sábado, 23 de noviembre de 2013

LEER Y LEER... ÁNGEL GABILONDO, Darse a la lectura.

JULIETTE TANG

La lectura es una operación de la vida, y de la misma manera que la vida es trayecto, como dice Cavafis, la lectura nos permite transitar por los mil y un rincones y recovecos que la imaginación construye para viajar, divagar, sentir, experimentar y pensar.
Leer nos permite, con tan solo un libro en la mano y un cómodo sillón, adentrarnos en espacios, personajes, dramas y risas, amores y odios, sin que haya límites de tiempo y espacio.
Ensimismarnos con la lectura es entrar en otra dimensión, en otro mundo, en otra vida. Cerrar la última página del libro es un pequeño drama que solo compensa abrir las tapas del nuevo.
Viajar leyendo, leer viajando, vivir la vida en la lectura, leer para vivir la vida.
Laura Uve

Podría escribir y escribir hasta provocar el aburrimiento sobre lo que significa para mi la lectura, Gabilondo lo dice tan bien que le cedo a él la palabra.


El libro lo compré porque leí unos fragmentos, que me gustaron mucho, en un blog que no recuerdo (y he buscado en varios a ver si encontraba la referencia sin lograrlo).
El libro tiene 205 páginas y el título hace alusión a la entrega del lector que, enamorado de la palabra, se presta, se da a la lectura. Estamos ante un manifiesto en favor de vivir la vida acompañada, siempre, de la lectura.


Ángel Gabilondo (1949), Catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, fue Ministro de Educación entre 2009 y 2011. Y, pese a ser el iniciador de los recortes en materia de educación, he leído su libro sin prevención.
He escrito tantos fragmentos de este libro en el lateral que no sé si puedo decir algo de cierta originalidad. Hablar de la lectura es, para mí, un gancho insuperable. He dicho en más de una ocasión que no concibo la vida sin leer, he escrito numerosas veces sobre el significado de la lectura e incluso tengo una especie de sección dedicada a esa pasión por la lectura en ese espacio tan peculiar, y caótico, como es el lateral.
El libro está construido alrededor de breves capítulos, que no están numerados, pero que son 32, más una presentación y un punto final.

JULIETTE TANG

Leyendo no se entretiene la vida, es la vida. Vivir entre libros conlleva una elección personal que descarta otras posibilidades, no de ocio, porque leer es vital, pero sí de reflexión y meditación. Leer con detenimiento, con concentración, con libertad de criterio, es leer para construirnos, para definirnos. Es siempre una opción arriesgada puesto que nos compromete con las certezas que destilamos de la lectura.
Como he reproducido muchos fragmentos, y lo seguiré haciendo, selecciono uno entre los que más me han gustado:

Llegar a ser de palabra es tarea de toda una vida y la lectura no es una actividad de tiempo libre respecto de dicha tarea. Leer actúa en esa dirección cuando no trata de ocultar, desde una adecuada consideración de la justicia y de la dignidad, lo que es intolerable. Señalamos que éticamente insoportable. Hemos de recordar que la ética no es un estado interior, es un espacio que hemos de crear y de recrear, donde se ofrecen las condiciones y las posibilidades de una vida de justicia y de libertad. La lectura incide de modo determinante en la configuración de ese espacio (p. 191).


Muy recomendable para quien disfruta leyendo y está dispuesto a darse a la lectura.


Imágenes tomadas de google excepto la portada del libro

50 comentarios:

  1. Me parece una gran opción para mis próximas lecturas. Lo voy a incluir en mi lista a los reyes magos...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien pensado!!

      ¿Te has portado bien?

      Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Pues por desgracia para nuestro futuro los jóvenes leen muy poco.
    Las pantallas los convertirán en esclavos.

    Besos.

    ResponderEliminar

  3. Me uno a ti y a ese manifiesto... leer... siempre.
    Y (pese a la larga lista pdte.) me lo apuntó a la de ¡ya! ;)
    Entre otras razones, porque me han gustado mucho todos los fragmentos del libro que has ido escogiendo para 'tu personal y significativo lateral'.

    Buen fin de semana!!
    Petons y un fuerte y cálido abrazo!!

    :)

    PD: También me suelen gustar mucho las ilustracione y fotografías que sueles seleccionar para acompañar esos fragmentos sobre lo que significa 'leer'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutarás con esta amable y rica reflexión sobre la lectura.

      El lateral cobra sentido con lectoras como tú.

      Buen fin de semana, descansa (o cánsate si es tu gusto).
      Un inmenso abrazo!!

      Eliminar
  4. Lo bueno de leer, segun mi punto de vista, es que tu mente es la que hace las imágenes y las situaciones y eso, que yo sepa, no lo ha mejorado ningún artilugio. Yo prefiero el libro de papel, la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, nada como nuestra propia imaginación para, ayudados por el autor, crear nuestro mundo particular.
      No he sido capaz ni de plantearme abandonar el libro de papel (que incluso huelo).

