viernes, 28 de octubre de 2011

¿SE PUEDE RECUPERAR UN AFECTO PUESTO EN ESTADO DE CONGELACIÓN?...

ANTONIO LÓPEZ, Rosas.


A mi amiga la puse en el congelador hace meses para evitar el
dolor. Esa amistad fue intensa y especial, subió como suben las burbujas de un
buen champagne francés y profundizó en las capas personales que preservamos de
las miradas que solo nos rozan. Caminamos por el filo del precipicio, y lo
sabíamos, y lo notábamos… Tanta fue la intensidad que era difícil mantener su
pureza, su generosidad, su alegría incontaminada, su vitalidad…

Y poco a poco, inadvertidamente, llegó el dolor y la distancia,
tanta que decidí mirar hacia otro lado, convencerme de que no pasaba nada
importante porque mi vida real no se
había modificado ni un ápice. Así fue como la puse en estado de congelación.
Hace poco la he sacado, no hay dolor, no hay vida, no hay magia…

Si queréis saber si un amor se puede descongelar tras una distancia
forzada, os recomiendo esta magnífica novela…..



CARMEN KURTZ, El desconocido.
Esta novela me la recomendó un compañero de trabajo, que ya hace tres años que marchó, que también es historiador. Hizo su tesis doctoral sobre la División Azul y esta novela la leyó porque habla de un hombre que se fue voluntario a combatir contra los soviéticos durante la II Guerra Mundial. Me habló maravillas de ella, la compré porque me fiaba de él pero la dejé postergada por el poco interés, más bien repelungo, que me inspira la División Azul y porque la novela está escrita en pleno franquismo, 1956. Pero tuve que coger el tren en varias ocasiones y el libro que leía en ese momento era voluminoso, no quería llevar peso y miré libros ligeros, éste lo es.

El libro está encima de la habitual torre de libros y artículos que, habitualmente, me acompaña. Tiene 241 páginas en edición de bolsillo y con letra pequeña. El título se explica fácilmente, el desconocido es Antonio que se alista a la División Azul pensando en volver pronto pero cae prisionero y regresa 12 años después. El hombre que regresa es un desconocido para su mujer Dominica que ha pasado esos años esperándolo tras haber vivido con él tan solo dos años: “Antonio era un muchacho de veinticinco años que derrochaba vida [edad en la que se fue a la URSS]. El hombre vestido que se había inclinado sobre ella, olía a prisionero, no sabía decirle palabras nuevas, no le había inspirado más que extrañeza, sobresalto e íntima confusión. Aquel hombre no era Antonio. Era un desconocido” (p. 122).





Carmen de Rafael Marés (Barcelona, 1911-1999) fue una escritora española que firmaba con el apellido de su marido, Pedro Kurtz. Ganadora de varios premios literarios -el Planeta, entre otros- alcanzó renombre en los años 60 con la serie de libros infantiles cuyo personaje era un chico, Óscar, que tenía por mascota una oca, Kina.
Nació en el seno de una familia cosmopolita. Era nieta y bisnieta de emigrantes catalanes que vivieron en Estados Unidos, México y Cuba. Su padre había nacido en La Habana y su madre, en Baltimore. Parte de su educación la recibió en el Reino Unido y, sin duda, algunas de sus experiencias en ese país se reflejaron en sus libros. Se casó con el francés Pedro Kurtz y vivió en Francia desde 1935. El matrimonio pasó allí la Segunda Guerra Mundial; su marido pasó dos años en un campo de concentración. Se mudaron a España en 1943.

