sábado, 9 de marzo de 2013

JAZZ, POESÍA, PALABRA… JOAN MARGARIT.

 El viernes pasado, 1 de marzo, asistí a un espectáculo llamado Paraula de Jazz para el que tenía entrada hacía muchos días. La sala es especial, una cava en la Plaza Real de Barcelona que funciona como club de jazz hace 53 años.









El espectáculo es sencillo, Perico Sambeat Trio (además de Sambeat al saxo alto, Rai Ferrer al contrabajo y Xavier Monge al piano) tocan su jazz en función de las necesidades estéticas de la lectura de los poemas. Estos tienen que ver con el jazz, con las vivencias personales de los poetas y, en definitiva, con la vida. No se me ocurre mejor manera de celebrar la vida que compendiar mi música favorita con la poesía y, en concreto, con un poeta al que admiro profundamente, Joan Margarit.


Tengo que confesar que no conocía a Pere Rovira y que me dejó encandilada. Ambos destilaban su poesía con pasión, verdad y belleza. Margarit tienen una fuerza extraordinaria en su poesía y en su manera de comunicarla.

Joan Margarit i Consarnau, nacido en Sanaüja (Lleida) en 1938, es poeta, arquitecto y catedrático jubilado de la Universidad Politécnica de Cataluña en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. 

Aprovecho la circunstancia de este Paraula de Jazz para comentar algunos de sus libros de poemas. 



JOAN MARGARIT, Misteriosamente feliz. 

El libro, en una edición bilingüe muy cuidada, tiene 177 páginas incluyendo las dedicatorias y 70 poemas que giran en torno a los caminos misteriosos e insospechados a través de los que se puede llegar a la felicidad, ese estado de ánimo que tanto deseamos y buscamos. Se define como poeta bilingüe en castellano y catalán. Desdeña las corrientes poéticas y considera que, fuera de la poesía, el hombre se encuentra a la intemperie, valorando al poeta como "el ser más realista, el más pragmático, porque bebe de la realidad. Lo que no es pragmático es la economía". 

Margarit en el poema Orden, escrito in memoriam de Ángel González, dice de este poeta: 
Así es para mí tu poesía:
un lugar limpio, bien iluminado. 

Me parece que su poesía comparte con González esa limpieza e iluminación que la hace real, clara y llena de emoción. 


Albert Watson, Nathalie.


  ¿Qué me dices?

 Con el amor y el sexo sólo hiciste
 lo único que un hombre sabe hacer:
 del mero amanecer, deducir paraísos.
 Humedad de vagina es cuanto un hombre
 alcanza a conocer del paraíso.
 El amor es también mi indiferencia.
 La salida del sol
 y el mar con su mosaico de oro y sangre
 no anuncian nunca nada.
 Dentro de ti, si alguna cosa canta
 jugando al corro oscuro de la muerte,
 son tus fracasos infantiles: Sol,
 solet, vine’m a veure que tinc fred. 



Albert Watson

El sentido último

 Hay niebla y es de noche. Desde el insomnio veo
 toda la oscuridad que está esperándome
 posada como un ave sobre lo que perdí.
 He abierto la ventana. Se disipa la niebla.
 No podría olvidar todo lo que te debo:
 el último sentido de la palabra amor.
 Brutal de tan exacto, el cielo de la noche. 


JOAN MARGARIT, Joana.

