sábado, 19 de octubre de 2013

IMPONDERABLES Y MAGGIE O’FARRELL, Instrucciones para una ola de calor.

QUINT BUCHOLZ

Un imponderable es  un elemento, circunstancia o hecho que sucede de manera inesperada e inevitable y tiene consecuencias que no se pueden conocer o precisar. Siempre me ha hecho reflexionar la influencia que tienen en nuestra vida los imponderables: un encuentro fortuito, un accidente, un cambio de residencia, una ola de calor. ¿La vida es un conjunto de imponderables que vamos afrontando y resolviendo según sabemos y podemos? ¿Nos abrimos a las posibilidades y sorpresas de los imponderables o preferimos planificar nuestra vida al milímetro para cerrarles el paso?
Me resulta difícil planificar la vida para prever todo lo que sucederá y resolverlo con anticipación. Prefiero el riesgo de dejar que los imponderables me sorprendan y reten mi capacidad de reacción (sé que no siempre son positivos y agradables). Me encantan las sorpresas y las posibilidades, las contingencias, las probabilidades, las eventualidades, las casualidades, las ocasiones que presenta la vida, en definitiva.
En esta novela, una sorprendente ola de calor en Inglaterra es el imponderable.



MAGGIE O’FARRELL, Instrucciones para una ola de calor.
El libro ha llegado a mis manos por recomendación de mi librera R., a las dos nos gusta hablar de libros y, a ella, del mundo editorial. No suele adoptar la posición de recomendar, al menos conmigo. Sólo si elijo una novedad que está segura que no tiene calidad, se las agencia para sugerírmelo y, a veces, dice: sin embargo ésta, ---, me ha parecido una buena novela. Pues este fue el caso de la que reseño a continuación.
Instrucciones para una ola de calor tiene 313 páginas y su título responde a la ola de calor que padeció Londres en el verano de 1976 y las consiguientes medidas recogidas en la “Ley de emergencia contra la sequía”, que fue aprobada ese año, sobre el agua y la situación de emergencia que se podía producir. Algunas de estas medidas  aparecen en el inicio de cada capítulo.
Maggie O’Farrell nació en 1972 en Irlanda del Norte y es periodista y escritora. Debutó como novelista con After You’d Gone (2002) y ha publicado cuatro novelas más, incluida ésta última que aquí se reseña.


Instrucciones para una ola de calor está dividida en cuatro capítulos, los cuatro días, del 15 al 18 de julio de 1976, en que Robert Riordan permanece desaparecido de su hogar en Highbury, Londres. La novela concluye en Irlanda donde su mujer Gretta y sus tres hijos, Monica, Michael Francis y Aoife, lo encuentran.
La novela va desvelando las relaciones amorosas y familiares de los personajes protagonistas y una trama de secretos que introducen en la trama misterios por desvelar. Aun cuando la novela se centra en las múltiples concesiones y compromisos que se tienen que ir haciendo a lo largo de la vida en la familia y con la pareja y los hijos, está escrita a ritmo de thriller y aunque  
empieza como si fuera una novela costumbrista de una familia irlandesa emigrada a Inglaterra, enseguida va creando interrogantes que te mantienen en vilo para ver por dónde se van resolviendo.

Pero Gretta guarda una extraña inmovilidad. Y Monica conoce esa curvatura hacia debajo de la boca, esos párpados algo entornados. Es el gesto que compone cuando ha oído alguna palabrota, cuando se la reprende por alguna compra absurda, cuando le piden que dé cuentas del paradero de alguno de sus inútiles parientes. El gesto que compone cuando se dispone a reinventar, a editar, a dar una versión revisada y corregida de una conversación, un encuentro o un evento de su pasado (p. 250).

La novela está bien escrita y muestra una gran perspicacia para las complicaciones de las relaciones familiares. Aunque muestra la crudeza que puede darse en dichas relaciones, es indudable la ternura que siente por los personajes que construye, especialmente me ha gustado la complejidad de Aoife (Eva en irlandés, un nombre con una sola consonante).

La lista de cosas que no podía hacer parecía interminable. Era incapaz de darle a una pelota, ni cogerla, era incapaz de escribir, incapaz de tocar un instrumento, incapaz de cantar sin desafinar, incapaz de integrarse con la gente, siempre estaba al margen, siempre misteriosamente aislada, extraña, diferente (p. 97).

