viernes, 14 de enero de 2011

SANADORAS, COMADRONAS, CURANDERAS



Las mujeres han sido siempre curanderas. Fueron las primeras médicas, comadronas y anatomistas de la historia occidental: sabían hacer abortos y actuaban como enfermeras. También fueron las primeras farmacólogas con el cultivo de hierbas medicinales. Durante muchos siglos fueron médicas sin título, excluidas de los libros y de la ciencia oficial, aprendían unas de las otras y se transmitían sus experiencias de madres a hijas o entre vecinas. La gente las llamaba “mujeres sabias”, y durante mucho tiempo fueron la única atención médica al alcance de los pobres y de las mismas mujeres.



En el siglo XIII, las universidades crearon las primeras escuelas de medicina. Mientras estudiaban, los médicos no acostumbraban a hacer ningún tipo de práctica experimental y las sanadoras o curanderas continuaban estando, en el siglo XIV, muy solicitadas entre las clases acomodadas. La Iglesia no se oponía a que reyes y nobles tuviesen médicos, sobre todo si eran sacerdotes o actuaban con su colaboración, pero no veía con buenos ojos la existencia de las curanderas, que eran mujeres, actuaban solas, estaban organizadas y tenían poderes sobre la salud.





Lo que estaba en cuestión era el control de la medicina. En un momento en que la ciencia emergía como una nueva forma de poder y control de la sociedad, los médicos tenían un nivel de conocimientos que no permitía curar a nadie y las mujeres tenían una práctica acumulada que les proporcionaba poder. La Iglesia lo disfrazó muy bien, organizó la persecución contra las curanderas campesinas, que llamó brujas, como un combate contra la magia y no contra la medicina. Las acusaciones contra las brujas fueron: tener una sexualidad femenina, estar organizadas y tener poderes mágicos sobre la salud.



Se promulgaron leyes que prohibían el ejercicio de la medicina a las personas sin formación universitaria, y el acceso de las mujeres a la universidad fue vedada desde el inicio de las universidades, con algunas excepciones en Italia. Pese a que era imposible aplicar estas leyes porque había pocos médicos titulados en relación a la cantidad de curanderas no tituladas, siempre se podía aplicar selectivamente. Por ejemplo, en el caso de JACOBA FELICE, denunciada en 1322 por la Facultad de Medicina de la Universidad de París, bajo la acusación de ejercicio ilegal de la medicina. Todos sus pacientes eran de clase acomodada. La acusación contra Felice fue:
“Curaba a sus pacientes de enfermedades internas y heridas externas. Visitaba regularmente a los enfermos a los cuales examinaba la orina tal y como hacen los médicos, les tomaba el pulso y les palpaba todas las partes del cuerpo”.



Las mujeres fueron desprestigiadas, apartadas y perseguidas para que dejaran de practicar la medicina. Las comadronas fue una de las últimas ramas de la medicina que se consintió dejar en manos de las mujeres, pero finalmente también fueron excluidas de su práctica.
En España, desde 1888 algunas mujeres consiguieron permisos especiales para poder cursar estudios de licenciatura y de doctorado. Conocemos mujeres que acudían a la universidad como oyentes e, incluso, travestidas y bajo una identidad masculina.








Pero es sorprendente que la primera mujer que obtuvo una licenciatura universitaria en España (1882), Maria Dolors Aleu Riera, se licenció en Medicina. Unos meses después lo consiguen Martina Castells Ballespí y Maria Elena Maseras Ribera. La cuarta mujer en obtener una licenciatura fue Dolors Llorens Casanovas en 1886. Las cuatro lo hicieron en la Universidad de Barcelona. Desde 1910, hace cien años, las mujeres españolas pudieron acceder legalmente a la universidad.

Un camino largo y pleno de dificultades para las mujeres que han pretendido romper el rol al que estaban destinadas por razón de sexo. En el siglo XIX y, aún se encuentra en documentos de identidad del siglo XX, en el apartado profesión de las mujeres, solo ponía: SU SEXO. Pues sí, ese sexo que tanta violencia, desprecio, rechazo y marginación ha padecido a lo largo de la historia, es el mío.