Joana, hija de Joan Margarit, murió a los treinta años. Este es el prólogo del estremecedor libro de poemas que le dedica su padre:


De lo que siento acerca del mañana, lo más parecido a una certeza es que Joana y yo no volveremos a vernos. Cuán distinta sería la vida si la muerte fuese a esperar muchos millones de años para podernos encontrar de nuevo, aunque fuese tan sólo durante unos breves instantes. Pero el abismo que nos separa es el abismo del nunca más. Los treinta años que hemos vivido juntos son ahora el único contrapeso y mi tesoro. Fue desde muy temprano una persona muy especial: por una parte –a causa de sus minusvalías, que le dejaban el amor como única herramienta para sobrevivir- era incapaz de rencor, de orgullo, de cualquiera de las más ínfimas señales de la maldad. Por otra parte, la pasión por la vida y su sensibilidad le permitían entender y utilizar todas las conexiones sentimentales con las personas. Ser su padre ha significado estar siempre junto a lo más delicado y bondadoso que puede ofrecer la vida. Esto no quiere decir que haya sido un tiempo sin dificultades, sufrimiento y ráfagas de desesperación, sobre todo hasta que la salud encontró el punto de equilibrio necesario dentro de sus déficits. No hay nada comparable a poder cuidar de una persona a la que se ama, pero es difícil encontrar a alguien como Joana con quien establecer unas relaciones a la vez de alegría y una ternura tan profundas que, al cabo de los años, ya no se sepa quién cuida a quién. El sentimiento que ahora me domina es el desamparo. 

 El mundo sin Joana se parece al que vivimos juntos, pero no es el mismo. Unas mínimas diferencias me ponen de manifiesto que las personas, los lugares, las cosas, no son las familiares. Me enfrento, pues, al terror más puro, cuando las cosas cotidianas no se reconocen y se vuelven amenazadoras. Por eso a veces lloramos, Mariona y yo, perdidos en el extraño paraje en el que nos ha abandonado la muerte de nuestra hija. El cuervo de Poe ya no dejará de repetir dentro de mí su eco Nevermore.

 A Joana le gustaba escucharme recitar sus poemas, los que durante estos años fui escribiendo para hablar de ella. Ahora le ofrezco este libro, que es, también, suyo, pero que nunca me oirá recitar. Son los poemas escritos durante sus ocho últimos meses. Necesito cerrar este tiempo para volver a encontrar, si es posible, la Joana de antes. Mientras se iba muriendo nos decía: Soy feliz. Y desde la muerte continúa haciéndonos sentir su consuelo. 
 Sant Just Desvern, septiembre del 2001 



JOAN MARGARIT, Casa de Misericòrdia

Dice el poeta, en el Epílogo de esta obra, que es muy importante la identificación de la poesía con la vida y la posibilidad de que la poesía sea tan solo una cuestión de intensidad. La intensidad se puede relacionar con el sentimiento y allí donde hay intensidad, puede haber poesía y por ello ésta tiene que ser exacta y concisa. Intensidad quiere decir, según Margarit, concentración. Por supuesto, esto no quiere decir que se excluya que el poema se entienda.
El título de este libro de 91 páginas es el del título de uno de los poemas que contiene y que el autor comenzó a concebir mientras visitaba una exposición sobre la Casa de Misericordia, donde se podían ver fotografías y documentos ligados a la historia de esta institución. Ante esta exposición el autor se puso a pensar en la dureza que puede llegar a alcanzar la vida de las personas y en los pocos recursos que tenemos para hacer frente a toda clase de pérdidas y fracasos.


Albert Watson

  L’equip de l’assassí

 Entre els desastres apilats como sacs,
 la vida m’ha deixat el teu amor.
 Tant se val el silenci de la nit,
 el cotxe negre que ha apagat els fars
 i el saxo que se sent, fluix, a la ràdio.
 El que ha de ser impecable és el dispar:
 perillós i certer. Com tu en la meva vida.

No creo que haga falta que reitere mi admiración por Joan Margarit y mi recomendación de su lectura. Disfruté mucho viéndolo a dos escasos metros puesto que estaba en la primera fila. La primera foto del Jamboree no es mía puesto que aparece mi cabeza, de cabello moreno y corto, en ella. Es una foto que he tomado del facebook del propio club de jazz. Buscando ilustrar la belleza con belleza me ha parecido que las fotos de Albert Watson acompañaban perfectamente los poemas elegidos.

Las fotos de A. Watson están tomadas de google. 

