viernes, 11 de febrero de 2011

QUE LAS HADAS PROTEJAN E ILUMINEN MI CAMINO...



Hace un tiempo colgué un soliloquio titulado: AMISTADES FOSFORESCENTES, inspirado en una hermosa frase de RABINDRANATH TAGORE: “La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido”.



Allí ya insinuaba que la fosforescencia de dos amigas se me iba apagando, han pasado dos meses y, aunque me cuesta mucho hablar de lo mío, perder dos amistades en el transcurso del mismo año, me duele en lo más hondo. Si me pongo a escribir es porque soy capaz de asimilarlo y digerirlo, no sólo eso, empiezo a ser capaz de buscar en mi misma los errores cometidos. Por eso necesito que las hadas, que son fosforescentes y luminiscentes, me presten un poquito de su luz y de su ayuda.
Una es una amiga de mi entorno real y hace unos seis años que compartíamos amistad. Otra es una amiga virtual con la que he compartido una rápida e intensa amistad de un año.

Con la primera estoy en mínimos para no cerrar todo, he perdido la confianza en ella y no comparto apenas nada, no hay alegría ni cariño cuando nos vemos, y mantenimos contacto, pensando en el pasado que nos unió. En este caso no hemos tenido diferencias entre ambas, ella encontró pareja y con él tengo serios problemas laborales. Mi amiga no ha sabido, yo tampoco, gestionar ese tema, se cerro en banda a escucharme y yo me cerré en banda a hablar porque no quería crear dificultades; nos hemos ido alejando sin sentarnos a hablar.



Con la segunda se ha cortado la comunicación, tan fácil en el mundo virtual donde no hay que mirarse, ni explicarse, ni comunicarse. Simplemente se cierra el ordenador, el móvil... los aparatos. Creo que las dos nos sentimos contentas de encontrarnos y nos dedicamos mucho tiempo y energías, quizás demasiadas. De pronto las circunstancias hacían difícil lo que al principio era fácil, la comunicación fue reduciéndose, la distancia se fue creando y el frío más atroz fue segando lo poco que fue quedando, hasta que no ha quedado nada.

Odio hablar de culpas cuando un afecto desaparece, soy una mujer difícil, y lo sé: me sobra sinceridad, perfeccionismo, pasión a veces, frialdad otras veces, radicalismo, inquietud, ganas de cambio y transformación, coherencia y contradicciones, intranquilidad, inadaptación y afán siempre de lucha, seriedad.... Me falta quietud, hacer concesiones, valorar y conservar lo que tengo en aras de seguir caminando, mirar hacia otro lado algunas veces, moderación, risa, banalizar, frivolizar...



Pero por encima de todo adoro y tengo en un pedestal la amistad, por eso me duelen estas pérdidas y necesito la ayuda de mis inefables hadas.

PDT: Dándole vueltas a este texto y a si lo publicaba o no lo hacía (hace unos cuantos días que lo tengo escrito), he pensado que un rasgo de mi carácter ha cambiado definitivamente, y no estoy convencida que para bien. Ahora me he cerrado como un cangrejo ermitaño en mi misma, le doy vueltas por dentro y mantengo una calma heladora por fuera, sólo un par de personas saben lo que ésto me ha afectado y, ni siquiera, de manera completa (mi amiga virtual casi nadie la conocía). Antes, me hubiera desesperado, hubiera hablado, buscando razones y causas, hubiera mareado a todo el mundo a mi alrededor y hubiera estallado desconsoladamente en más de una ocasión. Un cambio fundamental.

38 comentarios:

  1. Deja que se te escape una sonrisa,
    las cosas imposibles quieren tiempo...

    Y un beso relajado mientras tanto

    ResponderEliminar
  2. Una pena la pérdida de esas amistades. En el caso de la amistad "real", me parece muy triste que el problema haya tenido su origen en divergencias que has tenido o tienes tú con su pareja; no entiendo cómo siendo una amistad de años y entiendo entonces que ella te conocía, haya dejado influenciarse por su pareja de ese modo.
    En cuanto a la amistad virtual, no sé qué ha podido pasar, a veces surgen problemas personales que en la blogosfera no queremos contar y que dan lugar a un enfriamiento de la amistad.
    Confía en tus hadas, seguro que te ayudarán.
    Besos fuertes

