viernes, 31 de agosto de 2012

LECTURA Y CHRISTOPHER MORLEY



(…) la lectura es, además de aquella práctica solitaria y exquisita que a menudo referimos, un instrumento de intervención sobre el mundo que nos permite pensar, tomar distancia, reflexionar, una espléndida posibilidad para dar lugar a las preguntas, a la discusión, al intercambio de percepciones y a la construcción de un juicio propio. (…) Cada libro —cada novela, cada cuento, cada poema— contiene, con mayor o menor felicidad, una lectura del mundo, y leer lo que fue escrito es ingresar al registro de memoria de una sociedad, a lo que esa sociedad considera (…) por alguna razón, perdurable; es entrar a ese inmenso tapiz tejido bajo distintas circunstancias por tantos seres, a lo largo del tiempo. (…) Múltiples memorias relativizándose unas con otras para que ni el pasado ni el imaginario se clausuren en un relato único, para que permanezca un estado de interrogación que nos permita encontrar las palabras necesarias para narrar lo que aún no se ha narrado. (…) Así, leer/escuchar/escribir es abrir para nosotros y para otros un camino de libertad. (…) Los libros son puentes entre personas, puentes para “aprender a pisar, a sostenerse”, como dice la poeta Circe Maia.

 MARÍA TERESA ANDRUETTO, La lectura, otra revolución. 


CHRISTOPHER MORLEY, La librería ambulante. 

 Esta novela me la regaló una amiga, profesora de literatura española, para mi cumpleaños. Me dijo que, sin ser una gran novela, cuando la acababas de leer te dejaba una sonrisa y un gran sabor de boca.

 La novela está en mi biblioteca, sección historia, y muy cerca de una hermosa foto de la Torre Eiffel de un amigo y un pato de vidrio que compré en Praga (y que tiene rota una parte de su cola).
La novela tiene 182 páginas y la he leído en un plis plas (un par de días). El título hace referencia al Parnaso, un vagón ambulante tirado por un caballo (creo que es una yegua en realidad), que esconde una gran librería que se abría por los costados para poder ver estanterías y estanterías de libros.



Christopher Morley (1890-1957) nació en Pensilvania (EUA). Estudió Historia Moderna en Oxford y en 1913 volvió a EUA, instalándose en Nueva York donde trabajó en una editorial para convertirse, finalmente, en un prestigioso periodista. 
 La librería ambulante (1917) fue su primera novela a la que siguieron otras, alguna de ellas llevada al cine: Kitty Foyle (1939), en España titulada Espejismo de amor. 

La trama de la novela se desarrolla en Nueva Inglaterra, en unos Estados Unidos rurales y con paisajes idílicos. Nos encontramos en la segunda década del siglo XX en un mundo de granjas en las que la lectura está ausente o reducida a libros religiosos. 
Roger Mifflin, un librero ambulante, que ama los libros y que los trasporta en un carromato llamado Parnaso, llega a la granja de Helen McGill, en la que vive con su hermano, granjero y escritor. De forma asombrosa Mifflin convence a Helen para que le compre la librería ambulante y en un tris tras decide marcharse en el carromato dejando la granja. Ella lo toma como unas vacaciones, como una aventura, pero ese impulso atrevido le transformará la vida. No cuento más. 

De esta historia llama la atención el amor por los libros de Mifflin, un amor contagioso que iluminará la vida de la cuarentona McGill. Destaca también el tono optimista que invita a la felicidad y, porqué no, a la búsqueda del verdadero amor. 
El autor escribe muy bien, el refinamiento, la sutileza, el humor, la lucidez, son rasgos de su escritura. Dijo de si mismo que amaba tanto a Shakespeare como a Conan Doyle. Sus maestros Walt Whitman y Mark Twain. De todos ellos tiene ecos su novela. 

Algunos fragmentos… 

Helen describe a Roger: 

Se acerca a los hechos con la delicadeza de un gato al pasar por un camino mojado (p. 57). 

Helen describe su relación con Roger: 

…su amistad con el librero ambulante era una de las verdades de su vida (p. 103). 

Helen describe una mañana de su aventura: 

¡Dios, qué mañana la de aquel día después de la lluvia! El camino estaba cerca de la orilla del río y de vez en cuando se alcanzaba a ver el agua. El aire tenía un olor muy penetrante, no era la clase de aire banal y ordinario que respiramos en todo momento y del que apenas nos percatamos, sino un aroma fino y estimulante, tan fuerte en las fosas nasales como el alcanfor y el amoniaco. El sol parecía estar enfocado sobre el Parnaso, así que avanzábamos sobre el camino blanco bajo un baño de luz dorada. Las planas copas de los cedros se balanceaban suavemente con el viento salobre y por primera vez en diez años empecé a divertirme eligiendo palabras para describir la belleza de la mañana (pp. 130-131). 

Si queréis que la sonrisa os ilumine la cara, si sois amantes de los libros, si queréis un rayo de sol que ilumine este triste panorama económico y social que nos envuelve… por favor no os privéis de la lectura de esta novela.