42 comentarios:

  1. Buena combinación, poesía y jazz, me gustan ambos aunque no soy muy conocedor del segundo. No conocía al poeta, lo anoto. Y sobre la poesía, lo importante a mi parecer es ser verdadero, que sientas lo que estas escribiendo, después a mayor o menor complejidad es la forma de expresión que te nace o la que has podido desarrollar. De eso que haya tantos diferentes, o incluso como Neruda, tanto muy complejo como muy directo y sentimemtal. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una preciosa combinación. A Joan Margarit le gusta mucho el jazz y tiene poemas que hacen referencia a músicos, instrumentos y ritmos de jazz, por ello esa integración ya se produce en la poesía. Pero combinar en directo música y recitado de poemas es magnífico.

      Me gusta la poesía limpia, clara y cercana a la realidad, que no quiere decir sólo la realidad visible sino también la realidad de las emociones y de los pensamientos. Margarit cumple con mis gustos. Pero hay poetas que se consideran más oscuros y simbólicos, como Aleixandre, que me gustan mucho.

      Es cuestión de buscar lo que nos traduce.

      Buen inicio de semana, Mario.

      Eliminar
  2. Escuchar jazz en el recinto que se intuye reducido, tendrá que producir la misma sensación que escuchar flamenco en una cueva, ¡¡la leche!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es reducido y acogedor. Puedes tomarte, como yo hice, una cerveza helada en tu silla y escuchar la música. Es un club de jazz, me gusta mucho.

      Debe ser parecido, sí.

      Buen inicio de semana!!

      Eliminar
  3. Laura Uve,
    qué cerquita estabas del escenario....seguro que pudiste disfrutarlo intensamente.He leído algo de Ángel González pero no conocía a Joan Margarit.
    Esta mezcla de jazz y poesía me parece de lo más sugerente y más en el escenario de una antigua cava.
    De los extractos y poemas que nos dejas de Joan Margarit,me ha parecido especialmente sobrecogedor el prólogo que dedica a su hija Joana y el poema "L´equip de l´assassí".
    Bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Laura,ayer en "La feria del libro antiguo y de ocasión" encontré casualmente una "Antología poética" de Ángel González.
      En tu manifiesto unipersonal del 8 de Marzo mencionabas el por-venir.
      Hay un poema en esta antología que se titula así y dice:

      "Te llaman porvenir
      porque no vienes nunca.
      Te llaman: porvenir,
      y esperan que tú llegues
      como un animal manso
      a comer en su mano.
      Pero tú permaneces
      más allá de las horas,
      agazapado no se sabe dónde.
      - Mañana!
      Y mañana será otro día tranquilo
      un día como hoy,jueves o martes,
      cualquier cosa y no eso
      que esperamos aún,todavía,siempre."

      Abraç

      Eliminar
    2. Síii... estaba a dos metros de los dos poetas y de los músicos, una pasada. Tenía seleccionados más poemas, me costó mucho decidir cuales elegía. Tiene poemas dedicados a su hija muy hermosos, me gusta especialmente éste:

      Mare i filla

      Les tevés mans són tot el seu passat:
      Trenta anys d’amor al fons dels teus palmells.
      L’has vetllada durant tota la nit
      i t’ajeus al seu llit al costat d’ella,
      amb el teu pit contra la seva esquena
      i el rostre a frec del seus cabells cansats.
      L’abraces i li parles en veu baixa
      Mentre l’acaricies.
      Són les últimes nits. Sents l’escalfor
      del seu cos esgotat que coneixes tan bé.
      En la mort aprendràs a tenir cura d’ella.
      Ha estat sempre un infant:vetlla el seu son,
      que va assemblant-se més i més,
      a la profunda fosca d’alegria
      on ella cau dins de les tevés mans.

      Qué bonito ese poema de González... es lo que tiene el porvenir, es imprevisible pese a que lo deseemos de una manera o de otra.