    ResponderEliminar
  3. Hay un tipo de hadas de carácter radical y original. Una vez esta raza de seres alados me sopló un par de secretos de comunicación. Claro que hacen falta dos que esten de acuerdo para jugar a entenderse.
    El primer juego: Una de las personas habla durante, por ejemplo, 12 minutos exactos mientras la otra escucha, y viceversa.
    El otro juego es más bestia: una de las personas habla con frases cortas que la otra ha de repetir, cuando ya se ha dicho todo, la persona que escucha ha de hacer un resumen. Si hay omisiones importantes, le has de refrescar la memoria. Y luego, viceversa.
    Ambos juegos favorecen la escucha y la empatía.
    Ah¡ Y un "lo siento" (de sentir) es mágico.
    Esto funciona si en la relación todavía hay ascuas, si no es así, pues hay que vivir la pérdida.

    Un abrazo de corazón***

    ResponderEliminar
  4. Se siente una tristeza, y un silencio muy grande cuando alguien se desconecta para siempre de ti, me ha sucedido hace poco y duele.

    Creo que has hecho muy bien en colocar esta entrada, lo mismo te sirve para pasar página.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estimada Laura, te comprendo. Yo misma hace poco te envié un correo para comentarte mi desilusión y dolor con una "amistad virtual" que sin saber los Porqués se dejó influenciar por alguien de mi mundo real que creí un amigo. Cuesta, cuesta aceptar ciertas cosas pero lo que me quita el mundo virtual me lo da y ha través de tus letras he conocido y sigo conociendo a una gran mujer. Creo que llega un momento en la vida que las amistades necesitan un cambio. Que las hadas te guíen.
    Besitos y ánimos.

    ResponderEliminar
  6. Uff,
    es complicado el tema.
    He pasado por una experiencia similar aunque con lazos de parentesco muy directos de por medio,unidos a una amistad de muchooooooos años.Y estoy en proceso de aceptación de la distancia,de la pérdida.
    En mi caso,la pareja de la otra persona me temo no ha jugado en favor de un posible acercamiento.
    Hay muchos amigos que se van quedando por el camino,otros hacen con nosotros más recorrido,pero pienso que en estos casos,a veces es preciso si has hecho por tu parte todo lo que creías tenías que hacer,saber retirarse y mantenerse.
    A veces,no hacer nada es incluso más dificil que pelearse contra todos los elementos,pero es la única opción que queda.
    El perdón es esencial,de cara a ti misma,a los demás,pero no tiene porqué implicar reanudar la amistad.Además las relaciones se sostienen entre ambas partes,es inútil y muy cansado tirar sola de un mismo carro.
    Por otro lado,no creo en las culpas,prefiero la co-responsabilidad,y en estos temas,al 50%,nada de culpables ni de víctimas.Si una relación no compensa,no es viable,mejor permitir que salga de tu vida,nunca se sabe si será para siempre o de forma temporal,pero no forzar que en este momento funcione sea como sea y a cualquier precio.
    Que las hadas te/nos acompañen e iluminen tu/nuestro camino!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. A mi las hadas me han dicho que aunque de entrada no me lo crea, que me rebele y diga que de ninguna manera, me ponga como me ponga, los cambios siempre son para mejor.