Carmen empezó su carrera literaria escribiendo cuentos. En 1955 publicó su primera novela, Duermen bajo las aguas, que recibió el premio Ciudad de Barcelona. Al año siguiente obtuvo el Premio Planeta con El desconocido.
La novela se articula alrededor de tres libros y dentro de cada uno de ellos en dos capítulos: Ella y Él, Él y Ella, Ella y Él. De esta manera queda claro que vamos a adentrarnos en las dificultades de adaptación de una pareja, tras 12 años de separación, desde la perspectiva de los dos. Ambos luchan por rehacer su matrimonio tras ser fulminado por una separación de muchos años, la experiencia terrorífica de estar prisionero en el caso de él y la no menos terrible de ella de esperarle. Así lo piensa Dominica: “Si alguna vez me reí, luego sentí la culpa de ese poco de alegría. Ésa fue nuestra parte, Antonio. La mujer de un muerto puede y debe reir al cabo de cierto tiempo. (…) Pero la mujer del prisionero no puede alegrarse de nada. Cuando por descuido esa pobre parte de la vida viene a ella, ha de arrepentirse pensando en el dolor cautivo. Tú, en cambio, si buscaste el goce, si lo hallaste, debiste aprovecharlo hasta el límite de lo humano. Incluso pensando en mí, dirías: "Ella estará contenta" (p. 180).
Dominica vive además en un ambiente de clase media alta, en la España franquista de 1954, con unas ideas claras sobre el papel de la mujer casada que no ha de trabajar y tiene que dedicarse a “pasar tres o cuatro horas en un salón de té, o charlando con las amigas, o jugando a las cartas…” (p. 191). A Dominica le horrorizan esas sesiones con otras mujeres y le gusta pasear en solitario por ejemplo por la escollera del puerto, cosa sospechosa e incomprensible en su ambiente. Todo este cúmulo de circunstancias llevan a Dominica a una situación de desesperación y de incapacidad para afrontar la extrañeza que le inspira su marido que………… No puedo seguir sin desvelar aspectos importantes de la trama.

La novela está escrita con un estilo sencillo y directo. Utiliza el recurso (no sé si tiene un nombre) de intercalar pensamientos mientras los personajes hablan entre sí o con otros y lo indica en cursiva.

FRAGMENTOS:

---“No era su piel externa la que se estremecía, sino la otra piel, la que se desgarraba a veces, la que llevaba hecha trizas, la que podía sangrar sin que nadie percibiera la herida” (p. 49).

---“Sabía ella al menos que todo llegaba a su fin. <ríos al mar>>. El día más largo a la noche. La fidelidad más auténtica, al deseo de traición. Y nada había eterno en el mundo, ni siquiera el recuerdo, pues también el recuerdo moría, al morir el ser que que había recordado” (p. 207).

---La fidelidad no dependía únicamente de la carne, sino también del pensamiento. El pensamiento era un potro desmadejado y salvaje que corría sin detenerse vertiendo a lo largo del camino su acervo de angustia” (p. 208).













RECOMENDACIÓN: no puedo ni intentar explicaros lo hondo que me ha llegado la historia de Dominica sin desvelar demasiado de mi persona. Tan hondo que me ha dolido hasta la lágrima inoportuna. En fin, para mi una extraordinaria novela, un gran tesoro que consuela a l@s rar@s , a l@s diferentes. Acabo con la respuesta de Antonio a su hermana Anita cuando le dice que Dominica siempre fue rara,diferente, buena pero rara. Antonio acepta esa diferencia de su mujer y le dice: “Dominica es diferente de ti, lo cual equivale a decir que tú eres distinta a ella. A los ojos de Dominica, tú eres la extraña. Hay mujeres como tú, Anita. Buenas mujeres como tú. Y existe además la clase de mujeres que no son como tú” (p. 223-224).

La rosa es de Marrakech un día de lluvia...

51 comentarios:

  1. Bufff.... he tenido muchos problemas para editar esta entrada... no sé los motivos. Así que si hay algo raro... no me ha dado tiempo a repasarla como a mi me gusta.... Lo siento.

    Os deseso un feliz fin de semana, o "puente", y os envío un beso...