      Esa feria debe estar muy bien, otra amiga me hablaba ayer de ella.

      Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  4. Además de magnífico poeta es una gran persona. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elvira, deduzco que lo conoces. Qué suerte.

      Un beso.

      Eliminar

  5. Buenos días 'Utopi-Laura':

    No conocía a este poeta, ni he leído nada de él pero, por lo que cuentas, parece una persona muy especial y con una poesía muy unida a la vida por entero... sincer@ y muy de verdad...

    Tuvo que ser una velada muy especial para ti. Me alegro mucho de que la disfrutaras. Aparte de dificultades, la otra cara de la existencia, esos pequeños grandes placeres...

    Buen fin de semana.

    Un fuerte abrazo y un beso.

    :)

    PD: Has elegido muy bien las fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me lo parece, X. Un poeta unido a la vida y sincero.

      Fue una velada especial porque tenía muchas ganas de ver esta Paraula de jazz desde hacía tiempo, por eso tenía tan buena entrada.

      Ya conoces mi filosofía procuro disfrutar de lo que me gusta y olvidar los problemas que afronto cuando se presenta pero sin que me incapaciten para disfrutar de esos momentos de paz y de placer que procuro buscar.
      No soy muy ambiciosa y mis objetivos son modestos, cuatro cosas en realidad: personas amadas, lectura, música (preferentemente jazz), cultura en general (cine, teatro, exposiciones) y viajes. Pero puedo disfrutar paseando por la orilla del mar, descalza incluso en invierno, y recogiendo despojos...

      Que tengas una buena semana X.

      Un gran abrazo!!

      Eliminar
  6. Admiro profundamente a Joan Margarit. Esa "Paraula de jazz" tuvo que ser un espectáculo maravilloso. Gracias por traerlo hasta aquí. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía ser de otra manera puesto que tú mismo eres un poeta.

      Marcos, una sesión deliciosa y, sobre todo, emocionante. No me atreví a acercarme al final para felicitarles y mostrar mi admiración por su poesía. Soy pudorosa y siempre pienso que es una especie de intromisión.

      Buena semana!!

      Eliminar
  7. Esa dedicatoria de Margarit a su hija es estremecedora y ese "soy feliz" me dice mucho de lo que se siente ante la muerte. cuando esta es lo que más se deasea. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joana es un poemario excepcional, sentimientos a flor de piel, tanto que él mismo llegó a plantearse si era correcto hacerlo... Impresionante.

      Un gran abrazo!!

      Eliminar
  8. Me gusta mucho la poesía de Ángel Gonzalez. La poesía de Margarit la conocí gracias a ti y desde entonces son varios los poemas suyos que he disfrutado. Estoy totalmente de acuerdo en esa exacta definición que hace de lo que debe ser la poesía: exacta y concisa.

    Esas palabras hacia su hija me han emocionado muchísimo. Por momentos se me representaron algunas escenas de la película "Amour".

    Y ese cava tan especial en que tuvo lugar ese recital...qué bonito debe ser. Te envidio porque debiste pasar una tarde única.

    Un beso, Laura. Una entrada muy especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel González es uno de mis poetas favoritos sin duda. Sus poemas te llegan como si fuera un estilete, a la vez es una poesía que habla de lo que nos acontece a cualquiera solo que él tiene la capacidad de convertirlo en belleza, pura magia.

      Como le decía a Marta C., Joana es carne viva, excepcional. Margarit canaliza su dolor y su amor hacia la hija a través de unos poemas llenos de afecto y de dolor por la pérdida que prevee o que ya se ha producido.

      El Jamboree es un lugar peculiar, me gusta mucho ir a escuchar jazz allí.

      Un beso!!

      Eliminar
  9. Ya que hablamos de conciso, a veces es lo que se necesita, aunque yo prefiero el espectro y su variedad, me aburriría con precisos y sencillos, como crípticos y densos. Es su poesía y claro tiene que sostenerla. Ninguna es mejor, solo la que nos emparenta, la que creemos nosotros que es.