Las dificultades de adaptación de los católicos irlandeses, y los problemas para ser aceptados en Inglaterra por el terrorismo del IRA con quien los relacionan, queda trazado en pocas pero clarificadoras pinceladas.

Aquello tampoco lo entenderían nunca sus hijos, nacidos en Londres: lo duro que era todo entonces, cuando en Irlanda no había trabajo, cuando no se podía hacer nada, cuando los barcos que transportaban el correo se llenaban de desesperados que acudían a Inglaterra para ganar cuatro perras. Sus hijos creen que lo han pasado mal: cuando se metían con ellos en el colegio, cuando contaban insultantes chiste delante de ellos, cuando los hijos de ciertos vecinos alegaban que sus padres no les dejaban jugar con sucios católicos. Pero no tienen ni idea de lo que significaba ser irlandés en la Inglaterra de aquel entonces, hace mucho tiempo, hasta que punto te odiaban y despreciaban y te faltaban al respeto (p. 241).

Una novela que me ha sorprendido agradablemente, quizás el final está demasiado edulcorado para mi gusto, pero que recomiendo.


Imágenes (excepto la portada del libro) tomadas de google.

48 comentarios:

  1. Ya me la han recomendado en algún otro sitio, y tengo ganas de leerla. A ver si saco un rato...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que te resultará interesante.

      Besos!!

      Eliminar
  2. Me resulta atractiva la novela.
    Lástima de ese final edulcorado.
    No suelen gustarme.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni a mi, sobre todo porque no me resulta creíble y eso para mi siempre es un fallo. La carretera de mi admirado Cormac McCarthy tiene, para mi, un final edulcorado, y mira que es dura la obra.

      Besos

      Eliminar

  3. Los imponderables... los bombones de la vida... a veces pompas... a veces bombas...

    Me interesa, me lo apunto a pesar de... la lista de pdtes. y de ese final.

    Hablando de 'ola de calor'... aquí, ayer, 27 grados... sin velo, eh?... :P

    Buen fin de semana, petons i cálida abraçada!!!!

    :)

    PD: Me gusta mucho 'Quint Bucholz' y esa canción/vídeo de 'Lucinda Williams'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nunca son pompas o bombas solo. Y lo peor es que nunca sabemos por dónde saldrá el puñetero imponderable. Sin embargo ¿qué sería de la vida si todo fuera previsible aunque fuera pompa?

      Aquí sigue esa temperatura, puajjjj, estoy hartica.

      Bucholz siempre me sorprende, por eso pensé en su obra para ilustrar los imponderables :))

      Besos!!!!!!

      Eliminar
  4. Otra más que se irá a la lista interminable, claro; agradezco tu recomendación.

    Besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa lista plagada de propuestas ¿no?

      Besos y feliz semana!!

      Eliminar
  5. Muy buena librera, sin opinar, consigue que tengas tu propia opinión, siempre acompañándote en el camino, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es excelente, por eso sigo siendo clienta suya.

      Besos!!

      Eliminar
  6. A nadie le gustaría estar en los imponderables sufridos por los irlandeses en Inglaterra descritos en la novela.
    Besos Laura Uve!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, siempre es incómodo que te atribuyan lo que no eres por no ser de la misma tribu. Sé de lo que hablo viviendo en Cataluña.

      Besos!!

      Eliminar
  7. Parece interesante el planteo, Laura. Lo apuntaré, junto con el de Rahimi. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  8. La transcripción, no sé sí britónica, de letras, F en V, o de irlandeses en britanicos renunciando con ese tránsito a su orgullio o a su independencia personal, que tampoco juzgo a los emigrantes, lo que sería cínico por mi parte. No me gustan esos imponderables que la vida nos lanza como retos inesperados, siempre me acaban restando tiempo de la siesta y en cuanto a las olas, de mar, de frío o de calor y a las inútiles recomendaciones de los gobernantes mejor será no hacerlas mucho caso y tener sentido común...Me atrae la recomendación y me lo apunto en la lista de pendientes...
    Un beso o dos, por si tengo alguno pendiente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salir de la tribu y por ello tener otra visión de las identidades, siempre resulta interesante pero, a la vez, incómodo si no te adaptas del todo a la nueva religión, uyyy perdón, a la nueva nación :))

      Los imponderables existen siempre, da igual el tiempo de siesta que nos resten, así que mejor liberarse de planes y controles y ejercitarnos en el sabio arte de afrontarlos e ir solucionándolos conservando lo mejor de ellos.
      ¿Nosotros no somos un imponderable? En este caso un bello imponderable.
      La calidad de nuestros gobernantes me lleva a tu misma conclusión, mejor buscarnos la vida.