      Buen fin de semana!!

      Eliminar
  5. Y sobre todo, sobre todo, adentrarse en uno mismo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, la lectura siempre nos abre esa posibilidad pero depende de nosotras que queramos iniciar esa aventura.

      Besos.

      Eliminar
  6. ...Harum-al-Raschid pronuncia estas palabras que podemos leer en Las mil y una noches: "Cuando nuestra alma no puede gozar de la belleza del cielo, ni del perfume de los jardines, ni de la vista de las flores no queda más que un remedio: leer, porque el jardín más hermoso es un armario de libros. ¡Un paseo a través de sus estantes es la distracción más dulce y encantadora!...

    J.A. Pérez-Rioja

    Abrazos muchos Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tengo ese fragmento bien guardado en mi cofre de tesoros. Precioso y lleno de sustancia.

      Abrazos!!

      Eliminar
  7. Me gustaría darme a la lectura de este libro en particular, se ve genial, así que va directo a la cada vez más larga lista de pendientes.

    Besos, Laura, feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te prives, Aglaia, date a la lectura (que ya sé que compartimos ese "vicio").

      Besos y buena semana!!

      Eliminar
  8. Y otro libro con el que me tientas... ¿Y van...? Pero éste no puedo descartarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Pues me alegro de tentarte. La verdad es que un libro muy agradable de leer.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Leer es pecar, asi ofícias como una sacerdotisa del pecado, nos tientas con páginas que prometen goces sin fin y como resulta una verdad, caemos sin posible remisión el el pecado. Hoy he entregado mi tiempo a 263 páginas de Eugenides y Middlesex. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, Carlos, qué cosas me dices.

      Espero que esa entrega te haya resultado placentera y así pueda seguir alimentando ese papel que me adjudicas, menuda responsabilidad.

      Dos besos.

      Eliminar
  10. Pinta muy bien, tendré que ponerlo en mi súper lista que pediré a los reyes. A ver si luego saco tiempo para leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver cómo se portan los reyes, pero eso depende de si has sido buena. En noviembre ya poco podemos hacer para arreglar entuertos si hemos sido malas :))

      Eliminar
  11. Una entrada muy buena, incitadora aunque no nos haga mucha falta pero nos gusta sentirnos identificados, dicen que es un hábito que se adquiere, yo cada vez creo más en el perfil de lector nato. Un beso laura :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, sí, es posible que haya un perfil nato. Me recuerdo de muy niña leyendo tebeos debajo de las mantas porque había pasado la hora de estar despierta y yo seguí enganchada a las historias que leía.

      En este libro he encontrado la sensación de leer a una alma gemela, cualquier fragmento lo podía suscribir.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Qué interesante...gracias...me llevo sus palabras sobre la lectura...Creo que a Angel le conozco batante menos, a pesar de haber llegado a Ministro...y me parece que es muy bonito leer, lo que piensa sobre la lectura. Por cierto, creo que tiene también un blog.
    Y ...leyendo tu lateral, estoy muy de acuerdo con lo que dices sobre Blue Jasmine. Esperaba otra cosa...aunque a medida que pasan los días, saco interesantes pensamientos sobre la película...pero sí...me dejó vacía. Cosa que no me pasaba antes con películas de Allen.
    Besos mil!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo lo conocía en su faceta de ministro y más bien me generaba antipatía por ser el iniciador de los recortes en educación. Pero este libro abre otra faceta y he quedado rendida (aunque simpatía no le tengo jajaja).

      A Woody Allen no paro de darle oportunidades porque su primera época me encantó, yo era una seguidora entusiasta de su cine, pero ya hace tiempo que me he ido distanciando de su cine. Siempre hay algo de interés en sus películas porque es un gran director pero me deja con sensación de decepción. ¿No hace demasiadas películas?

      Besos!!!!

      Eliminar
  13. ¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?

    ResponderEliminar
  14. Respuestas
    1. Así, compartimos bitácora.
      Y sí, he sentido que habito un enjambre, especialmente en el mundo virtual.

      Eliminar
  15. Me parece muy bueno, soy adolescente y con respecto a este libro me llama la atencion. Sin duda que leer es como viajar y recorrer muchas aventuras.

    ResponderEliminar
  16. Alejandro, bienvenido a este espacio.

    Si te gusta la lectura tienes el tesoro.

