Calle y es una de mis favoritas de Auster. De Paul Auster recomiendo siempre, y por este orden, las siguientes novelas, mis tres preferidas:

    . Leviatán
    . El libro de las ilusiones
    . Mr. Vértigo

    Luego está también la maravillosa "El Palacio de la Luna"... en fin, un abrazo Austeriano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jordi, ya las tengo anotadas y seguiré por ahí.

      Abrazo austeriano (de cruce de caminos???)

      Eliminar
  25. Espero disfrutes de éste link.

    http://elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=1904&pag=2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me conoces.
      Me ha encantado. Gracias!!!

      Besos, "chica que lee" :))

      Eliminar
  26. Está dentro de aquellos que se encuentran en el tótem esperando su momento, Laura. Después de leerte, se acerca al tope de la lista. Lo único que he leído de Auster me ha gustado -'La habitación cerrada', de 'La trilogía...'-, pero tengo entendido que ha tenido períodos en los que mejor no incursionar...
    Leviatán es un término que Melville ha utilizado hasta el cansancio en su célebre 'Moby Dick'. Desconozco el paralelismo -si lo hay- con esta obra. Ni hablar de Hobbes...
    Perece interesante según tu apreciación. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí la trilogía toda seguida (hay reseña si la quieres ver) y sólo me encandiló la tercera, la que has leído tú, La habitación cerrada.

      Ahhh, puede ser esta novela la que menciona Uno pero me ha despistado al decir que era título.
      Eso, ni hablar de Hobbes!!

      Un beso y un deseo de que tengas buen fin de semana!!

      Eliminar
  27. Por lo que te conozco, no me extraña que te guste Auster :))

    Ostras, igual vamos estresados por lo mismo (o como mínimo me da que coincidimos en que corregir es una gran p. ¿no?).

    Abrazos querido Senses!!

    ResponderEliminar
  28. Es cierto.
    Esa virtud de la literatura, y de los buenos escritores, nos proporciona momentos llenos de placer y gozo.

    Besos querido hedonista!!

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...