    ResponderEliminar
  2. Preciosa la rosa de Marrakech.
    La novela me la apunto, he leído algo de Carmen Kurtz pero no esa novela y por lo que comentas creo que me gustará.
    Yo creo que cuando dos personas se mantienen alejadas durante muchos años y esas personas evolucionan en esos años de forma diferente, es difícil recuperar ese afecto o el amor, dado que ya no son las mismas y no comparten lo que antes sí compartían.
    Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita rosa!!, preciosa.
    Buff, difícil la cuestión que planteas, creo que cuando se evoluciona por diferentes caminos, y se ha estado separados durante tanto tiempo y viviendo realidades tan dispares, difícil eh?
    Un abrazo, me apunto el libro que no he leído nada de esta autora. Feliz finde

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes que me pirran las rosas rojas Laura...pero tu entrada es muy emotiva...

    ResponderEliminar
  5. A los ojos del Jardín, esta entrada no tiene nada de rara, sino de intensa e incluso algo de soplo de vida desgarrada, casi tocando la calamidad de la vida solitaria o de muerte en vida... Me ha parecido una entrada de tatuaje, de las que se implantan bajo la piel de una y espera que sí, que está ahí pero que no quieres que se extienda al resto del cuerpo, ya me entiendes, no es agradable la vida que relata... no para estos tiempos que corren porque si en aquellos tiempos se podía decir... "Cuando por descuido esa pobre parte de la vida viene a ella..." ... toda esta frase para indicar que la risa es pobre.. ahora, en estos tiempos y en esta orilla tras leer a un Miguel Hernández pasional diriamos la risa no es pobre, es la más rica de las cualidades humanas... ¿Verdad que sí mi Laura? No podemos dejar de lado la risa, pero volviendo a tu entrada... a tu maravillosa entrada, comencé gozándola con las rosas de A.López casi naturales, pero no hay 13, y aún así es un guiño sorprendente... no sé contestar a tu pregunta, puede un sentimiento ser congelado, sí siempre que no regrese a la memoria RAM a la operativa, siempre que se pueda quedar congelada... como la risa... Con afecto, con mucho afecto... tu MariCari riendo en su Jardín, buen puente!! Bss

    ResponderEliminar
  6. Feliz fin de semana y feliz puente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. La piel de la otra piel, tan hecha trizas,
    retales de tristeza recosidos,
    agujas de la sangre puntiagudas...
    nadie las puede ver, íntima herida.


    Un beso en sentimientos de silencio

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu entrada.
    De la primera parte nada que comentar a lo que ya sabemos...
    No he leído nada de Carmen Kurtz pero siguiendo tu recomendación leeré "El desconocido". Muy interesante el párrafo que señalas a cerca de la infidelidad. Estoy de acuerdo con la autora.
    ¡Qué bonita la rosa! .Seguro que Antonio López tenía delante unas cuantas como esa cuando pintó su cuadro, al que, por cierto, sólo le faltaba que tuviera olor.¡Cómo disfruté en la exposición!.
    Bssss

    ResponderEliminar
  9. Otra que se va a la lista de novelas pendientes.
    Voy a tener que resucitar después de morir para leerlas todas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. el comienzo de tu entrada me calo en lo mas profundode mi ser, pues he pasado por algo similar, eso de congelar sentimientos es muy dificil de hacer, pero cuando lo logras te liberas de su peso...espero explicarme bien....
    ya te he comentado que no soy buena escogiendo libros, porque si no me atrapan.... lo dejo a la mitad!!... pero este lo apunto y busco si lo venden por estas tierras, me llama....
    me dejaste con el suspiro atorado con ese principio...

    p.d.
    el lunes espero puedas pasar por el blog, espero te guste

    saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Me llama mucho la atención lo que dices de meter una amistad en el congelador... y luego descongelarla. Creo que te entiendo. Mi respuesta es que a veces sí se puede recuperar, y otras no. Me han pasado las dos cosas. Porque en el intervalo las dos personas pueden evolucionar hacia un lugar que es más común, o más divergente. Y hay heridas después de las cuales ya no puedes volver a confiar. Una amistad sin confianza no es posible.