Imagen del autor y vídeo de Jorge Drexler: tomados de google.

39 comentarios:

  1. Os deseo un hermoso fin de semana de septiembre. Por supuesto con libros y con el VOS que os haga más felices.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota Laura de tu recomendación, la lectura siempre nos reconforta y nos hace evadirnos y de alguna manera olvidarnos de los problemas, que inevitablemente, surgen en el día a día.
    Qué bien suena estar ya en septiembre, es un mes que me encanta.
    Feliz fin de semana.
    Besosssssssssss

    ResponderEliminar
  3. No nos privaremos, Laura. Con ese título, se antoja irresistible. Me han encantado las palabras de María Teresa Andruetto. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonitas las palabras de María Teresa Andruetto pero lo que más ha llamado mi atención en esta entrada es la fotografía porque justamente el otro día le decía a un familiar el buen recuerdo que tengo de Colliure, uno de los pueblos más bonitos que he visitado. Me encanta esa mezcla de colores tan vivos en las fachadas de sus casas. Pasear por sus calles es una delicia. Vas de sorpresa en sorpresa en forma de flores, plantas, estrechuras...
    Me gusta lo que has dicho sobre la lectura y el placer de disfrutar de esa soledad solo compartida con las letras, la historia del libro.
    Feliz inicio de septiembre, Laura con sabor a naranja amarga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó Colliure, me emocionó visitar la tumba de Machado como no pueden emocionarme banderas, patrias, santos y dioses... Me dolió pasear por la playa de Argeles donde había tenido familiares cuando se montó un inmenso campo de concentración al acabar la guerra civil.

      Un viaje emotivo del que aún no he podido escribir ni sé si lo haré.

      - - - -

      Tengo ya mis mermeladas y de naranja amarga por partida doble :))

      Un beso.

      Eliminar
  5. Dichosa tú que tienes lo que precisas :)
    "Se acerca a los hechos con la delicadeza de un gato al pasar por un camino mojado" Por alusiones: más que delicadeza, es prevención. :)
    ¡Cómo lees!... pero no te olvides de vivir, ¿eh?


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que también sabes de pisar por camino mojado...

      Vivo, vivo... no lo dudes.

      Abrazo gato!!

      Eliminar
  6. Mi guitarra y vos...mi guitarra y vos...

    ResponderEliminar
  7. Jorge Drexler es uno de mis cantautores favoritos, es un poeta a mis oídos. Me anoto tu recomendación, viniendo de ti seguro que no tiene pierde.

    Un abrazo y feliz inicio de Setiembre.

    ResponderEliminar
  8. Embriagante publicación la que acabas de hacer!!!!! Justa para esta mañana que hoy está muy soleada y tan luminosa. Conseguiré la obra en su idioma original. Me convenció de principio a fin tu reseña.
    Un gran abrazo Lectora!!! ja ja ja

    ResponderEliminar
  9. Me ha llamado al leer tu reseña, será mi próxima adquisición.

    ResponderEliminar
  10. La canciòn de Drexler...la parra....los libros
    Que màs se puede pedir?
    Que siga brillando el sol Laura!

    Un enorme abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. No me voy a privar de la lectura de este libro, desde luego. Y después de tu entrada mucho menos. Una entrada absolutamente perfecta, con esa maravillosa canción de Drexler, con esa impresionante reflexión de María Teresa Andruetto (que me ha picado la curiosidad y ya tengo el libro apuntado también) y con el libro que nos has traído hoy. No se puede hacer mejor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Es muy bella la descripción de Helen sobre la aventura de aquella mañana! Ya intuirás con qué disfrutaré este fin de semana, libro (!), balcón, música, solcito, personas queridas. Y... a solas :)

    Hermoso finde Lau!!!
    y muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos si que sabes de pasar un buen finde.

      Abrazo!!

      Eliminar
  13. Me ha gustado tu entrada Laura. Me apunto el libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. No sabía que habías vuelto! Bueno, adoro a Jorge, esa canción y esos versos mucho, mucho. La frase "uno solo conserva lo que no amarra" la tengo prendida de mi cóleo, con otras que me inspiran.
    Echaba de menos tus lecturas. Como siempre te sigo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. este verano ha sido más de vos que de libros.
    pero anoto tu recomendación para el invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmm... vos, a veces, acapara.
      No dudo que cuando es así hay que dejarse llevar y vivirlo... la lectura siempre espera.

      Eliminar
  16. Me encanta el tema de Drexler, aunque últimamente mi admiración por él se está tornando en cierto repelús. No sé...
    El tema que has puesto es de mis favoritos. Tiene de geniales. "El pianista del gueto de Varsovia" (http://youtu.be/nAyzxZfL5no) es una locura de bueno. Buen fin de semana. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y eso? A veces cuando se escucha en exceso acaba hartando... no sé.