      Besos!!

      Pdt: tú sabrás si tienes cuentas pendientes conmigo :))

      Eliminar
    2. Siendo componente de una tribu especializada en saltar rayas, con bicicletas para allá y con café para esta parte, descendiente de Feijoo y de Dacal, vecino de un Iscariote y amigo de un Lestón, nieto de Noé y fruto de incontables mestizajes, no puedo opinar sobre los nacionalismos porqué la risa no me deja razonar ni creo que merezca la pena hacer el esfuerzo...
      Nunca se altera mi siesta ni un minuto, debe pues, ese nosotros, ser ligero y fresco como el aire y siendo en común la primera del plural somos ponderables o equilibrables en contrapeso y por ello nada imponderables y nada de tal hay en la menos común acepción de exageración y muy faciles de distinguir con anteojos de aumento...
      Un beso, que si acaso no es necesario para pagar deudas, me lo ingresas en la caja de las querencias, para que vaya, si te parece rentando, algunos intereses y me retornas dos....que aquél medio que me dejarás me supo a poco...
      Jajaja......

      Eliminar
    3. En la risa que te generan los nacionalismos coincidimos. También pertenezco a una peculiar tribu a la que las rayas provocan alergia, anacionales y con vocación de pertenencia a la humanidad.

      Vaya trabalenguas que has organizado. Solo diré: TAM!!

      Pues ingresa en esa caja ounmillón y así acabamos antes :))))

      Eliminar
    4. Ah no, lo siento pero no puede ser, en mi vocación de gestor no se pueden echar las cuentas a ojo, debe justificarse cualquier gasto o inversión...

      Eliminar
    5. Bien, no quería entrar en detalles pero si insistes, te cedo la palabra.

      Eliminar
  9. La compré este verano, en plena ola de calor. Cosas de esas raras que hacen que elijas un libro y no otro: calor, un libro que te da instrucciones para hacerlo más llevadero, una sinopsis en la que atisbas esas relaciones familiares tan profundas y tan complejas, lo que dices y lo que callas... Pues a la saca que me la llevé. Aún no la he leído porque una cosa es adquirir el libro y otra cuándo se convierte en lectura, pero acabo de echarle una mirada al libro en la estantería y ha vuelto a haber cierta conexión. Creo que hasta le perdonaré el final edulcorado ;)

    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De sobra lo sé, tengo una buena reata de libros comprados y sin leer, pero ahí están para hacerlo cuando llega la oportunidad. Me gustaría mucho saber de tu opinión cuando lo leas.

      Merece ser perdonado ese final, aunque siempre es un fallo.

      Saludos!!!

      Y bienvenida a este espacio.

      Eliminar
  10. Yo intento cerrar el paso a los imponderables pero soy muy malo en eso. Afortunadamente.
    Me gusta el tono de los párrrafos y me interesa esa época en Londres. Me la apunto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lucho ya contra ellos, sé que es inutil, así que trato de solventarlos conforme se presentan y confiar de que de casi todo podemos extraer algo positivo (aunque sea una miajica).

      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Siempre me fío de tus recomendaciones y no me va nada mal. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Tracy. Si lo lees a ver si te gusta.

      Eliminar
  12. No me sonaba de nada. Y te voy a hacer caso y me llevo el libro apuntado, que me gusta lo que cuentas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este finde compré una recomendación tuya: La mujer de papel, a ver cuando la puedo leer. Le comentaba a una amiga que ahora casi todo lo que leo es recomendación de bloggers, me fío más que de los críticos profesionales. Por supuesto tengo unos autores clásicos y favoritos que siempre me acompañan.

      Un beso.

      Eliminar
    2. Me pasa lo mismo, que todo lo que leo es por recomendación de blogueros, que me fío mucho más. Aunque también tengo esos autores que siempre me acompañan. Espero que te guste La mujer de papel! Que si no te convence, me voy a sentir culpable...
      Besotes!!!

      Eliminar
    3. De eso nada, las recomendaciones son eso, nada más.

      Besos!!

