sábado, 5 de octubre de 2013

Oscuridad, CORMAC McCARTHY, La oscuridad exterior.

EGOR SHAPOVALOV

Pensando sobre cómo introducir esta reseña, y sin deseo alguno de dar la mano a nadie hacia la oscuridad, me dio por pensar en qué considero como oscuridad y fueron apareciendo en mi interior los miedos atávicos: vivir en el precipicio de la pobreza, en el de la falta de atención sanitaria y en el sentimiento de la pobreza cultural y ética. La falta de amor, no ser capaz de pensar por mí misma, la falta de libertad.


Esa mezcla de oscuridad interior y exterior existe hoy para miles, millones, de personas. Esa oscuridad coincide que es la que aparece en la novela que, sin más demora, paso a reseñar. 


  
CORMAC McCARTHY, La oscuridad exterior.

Otro de los autores que pretendo leer completo aunque tengo que dosificarlo por el contenido pesimista de sus novelas.
La novela tiene 216 páginas y su título podría referirse a la permanente amenaza exterior que procede de tres aterradores desconocidos.

Sobre el autor se puede consultar en la primera novela que reseñé de este autor.

Durmió durante los primeros augurios pálidos del alba, suavemente bañada de bruma fluvial, mientras unos vencejos iban y venían entre los arcos del puente. Y durmió durante el primer calor del día y al despertar vio pájaros diminutos con ojos de sésamo que la miraban desde sus nidos de arcilla en lo alto. Se levantó y fue al río y se lavó la cara y se la secó con el cabello. Después de recoger el fardo con sus pertenencias salió de debajo del puente y reanudó la marcha por el camino. Demacrada y pestañeando y sus harapos agitados por el viento parecía un ser devuelto a la tierra por un milagro siniestro y enviado al suplicio del sol en su astrosa mortaja y su claudicante corporeidad. Las mariposas la escoltaban, y los pájaros que se bañaban en la arena del camino no alzaban el vuelo al pasar ella. Iba tarareando una canción infantil de un tiempo remoto y fenecido (p. 89).

Con esta prosa tan contundente como hipnotizadora, McCarthy vuelve a demostrar su buen hacer literario en una historia centrada en dos jóvenes hermanos a la deriva. Diálogos secos y contundentes, la palabra adecuada para cada momento y situación. Paisajes apocalípticos en el Oeste americano, monstruosidades y temores que vienen de la oscuridad exterior y que van estallando en momentos determinados. El silencio parece apoderarse del relato de manera magistral, un recurso literario que no es nada fácil de utilizar y McCarthy lo hace de forma magistral.

La historia se desarrolla en un lugar indeterminado de los Apalaches y en un tiempo impreciso, entre el siglo XIX y XX. Una joven mujer da a luz a un niño de su hermano, éste lo abandona en el bosque y le dice que ha muerto al nacer, sin embargo ella logra saber que el niño vive y se lanza en su búsqueda por todo el condado. Su hermano también sale a los caminos. A partir de ahí se va materializando esa oscuridad exterior, una amenaza terrorífica de tres desconocidos.


Una excelente novela, muy recomendable. 

57 comentarios:

  1. La buscaré y e contaré la sensaciones que me produce
    Besos André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero, pues, esa opinión con tus sensaciones. Estoy segura de recomendarte a un gran escritor, solo queda por ver si te gusta a ti.

      Besos!!

      Eliminar
  2. Un pesimista es un optimista bien informado.
    Los optimistas han llevado el mundo a la horrible crisis de todo el sistema.
    Si hubieran gobernado los pesimistas nada de esto hubiera pasado.
    Pero claro, el optimismo vende, es simpático y a la gente le gusta que le digan que todo irá bien y tralarí, tralará...

    Bueno, al libro, me atrae.
    Tengo ganas de leerlo.
    Y más si es de un pesimista.

    Besos realistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me horrorizan los optimistas, su alejamiento de la realidad es patético, falso. Si están en el poder nos conducen al precipicio como bien dices. Sin embargo el pesimismo, inmoviliza y no puedo encajar ahí. Intento buscar una posición que, huyendo del optimismo, me permita, desde el realismo, seguir confiando en el ser humano y en nuestras posibilidades de un mundo diferente (no puedo renunciar a la utopía).