47 comentarios:

  1. Aunque hoy en día todo ha cambiado mucho, no está nada mal echar de vez en cuando la vista atrás y ver lo que ha costado que las mujeres pudiesen ir a la universidad y desempeñar determinadas profesiones, sólo de esta forma podremos apreciar lo que han hecho, lo que han conseguido y seguir luchando por llegar a una completa igualdad entre ambos sexos, que, de momento, según mi punto de vista, todavía no se ha conseguido.
    Me ha encantado la entrada y las ilustraciones que la acompañan.
    Un besooooo

    ResponderEliminar
  2. Lía me prestó una novela que trataba sobre la historia de una curandera que sanaba con plantas y fue tratada de bruja pero me temo que antes era de lo más normal; lo desconocido o lo que no se comprendía era maldito. Cuando me acuerde del titulo te escribo Laura.
    Muack.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, me has dejado con la boca abierta. Precisamente que ayer debatíamos por el tema del maltrato a colación de la novela del Club negro. Nuestras antepasadas eran muy luchadoras y tenían muchas ganas de superarse. Me gusta mucho tu estilo, transmites bien.
    Bsss
    (Almudena del debate)

    ResponderEliminar
  4. Ya estamos metiéndonos con los hombres...y encima Nuria a la cabeza...je,je,je...es broma. Nunca entenderé porque algunos hombres de hoy se ven amenazados por que las mujeres quieran ser iguales. No comprendo como antes se hacían esas cosas. Las mujeres han demostrado su capacidad creativa, pensadora y revolucionaria durante toda la historia. Además, para mí, sois mejores; sois capaces de llevar una vida dentro, ser madres y desempeñar cualquier trabajo. ¡Sois una luchadoras, que narices! Por eso me gustáis tanto...
    Feliz noche chicas.
    (Sólo veo chicas por aquí)

    ResponderEliminar
  5. Bien, bien. Bonita entrada. Pone de muy mal humor recordar que tan sólo hace 100 años que las mujeres pueden asistir a la universidad a pesar de su sabiduría, pero todavía pone de peor humor que estén sufriendo en la actualidad, en todo el mundo, los malos tratos de todo tipo al que siguen estando sometidas. Recuerda que millones de personas siguen viviendo con patrones medievales en pleno siglo XXI; esos en los que las mujeres eran quemadas en la hoguera y ahora las lapidan en estados más lejanos y las asesinan aquí al lado ( ¿cuántas muertes hubo el pasado año?). Somos una muy pequeña parte afortunada del gran colectivo de mujeres que hemos tenido y tenemos el privilegio de poder "elegir" en nuestra vida.

    Buen fin de semana. Disfruta de la cena. ¿qué vas a preparar?
    Bsss

    ResponderEliminar
  6. Interessant entrada. M'agrada que facis un homenatge a les dones INVISIBLES del passat. O potser sí, sí que eren visibles i per això les feien desaparèixer. Sobre la caça de bruixes, crec que s'ha arribat a parlar de "Ginocidi", és a dir matances en massa de dones (que és el que en realitat era, pel simple fet de ser dones i tener un paper determinat en la societat). Moltes de les dades que has donat no les sabia, com ara que no va ser fins tan tard que la dona va tenir accés a la Universitat de manera legal.
    Gràcies per l'entrada.
    Una abraçada!

    ResponderEliminar
  7. Hola Laura,
    respecto a lo de las curanderas i curanderos, el tema sigue absolutamente vigente, no parece que hables de la edad media. Por ejemplo, hace unos años que no se pueden vender ciertas plantas medicinales en las herboristerias, la homeopatía sigue estando bajo tela de juicio, las flores de Bach, remedios al alcance de cualquier persona interesada en la salud y sin efectos nocivos para ella, estan consideradas como placebo.