    Ese libro, tal como lo cuentas, me parece que debe ser muy bueno. Me lo apunto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Las amigas también crecen y cuando crecemos, a veces ambas nos alejamos de la idealización para chocar, como hacemos contra nuestras madres, hermanas o hijas. No dejamos de querer xq la esencia es la misma de origen.
    Amiga es sentir que el cuerpo se pone feliz de verla, sin que podamos dominarlo con la mente, el cuerpo se suelta y baila. Eso es Amiga.
    ABRAZOS
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Parece difícil que una separación que ha ido ensanchando el espacio a medida que transcurría se salve de repente,incluso aunque el afecto permanezca. las personas han crecido y las resultará difícil reencontrar en el otro -la otra- la persona añorada. Sería necesario un nuevo tiempo para reencontrarse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante la novela, la anoto para ver si la puedo hallar. Sobre la distancia creo que si es la persona correcta puedes darle otra oportunidad, no todos estan en la esencia de la intensidad o en todo caso se puede adaptar uno cuando ama pero cada caso se ve individualmente en su propia complejidad, hay factores que intervienen que están fuera de la propia culpa y a ello sobre todo se ha de perdonar, al final un redescubrimiento creo que puede ser apasionado, pero todo depende de hasta que punto esa persona ha significado en tu vida, si los recuerdos pesan lo suficiente. Y me gusta eso de que el personaje es medio raro, especial digámosle, me parece atrayente descubrir esa parte particular de su personalidad cuando es natural. Besos.

    Mario.

    ResponderEliminar
  15. Una entrada delo más interesante, con un principio de antología: un Antonio López y un final con pregunta incluida de final abierto y en medio una elección literaria, en la que muchs veces (al menos en mí)influye el peso del libro, porque a veces el ladrillo que estás leyendo no lo puedes casi transportar y yo soy de las que voy a todos sitios sin el libro.

    ResponderEliminar
  16. Una historia profunda y no exenta de cierta poesía.

    Un abrazo.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que no es posible recuperar el mismo afecto de antes si se ha producido la ruptura de forma brusca y sin dar ninguna explicación. Primero existe el dolor, luego el afecto se va muriendo por dentro y al final ya no sientes nada. Es mi opinión, vaya.
    Sobre el libro, impresionante. Voy a intentar encontrarlo, porque tu entrada me ha creado muchas expectativas y tu pasión al hablar del libro me dice que no me equivocaré al leerlo.
    Petonsssss

    ResponderEliminar
  18. Gracias por la recomendación el inicio del post me parece fantastico. un abrazo y feliz puente.

    ResponderEliminar
  19. Otra a la lista, pero esta la voy a buscar con ahinco, ya me ha picado la curiosidad...

    Besitos y buen "puente"

    ResponderEliminar
  20. Yo también me sentí raro en una España gris marengo. Pero la primera vez que salí de aquí unos días me di cuenta de que los raros eran ellos. No todo el mundo lo arregla tan facilmente.
    ¿Los amores congelados? Aún sin los grandes traumas de la novela en 12 años todos somos otro.
    Buen fin de semana. Y saca el paraguas.

    ResponderEliminar
  21. Con el entusiasmo y corazón que le has puesto, la verdad es que apetece. No sabía de la existencia de esta escritora de post-guerra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Laura,
    empiezo por la descongelación....estoy bastante de acuerdo con Elvira,en el sentido de que si ha habido un período de separación entre dos personas,aquí en el ámbito amistoso,depende de hacia donde hayan evolucionado y si los puntos en los que ahora se encuentran son convergentes o divergentes.Me gusta pensar que sí es posible,de hecho,me he visto en esa situación no hace tanto,recuperando algunas amistades que daba por perdidas,y a día de hoy se han quedado.
    También estoy y tengo a alguien en estado de "congelación" y ahí no me atrevo a vaticinar qué pasará,así que creo depende de cada caso y de cómo de sólido era el afecto y hacia donde se haya evolucionado.
    En cualquier caso,por lo que dices,en tu caso,ya no es lo mismo,con lo cual,no se siente tanto la pérdida,o al menos,ya no es tan dolorosa.
    En cuanto al libro,entiendo que te haya gustado tanto,es una historia que precisamente detalla el difícil reencuentro,nunca fácil,pero menos con 12 años de por medio...
    1 Abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Como el congelamiento de la introducciòn, la protagonista de la novela tambièn se ha "congelado en el tiempo de espera" y el fragmento de "la otra piel del alma", me hizo recordar a otro que me parece tiene que ver con lo que sentimos algunas mujeres....