      En un gran escritor, me gusta su manera de relatar. Soy consciente de su pesimismo y de las pocas brechas que abre. Por eso lo tomo a pequeñas dosis.

      :)) Besos.

      Eliminar
  3. No corren buenos tiempos para la luz. Habrá que saber conservar la llama dentro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo.
      Pero como no sé vivir sin luz, habrá que encender como sea una candela. Personas como tú me confirman que existen.

      Besos.

      Eliminar
  4. Desgraciadamente ya me he dado cuenta de esa oscuridad exterior que se vive en este país. Y por eso me vuelvo a Viena. Lo he decidido en un impulso, pero en firme.
    El libro que recomiendas desprende esa melancolía y belleza de lo amargo, que conviene leer en dosis pequeñas, para seguir con vida...
    Molts petonssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has descartado algo y confirmado que Viena sigue siendo tu lugar. Lo siento solo porque no nos ha dado tiempo de vernos ahora (estoy a punto de concluir el proyecto que me tiene tan colapsada), pero encontraremos el momento.

      Tu vuelta, ¿conlleva reabrir el blog? Confío en que sí. Nada me gustaría más.

      McCarthy es un excelente escritor, te lo recomiendo encarecidamente.

      Molts Petonssssssssssss!!!!

      Eliminar
    2. Me lo estoy pensando (lo de reabrir el blog...)

      Viena es mi lugar, lo sabía también cuando me estaba despidiendo...

      Seguro que nos vemos pronto. Para Navidad seguro que venog de vacaciones.

      Buscaré el autor, ya te contaré.

      Molts petonsssssssss

      Eliminar
    3. Somos dos por aquí que solicitamos que reabras el blog.
      No nos defraudarás no??

      Eliminar
  5. La lista crece, pero la anoto porque me resulta especalmente interesante. No hay por qué dar la espalda a esos miedos atávicos. Es más, diría que es necesario enfrentarlos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Los miedos hay que conocerlos y ser conscientes de ellos, así la empatía hacia los que están en esa situación es sincera.
      McCarthy te va a gustar, seguro.

      Saludos!!

      Eliminar
  6. Uno de mis libros favoritos de McCarthy, estaba en segundo lugar justo después de Suttree pero ha sido desbancado por el segundo volumen de la trilogóa de la frontera. Es un libro magnífico, de genio, los paisajes en cursiva son evocadores y terrorícos a la vez, muy "gótico-sureño" sin llegar a caer en los estereotipos, más bien recreándolos. Un beso Laura :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela seca, contundente, dura, sin concesiones. Extraordinaria, sí.

      Admiro mucho a McCarthy y me gusta mucho compartirlo con otros lectores como tú.

      Un beso!!

      Eliminar
  7. Que nos llegue de tu propia mano una descripción tan sugerente, que casí da miedo leerla, y además con la profunda reflexión que la encabeza, me ha dejado pensativo, es pues una novela de sufrimiento y sobre el sufrimiento, sin ser apocalíptico, esas amenazas sobre nuestra sociedad son ciertas y muy probables...y quién debería poner los medios para que no nos alcancen, o no puede, o no sabe o no quiere hacerlo, mientras tanto pinta rayas sobre el suelo y nos dice estos de aquí sois los buenos y allá comienza el territorio de los malos. de esos que comen las judias con chorizo, en lugar de monchetas con butifarra...
    un beso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carlos, es una novela de sufrimiento. Solo la inocencia de ella hace que no sea apocalíptico. McCarthy siempre incorpora algún personaje que nos salva, si no fuera así, sería casi insoportable leerlo.

      :)) reparten moralina que siempre beneficia a minorías. Malo cuando la mayoría se lo traga y lo hace suyo.

      ounmillon!!

      Eliminar
  8. Interesante mirada sobre la oscuridad exterior.
    Ser positivo no es sufrir de "posititivis" el amor si no va seguido de acción no sirve de mucho.
    Es ver lo que se necesita y hacerlo, o colaborar para que ésa oscuridad sea menos cruel.
    El padre de Buda no quería que salga al mundo, lo tenía "encerrado" en su palacio lleno de atenciones, rodeado de cosas bellas, él no tenía idea que en el exterior había enfermedad, decrepitud y muerte.
    Algo en su interior le decía que tenía que salir y ver con sus propios ojos el sufrimiento del mundo.
    Él decía que el peor de los males era la ignorancia.