    En cada casa, en cada familia hay una persona, normalmente mujer, interesada en cuidar de los demás y en muchos paises europeos está perseguido por la ley con penas de carcel el que puedas dar un remedio por tu cuenta, ni que sea para aliviar los síntomas de un resfriado.

    A pesar del genocidio, la sabiduría no fue del todo erradicada porque la salud pertenece al propio cuerpo y alma. Y mientras haya conexión con ellos, habrá interés hacia la autocuración.

    Agradezco que hayan cirujanos para que pongan remedio al fracaso de la medicina. Pero para mantener la salud, suavidad, plantas y manos amorosas por favor.

    Me parece que me he alargado mucho pero es que el tema me toca personalmente.

    Magnífica exposición y entrada, querida hada.

    Un gran abrazo***

    ResponderEliminar
  8. Entrada interesante, combativa, y conmemorativa.

    El desprestigio de la Mujer, de sus capacidades y de sus actos ha sido desgraciadamente lo común, afortunadamente mujeres luchadoras y hombres razonables han ido cambiando eso.

    Saludos, compañera.

    ResponderEliminar
  9. Parece mentira que estemos hablando de una situación de hace tan poco tiempo.

    Estoy totalmente de acuerdo con 007 en alabar las virtudes de la mujer y su lucha contra la desigualdad. 007, ya ves que no estas solo hoy por aquí.

    De acuerdo también con Nuria en la necesidad de avanzar todavía mas en conseguir la igualdad de derechos, que en la mayor parte del mundo sigue siendo una U-topía.

    Laura, un post impresionante. Como siempre muy bien documentado el texto y las imágenes.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Es tu sexo y es el nuestro,Laura.
    Yo creo que hemos avanzado mucho,por ejemplo en la igualdad de oportunidades a la hora de estudiar,las universidades están llenas de mujeres,más o menos,dependiendo de la carrera,aunque estas clasificaciones también están variando con los años, incluso las ingenierías tan tradicionalmente atribuidas a los hombres.
    Sin embargo,hay muchas cuestiones en las que seguimos siendo ninguneadas.Conciliar la vida familiar con la profesional no es igual de fácil para hombres que para mujeres y en los nuevos modelos de familia o en las diferentes orientaciones sexuales,las mujeres que están con otras mujeres siguen luchando contra la falta de visibilidad y de reconocimiento,incluso más que los hombres que están con hombres.
    La presión social sobre la imagen idílica de la mujer a través de la publicidad o los medios de comunicación es alarmante:la tallas 38 y todo un despliegue de medios cosméticos para luchar contra el paso del tiempo...etc.A la mujer no se le permite ni envejecer ni engordar.
    Hay mucho todavía por lo que luchar,veo los telediarios y raro es el día que no se anuncia una víctima más a consecuencia de la violencia de género.
    Echar la vista atrás nos da la perspectiva para valorar los logros,los avances...pero me temo aun queda mucho camino por recorrer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Ayer me lo decías, conectamos:

    http://espaciosparaempezareldia.blogspot.com/2011/01/mujer-hecate-en-ver-de-vida-o-muerte.html

    Y un beso que se aparte del poder

    P. S.: ¿Es de J. W. Waterhouse el primer cuadro?

    ResponderEliminar
  12. ¡Que vivan las curanderas!

    Eres una enciclopedia histórica, querida Laura. Y amena! Da gusto.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Laura

    Me ha gustado mucho esta entrada y que también como Ofelia encuentro muy vigente.

    Mi bisabuela Antonia era curandera y cuando leo artículos como el tuyo de hoy la recuerdo si cabe con más cariño.

    Gracias por tan buena explicación

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Interesante texto sobre mujeres.
    Y Aún nos quieren hacer creer que somos el sexo débil. Hemos sido y somos capaces de hacer muchas cosas, me atrevería a decir TODO. Y la diferencia con el hombre es únicamente la fuerza física. Pero eso ya corresponde a la Naturalza que así nos ha creado, y la Naturaleza siempre es sabia...