    Tambien me han dicho que me puedo quedar con el fue bueno mientras duro, en fin que yo diría que a las hadas les encantan los cambios.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Laura.
    No soy un hada, aunque de pequeñita les pedí a los Reyes Magos una barita mágica, pero sí puedo contarte mi mal para tu consuelo, sin que con ello te llame tonta, ni mucho menos.
    Yo he perdido muchas amigas y amigos en la vida y puedo decirte que Tagore tenía razón. Aquellos que no fosforecen cuando todo está oscuro, sólo te hacen el ratito agradable, que diría mi abuela.
    De todas estas amistades perdidas, hay dos que me dolieron de forma aguda en su momento y que me siguen doliendo todavía de forma más leve pero crónica.
    Una fue mi prima, con la que compartí toda mi infancia, adolescencia y juventud. La vida nos fue distanciando y nunca lo hemos hablado. Yo, que lo suelo hablar todo porque odio que se me pudran las cosas dentro, creo que no lo he hecho porque he llegado al convencimiento de que no merece la pena, de que se ha puesto una coraza tan dura que no me va a escuchar. Seguimos manteniendo el contacto, pero nuestra relación es parecida a la que tú describes: cordial y fría de pura cordialidad.
    La otra fue también una amiga que empezó siendo virtual y acabó siendo real. Tuve una relación de confianza con ella como no había tenido nunca en mi vida. Me abrí en canal y la dejé entrar hasta dentro. Fue tan importante para mí, que después de conocerla, logré tener la fortaleza suficiente para dejar de pensar que no valía nada y poner mi vida patas arriba. Cuando lo hice y renací, sus celos me la amputaron en vivo. Me hizo muchísimo daño, me apartó de otros amigos y machacó mi reputación. Aún hoy no se lo perdono.
    Laura, no quiero darte consejos que no me pides, pero sí te doy mi punto de vista por si crees que pudiera servirte. Es muy difícil mirarnos por dentro con total sinceridad, por eso, no intentes culpar de la ruptura a tus defectos, porque todos los que digas, te los justificarás: ser difícil, perfeccionista, sincera en extremo, pasional, radical… en el fondo nos llena de orgullo. Nadie dice cuando habla de sí mismo que es tacaño, usurero, envidioso, reaccionario, malpensado, vanidos o perverso. En broma puede, pero en serio, nunca. Nadie se achaca verdaderos defectos. Los podemos achacar a los demás o te los pueden achacar a ti, pero uno mismo nunca se los achaca: somos tremendamente condescendientes con nosotros mismos. ¡Gracias a Dios! Y te lo dice una que se ha pasado la vida practicando el ombliguismo y hasta que no ha llevado casi un año de psicoterapia no ha sido capaz de darse cuenta de cuál era de verdad su problema (casi siempre la autoestima es la madre de todas las guerras y de todas sus distintas manifestaciones).
    En una ruptura las dos partes tienen culpa. Las cosas siempre suceden como tienen que suceder por eso la culpa nos hace parecer más nobles, pero es un sentimiento absolutamente inútil. Estoy convencida que tienes amigas mucho más verdaderas que las que has perdido. Lo mismo se cuentan con los dedos de una mano y te sobran cuatro, pero esa amiga vale por un millón.

    ResponderEliminar
  9. Te queda el tercer paso Laura; mandar a la mierda las razones y pensar que quizá eras personas de las que aprendiste y evolucionaste y ahora ya no vale esa amistad, caducó. Seamos realistas, es así. Yo soy muy fría con estos temas. Por ejemplo; Marta es mi pareja pero no mi amiga, es sosa, seria, ermitaña, antisociable...pero es la mujer a la que amo porque ella me complementa. Con ella no tengo que ser politicamente correcta y a veces con ciertas amistades uno no puede mostrarse tal cual. Con la única amiga que puedo ser Emma es mi gran amiga Martina, pero es que somos como hermanas ya que crecimos juntas y con Lía estoy aprendiendo tantas cosas, es tan paciente, buena gente y respetuosa que no hay problema con nada, tan abierta de mente. ¿Para qué quiero más? Amistades Virtuales, contigo tengo una sensación de cercanía increíble pero claro, todo es muy fácil contigo, no eres de las que se sienten ofendidas a la mínima y que conste que te he provocado...je,je,je. A mi la Laura V que veo por aquí me gusta así que ánimos y muacks.
    Y que esas hadas hagan su parte por dios!!!

    ResponderEliminar
  10. Laura, la vida es tan complicada que da bronca, por decirlo de algún modo, y no es ningún misterio.

    Amistades que se pierden, especialmente cuando se tiene en tan alta estima a la amistad, pero a la de verdad, pues duele, y mucho, pero creo que mientras no se haya dado una ofensa terrible o algo así, siempre pueden arreglarse las cosas. Con la "real" quizá sentarse algún día a conversar, y aunque pase mucho tiempo para ello, no dudo que ocurra, y en cuanto a la "virtual" a veces el tiempo es cruel y no es falta de cariño lo que nos impide comunicarnos, seguro que conocerás pronto sus razones.