    ***********************************
    Cualquier mujer que permanezca demasiado tiempo alejada de su hogar espiritual, se cansa.
    Entonces busca de nuevo su piel para recuperar el sentido del yo y del alma y restaurar su perspicaz y oceánica sabiduría...
    Una y otra vez perdernos esta sensación de encontrarnos por entero en nuestra piel...
    La piel del alma se desvanece cuando no prestamos atención a lo que estamos haciendo y, sobre todo, a lo que ello nos cuesta.
    Perdemos la piel del alma cuando nos dejamos arrastrar demasiado por el ego, cuando somos demasiado exigentes y perfeccionistas,
    cuando nos dejamos martirizar innecesariamente, nos dejamos arrastrar por la ciega ambición, nos sentimos insatisfechas
    —a causa de nuestro yo, de la familia, de la comunidad, la cultura, el mundo— y no decimos ni hacemos nada al respecto,
    cuando fingimos ser una fuente inagotable para los demás o cuando no hacemos todo lo que podemos para ayudarnos.
    Hay tantas maneras de perder la piel del alma como mujeres hay en el mundo.
    El único medio de conservar esta esencial piel del alma consiste en mantener una exquisita y prístina conciencia de su valor y su utilidad.
    Pero, puesto que nadie puede mantener constantemente una profunda conciencia,
    nadie puede conservar por entero la piel del alma a cada momento del día y de la noche.
    Sin embargo, podemos cuidar de que nos la roben lo menos posible.
    Podenos desarrollar aquel ojo agudo que vigila las condiciones que nos rodean y defiende nuestro territorio.

    C. P. Estès.

    Un abrazo Laura, excelente post.







    *

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Suena muy muy bien. Me la apunto.
    Buen puente a ti también.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  26. El libro parece tener muchísimo que ver conmigo por un par de poderosas razones. Por otro lado tu título pareciera un mensaje... Sin duda el universo está lleno de señales. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Es curioso pues ayer mismo hablando con Ángeles me preguntaba porqué hay amistades que dejas atrás sin motivo aparente.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Todo se puede descongelar, Todo tiene arreglo...

    ResponderEliminar
  29. Meter en el congelador...
    Veamos,eso sería la teoría, lo que habría que hacer con alguién que-duele, pero creo que no es así de sencillo ni de rápido,dar a la tecla, y pasar página.
    Aunque lo metamos en el congelador, va a seguir doliendo, y eso es inevitable cuando hay un sentimiento fuerte y sincero.
    Me viene a la memoria la obra de Lorca "Así que pasen cinco años" Cuando pones distancia entre esa persona, una puede seguir creyendo que si espera y espera mantendrá ese presente que tuvo contigo, que todo volverá a ser como antes... Mientras que la otra, quizá con el sentimiento menos sólido, se dedique, por así decirlo, a vivencias nuevas, y si un día se vuelven a encontrar, para una parte significará mucho y para la otra tanto como nada. Bueno es mi forma de verlo.

    Un besazo Laura.

    ResponderEliminar
  30. Hay libros que marcan... este me lo apunto.

    Y si, se puede descongelar, lo que se necesita es mucho calor :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  31. Vaya, es muy interesante; anoto la novela.
    Y ese compañero tuyo ¿ha publicado la tesis sobre la División Azul? Me interesa el tema, aunque ya no me dé tiempo a leérmelaantes de la presentación de la novela de Silva que, en parte, trata de eso.