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Huy...Laurita, hay tráfico por aquí...añado a tu post, si me lo permites, que yo he salido de la comisaría muchas veces aguantándome las lagrimas y las ganas de patalear por tener un trato distinto a mis compañeros varones y de mi mismo rango, y todo por ser mujer, sin ambigüedades me lo han llegado a decir.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  16. Nuria, totalmente de acuerdo... se ha conseguido mucho aquí (otra cosa es en el mundo pobre, la mayor parte del planeta...). Sólo pensar que hace 100 años no podíamos acceder a la Universidad, se te queda cara de consternación, extrañeza, y mala gaita... Así que olé por todas las que hemos demostrado que esa marginación era sexismo puro y duro(y sobre todo a las pioneras mencionadas)...

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Síiiii, Emma, si te acuerdas ya me dirás. La brujería es un capítulo de la historia que te deja con la boca abierta...

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Almudena, te recuerdo perfectamente del debate de la novela en el Club Negro (estupendo debate).

    Sí, la verdad es que las pioneras son mujeres con fuerza, por fuerza impreionan.

    Gracias por lo que me toca.

    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Hummmm... el agente 007 entre curanderas, sanadoras y brujas...

    Pues razones-sinrazones hailas... la imposición del fuerte sobre los débiles (entre ellos las mujeres), el control de la paternidad, el complejo de superioridad que parece que a todo el mundo le mola... Pero que hoy se mantenga, estoy contigo que es incomprensible.
    Estoy convencida de que somos iguales en posibilidades y que luego las circunstancias nos hacen adaptarnos a lo que tenemos... por eso soy feminista, porque rechazo la desigualdad por razón de sexo, así que nunca he pensado que las mujeres sean mejores...IGUALES :-)

    BESOS... (es cierto el predominio femenino).

    ResponderEliminar
  20. gtb, cuanta verdad en tus palabras..., no hace falta irnos a la Edad Media, la tenemos a unas horas de avión e incluso al lado nuestro. Aún somos minoría las mujeres que, como dices, podemos elegir. Tendremos que seguir alertas y ojo avizor, por nosotras y por otras mujeres.

    La cena es xató con tortillas... una de ellas de alcachojas con ajos tiernos... hummm, rica rica...

    Mi problema es bizcocho... pero creo que saldrá bien...jejeje...

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  21. Quería decir... que mi problema es EL bizcochooooo jajajaja.........

    ResponderEliminar
  22. Le llaman GENEALOGÍA, entendida como ascendencia femenina; es decir, las mujeres han logrado formar una especie de cadena de transmisión de saber (en el amplio sentido de la palabra, no sólo en el sentido académico) que llega hasta nosotras por múltiples caminos (incluso virtuales??). Esa genealogía facilita la transmisión de saberes tanto de las mujeres invisibles-resistentes, como de las más valientes que arriesgan hasta la muerte (las brujas por ejemplo, pero la Flora Trsitán que leeras en la novela es otro ejemplo). Todas hicieron su papel, aunque admiro, no lo puedo remediar, a las valientes.

    Desde luego la caza de brujas tiene un alcance genocida, sí. Hummm... que interesante ¿verdad?

    Un abrazo Dona invisible.

    ResponderEliminar
  23. Ofelia, no sabía que había plantas medicinales que no se podían vender, pero sí sé de la mirada de suspicacia, cuando no de claro desdén hacia estos remedios.

    A las mujeres se les ha adjudicado siempre el papel de cuidadoras, pero luego están las que tienen más habilidades o conocimientos para el cuidado de las otras personas, es cierto que la mayoría son mujeres.

    Estoy de acuerdo con lo que dices Ofelia, ¿por qué no aprovechar todos los conocimientos que tenemos hoy? ¿Por qué medicar cuando se puede recurrir a métodos suaves y manos amorosas?

    Gracias por tus palabras, un abrazo y mucha salud en manos propias si podemos.

    ResponderEliminar
  24. Garito, es cierto que no podemos olvidar que ha habido hombres, a lo largo del camino, que han colaborado con las mujeres y han pensado, desde la razón, que las mujeres eran sus iguales y sus compañeras.......