    Soy una persona cerrada también, lo he sido siempre, y es por eso por lo que tengo pocas amistades, pero las que tengo para mí valen oro. Verás como todo mejorará y te sentirás mucho mejor.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Todo lo que te han dicho es verdad, pero duele igualmente. Y yo me alegro de que lo hayas sacado de dentro. Es sano.

    Las relaciones son lo más importante de nuestra vida. Eso, y nuestra principal afición o vocación.

    Que nuestros abrazos te reconforten!

    ResponderEliminar
  12. Mi sonrisa libre y cristalina para tí...........es verdad, lo sé, todo es cuestión de tiempo... Te había dicho que soy impaciente?????

    Otro beso, Enric, en calma para que pase el tiempo y no dañe....Gracias!!

    ResponderEliminar
  13. Nuria, aún confio en que mi amiga real acabe aceptando que no soy incompatible con su pareja..., esta travesía en el desierto espero que no acabe con nuestro cariño, aunque no lo veo fácil.
    Mi amistad virtual creo que tenía una base falsa, no veo clara la conexión virtual, nunca la ví...me parece que ésta está definitivamente acabada.
    Confío en las hadas, gracias por tus palabras... besos y besos

    ResponderEliminar
  14. Ofelia, mi niña, cuanta razón tienes... es un juego de dos que se quieren entender.
    Es triste decir que ví enseguida que esas amistades se iban a acabar. Es posible que al verlo provocara su pérdida. Con la real fuí realista, con la virtual caí fulminada. ¿podré recuperar el cariño que me inspiraron? Podré decir: lo siento... aysss... hay veces que siento que he hecho mucho por mantener las ascuas y otras que me he cerrado en banda...

    Gracias por tus palabras... Besitos :)

    ResponderEliminar
  15. Hmmm, JL, veo que sabes de lo que hablo... qué tristeza ¿verdad?

    El blog tenía esa intención, dejarme llevar por la intuición, por la necesidad... racuionalizando menos de lo habitual. Aún así he dudado mucho en colgar este escrito.

    Una vez colgado... quedo en manos de las hadas......... o sea, quedo en el vacio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Es verdad Lía, cuando leí tu correo pensé en lo complicado de las relaciones virtuales. Lo virtual facilita el primer contacto, pero luego es tan fácil cerrar y cortar, es tan difícil deshacer equívocos... no sé, siempre lo vi complicado y difícil. No ver la cara del otro/a, no ver sus gestos, sus manos, sus miradas......... solo letras y palabras (tan importantes, por otro lado, para mi...). Uffff......qué complicado!!!

    Besos y merci!!!

    ResponderEliminar
  17. NOS VEMOS DENTRO DE UN RATO O MAÑANA.....BESITOS Y GRACIAS :)

    ResponderEliminar
  18. Laura,
    Ya sé que en Internet se pueden crear afinidades, encontrar empatía y tener la sensación de haber hecho amigos, pero sinceramente, no creo mucho en la amistad virtual hasta que no se conoce a la persona en la realidad. Y, bueno, tu amiga virtual quizás está pasando por una mala época en la realidad y no ha podido contactar más contigo. A lo mejor el tiempo os vuelve a encontrar.
    Sobre tu amiga real, es complicado porque la pareja es muy importante, aunque yo creo que hay que saber mantener las amistades y que no es necesario que a esas amistades les gusten nuestras parejas... Pero es muy muy complicado y duele.
    Ah, por último, sólo quiero decirte que en todo conflicto siempre hay dos versiones, y que está bien escuchar la de ambas partes...
    Un megaabrazo virtual!!!

    PS = me he sentido muy identificada con algunas cosas que dices que te hacen difícil: pero para mí ser radical no es malo, es ir hasta la raíz de los problemas, siempre que se sea respetuoso, para mí es algo bueno y puro en una persona.