    No podemos quedarnos anclados en la oscuridad y el pesimismo, pero verlo de cerca o vivirlo en carne propia, en ocasiones actúa como un resorte para salir a flote.

    El que enciende una una luz, es el primero en iluminarse y compartir la luz significa que se conoce la oscuridad.

    Muchos besos Lauritaquerida, que tengas un fin de semana luminoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y regalo...

      Vagué por las montañas y vi la niebla azul y el
      despeñadero rojo, y me asombré;
      en la playa donde maniobra el largo impulso bajo
      la marea infinita, permanecí silencioso;
      bajo las estrellas, en la pradera, contemplando la
      Osa Mayor que se inclinaba sobre la hierba del
      horizonte, estuve lleno de pensamientos.
      Grandes hombres, desfiles de guerra y trabajo, soldados
      y obreros, madres que levantan a sus hijos -a todos
      toqué y sentí su solemne estremecimiento.
      Y luego un día miré bien a los Pobres, millones
      de Pobres, pacientes y esforzándose; más
      pacientes que los despeñaderos, las mareas y las
      estrellas; innumerables, pacientes como la
      oscuridad de la noche - y todos destruidos,
      humildes ruinas de naciones.


      Antología
      Carl Sandburg (1878-1967)

      Eliminar
    2. Adriana, no sé qué puedo añadir. Estoy de acuerdo con todo lo que dices y que se resumiría en vivir la realidad, contagiarnos de ella y procurar que, pese a lo negativo, seamos capaces de disfrutar con lo bello, lo emocionante, lo que nos inunda de afecto.

      El poema de Sandburg es una maravilla, gracias.

      Ya ves el retraso que llevo en las respuestas, casi que toca desearte un buen finde por llegar.

      Besos

      Eliminar
  9. Y lo malo es que a esa oscuridad cada vez se acercan más y más personas en este país...
    Con el autor aún no me he estrenado, no tengo perdón...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pese al optimismo de algunos ministros. Qué distantes viven de la realidad.

      Tiempo al tiempo, pero es una autor que hay que leer desde mi punto de vista.

      Abrazo!!

      Eliminar
  10. Lo anoto, porque por ahora no está mi body para pesimismos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se pueda Tracy, el cuerpo nos tiene que pedir todo :))

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Todos tenemos una buena cuota de oscuridad en nuestro interior y creo que es inherente al ser humano, pero no es fácil asimilarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscuridad y luz, es difícil que exista la una sin la otra. La luz nos resulta fácil aceptarla, claro.

      Besos.

      Eliminar
  12. Me gusta este autor y esta novela pinta muy bien.
    Coincido contigo en que prefiero dosificarlo.
    Como siempre,encuentro interesante que pongas un pequeño fragmento.

    : )
    Ub beso,
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me imagino leer a McCarthy seguido, ufff, sí, definitivamente, poco a poco.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Este fue el segundo libro que leí de McCarthy, y me impresionó más que La carretera. Después de eso, he decidido que leería todo lo que hay publicado. Es curioso porque siempre que se habla del autor, me debato sobre cuál es mi novela preferida, aunque creo que me quedo con Suttree. El próximo será Hijo de Dios.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho La carretera, con ella me quedé prendada del autor y sigo pensando igual. Pero cada una nueva que leo se mantiene mi interés por él, Sutree es excelente. Pues mira, igual me animo con Hijo de Dios y así coincidimos.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Me temo que el amigo Cormac, que ya me ha tentado en varias ocasiones, no está en el gabinete de mis lecturas inmediatas. Quizás porque es otoño y la oscuridad está a la vuelta del camino. Ya se sabe que cuerpo y mente deben ajustarse a los vaivenes climáticos para no caer en la frustración y la desesperanza. Lo que noto en lo que he leído de él, es que es demasiado enfático, rellane los párrafos de muchas adjetivaciones pesimistas como si a cada momento tuviera la necesidad de decirnos que está contando un relato muy triste.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía en otro comentario, hay que encontrar el momento de cada lectura y autor. Y McCarthy es un gran autor pero seco y duro.

