miércoles, 13 de julio de 2011

LUCES DE BOHEMIA de RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN



Ayer por la noche tuve el placer de disfrutar con la famosa, y muchas veces representada, obra de Ramón María del Valle-Inclán, Luces de Bohemia.

El lugar era sorprendente, la nave gótica de la Biblioteca de Cataluña (a la que si había ido a consultar libros), un espacio pequeño con unas gradas en forma de herradura, con una capacidad de público reducida y donde los actores están tan cerca que puedes extender la mano y tocarlos. He de confesaros que siento pasión por el teatro, cuando entro en el recinto para ver una obra, me embarga tal emoción que tengo que hacer esfuerzos para no llorar.

La obra es una de las más representadas del teatro español. Su protagonista, Max Estrella, es un poeta, un titán canalla y angélico, que expresa su cólera, su dolor y su nobleza iluminado por el alcohol. A Estrella le acompañan, su escudero Don Latino, pleno de suciedad moral y de alimañeo. Estos dos personajes están encarnados por dos estupendos actores: Lluís Soler y Jordi Martínez. El resto de personajes se los reparten seis actores (dos de ellos son mujeres) que interpretan varios personajes, con aparente facilidad.



Destaca la desnudez escenográfica, suelo de arena, cuatro sillas, dos sillones, una alfombra y una estupenda iluminación que crea un ambiente turbio.

Dice su director Oriol Broggi (traduzco directamente del catalán):

“Vivimos unos tiempos de uniformidad. Soportamos, por ejemplo, una gran crisis, pero no se nos permite cuestionar el sistema. No podemos ser claro y decir: “Señores: esto no funciona”. No… tenemos que creer, tenemos que ser uniformes. Vivimos unos tiempos de uniformidad y de uniformados donde quedan pocos locos y todavía menos pensadores que quieran o sepan “transmutar” la realidad.
Max Estrella es un personaje que habita un espacio extraño. Un espacio que se encuentra entre la vida de orden, la vida como ha de ser y la bohemia, la vida del arte. Fuera del sistema, el gran poeta español ha rechazado para siempre la Academia y el estilo de vida obediente; es el artista, el payaso y el escritor perfecto. Viaja por Madrid como un Don Quijote que juega con la suerte, que cuestiona lo que ve y mira las cosas desde otro punto de vista. Y con su ceguera, ve claro”.







La relación con la actualidad es tan evidente que en la entrada había un cartel mostrando su indignación con los recortes en cultura y en los agradecimientos se incluye a …”tots els indignats de la plaça Catalunya”.



Para acabar, un añadido del director a la obra que no desentona para nada, el actor Xavier Boada, interpretando al camarero del Colón y, tras un dialogo entre Estrella, Latino y Rubén Darío, se arranca a cantar al estilo de Paco Ibáñez, con rabia, La poesía es un arma cargada de futuro de Gabriel Celaya. Os dejo un fragmento:

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.




30 comentarios:

  1. Siempre grande Valle Inclán, el como nadie supo retratar el esperpento. Un besote, y que sepas que esa sensación que tienes con el teatro y las lágrimas son compartidas.

    ResponderEliminar
  2. Vaya "peaso" de entrada que has hecho, me ha encantado cómo lo explicas y casi he participado de ver a loa actores tan cerca, por cierto me encanta el lugar porque es de esos que con sólo entrar en él, te metes en situación de pasar una velada que te llegue al alma.
    A mí también me encanta el teatro y lo disfruto plenamente desde el mismo momento que saco la entrada, que puede ser un mes antes.
    Así es que ya tenemos otra debilidad en común; el jazz y el teatro.
    Oye ¿qué tal Marsalis?