    ResponderEliminar
  19. ¡Me ha sorprendido esta entrada tan intimista!
    Lo que cuentas está a la orden del día, todos hemos tenido amistades que se rompen, amistades que se van deteriorando, viciando, amistades que desaparecen sin saber porqué. No siempre hay razones explicables, pero seguro que las hay, aunque quizá a veces ni las encontremos ni las entendamos (cada uno somos un mundo, un mundo complejo)
    La pregunta es: ¿merece luchar por recuperarlas?, pues eso creo que ya depende de la importancia que la otra persona tenga para una y de la respuesta de la otra.
    Sea lo que sea seguro que adoptarás la posición que creas justa en este momento de tu vida, donde parece que de alguna manera se te han cuestionado algunas cosas (y eso está bien, creo que al cuestionarnos, avanzamos)

    Un abrazo
    Mercedes

    ResponderEliminar
  20. Me parece, troyana, que el tener pareja no debería querer decir tener los msimos amigos, ni ir siempre juntos a todos los eventos. Yo al menos lo entiendo así y eso a permitido a mi pareja tenera amistades con las que si yo hubiera tenido que mantener relación, se hubieran envenenado porque yo no encontraba puntos de afinidad con esas amistades. Mi pareja ha podido mantener a alguno de esos amigos y quedar con él, salir por la noche, etc. y yo feliz y contenta por no verle. También tenemos amistades comunes a las que queremos mucho ambos y amistades mías o suyas con las que el otro no tiene problema en cenar un día juntos. O sea, hay de todo como en botica. Si uno se obstina en que mis amigos han de ser de él y los suyos míos....hmmmmm... mal asunto, en algunos casos será que sí, pero puede haber conflicto y perder la amistad (entiendo que la pareja vaya por delante).

    Es verdad lo que dices, para mi no hacer nada ha sido, en el pasado, un suplicio, ahora lo tengo asimilado y me cuesta menos, será la edad...

    Y de acuerdo también en que cuando desaparece la química entre dos personas... ambas tienen su responsabilidad........esperaremos a ver por donde circulan las cosas y espero que el tiempo actue como un bálsamo.

    Gracias por tus comentarios, publicar esta entrada busca ésto... poder oir otras situaciones y otras miradas. Un abrazo y que las hadas nos iluminen.

    ResponderEliminar
  21. Pilar, nuestras hadas son muy rebeldes...ehhh. Siempre creo que los cambios regeneran, limpian, renuevan. Pero mis amigas las quiero conservar, en los afectos soy bastante conservadora, creo que en lo único que lo soy.

    Gracias por traerme esas buenas consejeras y un abrazo contigo.

    ResponderEliminar
  22. Alice, la relación con tu prima es verdad que se parece a la descrita por mi como "real", pero compartiste mucho más que yo con ella. Tiene que ser duro, pero entiendo lo que dices de que te diste cuenta de que no merecía la pena hablarlo.

    La otra experiencia me parece desoladora, mi conclusión sobre las relaciones virtuales es que son "engañosas", esa sensación la tuve desde el inicio pero a pesar de ello también me abrí mucho. Aunque en tu caso hubo una parte "real"... eso quiere decir que no sólo las virtuales son "engañosas".

    Me ha parecido muy sugerente tu reflexión-consejo y lo meditaré. Lo de los defectos es cierto pero yo sé que algunos de los míos, lo son y llevo muchos años luchando para moderarlos y civilizarlos (me parece que cambiar del todo el carácter no es posible).

    Y es cierto que es inútil la culpa, no soluciona gran cosa. Por fortuna tengo amistades muy sólidas y desde hace muchos años, pocas pero muy valiosas para mi.

    Gracias de verdad por tu comentario, viene desde muy adentro y eso lo valoro mucho.

    Un abrazo grande y cálido.

    ResponderEliminar
  23. Emma, estoy en el tercer paso... este escrito es como una despedida que aún duele... pero menos que hace dos meses.

    Tengo una amiga como Martina, lo somos desde los 15 años y es oro puro para mi.

    Lo de la pareja de acuerdo del todo jajaja

    Yo también te siento cercana Emma, que las hadas nos favorezcan y permitan que sigamos andando juntas por este camino virtual.

    Un abrazo grande grande.

    ResponderEliminar
  24. Aglaia, la vida es complicada y sencilla a la vez... a veces parece tan fácil conocer a una persona e integrarla en tu mundo cercano (internet lo facilita tanto...) que cuando se rompe, piensas.......igual era todo mucho más complejo de lo que yo creía...

    Noooo, ninguna ofensa ni grave ni ligera... nada de eso ha ocurrido, nada irremediable, pero se ha roto algo importante, la confianza y la química......no sé si es recuperable. Hoy creo que no pero no me cierro a nada, eso sí, no tengo ahora mismo ganas de tomar iniciativas de acercamiento. Lo dejo ya al destino... o a las hadas... o sea dejo que lleve su rumbo sin intervenir.