    ResponderEliminar
  17. No sabía que Gabilondo era catedrático de Metafísico pensé que ya había nacido Rector :) Un tipo que cae bien.
    Muchos de los que somos y hemos sido lectores compulsivos tenemos problemas de conciencia sobre todo aquellos que no procedemos de un mundo donde la lectura fuera un acto normalizado. Es ese mala conciencia que te queda cuando tus padres te dicen: "deja de leer que vas a acabar chalado como el Quijote y sal a la calle a divertirte". Pues ese sentimiento de culpabilidad tan aparentemente intrascendente te acompaña de por vida y no hay día en que no te preguntes: "¿no estaría mejor viviendo y no leyendo?"
    Moitos bicos, rapaza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :)) Ya ves, le tengo rendida admiración.

      Comparto lo que dices pero más en el sentido de una cierta consternación al no entender, en ese entorno, porqué tanta dedicación a los libros (en el doble sentido además).

      No, jamás me he hecho esa pregunta, me parece que leyendo vivo y que no dejo de vivir.

      Bicos!!

      Eliminar
  18. He viajado a Estambul mientras leía "Estambul" de Pamuk. Dos viajes que se han enriquecido mutuamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien lo explicas y que envidia me das.

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. La lectura nos conecta directamente con el espíritu de lo humano universal en tiempo y espacio, por medio de ella nos conectamos a esa supra matriz amalgama de pasiones intensas. Conexión que nos puede enfrentar peligrosamente al espejo de la ética, a enfrentar el irracional interés personal a la suma y tejido de intereses humanos en general. Enfrentamiento que justamente al preguntar por lo humano nos puede transformar en humanos, ese es el principal peligro de la lectura.
    Besos querida Laura Uve!!!

    ResponderEliminar
  20. Estoy muy de acuerdo. Pero antes de decir nada no me resisto a comentar que la postura de la chica para leer me ha ocasionado más de dos o tres trompazos de campeonato, y aun así repito.
    Efectivamente, de un tiempo a esta parte se contempla la lectura como mera distracción. Y eso no es incompatible con otras inquietudes. Incluso se da el caso de que un mismo libro puede permitir tantas lecturas que sirve como mero entretenimiento o si se desea, para ahondar en mayores profundidades.

    ResponderEliminar
  21. Anoto el libro. Es que se cortó o pulse algo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un equilibrio peligroso pero atrayente.
      La lectura tiene múltiples caras y la distracción no es negativa, al contrario, todo tiene su momento y la literatura, igual que el cine, ofrece muchas posibilidades.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  22. Más que un peligro es una aventura arriesgada, si no la queremos correr ya sabemos lo que tenemos que hacer, nadar con la corriente.

    Besos muchos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristos, se me ha ido otra vez la respuesta al final.

      Eliminar
  23. Qué buena pinta tiene!! Tomo nota. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que disfrutas y se puede combinar con otras lecturas sin problemas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Vaya! Creo que es posible conseguirlo por aquí. No solo parece atractivo, sino hasta necesario para sobrevivir en la jungla libresca que solemos frecuentar, con tantas propuestas vacías de contenido, que están ahí como 'negocio editorial' y que toman a la lectura más como 'pasatiempo' que como actividad intelectual de reflexión y elaboración. Para mi, la lectura es una actividad retórica; su esencia no radica en la capacidad de empatizar con aquello que se lee, ni una búsqueda de identificar en el papel aquello que se vive, sino que resulta un instrumento de meditación e introspección, de reelaboración personal que intenta hallar las bases de sustento de aquello que nos permite vivir en sintonía con nosotros mismos, con nuestra naturaleza. No persigue tanto el hallazgo de respuestas como la formulación de nuevas preguntas.
    Me ha gustado mucho lo que nos has rescatado del anonimato, Laura. No conocía al autor, pero éste lo apunto. Besos para vos desde estas tierras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcelo, jamás osaría arremeter contra la lectura de "pasatiempo" si no es execrable.

      ¿No crees que que para meditar y reflexionar es necesario que la lectura roce nuestra vida, nuestras experiencias? No consigo ver que algo que nos es totalmente ajeno pueda llevarnos a esa formulación de preguntas. Entiendo la vida que busco en las lecturas de manera mucho más amplia que la mera experiencia concreta, por tanto desde lo humano hay muchas maneras de encontrarnos en la lectura para avanzar en la reflexión.

      Es posible que no te haya entendido bien e incluso que ande equivocada, pero así lo percibo yo, es lo que he querido indicar en el inicio de la entrada con esa reflexión personal que he hecho.

      Besos para vos también.

      Eliminar
  25. las comparaciones son odiosas, pero a este Ministro le ha hecho grande su sucesor, de cuyo nombre no quiero ni acordarme...
    Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca debes rogar que el viaje sea largo, lleno de peripecias, lleno de experiencias. Y la lectura es una de ellas.

    ResponderEliminar
  26. Tienes razón, el innombrable está llegando muy lejos en lo peor que puede caracterizar a un ministro de educación.

    Comparto contigo la importancia de la lectura.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...