    ResponderEliminar
  32. Nuria, un periodo de tiempo tan largo como el que se produce en la novela, hace difícil el reencuentro. Si la encuentras y lees, espero que te emocione como a mi.

    Un beso!!

    Sí, Rose, adoro esta rosa con las gotitas de lluvia... pues sí, difícil.

    Un beso!!

    Martina, lo sé, toda tuya aunque sea virtualmente...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  33. Maricari corazones, en el jardín estoy siempre a mis anchas, nadie juzga si una es rara o no porque se respeta las peculiaridades de cada cual.

    Verdaderamente es una historia que emociona y que te pone el corazón en un puño. La que has entendido muy bien por donde va eres tú... por eso mejor que no se extienda en efecto. Es descarnada y pura en los sentimientos que expresa... pero.... no desvelo nada.

    Un grandísimo abrazo, jardinera!!

    ResponderEliminar
  34. Bienvenido y bien hallado disancor... deseo que te encuentres bien en mi espacio si decides volver.

    Un abrazo!!

    Muy íntima... es de esas heridas que nadie ve porque quien la lleva permanece imperturbable al exterior...

    Te envío otro beso silencioso!!

    ResponderEliminar
  35. gtb, tú sabes toda la evolución...
    El libro te lo llevo. La rosa es divina y A. López no digamos. Esas rosas me las trajiste tú en forma punto de lectura y lápiz.

    Un beso!!

    Toro Salvaje, seguiré tus pasos, tengo una lista que no sé como liquidaré ni siquiera en dos vidas.

    Un beso!!

    Anne Wentwort, te explicas a la perfección, se nota que hemos sentido algo similar. Cuando congelas ese afecto deja de doler, queda dormido.
    Me rindo sin condiciones a los libros que me atrapan, pero no es fácil encontrarlos.
    Paso sin falta mañana, claro.

    Un beso!!

    Elvira, totalmente de acuerdo, el paso por el congelador suele suponer la pérdida de la confianza y eso es irrecuperable o muyyyy difícil.
    Ya sabes que los libros tienen un momento y un lugar, éste me ha pillado en el momento justo al parecer.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  36. soylaura, lo has explicado a la perfección, eso es ser amiga... pero, a veces, las cosas se tuercen...

    Un beso!!

    Mateo, así aparece en la novela... esa dificultad es tremenda porque además se han visto afectados por situaciones dramáticas.

    Un abrazo!!

    Mario, primero hay que dejar de sentir dolor, después puede llegar el perdón mutuo y después ver qué queda.
    Me siento bien entre rar@s... jajaja

    Un beso!!

    Tracy, gracias querida. El peso es importante, sí. Yo también los llevo siempre conmigo, lo nota mi espalda.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  37. Mercedes, gracias por percibir poesía.

    Un beso!!

    Dona, así es, de momento ese es el recorrido que he seguido.
    Espero que te guste y no te decepcione si lo lees.

    Ptnsssss

    Outsider, gracias y te deseo buen finde o puente.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  38. Elysa, ojalá te guste... me da respeto levantar mucha expectativa...

    Un beso!!

    Uno, es verdad, en ciertas épocas ser considerados raros es ser de lo más normal, aunque es duro... como le ocurre a la protagonista de la novela. Síiii... ha llovido bastante.

    Un beso!!

    David, es verdad... ya digo, me da respeto levantar expectativas y que se frustren, pero me ha encantado.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  39. troyana, de acuerdo del todo. Cada caso es diferente y depende mucho del afecto previo y del dolor sufrido. Confío en que cuando saques del congelador tu afecto, recuperes algo que valga la pena.

    En mi caso que haya desaparecido el dolor es un gran paso, no se puede tener todo.

    Un beso!!

    Adriana Alba, maravilloso texto. confío en tener una parte importante de mi piel del alma, aunque algo seguro que he ido perdiendo por el camino... ¿y quién no?