    Un abrazo grande y gracias por tu comentario, muy valioso para mi.

    ResponderEliminar
  25. Me reconfortan Elvira, no lo dudes.

    Estoy de acuerdo: relaciones y aficiones son lo más importante.

    Y sí, duele y por eso lo he escrito, leeros me está aportando mucho, además de afecto.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  26. Es verdad lo que dices, Dona, de la amistad virtual. Yo no tenía experiencia alguna y aunque no veía clara la posibilidad de una amistad profunda, no me protegí. Es cierto que está pasando una mala época en la realidad, pero cuando hay amistad ¿no es el momento cuando hay problemas de mostrar esa amistad? Quien sabe... quizás tengas razón pero ¿es fácil recuperar la confianza? No ´se qué pensar.
    Te doy la razón con lo de la pareja... por eso me he distanciado...
    Sé que siempre hay que escuchar las dos partes de un conflicto, es la única manera de hacernos una idea aproximada de lo que ha ocurrido.
    El radicalismo, el apasionamiento y la sinceridad son virtudes que unidas generan, a veces, verdaderas bombas... No puedo aceptar la mentira y la falsedad en mi gente... es difícil convivir con un carácter así.

    Un megaabrazo virtual!!!

    ResponderEliminar
  27. No suelo hacer entradas tan intimistas, es cierto... me cuesta mucho abrirme y más a un mundo desconocido como el virtual.

    Es cierto lo que dices Mercedes, la amistad como el amor pueden aparecer y desaparecer. Siempre hay motivos y razones, estoy encontrandolas y eso ayuda a digerir la pena.

    He renunciado a luchar, por eso el dolor, sé que cuando no luchas por mantener la relación, se va apagando y es lo que está ocurriendo.

    Mi manera de ser está siempre en movimiento, siempre bullendo..., no sé si es positivo o negativo, es mi carácter, no sería yo si eso cambiara.

    Gracias por tu comentario y un abrazo grande y cálido.

    ResponderEliminar
  28. Recuerdo vagamente tu anterior entrada sobre estas fosforescencias que se apagan. Incluso creo recordar que hice un comentario muy bien traido sobre las libélulas.
    Hoy no se que decirte. Perder una amistad nunca es cosa buena. Tampoco aferrarse a ellas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Ya sabes que suelo estar de acuerdo contigo, Uno. Con pena pero que las cosas sigan su rumbo, no me esfuerzo más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Jo no sabes como me apena, para mi la amistad es muy per que muy importante, se lo que se siente al perderlas lo he vivido tantas veces...
    Pero bueno siempre para esto hay solución el tiempo y el diálogo y sino el recuerdo cariñoso
    NO SE QUE MÁS TE PUEDO DECIR
    Un beso

    Ah!, siento mis ausencias es que ando algo pillada y no doy abasto
    Más besos

    ResponderEliminar
  31. Yo no esperaría mucho de las hadas...
    Creo que te toca únicamente a ti, a ti solita, salir de esta posible gran-decepción.
    Es tremendo perder amistades, de la vida real, sobre todo cuando han durado años y años. Y cuando una ya es adulta-adulta. Pero pienso que es más terrible aún, ver caer la confianza. Pensándolo crudamente a ella no le ha importado..., ¿para que sufrir entonces?
    En cuánto a la amistad virtual..., lee tu misma lo que has escrito de ella. Sinceramente Laura, creo que no se merece que pases un mal rato.
    Lo que cuentas de cómo eres tú o dejas de ser; cuando se es amigo-amigo, ¿no hay que aceptarse mutuamente los posibles defectos de cada uno?.
    Ánimo Laura, tiempo al tiempo, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Gracias por tu comentario 40añera, tiempo al tiempo, quizás pueda recuperarlas (aunque tengo serias dudas al respecto). Y si no es así, como tu dices, estará un buen recuerdo ya que nada grave nos hemos hecho o dicho.

    Un abrazo y tranqui....