    Pos por eso los aceptamos ehhhh... jajaja... yo que estoy rodeada de ellos en casa.........

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. JL, estamos de acuerdo, pues, incluso con el prototipo de masculinidad que es el agente 007...jijiji

    En fin, que larga historia para encontrarnos como iguales y poder hablar con calma.

    Un abrazo y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  26. Los datos dicen, troyana, que ya hay más mujeres que hombres en la Universidad y que están bastante distribuidas en todos los grados... pero ayyy... cuando salimos de la Universidad, topamos con el famoso "techo de cristal" y el poder continua siendo masculino en casi todos los campos (y hablo de nuestro mundo occidental). Hoy cuando veía las fotos de las revueltas en Túnez, no podía evitar ir buscando caras femeninas..............qué poquitas.... aysss... que mala espina.

    Cierto, hay espacios de discriminación que se mantienen, los que tu mencionas son claros, es verdad que el lesbianismo está peor visto (no se quiere ni ver) que la homosexualidad...

    La mujer ha sido juzgada, históricamente, por su cuerpo, no por su mente... así que la imagen sigue siendo una cruz para muchas mujeres. Recuerdo ahora que en el siglo XVI se consideraba que la belleza era síntoma de bondad en las mujeres.......el colmoooo!!!

    Sí, hemos avanzado mucho pero queda mucho también. Pero ahí estamos ¿no?

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  27. Jajaja... Enric, ya te dije que se había producido conexión de temas... Y sí, el cuadro es de Waterhouse. No hace mucho que lo he descubierto y me encanta, lo voy a utilizar mucho más.

    Besos al margen...

    ResponderEliminar
  28. ¡¡¡Qué vivan, Elvira!!!

    Gracias por lo que me dices.

    Besitos

    ResponderEliminar
  29. ¿Y qué sabes de tu bisabuela, Pilar? ¿Tienes algo de ella o solo la memoría familiar?

    Es un tema apasionante, me alegro de que te haya gustado. Y estamos de acuerdo con que está vigente...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Qué gran verdad, Isaura. No tenemos tanta fuerza física pero tenemos resistencia y persistencia a raudales. Somo bastante duras de roer cosa que ha permitido a la humanidad subsistir en muchos momentos de la historia en que los hombres (no todos, claro) estaban ocupados en destruirse mutuamente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Aysss... Martina, cómo te creo y sin mucho esfuerzo. Tu mundo laboral es de hombres aún (como el Soberano... jajaja). Ya decía en un post anterior que admiro a las valientes que abren camino, así que todo mi cariño y mis ánimos xula.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  32. Y además continuamos en muchos sectores igual de discriminadas, sobre todo si tienes un cargo y tienes que mandar a hombres. Leyendo tu post me viene a la cabeza a Emilia Pardo Bazán, alguna vez te la he mencionado, una literata tan repudiada por el entorno que en aquella época era de hombres. El libro sobre el que me preguntas, "La nostalgia de los átomos", no está mal pero no lo recomiendo. Es una novela policíaca muy espesa y sin mucho sentido. Yo de ti me ahorraría tiempo y dinero no leyendola.
    Besitos Laura.

    ResponderEliminar
  33. Laura, leerte no es sólo placer, que también, si no aprender, aprender, aprender y cosas interesantísimas.
    Las 4 primeras licencias catalanas.....y luego dicen.
    Una madrileña de adopción.
    Mil estrellas de gratitud y cariño amiga
    Sherezade

    ResponderEliminar
  34. Lía, es una pena que haya hombres que lleven peor que el jefe sea jefa... y que no lo juzguen en función de la valía sino de sus sexo. Confío en la inteligencia de ellos y de que vayan quitándose prejuicios de la cabeza. Pero a veces una pierde la paciencia, es muy pesado estar con este runrun y que no podamos superarlo de una vez.

    Pues la portada del libro era atractiva..., me fio de tu criterio Lía... además tengo una auténtica reata de libros en espera...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Gracias Sherezade, ya sabes que el placer es mutuo, yo siempre aprendo también en tu blog...