      Quizás es que a mi me gusta la adjetivación y busco fragmentos donde existen. Es más bien un autor seco y al que pocas palabras le sobran. Es defecto, pues, de la que opina y no del autor.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  15. Miedo me da adentrarme en temas de oscuridades. Pero el parrafo es hermoso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo comprendo.
      Es un gran escritor. En la actualidad de los que más admiro.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  16. Yo sólo he leído de este autor EL SUNSET LIMITED. Trata de un encuentro fortuito en el Metro de N. York de dos personajes - un negro y un blanco - que mantendrán un diálogo conmovedor y violento. Ambos defienden visiones del mundo totalmente opuestas. Ambos coinciden en un propósito: encontrar sentido a la vida.. Recomendable, también

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmm, una de las obras de teatro. La tengo apuntada (bueno, tengo toda su obra apuntada porque pienso leerla toda).

      La pondré en un buen sitio para leerla pronto.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  17. Me ha gustado tu definición de oscuridad. No sé si en algún momento lo leeré, pues eso de que sea pesimista me asusta un poco, pero tomo nota de todas formas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre digo lo mismo, hay que encontrar el momento adecuado para cada lectura.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  18. Una prosa rotunda, Me encantó esta entrada, Uve. Sobre todo, la desnudez de tus miedos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así son los miedos ¿no? afilados y acongojantes.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  19. Éste no ha llegado aun por aquí, Laura, y 'El Sunset Limited' no tuvo buena acogida de la crítica. No obstante, tengo 'La carretera' para iniciarme en el autor.
    De la oscuridad exterior como tu la entiendes, Sudamérica es un muestrario y, por lo que leo en comentarios anteriores, España también está yendo en ese sentido. Un viejo profesor de Historia me dijo que las crisis y la marginalidad son parte de todas las épocas, sólo que ahora son más evidentes y están televisadas... Un beso grande para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La carretera es perfecto para empezar con este autor. A mi me encanta, es el que me hizo adicta a él.

      Lo sé, el mundo está lleno de oscuridad, McCarthy no habla de ciencia-ficción, por eso son más tremendas sus historias.

      Un beso!!

      Eliminar
  20. Difícil relacionarse con la simbología de esta novela sin haberla leído, ya que cada uno de sus elementos puestos dentro de la obra no son gratuitos sea consciente o inconscientemente. Mas sinembargo me atrevo a comparar la oscuridad exterior tal literalmente como la oscuridad física, cualquier ser humano sin una lumbre en las tinieblas solo se desplaza a tientas aprovechando al máximo el instinto y cualquier señal que le otorguen los sentidos. Hay una gran diferencia estar en la oscuridad en medio de hostilidades en franca competencia por lo más básico para la sobrevivencia y en condiciones de marginalidad que impone un mundo sediento de ilusiones que pasan muy por encima de la consideración humana y estar en la oscuridad bajo la seguridad y la tibieza de un corazón enamorado y deseante. Ir a tientas desde la carencia por siempre de seguro termina por aplastar la esperanza en un ambiente de angustiosa pesadilla. Cómo gestionar tales situaciones en condiciones tan adversas dan para valorar con atención esta propuesta y exploración de la oscuridad exterior por este novelista y tan convincentemente expuesta en esta reseña por nuestra querida Laura Uve.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso lo mismo. A la pobreza y la miseria se puede unir la soledad en el amplio sentido de la palabra, la esclavitud de mente y voluntad, la falta de valores básicos y otras muchas miserias que no son solo materiales.

      Vivir con la preocupación de lo más imprescindible es terrible. Vivir en el abuso y perdida en una red de difícil salida, el infierno.

      McCarthy es un experto novelando esas situaciones. Por otro lado siempre deja una chispa de esperanza, pero solo es un pequeño resquicio.

      El vídeo que aportas es muy interesante.

      Besos!!

      Eliminar
  21. El último año la luz subió un 62 %. No se si quieren que volvamos a la caverna. Pero imágenes como esta qiue colocas y autores como este lo impiden. A mi no me parece pesimista. No lo veo calimero ni chavo del ocho. Lo suyo, como lo tuyo, es lucidez. No lo he leido de modo que otro que va a lista.
    Si la invisible vuelve a Viena, moción para que vuelva al blog. Que lo sepa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias V

      Totalmente de acuerdo con lo que dices de McCarthy. Me da que sí, que quizás quieren que volvamos a las cavernas.