    ResponderEliminar
  33. Cuanta razón tienes Isaura... pero soy consciente ehhh. Las hadas son un puro divertimento.
    Así que con todo mi bagaje de años y decepciones, también muchas alegrías, estoy en ello. He perdido muy pocas amigas porque siempre he intentado preservarlas y cuidarlas, por eso me duele perder dos (creo que a lo largo de toda mi vida no he perdido tantas... y desde luego en mi época adulta, ninguna).
    Medito lo que me dices de la una y la otra... tienes razón, pero eso no me evita la pena. Es verdad que hay que aceptarse, mis mejores amigas son diferentes a mi, pero hay una base común (que no viene al caso ahora explicar), sin ella la relación es imposible
    Muchas gracias por tus palabras, cómo me ha ayudado leer otras formas de ver las cosas.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Es muy duro perder una amistad. Un mazazo considerable y más aún si son dos seguidos y por motivos que siempre pensamos que no deberían afectar a nuestras relaciones de afecto.

    Pero en momentos de desánimo como éste no hay que dejarse ganar por el derrotismo. Nosotros cambiamos junto con el mundo, las buenas amistades no siempre son para siempre aunque nos gustaría, pero siempre nos dejan el poso positivo de los buenos momentos y de lo mucho que hemos crecido y aprendido con ellas.

    Un abrazo enorme, compañera.

    ResponderEliminar
  35. Laura...aunque cueste mucho aprenderlo las amistades en la vida se transforman, cambian o cambiamos, los intereses dejan de coincidir.....yo eso no lo llego a comprender porque AMISTAD se escribe con mayúsculas y esos significa, que dentro de las imperfecciones que todos tenemos, el poso del cariño y la comprensión se mantenga.
    Mi niña...cuando la confianza se rompe...
    Mil estrellas de alegría y esperanza y un abrazo de osa
    Sherezade

    ResponderEliminar
  36. Te doy la razón en las dos cosas, en la primera porque es verdad que es un mazazo y es doloroso por ello.

    No creía en lo segundo que dices, siempre he preservado mucho a mis amistades y he tratado de cuidarlas y cultivarlas. He perdido muy pocas y hacía años que no perdía ninguna. Pero quizás es cierto que todo cambia y que no podemos mantener siempre ese lazo de amistad con algunas personas.

    Gracias por tu comentario y un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  37. Pues estoy contigo Sherezade, no lo acabo de entender, aún entendiendo que todo cambia, que nada permanece y esas cosas... Lo más grave, sí, perder la confianza en alguien. Eso es irremediable, me parece... no quiero ser tremendista, no me gusta, pero cómo se recupera?? En fín esperaré a ver...

    Un abrazo grande y cálido.

    ResponderEliminar
  38. Si llegasen a visitarte, agradecería profundamente que les dieses mi dirección. Yo también necesito un rastro de candiles fosforescentes. Soy mujer de fe y creo en el enorme poder de la voluntad y el amor, sea éste del género que sea. Creo que a veces, sólo en contadas ocasiones, pero a veces, las personas excepcionales, aunque no pueden exactamente desandar sus pasos, sí logran orientarse de nuevo desde el lugar en el que comenzaron a perderse, hasta que los caminos confluyen de nuevo. Pero si de verdad no hay vuelta atrás para ti y para ellas, espero que logres zurcir los agujeros en un tiempo prudencial y con discreta maestría. Y que también logren zurcirlos ellas.
    ¿Que cómo se recupera la confianza en alguien? La experiencia me dice que queriendo mucho, habiendo querido de forma desmedida. Yo no conozco otra manera. Sólo entonces concedes verdaderas oportunidades de demostrar de nuevo. Porque será siempre demostrar de nuevo, conquistar de nuevo y afianzar de nuevo.
    Quienes se dedican a estudiar las relaciones humanas parecen haber descubierto que consiguen cultivarlas con éxito no aquellos que no se defraudan mutuamente nunca (cosa que, lamentablemente, no sucede jamás), sino quienes saben compensar suficientemente cada desencanto, quienes aplican bálsamo en abundancia sobre las heridas causadas. Por cada palabra dura, por cada rudo manotazo, habrán de llegar muchas canciones de cuna e infinitas caricias ligeras como mariposas. Yo espero que lo consigáis. En parte por vosotras y en parte, egoístamente, porque yo también necesito esperanzas.

    ResponderEliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...