    Pues sí, las cuatro catalanas... tiene relación, según creo, con el desarrollo de las clases medias en Cataluña, muy ligado con su desarrollo industrial y la urbanización, etc.

    Chispitas de cariño para ti, amiga.

    ResponderEliminar
  36. Es que a mí también me pilló la portada, es realmente atractiva pero fue una odisea acabarla.
    Bona nit wapa

    ResponderEliminar
  37. Bueno, pues nada... descartado... a veces las portadas son más buenas que el contenido.

    Bona nit y ptnssss

    ResponderEliminar
  38. Todo lo que nos cuentas como parte del pasado de la mujer es desgraciadamente el presente de muchísimas mujeres hoy mismo en muchas partes del mundo.
    Doy fé del buen hacer de las mujeres en estos temas: mi madre me trajo al mundo en casa atendida por una comadrona.
    Estupenda entrada.Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Me encanta tu entrada, es un tema muy interesante y que me gusta mucho. creo que te han aportado muchas y muy interesantes opiniones que me dejan sin saber muy bien que decir de más así que simplemente te felicito y te dejo un beso por hacerme disfrutar amiga.

    ResponderEliminar
  40. Es verdad Uno, la situación de las mujeres continúa siendo muy dura en muchas partes del mundo (y para algunas, aquí mismo a la vuelta de la esquina). Pero yo soy optimista pese a todo, confío en la fuerza, el valor, la creatividad, la inteligencia y la valía de las mujeres.

    Ahora es muy difícil parir en casa, imagínate cómo han cambiado las cosas, antes era lo habitual. Cuando tuve a mi primer hijo, miré a ver si podía hacerlo y ví que era una auténtica odisea. Así que desistí.

    Un abrazo, niño.

    ResponderEliminar
  41. 40añera, gracias mil. Es un tema realmente curioso e interesante. Desde hace muchos años, me han llamado la atención estas mujeres. Lo desprestigiadas que han estado por la historia es otro de los temas. Hasta hace poco no había investigaciones desde otro punto de vista que no aclarara quienes eran.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  42. Alguien sabe de nombres de curanderas y sanadoras de la antiguedad o alguna recopilacion de sus saberes?
    Gracias Esperanza

    ResponderEliminar
  43. Hola,

    Hay un Cuadernos inacabados (nº 1), editado por Horas y Horas, que se titula: "Brujas, comadronas y enfermeras. Dolencias y trastornos".

    Consulta también la revista ARENAL editada por la Universidad de Granada que es posible que tenga algún artículo.

    Mira también la "Historia de las mujeres" (vol. 1 y 2) dirigida por Georges Duby. Y Historia de las mujeres en España Y América Latina" (vol. 1) de Cátedra. Es posible que ahí puedas encontrar también algo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Hemos iniciado una tarea de investigación participativa sobre brujas, curanderas y sanadoras, maes de santo y espantos femeninos, con vistas a un libro ya en preparación. Quien desee compartir historias sobre estas mujeres poderosas, puede hacerlo mediante FB https://www.facebook.com/groups/262404097274385/ o el sitio http://nestorganduglia.wix.com/weboficial#!blog/c1epb

    ResponderEliminar
  45. me ha servido mucho para un trabajo
    merci

    ResponderEliminar
  46. Muy interesante el artículo. Me gustaría saber cuáles fueron las fuentes consultadas para poder profundizar en el tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si miras en dos historias sobre las mujeres ("Historia de las mujeres" y "Historia de las mujeres en España y América Latina", volúmenes correspondientes) encontrarás información sobre el tema. Tienes también el libro de Regine Pernoud, "La mujer en tiempo de las catedrales" y de Manuel Fernández Álvarez, "Casadas, Monjas, Rameras y Brujas". Ahí puedes encontrar más bibliografía.

      Saludos!!

      Eliminar

DIME QUÉ PIENSAS SI ASÍ LO DESEAS...