    Gracias por el fragmento, da mucho que pensar y eso siempre es positivo... en este caso para resguardar esa piel del alma tan valiosa.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  40. Chus, no sé cuales eran los ideales de tu padre siendo tan jovencito, sé los ideales de quién avaló la División Azul. Como historiadora, hay excelentes obras sobre el tema y no entro en juzgar a una persona individual. Como persona, esos ideales martirizaron a una parte de mi familia, como a tantas otras.

    Estoy segura que la novela te va a gustar, en tu caso además con doble motivo.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  41. Zamarat, te gustará... qué disfrutes...

    Un beso!!

    Salomé, con más razón para leerlo.

    Un abrazo grande!!

    Enrique, es un tema siempre, nos ocurre a todos. ¿Y llegasteis a alguna conclusión?

    Un abrazo!!

    Qué optimista Rombo...

    Un beso!!

    Isaura, es verdad, ojalá pudiéramos dar a la tecla y pasar página. En cierta manera entiendo lo que dices con la mención a Lorca. Yo no espero ya nada y creo que la otra persona tampoco... sacarla del congelador es pues pasar página por fin.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  42. Jajajaja.... Belén... muy bueno...

    A ver si te gusta el libro.

    Besicos!!

    HLO, lo dicho para la Tesis. Si la lees me interesa mucho tu opinión. Qué vaya muy bien la presentación.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  43. Es una reflexión complicada la que planteas. En mi caso no he podido revivir una amistad congelada, pero quiero pensar que no es imposible si el devenir personal no ha cambiado en lo fundamental a las personas que tenían esa amistad.

    El libro parece muy interesante, apuntado queda.

    Saludos, compañera.

    ResponderEliminar
  44. A mi me tienes que decir el secreto para leer tanto y tan rápido.Me da la sensación de que no avanzo en mis lecturas cuando paso por aquí.
    Además,todas las que comentas son tan interesantes...

    En serio, ¿cómo lo haces?

    ResponderEliminar
  45. Hola.
    Gracias por tu recomendacion.
    Seguro que es un gustazo leerla y resulta muy interesante.
    Preciosa rosa.
    Un a brazo. Ricard

    ResponderEliminar
  46. Muy difícil para mí la respuesta de la amistad en el congelador, hay tantas variables y tantos escenarios posibles e imposibles...
    En cuanto a la novela queda bien ese verso de Neruda "Nosotros los de entonces ya no somos los mismos..." "Es tan corto el amor, y tan largo el olvido" Muchas parejas viven y conviven en un olvido de carne y hueso, así no haya mediado la guerra o alguna otra fatalidad y las consecuencias pueden ser mucho más amargas...me refiero que al final no haya ese reconocimiento de la exclusividad, sino de todo lo contrario...
    En fin, los afortunados siempre son menos.
    Un abrazo amiga Laura Uve!!!

    ResponderEliminar
  47. Gracias a ti Juan Antonio...
    Un abrazo!!

    Nuestro garito, desde luego depende, como dices, del caso concreto pero me da que, en general, resulta difícil.
    A ver si os gusta la novela...

    Besitos!!

    Sue, no veo nada de TV y consigo sacar una hora después de comer y otra antes de ir a dormir. Hoy que he andado por la montaña he podido leer porque siempre llevo el libro encima.... es todo... es así como lo hago, ningún misterio.

    Un beso!!

    Ricard, gracias a ti por venir por aquí... sí, era bella de verdad...

    Un beso!!

    Aristos, muy adecuado el verso (s) y tienes razón, depende del caso y de la circunstancia que ha producido la distancia.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  48. No he leído nada de esta escritora, pero como también soy del pelotón de las raras, voy a buscar ésta.

    Por lo que cuentas, por los fragmentos que has puesto, creo que también me va a llegar hondo.

    Muchas gracias, Laura, por estos descubrimientos.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  49. Pues te va a gustar Tesa... reunión de rar@s....

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  50. :)
    No sé si está bien eso de descongelar afectos...

    Me quedo con las burbujas de un buen champagne francés.
    Y con tu recomendación.
    Besos, Laura.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...