    ResponderEliminar
  3. Un enclave extraordinario para asistir a una también extraordinaria obra de teatro de Valle Inclán; todo un lujo haber podido asistir a esa representación.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Yo adoro la obra de Valle-Inclán y leí acerca de sta obra en este sitio tan especial. Teniendo en cuenta que es el drama en que se inventa la palabra "esperpento" y se alude a una sociedad deformada donde solo un ciego es capaz de "ver" con clarividencia, no se me ocurre nada que pueda estar de3 mayor actualidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Espera, espera que estoy cantando por Paco Ibáñez en el Olympia...
    El gran Celada!!! Cómo tuvistes que disfrutar amiga, espera... dame aire mujer... espera que tiro de guadañaaaaaaaaaaaaaaa!!
    Es que últimamente en el Jardín quieren crecer malas hierbas y claro, hay que podar, podar... podar tanto bicho trepador que se empeña en taparnos el sol... ¡Indignaíta sigo!
    Y la obra de Valle Inclán fue en catalan?? y sonaba bien?? o solo eran los carteles porque esperaban público catalán y si es así... ¿Tú vives en Barcelona? Ya me lo aclaras, nena, je, je... Bss... envidiosos y muuuucho!!

    ResponderEliminar
  6. Qué suerte la tuya presenciar "otra" puesta en escena de Luces de Bohemia del gran Valle-Inclán; no dudo que el concepto de dirección y producción, agregado al talento de estupendos actores te deparó una representación genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Rose, resulta tan emocionante ver una representación con los actores tan cerca (aunque no estén tan cerca como en esta representación, claro)...

    Tracy, ese espacio turbio que han logrado crear es espectacular, como no lo había visto nunca, la sorpresa fue mayúscula.
    Marsalis es mañana, ya contaré...

    Nuria, ya digo, me sentí privilegiada de saborear este Luces de bohemia...(hacía un poquito de calor, eso sí).

    Un abrazo a las tres teatreras, me encnata compartir esta aficción con vosotras.

    ResponderEliminar
  8. David, merece la pena verla, es una versión muy sobria en la que prima la reflexión sobre la existencia por encima de otras cuestiones. Por desgracia, así es, vivimos una situación esperpéntica.

    MaruCari, no la obra era en castellano aunque algún actor tiene que hacer grandes esfuerzos para que no se note, más que el deje catalán, las entonaciones de una obra que no es fácil. En general lo logran de forma muy digna, el reto es complicado.
    El cartel de la obra estaba en castellano, el de los indignados, no. Yo vivo cerca de Barcelona.

    Pues sí, ya tienes tajo con la guadaña, querida.

    Julio, fue una noche memorable y emocionante. Todo acompañó.

    Un abrazo a los tres por esa admiración hacia Valle-Inclán, que comparto.

    ResponderEliminar
  9. Muy bonita entrada. Esta es una obra cumbre no solo del esperpento, sino del teatro con mayúsculas.¡Esos espejos deformantes!Es una obra brutal.
    Pero que cantidad de oportunidades culturales teneis por ahí, me das una sana envidia tremenda. El escenario tiene un aspecto como muy íntimo y acogedor. Aprovecha cuanto puedas que enriquece mucho. ayer Coubert, después soliloquio en la playa, ahora Valle-Inclan. Asi da gusto. Un Saludo.

    ResponderEliminar
  10. V, la verdad es que el personaje de Max Estrella es extraordinario y Valle-Inclán era peculiar.

    Intento disfrutar con todo lo que me gusta, aunque soy de gustos modestos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola de buenas noches..

    Paso solamente para decirte…

    Gracias por todos los momentos
    que hemos compartido
    momentos llenos de sentimientos
    y pensamientos compartidos,

    Sobre todo, amistad.
    y gracias por tus palabras
    de felicitación..
    Muchas gracias por tu amistad.

    Miles de besotes y felices sueños

    ResponderEliminar
  12. Laura,
    me alegro disfrutaras de esa representación teatral,sólo ya por el espacio,el teatro cobra otra dimensión.
    Gabriel Celaya son palabras mayores,su compromiso social queda reflejado también en su poesía.
    Por otra parte,celebro la gente del teatro,apoye a los indignados de Plaça Catalunya.
    Y me ha encantado el texto que citas sobre los tiempos que vivimos de uniformidad y uniformados,cada vez se premia más la mediocridad,el pasar desapercibido,el no significarse en nada,renunciar a tu vida personal,volcarte en tu trabajo si tienes la suerte de no estar parado.
    Ser quien eres,despiert@,tener conciencia crítica y pasar a la acción sin seguir al rebaño,es ir contracorriente,y ya sabemos que eso es algo que los uniformados perciben como sospechoso o potencialmente peligroso.
    1 abrazo

    ResponderEliminar
  13. Las representaciones como las que describes tienen una magia especial. A mí, que recuerdo Luces de Bohemia desde el desagrado de un adolescente por la obra que nos obligaron a leer, me obligas casi a darle otra oportunidad(y en cuanto pueda. a hacerlo como se debe, viéndola). Este es el momento para verla con la luz nueva de la experiencia después de las decepciones vitales.