    Sobre los choritos:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Choritos_a_la_chalaca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. La poesía nos tiene que decir algo y el canal puede ser muy variado siempre y cuando sea creíble.

      Me parece que me gustarían los choritos, siento debilidad por los mejillones y éstos son parecidos. La manera de prepararlos me gusta, a ver si tengo la oportunidad de comerlos, en Barcelona hay restaurantes de comida peruana que seguramente los servirán. Gracias Mario.

      Eliminar
  10. Oh, Laura, conocía algún poema de Joan Margarit y me gustaba, pero no le había puesto la suficiente atención. Ese prólogo me ha emocionado. Tengo que darle otra oportunidad y leer con detenimiento sus poemas.
    El Jamboree? Qué afortunada! Yo estuve allí hace unos años una noche de sábado y recuerdo que me impresionó.
    Petons i bon cap de setmana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dona, te gustará seguro, me alegro de haberte provocado el deseo de dedicarle tiempo a la poesía de Margarit.
      De que manera tan desgarradora muestra el vacío que deja la muerte de Joana, como cambia todo a su alrededor siendo lo mismo, la sensación de pérdida tan desoladora en que quedan él y su mujer... Leí ese libro con el corazón encogido pero, a la vez, sintiéndome partícipe de unas emociones, no únicas, pero si contadas con una belleza pura y heladora en ocasiones.

      Es un local que no se olvida, es especial por muchos motivos, sí.

      Petons i bona setmana!!

      Eliminar
  11. Poesía, jazz, una maravilla...

    Margarit, un genio, me han encantado sus versos.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Aglaia es una combinación que no puede fallar :))

      Me alegra que te haya gustado Margarit.

      Muy buena semana!!

      Eliminar
  12. Tu entrada de hoy me ha encantado no sólo por lo interesante que me ha resultado desde su mismo inicio.
    El lugar que describes me parece tan atractivo que lo tendré en cuenta en mis próximas visitas a Bcn.
    Respecto al poeta que nos has presentado, me ha alegrado conocerlo, lo leeré y respecto a las palabras que transcribes y que dedica a su hija, son estremecedoras, me han impactado, hasta el punto de saltar las lágrimas.
    Gracias, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tracy...

      Hay actuaciones siempre, así que seguro que puedes encontrar algo que te guste en el Jamboree.

      Como vengo diciendo Joana es un libro totalmente excepcional, emocionante y con sentimientos que te llegan muy adentro, no me extraña que te haya emocionado porque me pasó lo mismo.

      Que tengas una estupenda semana!!

      Eliminar
  13. Querida Laura Uve paso más tarde a comentar tan espumante publicación servida en el sagrado cáliz del alma. Mis respetos, la letras que crepitan desde el corazón tienen el poder no sólo de embriagar, poner la carne de gallina sino también de avivar el éxtasis!!! y no exagero ja ja ja
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristos, tengo que darte la razón en que las letras que nos llegan adentro provocan algo más que una cálida sensación, que ya eso es importante.

      Cuando lees y las palabras se van derramando dentro de ti y van traduciendo tus propias emociones con la belleza que siempre destila la poesía, no sé si éxtasis, pero a mi me dejan fascinada y con sensaciones embelesadas y arrebatadoras.

      ¿Espero tu regreso?

      En todo caso te deseo que la semana te sea propicia...

      Un abrazo!

      Eliminar
  14. Gracias, es un encanto de poeta.

    ResponderEliminar
  15. Pues aquí un fanático del jazz con muchísima envidia y de la insana jajjaja, me hubiera encantado asistir, me apunto a Joan Margarit y me llevo ya algo de lo que nos traes y te repito que me quedo embobado con los laterales de tu blog. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenoooo... el jazz es una de mis grandes debilidades y procuro disfrutar de ella siempre que puedo, el Jamboree es un lugar magnífico para hacerlo. En este caso, además, unido a dos poetas estupendos... un privilegio, sí.