      Sí, es precioso y lo había olvidado, gracias.

      Me gustan muchos temas pero, yo que me considero con vocación cosmopolita, que no me gustan las banderas ni las esencias patrias, esta Milonga del moro judio me encanta.

      Un beso.

      Eliminar
  17. Que lindo eso de, "uno sólo conserva lo que no amarra.
    Y que sería de nosotros sin la lectura !!
    Muy bella la fotografía de las macetas.
    Un abrazo Laura !

    ResponderEliminar
  18. Hoy te ha quedado la entrada bonita de verdad, desde arriba abajo y de derecha a izquierda, tomo buena nota de esa lectura y me quedo pasmado mirando las imágenes laterales. Gracias. Y besosos, claro.

    ResponderEliminar
  19. Como ya te han dicho más arriba: Un post hermoso de principio a fin.

    Me apunto tu propuesta, intuyo que me puede gustar especialmente...
    Una de mis próximas lecturas a corto plazo... espero...

    ¿Has disfrutado del fin de semana? ¡Ojalá! y que le hayas sacado todo el jugo como precisabas, a pesar de lo que ha refrescado en tan poco tiempo, por lo menos por aquí...

    "NADA y/sólo VOS..." Porque cuando él, lo es de verdad... lo es TODO.

    :)







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias...

      He disfrutado, sí. Más que refrescar ha hecho frío, pero como me gusta y más después de tantos calores, perfecto.

      Voy a discrepar... Vos nunca debe ser todo, aunque en un momento determinado acapare MUCHO.

      Besos!!

      Eliminar
  20. Me disponía a subsanar una de esas inmensas lagunas de mi formación con un libro que me dejó mi hermano, cuando un amigo me habló de una novela "que me ha hecho reir". En estos momentos, como dices, tan tristes no lo dudé: elegí "Intercambios" de David Lodge. Agradezco tu propuesta y tomo nota.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Me llama mucho la atención este libro. Tomo nota. Abrazo!

    ResponderEliminar
  22. Empezare a venir de nuevo y a intentar ponerme al dia con vosotros.

    Me encanta tenerte de nuevo por aqui, pero eso ya te lo habia dicho antes.

    No Importa .

    Beso

    ResponderEliminar
  23. Leer establece la complicidad con uno mismo, al tiempo que enriquece nuestra imaginación, la hace plástica y "libre", en donde el silencio se pone al servicio de la trama dentro de nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. La complicidad con la novela es personal e intransferible. El diálogo de cada persona con la obra es siempre diferente puesto que depende del punto de partida del lector.

      Eliminar
  24. Gracias a tod@s por vuestros comentarios.

    La novela es una delicatessen, o también podría decir que es un primoroso perfume suave y delicado que te rodea incluso después de acabada de leer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta tu definición de la lectura y estoy deacuerdo en que un libro es un puente entre las personas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Laura, llego tarde, pero no me quería perder tu entrada y qué delicia de libro el que nos presentas. Parece de aquellos que te dejan durante las horas que dura su lectura fuera de este mundo y a la vez interpretando este mundo.
    Gracias por tus reseñas! Yo ahora he empezado "Mrs. Dalloway", de tu querida Virginia Woolf, que sé que te gusta.
    Petonsssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suavemente... es una lectura ligera pero con una trascendencia desapercibida... no sé si me explico... suena raro lo que he dicho.

      Tengo leída Mrs Dalloway, si la comentas haré memoria...

      Ptnssssssss

      Eliminar
    2. Te explicas perfectamente. Ahora que ve me voy de viaje supongo que leeré mucho... Ya comentaré la lectura de Mrs. Dalloway.
      Petonssssssss

      Eliminar
  27. Yo solo preciso dos: mi capitán y el sol.
    Un beso.
    PD: me encanta la foto, el amarillo, los tiestos ¡todo!

    ResponderEliminar
  28. Me la ha recomendado alguien de quien me fio con un entusiasmo tal que ya hace tiempo que está apuntada. Y Drexler, bueno, solo puedo decir cosas buenas.
    Ahora me voy a escuchar que nos has puesto aquí en el lateral. Promete

    Besitos

    ResponderEliminar
  29. Lauraa,
    Jorge Drexler ha sido un descubrimiento reciente para mí,gracias a tu blog,y la verdad es que volver a él de vez en cuando,es casi reparador.
    Aún con todo,entiendo que en exceso,canse e intento por ello,dosificar,por cierto,cuanta verdad en eso de que "...uno conserva lo que no amarra"

    Una curiosidad,ese poema del lateral "Parad los relojes" de WYSTAN HUGH AUDEN, es recitado por uno de los personajes de "Cuatro bodas y un funeral" en el funeral de su pareja,sólo que el género que aquí se emplea para referirse a la persona ausente es el masculino....

    http://www.cuak.com/cine-y-literatura/funeral-blues-poema-de-w-h-auden-4-bodas-y-un-funeral/

    Bsts

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...