      Apoyo tu moción y ya se lo he dicho por todos los canales que ne unen a ella :))

      Un abrazo!!

      Eliminar
  22. tiempos oscurlos, malos tiempos para la lírica, que decía aquel,
    pero siempre habrá rendijas por donde se cuele la luz.
    y ahí estamos, buscando(nos)
    preguntando(nos)....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas rendijas, creativas y rebeldes, que nos impulsan a la rebelión son lo único que tenemos.

      Un abrazo!!

      Eliminar

  23. Hola 'Laura':

    Y qué te cuento yo sobre la/s oscuridad/es... Tal vez que, aunque parezca mentira, dentro de ella, descubres luz/luces, por lo menos las necesarias para ver/aprender a ver las cosas como son, tal cual... puro realismo... ¿mágico?... ;)... Y también para descubrir que, a pesar de todo, existen flores que germinan y crecen entre el estiercol, pero flores al fin y, tal vez por eso, de una belleza especial y excepcional, no de las que ganan concursos, pero sí más auténticas, más de verdad...

    Vivimos tiempos difíciles, más para unos que para otros, pero que de una manera u otra, nos afectan a muchos en distintos aspectos y de diferentes maneras...
    Con todo y, aunque no veamos el final... creo que hay que intentar seguir luchando día a día, cada uno como pueda, sepa y quiera... y no perder la esperanza... por pequeña que sea, si no ¿que nos queda?

    Para mí no es ahora el mejor momento para esta lectura... pero el autor sí que lo tengo apuntado hace tiempo para hincarle el diente cuando se presente la ocasión propicia... ;)

    Petons y un fuerte y cálido abrazo... de parte de una que convive a diario con personas que nadan entre las aguas de esos miedos que temes...

    :)

    PD: Espero que el 'proyecto' marche muy bien, calculo que tienes que estar terminándolo. Seguro que te está quedando redondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy bien segura de que en la oscuridad de la pobreza y de la falta de casi todo aparece la luz. No olvides que yo también estoy en contacto con ella, sus hijos/as pasan todo por la enseñanza obligatoria y en plena adolescencia.
      Mi origen social es muy humilde y estoy orgullosa de ello.

      Pues digo lo ya dicho, que cada libro tiene su momento y que no hay que forzar las cosas. Hay mucho tiempo para encontrarnos con los escritores excelentes.

      Calculas bien. Espero que te guste la imagen que te he enviado.

      Muchos abrazos y dos besos sonoros :))

      Eliminar
    2. Buenos días, Laura:

      No me había dado cuenta de tu contestación hasta ahora que estaba repasando algún post tuyo anterior y curioseando por tu lateral las novedades que pudiera haber.

      Pues lo dicho... qué te voy a contar yo a ti sobre oscuridades y luces... las conoces bien... Lo duro y lo triste, lo que quema... pero también lo que nos salva... la lucha en, desde y por la esperanza, la luz por excelencia... :))

      Besos de domingo.

      :)

      PD: Me gustó, sí... Y me dejó una sensación de "dèjá vu", aunque no sé por qué. Esa ilustración o dibujo/pintura... ¿es conocida o de algún artista conocido?

      Eliminar
    3. A mi me gusta mucho Egor Saphovalov y ya he puesto otras fotografías de él.

      Besos domingueros!!

      Eliminar
    4. Hola otra vez:

      Me refería a la de la portada de tu libro.
      Aunque la fotografía de 'Egor Saphovalov' también me gusta.

      Eliminar
  24. Querida Laura recordé que hace tiempo cité este vídeo en mi blog que ahora considero conveniente traerlo para esta conversación sobre la oscuridad: Oximoron
    Besazos Historiadora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez estoy más convencida de que existe, como dice Nietzsche, una moral del esclavo, del rebaño y que hoy viene fomentada por unos medios de comunicación manipuladores y que fomentan el pensamiento único. Solo la voluntad de ruptura y el espíritu creador puede poner fin a esa rutina que tan bien recoge este Oximoron.

      Besos!!

      Eliminar
  25. Tengo pendiente a McCarthy, aunque lo más seguro es que empiece por "La carretera", que tiene el argumento que más me atrae. ¿Lo has leído?
    1beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La carretera es soberbio, sigue siendo uno de mis favoritos.

      Besos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...