      Yossi, el lateral es un espacio que mimo y cuido mucho, tan importante para mi como esta parte central. Me alegro que te guste.

      Buenísima semana!!

      Eliminar
  16. Una aventura diferente y apasionante, jazz y poesia, una vida completa, atrapada en un sola velada, peligrosa y certera... Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra aventura..., en la que me embarqué con timón firme y velas bien amarradas. Siempre con el objetivo de dejarme llevar por lo que me gusta: buena música y palabras..., esas que tanto aprecio y que tanto me aportan.

      Eliminar
  17. Querida Laura Uve ya siento de nuevo esos antiguos pero tan recientes aires de tu blog donde el espíritu y la carne de la poesía son regentes de las emociones y de la vida. Ese chispear de las almas cuando el verso obliga a la profundidad es mi adicción y mi medio ja ja ja. Este es uno de los blogs que me exige la copa en mano.
    Qué hermosos momentos nos relatas en sitios tan especiales escuchando y sintiendo en el arrobamiento de la música y del verso los argumentos del poder del corazón.
    Un Poeta es el que tiene la virtud de invitarnos a la fiesta del límite y el que nos citas e invitas le sobra esa capacidad.
    Subí un vídeo en la margen derecha del Verde de Ana Istarú te invito a que le reserves un instante tranquilo de tu agenda y si es posible con algo de cava estaría más que mejor ja ja ja.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía es, como dice Ana Istarú, la esencia de los pueblos..., como mínimo puedo asegurar que, hoy por hoy, forma parte de mi esencia. No puedo pasar sin ella, encuentro tantas veces ese destello fulgurante que me aclara misterios de la vida, de mi propia vida también, que es imprescindible.

      El yo poético de Joan Margarit tiende hilos como puentes de seda que reúne razón y emoción, hombre y mujer, risa y lágrimas, amor y desamor...
      Los recorridos íntimos del poeta, ensanchados a través de la música, transmiten otra manera de entender su intimidad que es la mía y la del ser humano. Esa capacidad del poeta para captar los sentimientos y valores universales con la brevedad de los versos, no dejará nunca de maravillarme.

      El vídeo de Ana Istarú es una maravilla, ella es muy guapa, nombra a uno de mis poetas favoritos y esa Nana de la cebolla sintetiza lo que decía antes de aspectos aparentemente contradictorios pero que no lo son puesto que nunca es blanco o negro sino la gama inmensa de los grises.

      Vaya, jamás hubiera pensado que necesitabas una copa para leer este blog... no sé cómo tomarlo...

      Eliminar
  18. Momentazo que te regalaste y que nos regalas con esta preciosa entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, procuro hacerme regalos siempre que puedo, sobre todo de este tipo.

      Gracias, niño!!

      Eliminar
  19. Una belleza.
    Se respira poesía y jazz, y éso me encanta.
    La definición de "un lugar limpio y bien iluminado" es estupenda, todo el post me fascinó.
    te dejo un abrazo Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el lenguaje poético transparente, nítido, de temática cotidiana, y por tanto universal, que hace palpable la conciencia de nuestra época. Me gusta que a través de partículas vitales convierta el poema en algo inolvidable, Joan Margarit lo hace. Si además viene remarcado y destacado por la música, resulta una experiencia apreciada.

      Gracias Adriana.

      Una abrazo que cruza el océano.

      Eliminar
  20. El lenguaje poético es el más bello, pero también el que requiere más técnica. Al menos un 80%. Me gustan tus propuestas, siempre me dejas un buen sabor de boca.

    Un abrazo Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me das una alegría, no puedes hacerme mejor regalo que salir de aquí con ese buen sabor.

      Abrazos!!

      Eliminar
  21. Me alegro mucho de que me hayas traído aquí y comprobar que lo del amor a primera vista, funciona.
    Gracias, un beso.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...