    Nos emociona especialmente la poesía de Celaya, muy apropiada para estos momentos.

    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  14. Qué razón tienes. Estas salas pequeñas te permiten ver el teatro de otra manera. Muchos grandes teatros de Madrid, el viejo Español o el María Guerrero han abierto sus pequeñas salas también dentro del viejo edificio. Incluso el nuevo teatro Valle Inclán, que me viene al pelo, nació con una pequeña sala de estas.
    He visto infinidad de veces Luces de bohemia y es siempre muy emocionante.
    Además de peliculera, teatrera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Valle Inclán, poesía, teatro, actor bohemio, crisis económica: receta explosiva para desuniformarse por completo.
    Edición en un tono sosegado y con gran tensión estética propia para relajarse sin dejar de estar indignao, sin el menor deseo de uniformarse.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  16. La literatura española en general es mi gran pendiente así que, a pesar de que le conozco y eso, no he leído ni he visto nada de Valle-Inclán. Y no es porque lo mío sea Inglaterra :P hay cosas que me atraen más de por aquí. Por ejemplo, leo más literatura catalana que castellana.
    El teatro me encanta, disfruto mucho viendo una obra (ya tenemos otra cosa en común) y he ido muchas veces a la Biblioteca de Cataluña a consultar libros pero nunca a ver una obra. Y veo que tendré que hacerlo algún día. Debe ser impresionante ver una obra en un lugar así.
    Y estoy muy a favor del cartel contra la cancelación del festival Shakespeare. ¡Dónde iremos a parar!

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que también me habría emocionado al estar en ese teatro tan particular y con una obra que parece que es más actual que nunca. Luces de bohemia, la leí hace mucho tiempo y casi no la recuerdo. Poder verla en teatro sería lo ideal :-)
    Una abraçada i molts petonsssss

    ResponderEliminar
  18. Oye, siempre es una gozada ver a Valle Inclán, pero en esa nave debió ser espectacular!!

    Besicos

    ResponderEliminar
  19. Balovega, gracias a ti y a tu estupendo blog.

    troyana, me comento el otro día una amiga que me conoce en directo y que leyó la entrada sobre la soledad, que parecía que decía que era una asocial y que no era cierto para nada, que lo que si hacía era ir contracorriente.
    Cuando he leído tu reflexión y ha aparecido ese término...

    La obra fue estupenda, la verdad. Ya había visto otros Luces de Bohemia, pero hacía muchos años, así que el disfrute fue mayor.

    Celaya es mágnífico en este poema, ese grito a que los poetas se involucren..., como hace Max Estrella.

    Ese texto es lo contrario de la indiferencia que mandaba el otro día a la mierda ¿te acuerdas? Me encanta que las gentes del teatro muestren también su indignación, quien mejor que ellos para hacerlo con estilo.

    Un abrazo grande a las dos.

    ResponderEliminar
  20. Garito, leer o ver teatro por obligación es nefasto, alguna vez sale bien pero.... Estoy convencida que esta obra te va a encantar, le tienes que dar una oportunidad.

    Uno, no sabía que en Madrid iban también en esa dirección de la sala pequeña, de vez en cuando, la verdad es que es un lujo. Ya ves, también, y especialmente, teatrera.

    Aristos, ciertamente se fundían tantas cosas y en un ambiente tan peculiar que el disfrute y la emoción fueron especiales. La obra es un grito contra la indiferencia, la corriente, el conformismo.

    Un abrazo a los tres, un abrazo teatral pleno de emoción :)

    ResponderEliminar
  21. littleEmily, no podemos llegar a todo y, quizás me lo has oido decir, hay un momento y un lugar para todo. A pesar de ello, te recomiendo que bucees en la literatura española, no te arrepentirás (la del XIX y primer tercio del XX, es espectacular).

    Respecto al teatro, como dice Uno, soy una teatrera, me encanta. tengo entradas también para ver "Un tranvia llamado deseo", también dentro del GREC.