      Eliminar
  13. También me gustan los "imponderables", porque generan "incertidumbre", aceptar la incertidumbre es aceptar la sabiduría de lo desconocido..."no se lo que sucederá, pero espero lo mejor, porque se que estoy en el momento adecuado, en el lugar adecuado", es lo que pienso cuando me surge un imponderable
    En ocasiones nos da la sensación de que optamos mal, pero a mi criterio no existen las casualidades, sólo causalidades, toda causa genera un efecto.
    Me entrego a la sabiduría infinita y sólo espero lo mejor, jaja, tal vez parezca ingenuo, pero creo en ello.
    Me encantó el video de Vinicius, María Creuza y Tonquinho...tengo muchísimos "discos" y "CD" ayyyy, que cosa tan bonita!!!
    Hoy 19 de Octubre Vinicius cumpliría 100 años....
    Besos dulce Laurita, que tengas un excelente fin de semana.

    Saravá !

    http://www.youtube.com/watch?v=F_4tC2eInFo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, la sabiduría de aceptar, asimilar, integrar lo desconocido, lo sorprendente.

      Espero ser capaz de sacar lo mejor de cualquier situación, igual también soy ingenua. Pues ya somos dos.

      Tengo una amigo que es un enamorado de este tema y, en general, de Vinicius. Compartiré con él tu regalo.

      Y tú que tengas una estupenda semana. Tu capacidad para lograrlo siempre es una inspiración.

      Muchos besos!!

      Eliminar
  14. "Me encantan las sorpresas y las posibilidades, las contingencias, las probabilidades, las eventualidades, las casualidades, las ocasiones que presenta la vida, en definitiva." Me identifico!
    Apunto la novela.
    Puedo soportar un final feliz...a no ser q sea almíbar empalagoso!
    ; )

    Buena semana,kissss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos dos (bueno y Adriana y X por lo menos).

      No lo es, solo que me pareció que no debía acabar tan bien como acaba, pero empalagoso no es.

      Buena semana!!!!

      Eliminar
  15. Disculparemos, entonces, ese final edulcorado. Creo que no se puede palanificar una vida para sortear los imponderables. Y si es posible hacerlo, creoq ue sería únicamnete bajo la premisa de "no vivir" Saludos Laura y agradecimientos de nuevo por tu recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo: no se puede ni es deseable.

      Me parece que se puede disculpar, sí.

      Abrazo!!

      Eliminar
  16. Este título en concreto no me suena de nada, así que me propongo investigar un poco más. El tema de fondo resulta interesante. Gracias por la descubierta. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué encuentras. Yo me dejé guiar y disfruté su lectura sin llegar al entusiasmo.

      Abrazos!!

      Eliminar
  17. Me interesa mucho el tema, justo el otro día me apunté otro con este telón de fondo temático pero ahora mismo se me ha olvidado el título, cuando me acuerde te lo digo por si te sirve de lectura complementaria, yo me pienso poner con el tema y este cae seguro. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si recuerdas el título ya me dirás. Los imponderables me interesan sí.

      Besos!!

      Eliminar
  18. ¿Tienes un pacto con el diablo, Laura? ¿De donde sacas el tiempo para leer y hacer tantas cosas sabiendo como sé lo que eres capaz de currar? En tu caso no son imponderables, es una planificación al milimetro de tu tiempo lo que te da magníficos resultados.
    No conozco ese libro, sería pretencioso hablar de lo que no conozco. De la narrativa inglesa actual me quedo con esos relatos medio costumbristas medio autobiográficos de autores estupendos que incluso son magníficos guionistas de cine. Hace muy poco que leí El buda de los suburbios de Hanif Kureishi, el guionista de Mi hermosa lavandería, y Fiebre en las gradas de Nick Hornby, que como el anterior ha hecho guiones para Stephen Frears.
    Besos de lunes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiii, hay pacto :))

      Una clave es que no veo TV, nada de nada, ni series ni nada. Vivo desinformada y desubicada del mundo. He tenido que elegir y prefiero vivir en el mundo de la ficción.

      ¿Y te gustó esa obra de Kureishi?

      Me gusto Mi hermosa lavandería.

      Besos de miércoles!!

      Eliminar
  19. Me gustaría echarle una ojeada, me hizo pensar en algunas historias de Saramago. Sobre todo la de la ceguera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribe de otra manera y afronta los imponderables de forma más banal que Saramago.

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Bueno, a mí también me gusta que los imponderables me sorprendan, lástima que no siempre es grata la sorpresa, pero, sí, me gusta amanecer con la incerteza esa de qué ocurrirá hoy...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra al "club". Me da la impresión que estamos más abiertas a las sorpresas las mujeres.

      Abrazo!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...