    Ya ves, los recortes en el mundo de la cultura son espectaculares...

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  22. Dona invisible,

    Un lujazo, aunque acabe con la espalda fatal... jajaja..., eran sillas de plástico incomodísimas, pero eso es pecata minuta al lado de lo que disfruté.

    Es lo que pasa con estas lecturas, están hechas, a veces en la adolescencia, pero requieren lecturas con la madurez de los años. O verlas en el teatro, claro.

    Belén, así fue, espectacular... aún la voy recreando en mi cabeza...hmmm...

    Una abraçada ben forta...
    y Besicos a montón.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Laura, qué linda entrada, qué completa.

    Me parece precioso ese teatro y la obra parece interesantísima. Me falta ir a ver alguna, aprovecharé estas fiestas patrias para hacerlo.

    Un abrazo, feliz jueves.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué bien lo has contado todo y cómo te envidio! Yo también habría llorado.
    Gracias por transportame con tu post: excelente!!

    ResponderEliminar
  25. Qué vigente Valle Inclán y me gustaría poder conocer el sitio y más ver ahí la representación. A mi también me encanta el teatro, el de actores y actrices me refiero, no el que se ha puesto de moda en la vida cotidiana..
    Mil estrellas de felicidad
    Sherezade

    ResponderEliminar
  26. Tiene que ser maravilloso ver una obra de teatro en ese lugar. Sólo he entrado una vez y me pareció precioso.
    Nunca he visto representada "Luces de bohemia" aunque me encanta toda la etapa del esperpento valleinclanesco.
    Fantástica entrada, Laura!

    ResponderEliminar
  27. Que ganas de haber estado allí, yo, como tú, me emociono hasta las lágrimas. Ver Teatro es siempre una experiencia tan emocionante. Y cuando es en un espacio íntimo, cercano, más potente aún. Y además, el Arte, siempre contingente, no puede ser de otra manera, es nuestro reflejo. Comulgo 100 por ciento con Oriol Broggi, tanto me han gustado y representado sus palabras que quiero copiarlas y difundirlas en mi face. Y también las pondré en mi blog. ¡Me ha gustado! Y el poema también quiero llevármelo, jaaaa!
    Me encanta Laura como nos relatas tu experiencia con la Obra y tu descripción es clara y bien escrita.
    Te dejo muchos,muchos besos!

    ResponderEliminar
  28. Laura ¡qué lujo! yo tambien vivo cerca de Barcelona pero no me enteré de esto...y mas sabiendo que era en castellano, he visto obras en catalán, que entiendo pero pierdo registros...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  29. Aglaia, que autores se representan en Perú? Se representa teatro español??
    Me acuerdo mucho de tí estos días, estoy leyendo "Travesuras de la niña mala" de Vargas Llosa y sale el trasfondo político de Perú.

    Gracias a tí, indigo, por tus palabras llenas de generosidad. La verdad es que fue una noche estupenda, disfruté mucho.


    Sherezade, odio el "hacer teatro" en la vida cotidiana, pero por desgracia tienes razón... hay mucho actorcillo de tres al cuarto por el mundo... que tus estrellas los mantengan bien alejados de nosotras...


    Un inmenso abrazo cargado de chispitas de cariño, para las tres.

    ResponderEliminar
  30. Zamarat, pues a ver si tienes oportunidad de verla representada, no es difícil, según dicen l@s crític@s, es de las obras más representadas. Sé por una amiga que ahora se está representando por Canarias (no recuerdo el nombre de la compañía) y seguro que en más lugares.

    Querida Eva, me vuelves a dar otra alegría con tu visita. No sabes cómo me alegra encontrar en este espacio personas, como tú, que comparten esa emoción primaria por el mero hecho de entrar en el espacio del teatro y disfrutar con una buena obra. Además Luces de bohemia es excelente y sus personajes, sobre todo Max Estrella, nos conducen hacia una reflexión profunda sobre la existencia, sobre el ofico dfe poeta, sobre el arte...

    Por supuesto, puedes cojer todo lo que te interese de la entrada.


    La Abela, la verdad es que este año el GREC está muy interesante en cuanto al teatro. Seguro que habrá otras oportunidades.


    Un fuerte y cálido abrazo a las tres.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...